Los niños asmáticos expuestos al humo del tabaco tienen m
demás de agravar los síntomas de los niños con asma, el humo del tabaco afecta al sueño y puede provocar dificultades a la hora de dormir. Así lo afirman los autores de un trabajo: los niños asmáticos expuestos al humo del tabajo tienen más problemas de sueño.
Mayor frecuencia de parasomnias

Los resultados del trabajo dirigido por Kimberly Yolton, del Hospital Pediátrico de Cincinnati (Estados Unidos), fueron publicados en el último número de la revista Pediatrics. Según concluyeron los investigadores, se da una asociación significativa entre la exposición al humo del tabaco y las posibilidades de padecer problemas de sueño. Se da una “mayor frecuencia de parasomnias, problemas de respiración, una elevada somnolencia durante el día y, en general, más alteraciones del sueño” a medida que aumenta la presencia de humo, según los autores.

Los investigadores no han logrado hallar el mecanismo que relaciona el nivel de humo de tabaco en el ambiente con la mayor frecuencia de problemas del sueño. Pero esto no significa que sus conclusiones carezcan de importancia, principalmente por las consecuencias de un sueño inadecuado.

Los autores del estudio lo dejan bien claro: “Las alteraciones del sueño se han relacionado con mayores problemas de comportamiento, de salud mental y de rendimiento escolar”.

El estudio se realizó haciendo un seguimiento a 219 niños asmáticos de entre 6 y 10 años que vivían en hogares con al menos un fumador. A estos niños se les midió el nivel sérico de cotinina, un “biomarcador que muestra la exposición al humo del tabaco”, tal como explican los científicos.