Leucemia una enfermedad letal La leucemia o leucosis es un grupo de enfermedades malignas de la médula ósea (cáncer hematológico) que provoca un aumento incontrolado de leucocitos (glóbulos blancos) clonales en la médula ósea, que suelen pasar a la sangre periférica aunque en ocasiones no lo hacen (leucemias aleucémicas). Ciertas proliferaciones malignas de glóbulos rojos se incluyen entre las leucemias (eritroleucemia).

Etimología: literalmente, significa "sangre blanca"

Existen distintos tipos, de acuerdo con la población leucocitaria que afecten:
1.Leucemia mieloide crónica (LMC) incluida dentro de los síndromes mieloproliferativos crónicos.
2.Leucemia linfoide crónica (LLC) incluida dentro de los síndromes linfoproliferativos y equiparable al linfoma linfocítico.
3.Leucemia linfoide aguda o Leucemia Linfoblástica (LLA)
4.Leucemia mieloide aguda o Leucemia Mieloblástica (LMA)
5.Leucemia mielógena (LM)
Además de linfomas no Hogdkin leucemizados, es decir, con la presencia de células linfomatosas en la sangre periférica, como sucede en la Tricoleucemia.

Características:La principal característica de las leucemias agudas es la presencia de un "cese madurativo" de las células de línea mieloide (LMA) o Linfoide (LLA) con blastosis en médula ósea (superior de 20% de celularidad no eritroide según la OMS). Dado que todavía queda hematopoyesis normal residual, puede verse en sangre periférica la existencia de un "hiato leucémico", es decir, presencia de formas inmaduras en sangre periférica y formas maduras pero con ausencia de elementos intermedios.

En las leucemias crónicas, la principal característica morfológica es la no existencia de dicho hiato leucémico, ya que no existe stop madurativo, permitiendo secretar a la sangre células maduras, y su curso clínico suele ser indolente.

Formas de presentación: Si bien algunas leucemias tienen carácter fulminante, otras pueden ser enfermedades indolentes, de presentación insidiosa. Ya que no existe ningún síntoma que por sí solo y de manera específica permita diagnosticar esta enfermedad, siempre debe descartarse la presencia de leucemia en presencia de manifestaciones clínicas sugerentes, tales como un hemograma alterado. El método más seguro para confirmar o descartar el diagnóstico es mediante la realización de un mielograma y, sólo en casos seleccionados, puede ser necesario realizar una biopsia de la médula ósea.

Algunas de sus manifestaciones clínicas más importantes son:

Compromiso del estado general: decaimiento, falta de fuerzas, mareos, nauseas, inapetencia, disminución de peso importante.
Fiebre que dura varios días sin una causa aparente, sudoración nocturna, escalofríos.
Dolor o sensibilidad ósea, dolores articulares y de extremidades.
Hemorragias frecuentes sin motivo aparente, por ejemplo, sangramiento anormal de las encías o de nariz.
Petequias (Manchas pequeñas de color rojo por extravasación sanguínea) o Hematomas sin haber tenido algún golpe.
Palidez de piel, interior de la cavidad oral o de los párpados.
Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos.
Aparición de masas o crecimientos anormales de órganos abdominales como el bazo y el hígado, o aparición de masas que crecen en otras partes del cuerpo.
Alteraciones de los exámenes sanguíneos (Hemograma, VIH, etc.).
Irregularidad en los ciclos menstruales.

TIPOS DE LEUCEMIA:
-La leucemia mieloide crónica (LMC) es una enfermedad clasificada dentro del síndrome mieloproliferativo crónico caracterizado por una proliferación de los glóbulos blancos de la serie granulocítica hasta las últimas fases madurativas de su diferenciación. Cursa, por tanto, con granulocitosis a nivel de la sangre periférica. Representa un 9% del total de casos nuevos de leucemia enfermedades

-La leucemia linfática crónica, leucemia linfoide crónica, leucemia linfocítica crónica, leucemia linfática crónica de celulas B, también conocidada por las siglas LLC (CLL en inglés) es una enfermedad, un tipo de leucemia o cáncer de la sangre que afecta a los glóbulos blancos o leucocitos. En este cáncer los linfocitos -un tipo de glóbulos blancos-, maduros pero incapaces de cumplir su función inmunológica,prolongan su vida anormalmente al disminuir su muerte programada (apoptosis) por lo que aumenta lentamente su número observándose una proliferación en los recuentos sanguíneos y en la médula ósea. El sistema inmunitario, en el que los linfocitos cumplen una importante función, queda muy debilitado.
En sus primeras fases su curso clínico es indolente (sin síntomas). Admite una variabilidad amplia en su pronóstico dependiendo de las variaciones citogenéticas, del inmunofenotipo y de su evolución. Algunas variedades de LLC se comportan de forma más agresiva.

La Leucemia linfática crónica es la leucemia más frecuente, afecta a adultos y su incidencia es mayor a edades avanzadas, siendo más frecuente en hombres.No debe ser confundida con la leucemia linfática aguda (LLA), un tipo de leucemia frecuente en niños. El médico especialista en leucemias es el hematólogo.

infantil


-La leucemia linfoide aguda, leucemia linfática aguda o leucemia linfoblástica aguda (LLA) comprende un grupo de neoplasias malignas que afectan los precursores (blastos) de los linfocitos en la médula ósea. La mayoría son tumores de células progenitoras pre-B aunque ocasionalmente se manifiestan LLA de células pre-T. La LLA ocurre con gran frecuencia en la primera década de vida, aumentando de nuevo el riesgo en la edad madura

leucemia

-La leucemia mieloide aguda, también conocida como leucemia mielocítica aguda o como LMA, es un tipo de cáncer producido en las células de la línea mieloide de los leucocitos, caracterizado por la rápida proliferación de células anormales que se acumulan en la médula ósea e interfieren en la producción de glóbulos rojos normales. La LMA es el tipo de leucemia aguda más común en adultos y su incidencia aumenta con la edad. Aunque la LMA es una enfermedad relativamente rara a nivel global, es responsable de aproximadamente el 1.2% de las muertes por cáncer en los Estados Unidos, y se espera un aumento de su incidencia a medida que la población envejezca.

Los síntomas de la LMA son causados por la invasión de la médula ósea normal, que va siendo reemplazada poco a poco por células leucémicas, lo que conlleva un descenso de glóbulos rojos, plaquetas y leucocitos normales. Los principales síntomas incluyen fatiga, dificultad para respirar, aparición de hematomas, dificultades en la coagulación y un aumento del riesgo de infección. Aunque ya se han determinado ciertos factores de riesgo, aún no está clara la causa específica de la LMA. Al igual que en las demás leucemias agudas, la LMA progresa rápidamente y puede ser fatal en semanas o meses si no es adecuadamente tratada.

La LMA es una enfermedad potencialmente curable. Sin embargo, sólo una minoría de pacientes son tratados con la terapia actual. El tratamiento inicial consiste en la administración de quimioterapia, cuyo objetivo es inducir una remisión de las células cancerígenas. Algunos pacientes pueden llegar a recibir un trasplante de médula ósea, si se logra encontrar alguna persona compatible. Actualmente, la investigación relacionada con la LMA se está centrando en elucidar la causa de la LMA, en la identificación de mejores marcadores de diagnóstico, en el desarrollo de nuevos métodos para detectar la enfermedad residual tras el tratamiento y en el desarrollo de nuevas drogas y de terapias dirigidas a dianas específicas.

Letal

-La leucemia mielógena es un cáncer de los tejidos de la médula ósea que forman la sangre, destacado por el aumento de glóbulos blancos incipientes. Existen 8 categorías de esta condición que van desde la M0 hasta M7, dependiendo de cuales células sanguíneas son afectadas.

La leucemia mielógena se presenta a cualquier edad, pero afectando principalmente a adultos mayores de 30 años y niños menores de 12 meses. Ciertas células de la sangre, pertenecientes al sistema inmune, pierden la capacidad de diferenciación y maduración, y luego, estas células se reproducen ligeramente y reemplazan a las normales, generando una mayor cantidad de estas células anormales.

La mayor cantidad de estas células malignas genera una debilitación del sistema inmunológico, generando una tendencia a virus, y bacterias en el cuerpo, ya que, en caso de una herida, se permite la introducción de bacterias y microorganismos, y al no estar desarrollados los glóbulos blancos, no pueden rechazarlos.

La mayoría de los casos de leucemia mielógena no tienen una causa definida, aunque según estudios, se cree que la radiación, algunas toxinas como el benceno, y algunas drogas para la quimioterapia, ocasionan distintos casos de leucemia incluyendo la leucemia mielógena. Una principal causa que se cree que puede ocasionar este tipo de leucemia es la anomalía genética, que puede ser hereditaria.

Algunos factores de riesgo son: la exposición a la radiación, que puede alterar las células sanguíneas; puede causar policitemia vera y mielodisplasia.

Leucemia una enfermedad letal


UNA TRISTE HISTORIA DE VIDA...
Dominique Cacoub es el nombre de una joven muchacha francesa que murió de leucemia, a los diecisiete años, con esa semiconsciencia de la muerte, típica de las personas que fallecen de cáncer. Hoy, Dominique Cacoub es el nombre de una organización francesa que agrupa a millares de personas que luchan contra la leucemia y contra la muerte. La madre de Dominique, Mireille Boccara Cacoub, vino a España a explicar a EL PAÍS la epopeya de su hija, la de su muerte y la del despertar en numerosos franceses de la conciencia antileucémica.Dominique Cacoub iba tomando conciencia de su enfermedad, poco a poco. En un diario íntimo tomaba notas de sus pensamientos y sentimientos cotidianos. Y es curioso ver la diferencia de conciencia que separa -o acerca, según se mire- a unos seres humanos de otros. El día en el que los padres de Dominique cumplían veintiún años de matrimonio, un 14 de octubre de 1968, el evento es contemplado de muy diferente forma por la madre y la hija.
La madre sabía ya el mal que padecía la muchacha y el desenlace que la ciencia de hoy ofrece a la leucemia. Al parecer, la chica aún no sabía nada: «Querida mamá, querido papá», leemos en las notas personales de Dominique, «veintiún años de matrimonio. ¡Es maravilloso! Nosotros celebramos hoy vuestras bodas de porcelana. Yo estoy loca de alegría, porque de estos veintiún años de matrimonio nací yo, ¡con vuestro permiso! Os deseo muchos años de felicidad, de éxito y de salud...».

Los padres de Dominique siguen viviendo, tal como fuera formulado el deseo de esa hija que ya no vive. Pero aquel 14 de octubre de 1968 fue descrito de otra forma en las notas de la madre: «Sea. Veintiún años de matrimonio, que celebramos alegremente Dominique, Clem y yo, como si nada hubiera ocurrido, como si nada nos amenazara. Advertí a Clem, por Dominique, de este aniversario. Regresó con flores rojas para mí. Yo había preparado una bonita mesa y una buena cena...».

La madre sigue hoy, tantos años después, fascinada por su hija. Ni en sus palabras ni en sus gestos existe rastro alguno de derrotismo, rendición ante la muerte o masoquismo. Es una mujer serena, fuerte, sin mostrarse sufrida, valiente y muy consciente de lo que está haciendo. Y lo que está haciendo es organizar a las familias francesas que han visto a sus hijos morir de leucemia, y le gustaría hacer lo mismo en España. Es la suya una organización contra el abandono, contra el derrotismo oficial ante lo que es considerado enfermedad incurable, justificando con este término la no adopción de una seria actitud de lucha y trabajo, y obviando, por otra parte, la evidencia de la ya comprobable victoria en formas de leucemia, como el Hodgking, y las curaciones en hospitales norteamericanos.

Dominique murió a los diecisiete años, tras tres años y medio de enfermedad, y, según su madre, «el último año fue verdaderamente un infierno...». Sin embargo, conocer el diario de su hija la liberó, en cierto sentido: «Tuve la alegría de descubrirlo. He dudado mucho en publicarlo. Ella no habla nunca allí de su enfermedad... Yo he querido saber cómo hizo mi hija su camino hacia la verdad... Y, al final, he encontrado un sentido a la vida».

Millares de personas leucémicas y sus familiares se benefician hoy del movimiento Dominique Cacoub, que contribuye al gran combate de la vida contra la muerte. Una madre fascinada nos remite de nuevo, con el título de su propia obra, aún no publicada en España, Je ne toublie pas, Dominique (Yo no te olvido, Dominique), a las palabras de la muchacha: «El valor está en elegir un oficio y hacerlo bien. Está en vencer esa pena violenta debida a un accidente o a la muerte de un ser querido. Y, para una niña gravemente enferma, está en conseguir la voluntad y la moral suficientes para curarse




DISCRIMINACIÓN:
Un jardín de infantes privado de la ciudad de Rosario se negó a inscribir a un nene de 4 años porque, según denunciaron sus padres, el chico sufre de leucemia. Tras recibir tratamiento oncológico, en este momento la enfermedad del nene está en remisión y su médico lo había autorizado a empezar el jardín.

El papá del nene, Víctor Vetta, denunció el caso a través de una carta que apareció ayer en el correo de lectores del diario rosarino La Capital. Allí acusaba a las autoridades del colegio Laplace de haberse negado a inscribir a su hijo al enterarse de que el chico estaba enfermo.

De acuerdo con el padre, el pasado 3 de marzo fue con su mujer a ese colegio a inscribir al nene. Allí fueron atendidos por una secretaria que les informó que en la sala de 4 tenían lugar. Esa empleada, incluso —según denunciaron—, les exhibió un listado de los chicos inscriptos. Fue ahí que le contaron a la secretaria que el chico estaba enfermo de leucemia linfoblástica.

Los padres, entonces, explicaron que la enfermedad le había sido detectada un año atrás y que ahora estaba en remisión. Y que el único cuidado que se debía tener era avisarles si algún chico del jardín contraía varicela u otra eruptiva "porque en ese caso no debía asistir a clases".

Ahí, la empleada fue a la Dirección para consultar. Cuando volvió, dijo que en realidad no sabía si tenían lugar pero se comprometió a llamarlos más tarde para darles una respuesta.

Al día siguiente, "al no recibir ninguna información, nos presentamos con mi esposa en el colegio y nos hicieron hablar con uno de los directores. Le reiteramos el mal que aqueja a nuestro hijito y nos manifestó que la noche anterior habían mantenido una reunión con los padres y que se habían inscripto los dos últimos alumnos que faltaban".

En otra parte de la carta los padres recordaron: "Ante ese argumento nos retiramos indignados y al otro día volvimos a preguntar por teléfono (en forma anónima) si había vacantes y nos dijeron que sí; entonces me puse como loco y me identifiqué."

El nene finalmente pudo ser inscripto en otro colegio. "Por suerte nuestro hijo ya está cursando el jardín desde el 8 de marzo en el Colegio Del Sol, donde lo aceptaron sin ningún tipo de inconvenientes. Fue muy bien recibido por las autoridades y los padres de sus nuevos compañeritos", contó a Clarín Nancy Monje, madre del chico.

A raíz de la difusión del caso, en la delegación Rosario del Ministerio de Educación provincial calificaron "inadmisible" la actitud del colegio. Y adelantaron que sus autoridades serán citadas para explicar lo sucedido. El director del colegio, Carlos Corbini, ayer alegó que todo podía deberse a "un malentendido" y que iba a "investigar".

CASOS POR CONTAMINACIÓN:

enfermedades
Dicen que viven respirando veneno. Un veneno silencioso y con olor a basura podrida. Justo esa que tienen frente a sus narices todos los días. Son familias que viven en las Torres de Wilde, un complejo que se levanta de cara al relleno sanitario del CEAMSE (Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado). Y que ayer cortaron una de las entradas a ese relleno para exigir respuestas inmediatas: sus hijos tienen enfermedades graves que ellos atribuyen a los gases que emana el basural.

"Que quede claro: no queremos más palabras. Queremos que el CEAMSE pare de tirar gases", dice Marcela Adriani. Su hijo Fabrizio, de 9 años, murió en noviembre del 99.

Tenía un mal parecido a la leucemia, llamado linfoma No Hodgkin. Y ella está segura de que la enfermedad vino de la basura que tiene todos los días frente a su casa. Pero no es la única.
Ayer, Marcela, junto con otras madres y unos cien vecinos de Don Bosco y Bernal, decidieron cortar una de las entradas al relleno sanitario de Villa Dominico.


Durante el tratamiento de Fabrizio, Marcela se enteró de que esa enfermedad y las leucemias "pueden estar relacionadas a la exposición de agentes externos como el benceno, el tolueno y las dioxinas". Enseguida miró hacia el CEAMSE. Y rápido saltaron más casos. Casi todos en las Torres. O cerca de ellas. En total, según cuentan las madres, son 19 chicos con algún tipo de leucemia.


Silvia Maciello es la mamá de Ezequiel, un chico de 17 años que tiene leucemia. Como Fabrizio, le detectaron la enfermedad a comienzos del 99. "Todos los casos empezaron en enero de ese año", asegura Silvia. Ezequiel aún está en tratamiento.


Para esa misma época, Marcelo Blanco, de 16 años, que vive pegado a las Torres, también se enfermó de leucemia. Ayer, el chico estaba en el corte. Ya está mejor, pero sigue medicado.


El CEAMSE niega que esto pueda ocurrir. Una alta fuente de ese organismo le dijo ayer que "especialistas en cáncer y leucemias nos dijeron que estas enfermedades tienen causas desconocidas, y no se dan de un momento para el otro como un virus". Es más: según la fuente consultada, "si las causas fueran exógenas, habría que estar expuesto durante muchos años.

Además, se habla de 20 casos, pero con nombre y apellido nosotros no conocemos más de cinco".


Veinte o cinco. Acaso el número sería lo de menos si se comprueba una relación estrecha entre la basura que acumula el CEAMSE y los casos de leucemia. Los vecinos se sienten atrapados desde hace tiempo. Algunos sostienen que todo empeoró a partir del incendio en el relleno sanitario, el 11 de diciembre del 98. Al mes siguiente empezaron los casos.


Desde entonces, las mujeres que ayer cortaron una entrada del CEAMSE se convirtieron en las "Madres de las Torres de Wilde". Y empezaron a movilizarse en contra de la basura: hicieron una denuncia judicial, reclamaron a decenas de funcionarios, llegaron al directorio del CEAMSE.


A todos pidieron que se controlara el venteo de gases que emana ese relleno sanitario. Porque de ahí, están seguras, surge el compuesto que está enfermando a sus hijos. Y también de la contaminación en las napas de agua. Un informe hecho en la Secretaría de Desarrollo Ambiental de Quilmes sobre parte del relleno concluye que "la contaminación de las napas freáticas estaría excediendo los valores límite permitidos para el vuelco a colectores cloacales y lo absorbido por el suelo".


El olor ácido de las gomas incendiadas disimula el aire nauseabundo que viene las montañas de tierra del CEAMSE. Es el mismo aire que penetra mañana, tarde y noche en cada rincón de esas torres de departamentos (donde viven unas 12.000 personas) y el barrio que las rodea.


Ahora "Las madres" (como las conocen todos) están haciendo un relevamiento junto al Municipio de Avellaneda en todas las Torres, familia por familia. Se busca detectar posibles casos como los que sufren sus hijos. U otras enfermedades.


En el CEAMSE aseguran que están tratando de evitar los olores molestos. "Pero los olores no son causa de cáncer", dijo una fuente del directorio de la empresa. Y remarcaron que se instaló una planta de tratamiento de los líquidos que produce la basura y que están controlando que no contamine las napas. Y que además los gases que se generan, principalmente metano, "siempre midieron muy por debajo de los límites permitidos".


Para la empresa, los malos olores que se sienten en esa zona no sólo vienen del relleno sanitario. Señalaron al arroyo Santo Domingo, que recibe los residuos químicos de las curtiembres de la zona. Y al polo petroquímico de Dock Sud, que también larga al aire sustancias tóxicas.


Pero para las madres, lo que importa es que esas emanaciones dejen de existir. Y quieren una respuesta.

Una enfermedad que la ciencia trata de descifrar

El origen de la leucemia es, por ahora, un misterio para la ciencia. Aunque se ha avanzado mucho en las investigaciones, todavía no se conoce una causa única. Al parecer, sería resultado de la combinación entre una predisposición genética y algún factor ambiental, según los especialistas.


"Cómo se origina la leucemia es todavía algo que se está investigando. Al parecer habría modificaciones genéticas por una predisposición, a las que se les suma otra sustancia. Así se formaría un clon maligno, que genera la enfermedad", explicó el médico Daniel Freigeiro, del servicio de Hematología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Pero aclaró que, por ahora, sólo se trata de una hipótesis, que se está investigando con la ayuda de los últimos avances en biología molecular.


Lo que ocurre para que aparezca la leucemia, señaló Freigeiro, es que un grupo de células, en determinado momento, escapan del control del organismo y se convierten en malignas. "¿Por qué ocurre eso? Ahí entra lo tóxico, los factores ambientales", indicó.


Según este médico, "es difícil hablar de un único factor ambiental. En los chicos, sobre todo, es evidente que existe una alteración genética desde el vamos, porque no han estado expuestos a una sustancia tóxica durante un largo período de tiempo, como puede ocurrir con un adulto".


Pero, agregó, "evidentemente hay sustancias que favorecen la producción de leucemia, como el benceno, un derivado del petróleo". En la Argentina se han hecho pocos estudios en relación a esto, pero en otros países, como Inglaterra, sí se ha analizado la incidencia de factores tóxicos "y se comprobó que pueden provocar leucemia en personas con predisposición", contó Freigeiro


Cómo debe funcionar un relleno sanitario

infantil

Vecinos y ambientalistas vienen denunciando que en Dominico la emisión de gases no metánicos, algunos cancerígenos, alcanzaría 1.500 toneladas anuales, superando ampliamente los valores permitidos.

1) Cómo se rellena
El área se divide en módulos. Los camiones circulan por terraplenes hasta el módulo que se está llenando.

2) Gases
La descomposición de basura produce gases, principalmente metano, que se eliminan por venteo.

3) Extracción de líquidos.
Deben ser retirados para recibir tratamiento.

4) Cobertura de los desechos.
La basura debe ser tapada cada día con una capa de tierra compactada de 20 cm. Según vecinos de la zona esto no se cumple.

5) Modulo limitado por una pared de arcilla.

6) Pozos de control de napas
Permiten tomar muestras aguas arriba y aguas abajo, según el escurrimiento de las napas.

7) Impermeabilización
El relleno debe estar perfectamente aislado para evitar que la filtración de líquidos contamine las napas. Para eso la base del relleno se cubre con una capa de polietileno de alta densidad. En Dominico no se colocó membrana porque, según el CEAMSE, los suelos son impermeables.

Distintos estudios indican que en determinados lugares el suelo sería permeable y que las napas estarían contaminadas.


ESTE ES MI POST Nº 3 Y LO HICE PORQUE UNA PERSONA CONOCIDA MURIÓ HACE UNOS DÍAS DE ESTA ENFERMEDAD, YO NO SABIA BIEN COMO ERA LA ENFERMEDAD Y BUENO INVESTIGUE Y LO POSTIE.

AHORA UNA CANCIÓN DEDICADA A LOS ANGELES CAIDOS...

Cielo Razzo - Clableluz:
Disimulando y te vuelvo a enfrentar,
De tu cara el rojo jamás lavaras,
Me muestras la luna y esas huellas que no están.
Lágrimas en tus ojos,
Llorano para el morbo.
Bailás tan desnuda, jurás y prometes,
Bailás tan desnuda y vuelves a correr.
Desvela mi noche, procuro olvidar.
Congela mis horas solo una vez más,
Secuestramé en coma, acuarela y despertar,
La magia que desatas un destello de nada.
Me muestras la luna, juras y prometes,
Me mustras la luna y vuelves a correr.
Llorar y dejarte ir,
La luz nos alcanza,
Un cableluz en mi.
Y vuelvo a ser un vuelo sin color.
Mi ser se va,
Dicen que va,
Mi ser se va...
Dicen que va...
Mi ser se va,
Dicen que va...

Gracias a todos...