Vacunación contra el sarampión

El Ministerio de Salud de la Nación lanzó una campaña masiva de vacunación contra el sarampión, una enfermedad que puede generar graves complicaciones en menores de 2 años y en personas inmunocomprometidas.

Vacunación contra el sarampión



Ante la confirmación de nuevos casos de sarampión en la provincia de Buenos Aires, el ministerio de Salud de la Nación resolvió intensificar las acciones de detección y bloqueo, además de enfatizar la importancia de tener los esquemas de vacunación completos según la edad.

Todos los niños deben tener las vacunas del Calendario Regular al día, lo que implica haberse aplicado una primera dosis de triple viral al cumplir un año de vida y una segunda dosis al ingreso escolar.

Además, toda la población del país debe tener completo el esquema con la siguiente cantidad de dosis acreditadas:

-De 13 meses a 14 años certificar o completar dos dosis de vacuna.
-De 15 años a 50 años, certificar la aplicación de una dosis de vacuna durante los últimos cinco años y en caso de que no se certifique aplicar una dosis.

Por el momento, como la situación se circunscribe a la provincia de Buenos Aires, se recomienda que tanto en esa jurisdicción como en la Capital Federal, todos los niños entre 6-12 meses reciban una dosis de vacuna doble o triple viral. Esta no cuenta como esquema de vacunación y debe repetirse luego de los 12 meses.

Los expertos señalaron que en caso de producirse la confirmación de casos en otras jurisdicciones, esta recomendación se extenderá al resto del país.

Por otra parte, la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos Malbrán” informó que el virus circulante en este momento en Argentina sería de genotipo B3, proveniente de Sudáfrica.

La vacuna antisarampionosa se introdujo en el país en 1969 y fue incluida en el Calendario Nacional de Vacunación en 1972. El actual esquema de inmunización con vacuna Triple Viral (sarampión-rubéola-paperas), que se suministra en niños al cumplir un año y una segunda dosis al ingreso escolar, se incorporó en 1998.

Un año antes, se inició un brote que finalizó en 1999 y produjo alrededor de 12.000 enfermos en todo el país. Los últimos seis casos de sarampión autóctono en Argentina se reportaron en el año 2000, en la provincia de Córdoba.

En los últimos años, el ministerio de Salud realizó tres campañas de refuerzo de la vacunación contra la enfermedad, destinadas a niños en los años 2002, 2004 y 2009, y dos campañas en 2006 y 2008 para adultos.

La decisión de la cartera de implementar la actual campaña de vacunación para completar esquemas ha sido consensuada con las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires y de Ciudad Autónoma, además de contar con el acuerdo de las sociedades científicas y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La medida fue adoptada a partir de una serie de reuniones de seguimiento de la situación epidemiológica que comenzaron el pasado 6 de agosto, cuando fueron notificados en territorio bonaerense casos de sarampión en personas que viajaron a Sudáfrica.

-Según recomendó el Ministerio de Salud, en Capital y Provincia los chicos de 6 meses a un año deben recibir una dosis de la vacuna Triple Viral (sarampión-rubéola-paperas), y desde 13 meses deben tener con una segunda dosis.

-Niños entre 13 meses y 14 años tienen que tener como mínimo 2 dosis aplicadas.

-Las personas entre 15 y 50 años deben haberse aplicado 1 dosis durante ese período.

-También deben vacunarse quienes estén por viajar a Sudáfrica, Brasil, Inglaterra, Alemania y Nueva Zelanda, 15 días antes de salir.

¿Qué es el sarampión?
Es una infección respiratoria sumamente contagiosa que está provocada por un virus. Cursa con una erupción cutánea que afecta a todo el cuerpo y con síntomas de tipo gripal, como fiebre, tos y secreción nasal.

Signos y síntomas
Aunque el sarampión es más conocido por la erupción que provoca, los primeros síntomas de la infección suelen ser: tos seca, secreción nasal, fiebre alta y ojos rojos. Un signo característico del sarampión son las llamadas manchas de Koplik, unas pequeñas manchas de color rojo con la parte central de color blanco o azulado que aparecen en el interior de la boca.

La erupción del sarampión tiene típicamente un aspecto parcheado y es de color rojo o rojizo; suele aparecer primero en la frente, extendiéndose luego hacia abajo por toda la cara, el cuello y luego el resto del cuerpo hasta los brazos y los pies.

¿Cómo se contagia?
El sarampión es sumamente contagioso. El 90% de las personas que no han sido vacunadas para el sarampión se contagiará si tiene contacto con el virus. Se esparce cuando alguien con sarampión estornuda o tose, y disemina gotitas de virus por el aire. La persona empieza a contagiar unos 2 días antes de presentar síntomas y sigue contagiando hasta 4 días después de que la erupción aparece.

¿Cómo se previene?
La medida más importante es la vacuna. Generalmente los lactantes están protegidos del sarampión durante los primeros seis meses de vida debido a la inmunidad que les transmiten sus madres. La mayoría de los niños reciben la vacuna del sarampión como parte de la vacuna triple vírica, que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola, o la vacuna MMRV (que protege contra el sarampión, las paperas, la rubéola, la varicela y que se administra entre los 12 y los 15 meses de edad y de nuevo entre los cuatro y los seis años. La vacuna del sarampión no se suele administrar a lactantes de menos de 12 meses. Pero, si se declara una epidemia de sarampión, se puede administra la vacuna a niños de 6 a 11 meses, como ha determinado el Ministerio.

Esta vacuna no debería administrase a mujeres embarazadas, a niños con tuberculosis activa sin tratamiento, leucemia u otros cánceres, ni a personas cuyo sistema inmune está deprimido por cualquier razón. Tampoco debería indicarse a aquellos niños que tengan antecedentes de graves reacciones alérgicas a la gelatina o al antibiótico neomicina, ya que existe el riesgo de que presenten reacciones graves a la vacuna.

¿Cómo se trata?
Como está provocado por un virus, no hay tratamiento específico y el virus debe seguir su curso. Es fundamental el diagnóstico rápido, y también el reposo y la hidratación (se debe ingerir abundante líquido). Los síntomas del sarampión suelen durar aproximadamente dos semanas.

Un niño que tiene sarampión debe ser vigilado de cerca. A veces, el sarampión puede llevar a otras complicaciones, como otitis, diarrea, pulmonía y encefalitis (una infección grave de cerebro), que puede requerir antibióticos u hospitalización.

Ante cualquier consulta, la población puede visitar el sitio web www.msal.gov.ar o comunicarse con la línea telefónica gratuita 0-800-222-1002 - Opción 5.

5 comentarios - Vacunación contra el sarampión

@karadenaipe
hay otra que van a dar, no se como se llama pero en astilleros la dan gratis
@FabianTomasi
otro gran negocio............como el de la gripe "a"....hablando de eso.... vieron que magicamente desaparecio el virus...........
pobre todos los que se vacunaron..... la historia para ellos recien empieza..... capitalismo farmaceutico...que boludos somos............