Hola Amigos
Resulta que estaba leyendo un interesante post de otro taringuero respecto a que si sabemos lo que comemos,
y me surgio una pregunta ¿el atún es bueno para la salud?, con bastante miedo busque en internet (y es que el atún en lata es la mitad de lo que como al día) y esto fue lo que encontre:

ADVERTENCIA: El post es largo, por lo que si eres de los que no les gusta leer, pues mejor cierra la página. por otra parte, puedes conocer algo más de lo que comes, ser ignorante es fácil y siendo estúpido serás feliz, pero al menos no seras parte de la masa con complejo de oveja.

EN CONTRA

No hay duda de que el atún enlatado es uno de los alimentos más prácticos a la hora de comer y ello porque, por lo general, se hace directamente de la lata, porque no necesita cocción alguna para ingerir o porque aún cuando se le agreguen algunos ingredientes o complementos, todo resulta bastante sencillo de servir.

Sin embargo, como en la mayoría de los alimentos que llegan a nuestra mesa, nadie conoce exactamente el lugar en el que se han desarrollado estas especies antes de ser capturadas y llevadas a nosotros, lo cual constituye un riesgo durante la alimentación.

Un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos, acaba de revelar que se tomaron trescientas muestras de atún enlatado de las marcas más conocidas y consumidas en este país, con resultados bastante alarmantes para todos.

Y es que más de la mitad de las muestras confirmaron niveles de mercurio muy por encima de lo permitido por las exigentes normas de cuidado y protección de ese país, lo cual es una llamada de alerta para todas las autoridades sanitarias de cada país en el mundo.

Según el responsable de la investigación, las mujeres embarazadas y los infantes son los más perjudicados con este elemento, ya que puede traer consigo consecuencias irreparables para la salud.

El mercurio recibido por el organismo en altas dosis puede llevar a un daño permanente del Sistema Nervioso Central, ocasionando pérdida de la visión, así como del sentido auditivo, razón por la que la comunidad sanitaria de todos los países deben tomar cartas en el asunto a fin de no perjudicar la salud de millones de personas alrededor del planeta.

El atún contenido en los enlatados estudiados correspondía a las especies blancas y azules, destacándose que fue en el atún blanco donde se hallaron las mayores concentraciones de mercurio.

Fuente: AlimentariaOnline.

A FAVOR

Coma tranquilo. Todos los atunes enlatados que se venden en el país, importados y nacionales, tienen efectivamente atún: sin microbios, sin moho ni levaduras, con las tapas correctamente selladas y sin mercurio. Aun los más baratos.

Al menos esa es la principal conclusión de un estudio del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti), que estudió –en su programa de asistencia a los consumidores y a la industria– 22 marcas de lata de atún (en aceite y al natural).

Se analizaron los productos Bahía, Bell’s, Carrefour, Coqueiro, Coto, Gomes da Costa, Jumbo, Kontiki, La Banda, La Campagnola, Leader Price, Marbella, Marechiare, Marolio y Puglisi (en aceite) y Día, La Campagnola, Kontiki, Marechiare, Mellino, Nereida y Pennisi (al natural). Valen entre 24 y 47 pesos el kilo.

El atún es un pescado azul rico en ácidos grasos omega tres con un 24 por ciento de proteínas. Las fábricas lo reciben congelado, lo evisceran, descaman y limpian. Luego lo trozan, cocinan, introducen en latas y añaden aceite o lo dejan “al natural”.

Las latas se cierran herméticamente y se esterilizan mediante la aplicación de un tratamiento térmico, que elimina las especies microbianas. Lo primero que hizo el Inti fueron ensayos microbiológicos: se los incubó 10 días a alta temperatura. Si hubiera microorganismos, las latas se deforman o hinchan. Eso no pasó.

Luego analizó la presencia de microorganismos aerobios mesófilos, anaerobios mesófilos, anaerobios termófilos, sulfito reductores y mohos y levaduras, que pueden resistir el calor o contaminar el producto después de ese proceso. Tampoco encontró esos rastros.

Después hizo ensayos químicos. Ninguna de las marcas analizadas supera el límite establecido por el Código Alimentario Argentino para el mercurio.

En cuanto al fluido de cobertura, la legislación establece que el aceite no puede superar el 33 por ciento del peso neto total. Las marcas Pennisi (aceite), La Campagnola, Mellino y nereida (natural) no cumplían con esto. En cuanto al peso neto y al peso escurrido, el informe indica que sólo Pennisi en aceite no cumple con la normativa.

En el remache de tapas todas fueron consideradas seguras.

En lo que la mayoría tiene fallas es en la información que deben brindarle al consumidor en cuanto a hidratos de carbono, proteínas, grasas (totales, saturadas y trans), fibra alimentaria, valor energético y sodio, pero el propio Inti considera que no presentan riesgos para la salud.

El estudio estará publicado 90 días con las marcas analizadas.

Fuente: lavoz.com.ar

Otro estudio: (OJO LO SAQUE DE UNA PÁGINA DEL GOBIERNO, POR LO QUE NO LO TOMEN COMO UNA SANTA VERDAD (o quizas sea solo yo el perseguido, sea como fuere, queda bajo su criterio)

VIERNES, 12 de febrero (HealthDay News/DrTango) -- Un informe de la semana pasada de que más de la mitad de las muestras de atún enlatado de marca contenían más mercurio de lo que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU. considera seguro generó preocupaciones entre los amantes de este pescado de todas partes.

Pero el mismo informe encontró que apenas el cinco por ciento de las muestras de atún enlatado contenían mercurio que excedían los estándares de seguridad de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., que son menos estrictos que los de la EPA.

La pregunta para los consumidores es: ¿y ahora qué? ¿Y no pasa nada si sigo comiendo emparedados de atún?

"Nunca prohibimos comer atún", aseguró el autor principal del estudio Shawn Gerstenberger, profesor de salud ambiental y ocupacional de la Universidad de Nevada en Las Vegas. "Lo que decimos es que si se encuentra en un grupo de alto riesgo y le preocupa la exposición al mercurio, hay algunas opciones fáciles para el consumidor que se pueden tomar en cuenta para limitarla".

En el estudio, que aparece en la edición de febrero de la revista Environmental Toxicology & Chemistry, los investigadores evaluaron más de 300 muestras de atún enlatado y encontraron que el "atún blanco" o albacora tenía consistentemente mayores concentraciones de mercurio que el atún "claro".

Por lo general, el pescado acumula mercurio de dos maneras: absorbiéndolo a través de su piel o escamas del agua misma, o consumiendo otros organismos que contiene mercurio. Dado que la albacora es una especie de mayor tamaño que se encuentra más arriba en la cadena alimenticia que las especies de atún claro, por lo general contiene más mercurio, explicó Gerstenberger.

Según la EPA y la FDA, los grupos de alto riesgo, que incluyen a las mujeres embarazadas, las madres lactantes, las mujeres que podrían quedar embarazadas y los niños pequeños, deben limitar su consumo semanal de atún a no más de doce onzas (poco más de 340 gramos) de atún claro a la semana, o hasta seis onzas (170 gramos) de albacora.

Si bien las agencias federales concuerdan en sus directrices de consumo, la FDA y la EPA difieren en un punto significativo, los estándares de cuánto mercurio es seguro que el atún contenga en primer lugar.

La FDA fija un estándar de no más de 1.0 partes por millón (ppm) de mercurio para el pescado comercial. La mayor parte del atún vendido en las tiendas de EE. UU. se pesca comercialmente, y por tanto cae bajo los estándares de la FDA.

Mientras tanto, la EPA, como parte de su jurisdicción sobre los lagos y corrientes de agua del país, regula la pesca deportiva o recreativa. La EPA fija un estándar más estricto de no más de 0.5 ppm de mercurio.

Entonces, ¿a qué estándar deben hacerle caso los consumidores?

"La EPA ha llevado a cabo mucho trabajo en la evaluación de las exposiciones", señaló Gerstenberger. "No digo que la FDA no lo haya hecho, pero es difícil defender que el que atrape el pez deba ser el que determine el estándar. Sentimos que sería mejor errar por precaución y observar el estándar más bajo".

Sin embargo, el Instituto Nacional de Pescaderías tuvo problemas con esa conclusión. Las minúsculas cantidades de mercurio que se encuentran en parte del atún no superan los beneficios de salud de su consumo, aseguró Gavin Gibbons, director de relaciones con los medios de comunicación del Instituto Nacional de Pescaderías, una asociación comercial que representa a pescadores comerciales, productores, restaurantes y procesadores.

Gran parte del mercurio que se encuentra en los océanos donde se captura atún ocurre de forma natural. Las principales fuentes son depósitos minerales, conductos submarinos o volcanes.

La principal preocupación de la EPA es sobre lo que se libera en los lagos y arroyos del país debido a la industria u otras actividades humanas, y tiene una baja tolerancia con los contaminadores, señaló Gibbons.

"La pesca comercial y la deportiva son muy distintas, y el nivel de mercurio que se permite es distinto", apuntó Gibbons. "La FDA observa el efecto del mercurio sobre el cuerpo humano, mientras que el estándar de la EPA se basa en su potestad reguladora sobre las empresas y el medio ambiente. No regulan por razones de consumo, sino por la salud ambiental".

Y Gibbons añadió que "no han habido casos de toxicidad por mercurio por el consumo normal de mariscos comerciales en ningún estudio revisado por científicos. Nadie nunca ha enfermado por el metil-mercurio de los mariscos normales que se encuentran en restaurantes y supermercados".

Además, señaló que las directrices de la FDA toman en cuenta un factor de incertidumbre que limita las exposiciones de mercurio a niveles diez veces más reducidos que los niveles más bajos asociados con efectos adversos.

"El atún enlatado es seguro", pronunció Gibbons. "Los consumidores deben confiar en que el atún enlatado sigue siendo una fuente segura y saludable de proteína magra y ácidos grasos omega 3".

Aunque Gerstenberger concurrió en que gran parte del mercurio que se encuentra en los océanos ocurre de forma natural, la actividad humana, como la incineración de baterías y la industria, ha contribuido, apuntó.

El contenido de mercurio del pescado depende mucho de su ambiente, lo que incluye dónde es capturado y el tamaño del animal. Gertenberger dijo que no revelaría las marcas evaluadas en el estudio porque esperaba que algunas de las que tienen los mayores niveles de mercurio cambiarían durante el año, dependiendo del lugar de pesca de sus suplidores.

Entre los efectos para la salud del envenenamiento por mercurio se encuentran daño al sistema nervioso central, pérdida de la audición y problemas de visión. Aunque no hay advertencias específicas sobre el mercurio para nadie que no se encuentre en un grupo de alto riesgo, Gerstenberger dijo que recomendaría a otros adultos también comer atún en moderación, aunque se ignora cuál es la cantidad adecuada.

"Se han documentado muchos beneficios de salud por comer atún y otros pescados", señaló Gerstenberger. "Es importante que los consumidores sopesen todo esto y tomen una decisión".

Los investigadores hicieron un llamado a los reguladores federales para que requieran que los productores de atún enlatado provean información detallada a los consumidores sobre el contenido de mercurio, y que divulguen las ubicaciones de la pesca del atún.



EL MERCURIO Y COMO EVITARLO.

El mercurio es un metal que se encuentra naturalmente en nuestro medio ambiente. Sin embargo actividades propias de nosotros los humanos como las granjas, la quema de carbón y utilizar este elemento para las fabricaciones, puede incrementar el mercurio que circula en la tierra, en el agua y en el aire.

En el agua, el mercurio cambia y se convierte metilmercurio que es el que absorben los peces. Así que cuando comemos pescado contaminado por este elemento, absorbemos el mercurio y a altos niveles puede hacernos daño, pero nos podemos deshacer de el mediante el excremento, la orina o la leche materna.

Para la mayoría de nosotros, el nivel de mercurio que es absorbido al comer pescado no es una gran preocupación porque en general los pescados y mariscos son comidas saludables. Ellas contienen proteína de alta calidad y otros nutrientes, además son bajos en grasas saturadas y contienen ácidos grasos omega 3.

Casi todos los pescados y mariscos contienen trazas de mercurio, sin embargo, algunos lo contienen en niveles muy altos. Comer una gran cantidad de estas comidas puede resultar en niveles altos de mercurio en el cuerpo humano y en un feto o un niño pequeño, esto puede dañar los nervios y el cerebro. Además los expertos recomiendan que las mujeres que podrían quedar en embarazo, las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los niños pequeños eviten comer pescados altos en mercurio y consuman en pocas cantidades aquellos que tienen bajos niveles de este elemento.

Para evitar consumir mucho mercurio te recomiendo que evites comer tiburón, pez espada, blanquillos y el verdel rey porque todos contienen altos niveles de mercurio y consumir sólo dos comidas a la semana de una variedad de pescados y mariscos que son bajos en mercurio como las gambas, el salmón, el pez gato o bagre y el atún enlatado.

FUENTE: http://www.saluddiaria.com/como-evitar-mercurio-pescados/

Mi conclusión: Evitar el consumo dentro de lo posible en infantes y sobre todo embarazadas, si bien siempre he desconfiado de los informes del gobierno, ya que generalmente el dinero esta entremetido de por medio, no creo que sea perjudicial el consumo de atún, pero por las dudas tratar de comerlo de manera moderada (en el medio esta la virtud)

Saludos