Hola, aca les dejo algo personal y familiar y me parecio interesante que a alguien que lo necesite saber, que por ahi no comentan en la medicina y muchas veces se convierte en algo comercial. Es para que sepan un poco de las consecuencias y la vida despues de esa operacion. Espero le sea util. Saludos.



LARINGECTOMIA TOTAL

Este tipo de cirugía se dirige a todas las formas de cáncer rechazados por la cirugía parcial o radioterapia. La laringectomía total es la extirpación completa de la laringe, el órgano encargado de la fonación, es decir, cuando un paciente es laringectomizado pierde las cuerdas vocales, por lo tanto la voz aunque ya veremos en otro capitulo es posible una reeducacion especial para es tipo de pacientes, el aprendizaje de la emisión de voz con aire del esófago llamada voz esofágica o erimofonica.

Las indicaciones de este tipo de intervención son.

1º Tumores malignos que por su extensión no permiten una cirugía más conservadora
2º Tumores que han recidivado, o sea que han vuelto a aparecer tras reseciones parciales.
3º Tumores previamente irradiados que no lograron remitir.

La técnica quirúrgica de la laringectomía total, consiste en la extirpación de todo el órgano fonatorio desde la base de la lengua hasta la traquea, glándula tiroides lengua o faringe, en este ultimo caso se hace en la misma intervención, una reconstrucción plástica de la faringe. La laringe para conseguir extirparla, debe ser separada de los tejidos blandos que la cercan, lo que se domina disección

Al extirpar la laringe, la traquea debe ser abocada al exterior para permitir la función respiratoria, la respiración sola es posible a través del traqueostoma, durante un tiempo es necesario llevar una cánula para impedir la estenosis o estrechamiento del orificio exterior

Siempre que existan adenopatías, ósea metástasis en las cadenas ganglionares reginale (cadena yugular y cadena espinal) se procederá a lo que llamamos vaciamiento radical del cuello, que es prácticamente siempre bilateral. Es la extirpación de los ganglios linfáticos de la zona. Si la probabilidad estadística de que haya metástasis ganglionares en un determinado tipo de tumor es grande, se realiza el vaciamiento radical del cuello sistemático, aunque clínicamente no se haya demostrado.

Por ultimo debemos decir que este tipo de cirugía en un porcentaje muy alto de casos es curativo y por ello recomendable en los caso anteriormente indicados.

REPERCUSIÓN SOBRE LA CALIDAD DE VIDA DEL ENFEROMO Y SU FAMILIA

1. Introducción, bases anatómico fisiológicas

La laringectomía total es la extirpación de la laringe, situada en la línea media y anterior del cuello, comunicada por abajo con la tráquea y por arriba con la faringe, boca y fosas nasales. Se divide en supraglotis o parte superior, glotis o zona media y subglotis o zona inferior.

La glotis está formada por las cuerdas vocales. A la altura de la supraglotis, en relación con la faringe y la entrada del esófago, se forma un entrecruzamiento de las vías aero-digestivas: el aire entra por las fosas nasales, desciende por la rinofaringe y faringe bucal y pasa a la parte laríngea. El bolo alimenticio desciende por la oro-faringe pasa a las paredes laterales y posterior faríngeas, para entrar en el esófago. Este mecanismo se realiza de forma coordinada, ya que respiración y deglución son funciones no simultáneas.

La laringe tiene tres funciones: esfinteriana, respiratoria y fonatoria. Sin la laringe la función esfinteriana es innecesaria. Deglución y respiración se hacen independientes. Al respirar a través del traqueostoma, desaparece el mecanismo de acondicionamiento del aire inspirado. Se pierde el olfato al faltar la corriente de aire, que lleva las partículas olfatorias hacia su receptor. Ello repercute en el gusto. Sin laringe y abocado al cuello el aire pulmonar, se anula la fonación.

En la reconstrucción, se forma un esfínter en la unión con el esófago. Éste actúa de cuerdas vocales suficientes para la emisión de la voz esofágica o erigmofánica, que se produce por la emisión de una columna aérea, que hace vibrar la unión faringeosofágica.

2 Antecedentes históricos

La primera laringectomía total fue realizada por C.A.T. Billroth (1829-1894), hace cien años. En España, en la década de los 50, se realizaba en Madrid y Barcelona. Los operados utilizaban prótesis laríngeas: el modelo Tapia o el Casadesús. En el año 1950 el Profesor J. Perelló se desplaza fuera de España para profundizar en una nueva especialidad: la Foniatría o medicina de la voz y la palabra. Conocida la técnica erigmofánica organiza un dispensario de foniatría en el Hospital Clínico de Barcelona para enseñar a hablar a los laringectomizados. En 1960 se creaba en Barcelona la primera asociación de laringectomizados que se fue extendiendo por todo el estado español.

3 Consecuencias de la laringectomía

La pérdida de la voz no es el único déficit con que se encuentra el laringectomizado; hay también una merma de su imagen. Su papel en la familia cambia significativamente. A esto se añade la pérdida del trabajo y un descenso del nivel económico, comportando una disminución en su autoestima.

No todos los pacientes responden igual ante la noticia de la posible laringectomía. Depende de la personalidad previa y de la forma en que se ha dado la información. Existen una serie de respuestas genéricas: desde un sentimiento de miedo, ansiedad, confusión, autocompasión y miedo de morir hasta uno paradójico de euforia (menos frecuente.

Toda cirugía comporta incertidumbre en el paciente. En la laringectomía se le une, al despertar, la pérdida de la voz. En los casos en que se indica un tratamiento complementario, el paciente experimenta un nuevo motivo de miedo e inseguridad. Se produce un deterioro psicosomático por la sospecha de que no se ha resuelto la enfermedad y que es posible su recurrencia, el sentimiento de inseguridad que esto comporta puede conducir a una actitud negativista que dificulte la rehabilitación.

En este sentido, destaca el servicio de enfermería. El contacto que mantiene con el paciente y la capacidad de influir en su evolución requieren una buena formación.

El laringectomizado es un mutilado de la voz. La gesticulación, la vocalización o los trazos sobre el papel, apenas permiten interpretar su mensaje, creándose situaciones de incomunicación. Ahora la respiración se realiza por un orificio en el cuello por el que tose y expectora. Este hecho crea una actitud de rechazo. Las medidas higiénicas del estoma proporcionan una imagen de pulcritud que soluciona el problema. La adaptación familiar es el primer paso para el laringectomizado.

Un segundo paso en la recuperación es el intento de emitir un sonido. En este punto es importante la formación psico-pedagógica del foníatra. Si es un laringectomizado representa un estímulo para el alumno. La insistencia de profesor y alumno son los pilares de la consecución de la voz erigmofònica que es la base sobre la que se estructurará la rehabilitación integral. Habrá una tendencia hacia la estabilidad emocional a medida que la persona pueda comunicarse con su entorno.

A pesar de esta rehabilitación, el operado en edad laboral puede tener una actitud de inválido que impide su reincorporación. A ello contribuye un entorno familiar sobre protector. Esto no influirá favorablemente a su recuperación psicológica. La reincorporación a su actividad laboral, con las limitaciones actuales, será el complemento adecuado a su rehabilitación. Lograda la voz erigmofònica, familia, amigos y compañeros de trabajo influirán en la adaptación y superación de todo complejo, que las limitaciones derivadas de la intervención pueden motivar en el laringectomizado.

4 El papel de las asociaciones de laringectomizados

La Asociación de Laringectomizados, favorece el contacto de personas con un problema común. Ofrece estímulo y motivación para una rehabilitación integral.

En estas asociaciones es necesario un asesoramiento psicológico y soporte psicoterápico. Toda psicoterapia busca el crecimiento de la personalidad del individuo. Ayuda al paciente a reaccionar de forma adecuada. La mejoría requiere una mayor comprensión de sentimientos y motivaciones, de la resolución de conflictos y el desarrollo de métodos para tratar los problemas.

Ayudar al laringectomizado en esta finalidad no es fácil. Existen obstáculos para que la psicoterapia tenga éxito, como la falta de apoyo del entorno. La edad e inteligencia del paciente son factores importantes. La convivencia del laringectomizado con otros ya recuperados, es básica en su rehabilitación.

5 La problemática familiar del laringectomizado

La familia es el medio más cercano a la persona operada, por lo que su intervención influye en su estabilidad afectivo-emocional. Con el laringectomizado se pone a prueba su equilibrio. Las familias deben poseer información sobre la nueva situación y cómo adaptarse a ella. El conseguir que esa familia se sienta apoyada es importante para que no tienda a segregarse.

En las distintas fases deberá adoptar diferentes formas de conducta. La familia se encuentra abocada a un cambio en los papeles asignados a cada uno de sus miembros que comporta actitudes de sobreprotección o de rechazo. La práctica clínica muestra que debe considerarse a la familia como un enfermo satélite. Se defiende su participación en la toma de decisiones como medio indirecto de terapia.

La mujer del laringectomizado sufre un acúmulo de estrés a lo largo del proceso. El estado premórbido de la relación de pareja, condicionará la evolución posterior. No se ha de olvidar la asociación del cáncer de laringe con tabaquismo y enolismo. El alcoholismo se encuentra como causa posible de desestabilización en las relaciones.

La modificación del comportamiento sexual en el paciente oncológico ha sido estudiada en relación a distintas localizaciones tumorales. En el laringectomizado se altera el interés sexual, por el sentimiento de una mala imagen corporal, en el ámbito de la pérdida de autoestima, además, los derivados del traqueostoma pueden provocar el rechazo en la realización del acto. Para valorar como la laringectomía afecta el equilibrio sexual del paciente es preciso evaluar su autoestima y a la vez la importancia que concede al aspecto personal y a las relaciones sexuales.

Actualmente, las asociaciones son las que actúan en la esfera familiar, especialmente con la mujer del laringectomizado, ofreciendo información a ambos cónyuges sobre los cambios a adoptar en el terreno sexual. En algunas asociaciones se favorece la reunión de las esposas de los afectados cuando estos inician la rehabilitación.

El laringectomizado forma parte de un colectivo cada vez más numeroso, en el cual se van incorporando tanto hombres menores de 50 años como mujeres, resultantes estas últimas de la equiparación femenina a los hábitos tóxicos masculinos. A diferencia de otros países, en España se observa un aumento de la incidencia de neoplasias de laringe, pues no existe ningún programa preventivo contra sus causas principales.