Durante el embarazo, es importante que cuides, y mucho, tu dieta. Porque, cayendo en un lugar común, estás comiendo para dos: pero no decimos esto por cantidad, sino por calidad. Una futura mamá engorda alrededor de un kilo y medio por cada mes de embarazo, por lo que superar este promedio de kilogramos representa un exceso de grasa no sólo para la madre, sino también para el bebé que nacerá. Por eso, hay que poner un extremo cuidado en lo que se come durante el embarazo.

Te dejamos a continuación una serie de consejos que te pueden servir para moderar lo que comas durante la dulce espera:

- No hagas dietas para adelgazar: puede que te sientas un poco insegura al estar ganando tanto peso, pero es normal, y además, se puede adelgazar cuando el embarazo haya finalizado. Si se realiza algo de este estilo durante el embarazo, el feto recibe menos nutrientes y puede significar un riesgo para su salud.

- Comé alimentos frescos: frutas, verduras, carne, pollo y pescado tienen que estar en un estado óptimo. Si vas a cocinar con alguno de estos ingredientes, asegurate que sea bien fresco y comprado ese mismo día. La importancia de ingredientes frescos reside en la calidad de lo que comemos.

Más consejos acá