Consejos de Nutrición para los Abdominales


Abdominales ideales con éstos consejos de nutrición


Si queremos tener una tabla de lavar por abdominales y no hemos tenido suerte de poseer una genética privilegiada tenemos que fijarnos tanto más en lo que comemos que en lo que entrenamos, ya que la parte fundamental para que se puedan marcar los abdominales es la dieta.

Consejos:

1. Que el suero de leche ayuda a fortalecer el tejido muscular es una noticia vieja. Pero, ¿sabías que su contenido de rico en el aminoácido leucina también significa que se estimula la oxidación de ácidos grasos (la leucina
también aumenta la síntesis de proteínas musculares y mientras evita la pérdida de proteínas musculares)?
Un estudio de 2006 demostró que la adición de 60 gramos de proteína de suero de leche / día, en comparación con 60 gramos de proteína de soja o 60 gramos de hidratos de carbono, condujo a una disminución significativa en la grasa corporal y el peso después de 6 meses.
La proteína de suero también ha demostrado que aumenta la saciedad. Con el aumento de la saciedad tendrás menos hambre y reducirás tus niveles grasos aún más.

2. Aparte de los beneficios de la leche para los huesos y la presión arterial, los investigadores de la Universidad de Tennessee tropezaron con una posible relación entre el calcio y la perdida de peso hace varios años. Empresas de productos lácteos se lanzaron a la investigación y comenzaron a poner "el control de peso" en los anuncios de yogurt y productos lácteos.
En realidad mientras que algunos estudios posteriores mostraron que el calcio puede ayudar a controlar el peso, otros revelaron que el consumo de calcio no tuvo efecto sobre el peso pero lo cierto es que era debido a la vitamina D tal como muestra un estudio de 24 semanas de duración con adultos obesos distribuidos en 3 grupos:
Grupo A: Dieta habitual
Grupo B: Calcio proveniente de suplementos, etc.
Grupo C: Calcio proveniente de productos lácteos.
Este estudio demostró que se produjo una perdida de peso de un 26% mayor en el grupo B respecto al A (1.200-1.300 mg de calcio al día a través de la dieta y suplementos), pero un sorprendente 70% mayor en el grupo C de productos lácteos (1.200-1.300 mg de calcio/día obtenidos exclusivamente a través de los productos lácteos).
La pérdida de grasa también fue significativa los grupos A y B, aunque mucho mayor en el grupo de calcio a través de la obtención de productos lácteos, 38% y 64% respectivamente de cada grupo. En este estudio, los productos lácteos fueron superiores a los suplementos de calcio.
La vitamina D está ligada al calcio, ya que promueve la absorción del mismo. Además de la importancia de la vitamina D para mantener los niveles normales de calcio en la sangre, la investigación de laboratorio muestra que el calcio y la vitamina D pueden trabajar conjuntamente para regular el metabolismo de las grasas en las células adiposas por supresión de la síntesis de grasa y provocando la oxidación de grasas (las quema).
Además, los bajos niveles circulantes de vitamina D se han relacionado con el exceso de tejido adiposo (grasa) en los tejidos.

3. ¿Qué tipos de alimento comer?
Desde hace varios años investigadores de la Universidad de Penn State Dra. Bárbara Rolls han estado estudiando como el volumen de alimentos en una comida afecta nuestra sensación de saciedad y por lo tanto el número de calorías que ingerimos. Estos científicos nos recomiendan centrarnos en la densidad calórica de los alimentos y llenarnos con alimentos muy bajos en calorías. Los alimentos de baja densidad de energía que nos pueden generar un volumen importante a nivel estomacal y saciar nuestro apetito incluyen la base de caldo de sopas, vegetales sin almidón, muchas frutas y batidos proteicos descremados.

4. Comer con frecuencia.
Algunas personas programan sus celulares para que suenen cuando es hora de comer. Cuando comemos se queman calorías (efecto termogenito de comer) y terminamos con menos
hambre. Saltarse comidas es preparar el escenario para comer en exceso la próxima comida. Entonces debemos recordar que lo óptimo es comer a menudo y en pequeñas cantidades.

5. Beber té verde
El extracto de té verde cuando se combina con la cafeína aumenta el gasto de energía (calorías quemadas). Los estudios también han demostrado que los consumidores habituales de té verde son más capaces de mantener su peso.
Los investigadores han teorizado que el mantenimiento de peso es más fácil debido al aumento de la termogénesis (consumo calórico por parte del organismo) y la oxidación de grasas (quemar). El té verde tiene una multitud de beneficios que incluyen los antioxidantes y minetrales y vitaminas, por lo que es muy buena la adición de té a la dieta diaria. Si lo preferís, probá una bebida energética con extracto de té verde y
cafeína.

6.Aceite Parcialmente Hidrogenado
En nuestro país hay alimentos que todavía contienen grasas trans (grasas peligrosas para la salud arterial). Incluso a niveles muy bajos de consumo, el 1-3% de la ingesta total de energía, las grasas trans aumentan notablemente el riesgo de enfermedad
cardiovascular.
Además de todas las características negativas de las grasas trans al depositarse y tapar arterias, se asocian con una mayor retención de grasa abdominal. Por lo tanto: leer las etiquetas!, si el producto dice "aceite parcialmente hidrogenado", tiralo. Tu corazón, el intestino y el resto de su cuerpo te lo agradecerán.

7. Comer pescado graso
Los Omega 3 están vinculados a la salud del corazón, la piel sana, disminución de la depresión y una variedad de otros beneficios. También reducen el tejido adiposo, sobre todo en la zona abdominal.
Los estudios han revelado que los aceites Omega 3 presentes en los pescados conducen a la oxidación de ácidos grasos y disminuyen el desarrollo de la obesidad.
Así que podemos consumir caballa, sardinas, atún, merluza, etc en cantidad. Si odiás el pescado tomá suplementos de aceite de pescado que ahora están de moda.

8. Desconfiá de los productos LIGHT
Suenan bien, especialmente los libres de azúcar: chicles sin azúcar, dulces sin
azúcar, etc pero tienen muchos derivados químicos edulcorantes que pueden causar la hinchazón y malestar abdominal.
Tal es el caso de los alcoholes del azúcar:
Un alcohol de azúcar es una forma de hidratos de carbono hidrogenado cuyo grupo carbonilo se ha reducido a un grupo hidroxilo primario o secundario. No importa si el concepto químico anterior se entiende pero lo cierto es que éstos productos químicos derivados del azucar son usados comúnmente para la sustitución de la sacarosa en los productos alimenticios, a menudo en combinación con los edulcorantes artificiales de alta intensidad para contrarrestar la dulzura que han eliminado.
En grandes cantidades, también pueden causar un efecto laxante en algunas personas. Muchos de los alcoholes de azúcar son conocidos por sus "-ol" final: manitol, sorbitol, xilitol, lactitol, maltitol (el manitol es el peor infractor cuando se trata de gases y la hinchazón).

9. Cuidado con los Edulcorantes
La mayoría de los edulcorantes contienen pocas o ninguna caloría. Sin embargo, pueden aumentar tu deseo por los alimentos dulces. Si acostumbrás a comer cosas dulces es posible que puedas tener "antojos" y no hay pruebas convincentes que la adición de estos a nuestra dieta nos ha ayudado a aliviar el peso o mantener nuestro peso.

10. Cortá con el alcohol.
Si vas a beber alcohol, que sea dentro de lo posible vino tinto ya que al menos obtendrá unos pocos antioxidantes.

Suerte!