"El doctor Jacinto Convit desarrolló vacuna que podría curar cáncer

de mama, estómago y colon"



El director del área de Biomedicina del hospital Vargas, Jacinto Convit, informó este jueves que desde hace tres años viene desarrollando una vacuna para curar el cáncer de mama, de estómago y de colon. Refirió que la vacuna ha sido aplicada en 20 personas y que sólo dos no han dado resultados positivos, porque uno era un paciente diabético y el otro se había aplicado quimioterapia.

Declaró que cada paciente con cáncer debe ser sometido a un tratamiento distinto en función de sus circunstancias particulares. Hasta ahora no han calculado los costos de la vacuna, pero es totalmente gratis para el paciente.

Convit rechaza que lo tilden de genio y señala que nunca ha trabajado en la medicina privada, pues su objetivo ha sido únicamente curar a la gente. Igualmente, se mostró agradecido con la propuesta de que lo postulen para el premio Nobel, aunque resaltó que su trabajo diario es su única satisfacción.



- INFORMACIÓN DE OTROS MEDIOS DE COMUNICACION -




Diario El Guayanes dijo:

En estos momentos otro desafío toca la fibra científica del investigador venezolano doctor Jacinto Convit, quien profundiza en la perfección de una vacuna para curar el cáncer de seno, colon y estómago, que se encuentra en fase de prueba. Convit es reconocido en el mundo de la investigación tanto en el exterior como en Venezuela, por sus descubrimientos en la curación de enfermedades como la lepra y la leishmaniasis.

Largas horas permanece el médico sumergido en los laboratorios del Instituto de Biomedicina adscrito al Ministerio de Salud y la Universidad Central de Venezuela, ubicado en el Hospital Vargas, para hacer seguimiento detenidamente a tan importante hallazgo.

Durante los últimos tres años, el Instituto de Biomedicina ha venido evaluando a un pequeño grupo de 23 pacientes de cáncer, en su mayoría de cáncer de seno y algunos otros casos aislados de cáncer de colon y de cerebro. Con el debido consentimiento y suscrito por cada uno de los pacientes, se les ha aplicado un modelo experimental de inmunoterapia contra el cáncer, el cual ha dado resultados alentadores.

La inoculación se formula a partir de las células tumorales del mismo paciente. Para elaborarla se requiere de un gramo de las células tumorales, las cuales se combinan con el producto conocido como el BCG, que ha sido ampliamente utilizado en la lucha contra la tuberculosis y la lepra, durante varias décadas con buenos resultados; así como también ha sido utilizado en cáncer de vejiga y como adyuvante inmunoterapia de la leishmaniasis. Igualmente se combina con la acción de la formalina basándose en estudios realizados por un grupo de investigadores en los Estados Unidos, contra el ántrax.

Poco se ha dicho acerca del financiamiento de los costos de la vacuna, y de lo único que se habla es que ésta es gratis para el paciente.

No se descarta que nuevamente el doctor Convit sea postulado al premio Nobel de la Medicina por su dedicación y entrega al servicio de la ciencia y de los más necesitados.



Jacintoconvit.blogspot.com dijo:

"Si logramos la cooperación entre la gente que se ocupa del aspecto médico, es decir de los oncólogos, y nosotros, si permiten la utilización de ésta vacuna, esto sería parte importante de la solución al problema del cáncer", afirmó el Dr. Jacinto Convit, presidente y fundador del Instituto de Biomedicina, quien agregó "aquí no hay ningún interés personal ni de grupo, ésta vacuna no tiene costo, llamamos a sumar voluntades a todo aquel que quiera ayudarnos"

Al referirse a las investigaciones que llevaron al tratamiento de la inmunoterapia de cáncer el doctor explica "la célula cancerosa actúa de la misma forma que el bacilo de la leishmaniasis, es decir, no es detectado por el organismo humano y por eso puede propagarse con facilidad, por lo tanto estamos hablando de un problema inmunológico."

"Lo que se ha logrado hasta ahora con ésta investigación, aún en curso, es crear un modelo de autovacuna que permite al organismo humano reconocer la célula cancerosa, dijo Convit, a través de tejido del propio tumor del paciente combinado con BCG y Formalina, al reconocerlo el cuerpo reacciona y ataca las células malignas"

A través de la experiencia previa del científico venezolano se consideró que el "Bacillus de Calmette y Guérin" BCG, que ha venido siendo utilizado durante muchos años en la inmunoterapia de la leishmaniasis y la lepra, podría cumplir un rol similar en el cáncer.

Uno de los aspectos más importantes del uso de la BCG es que puede producir pocos efectos secundarios comprobado a nivel mundial pues ha sido utilizada durante muchos años, en las campañas de inmunización contra la tuberculosis en millones de personas, sin consecuencias.

El tratamiento consiste en Colocar tres dosis de autovacuna, preparada en el momento por el equipo del instituto, con intervalos de 6 semanas. Durante la aplicación se realiza un estricto seguimiento semanal para evaluar la evolución del paciente. Al finalizar este proceso, el paciente pasa a control y se evalúa periódicamente tratando de coincidir con el examen de su oncólogo

Pero el Dr. Convit y su equipo aclaran que existe un límite para los efectos positivos de la autovacuna, pues estos están directamente relacionado con el estado del sistema inmunológico del paciente.

"En el desarrollo del estudio, explica el científico, hemos encontrado que si no se cuenta con un sistema inmune de nivel adecuado, el tratamiento queda sin efecto. Por ello, se realiza una prueba al paciente, previa a la aplicación, para evaluar su estado inmunológico y determinar si puede o no pasar a una siguiente fase del estudio."

Se comienzan a ver las mejorías, entre la primera y segunda dosis, aproximadamente de 2 a 3 meses. Hay pacientes en los cuales pudiese tardar más, dependiendo de la complejidad del caso.

La relación entre el oncólogo tratante y el Instituto de Biomedicina al aplicar el tratamiento es no sólo importante sino absolutamente necesaria, los controles posteriores al tratamiento así lo ameritan. Por ello para que cualquier persona tenga la posibilidad de ser tratada debe llevar un informe de su médico.



Diario Ultimas Noticias dijo:

Un llamado a oncólogos y especialistas a sumar voluntades y unirse a este proceso, realizaron las personas que acuden diariamente al Instituto de Biomedicina, lugar donde el Dr. Jacinto Convit desarrolla la autovacuna para curar el cáncer. Cada caso es diferente, depende del avance de la enfermedad. Al utilizarse materia tumoral del propio paciente, se ha avanzado más rápido en los cánceres de mamas, estómago y cerebrales, pero ninguno es descartable. "Es un paso adelante en una lucha que no es de una sola persona, sino de muchos", manifestó un asistente a la charla de ayer. "Veo que hay un camino de esperanza para el tratamiento del cáncer, que en mi caso es de mama. Llegué buscando orientación y salgo convencida de que se está dando un paso grande para la solución de este problema". Este es el testimonio de Rebeca Rodríguez, una margariteña que, al igual que cientos de personas, acuden al Instituto de Biomedicina desde diferentes lugares de la geografía nacional, ávidas de información sobre la autovacuna para tratar el cáncer que desarrolla el Dr. Jacinto Convit.