odio.......

el odio


El odio es un sentimiento oscuro que nos daña y nos lleva a dañar a otros personas. Para vivir de una manera positiva, conviene evitarlo o superarlo pues sus efectos suelen ser devastadores.

De la amplia gama de emociones y sentimientos que experimentamos los seres humanos, el odio es uno de los estados más nocivos y limitantes para nuestro bienestar y para el logro de nuestro más valiosos objetivos.

Puede describirse como un estado intenso, caracterizado por manifestaciones de antipatía y aversión hacia personas, situaciones o cosas, cuyo mal podemos llegar a desear apoyándonos en ideas que vemos como razones válidas y justificadas. El odio suele asociarse con actitudes como: aversión, repulsión, encono, rencor, saña o enemistad.

Algunos especialistas y estudiosos de las emociones, consideran que odiar es normal, que es un estado afectivo parte de nuestro repertorio emocional que no debería censurarse, sino más bien comprenderse, expresarse y tolerarse. Aunque aceptemos esa idea como válida bajo ciertas circunstancias muy particulares, no por eso debemos ignorar que el odio es un sentimiento destructivo y limitador, que nos afecta y que debe ser adecuadamente abordado, con base en la consciencia, la responsabilidad y la voluntad.

odio.......


El odio tiene una funcion de autoprotección de la dignidad, de defensa del ego, es la valvula de escape del resentimiento o la respuesta a una injusticia notable o reiterada. Pero pese a las formas de justificación que encontremos para darle espacio, es negativo en muchos aspectos pues afecta la salud, especialmente el sistema inmune, el hígado y el corazón. Numerosas investigaciones han encontrado relación entre algunos tipos de cáncer y odios profundos no perdonados. En el marco de las relaciones personales, el odio es un veneno mortífero que impide el encuentro, la comunicación, la armonía y la convivencia basada en la comprensión, el acuerdo, el aprecio y el respeto. En el ámbito laboral odiar puede causar estragos. Verse abrazado por las llamas del odio afecta la productividad, pues impide la expresión de la creatividad, al mantener a quien lo padece, atado a pensamientos obsesivos de venganza, agresividad y violencia.

La génesis del odio puede estar en los contextos psicológicos del nacimiento y la crianza, en los que los golpes a la autoestima son caldos de cultivo de reacciones y sentimientos ruines. Muchos de quienes expresan odio, afirman haber sido ignorados, rechazados, maltratados o abandonados. A veces ese odio es dirigido hacia la propia persona en forma de culpa por no haber hecho o logrado ciertas cosas. Ese odio autodirigido, impulsa la autodestrucción: enfermarse y suicidarse, sonrespuestas que en ocasiones nacen del odio por sí msimo.

Así como puede odiarse a una persona, puede odiarse una idea o una deidad. Por ejemplo, muchos revelan odio hacia Dios por haberlos privado de sus seres queridos, o por "haberles quitado" salud, oportunidades, belleza o juventud.

El odio puede tener un lado bueno, como cuando odiamos la mediocridad o la ignorancia y nos vemos empujados a mejorar nuestra vida. Esta es, quizás, el mejor uso del odio. Aunque muchas veces consideramos que nuestra actitud está justificada, quien odia vive más cerca de la venganza que de la justicia.

Odiar es muy fácil. Para hacerlo, basta con pensar que somos los buenos, los adecuados, las víctimas, y sentirse seguro de tener la razón omitiendo todo lo que contradiga nuestras cogniciones. Entonces, casi espontáneamente brotan desde nuestra sombra, chorros calientes de lava gris, lista para bañar a cualquiera que señalemos como objeto de nuestra frustración.

Menos fácil es dejar de odiar. Se requieren mente abierta y corazón dispuesto, para enfrentar el veneno. No hay mucha ciencia en quejarse, morder, gritar, insultar, maldecir y golpear. Para eso sólo basta seguir el instinto animal; tener una excusa, elegir un enemigo y verter en la sangre un poco de adrenalina. Pero ¿qué hacer para vencer este sentimiento destructor, enemigo de la buena vida?

Podemos evitar convertirnos en blanco de los arranques de odio, tratando a los demás con aprecio, consideración y respeto. Evitando enrostrarles nuestro poder, talentos o logros. Recordemos las palabras de Lord Chesterfield, quien dijo: "La gente odia a quienes les hacen sentir su propia inferioridad". Evitemos herir.

Odio



Si somos nosotros quienes estamos "picados de odio", podemos alejarnos del estímulo (persona o cosa) que nos causa aversión, y reducir su influencia sobre nuestra emociones. Hacer como aconsejó el gran poeta Amado Nervo: "Si una espina me hiere, me alejo, pero no la aborrezco.

Podemos intentar un paso más allá y comprender que las personas tienden a mostrarse básicas, egoístas y emocionales. Al verlas en su incapacidad y su ignorancia, podemos tratar de comprender a quienes nos desagradan, a quienes nos han faltado o incluso a quienes no odian con saña. Podemos, simplemente, tocarnos y tocarlos en el corazón. ¿No fue eso lo que indicaba Gandhi el expresar que "El odio nunca es vencido por el odio, sino por el amor?".

En una visión espiritual, podemos dejar las cosas en manos de Dios, y asumir que no debemos vengarnos ni odiar. Si creemos en las leyes espirituales, sabremos que hay una Ley de Causa y Efecto y que todo lo que una persona hace le genera consecuencias expandidas. A cada quien le llega el día de pagar sus deudas. Todo cuanto ocurre tiene una razón que no siempre resulta obvia. No existen los accidentes en la naturaleza.

perdon


El odio es una intensa sensación de desagrado. Se puede presentar en una amplia variedad de contextos, desde el odio de los objetos inanimados o animales, al odio de uno mismo u otras personas, grupos enteros de personas, la gente en general, la existencia, o todo. Aunque no siempre, el odio a menudo se asocia con sentimientos de enojo.

Puntos de vista filosóficos

Algunos filósofos han ofrecido muchas definiciones influyentes del odio. René Descartes ha visto el odio como la conciencia de que algo está mal, combinada con un deseo de retirarse de él. Baruch Spinoza, definió el odio como un tipo de dolor que se debe a una causa externa. Aristóteles odio vistos como un deseo de la aniquilación de un objeto que es incurable por el tiempo. Por último, David Hume cree que el odio es un sentimiento irreductible que no es definible en absoluto. Consideran al odio como lo opuesto al amor.

Puntos de vista psicoanalítico

En el psicoanálisis, Sigmund Freud define el odio como un estado del yo que desea destruir la fuente de su infelicidad.La psicología define el odio como una emoción "profunda y duradera , intensa expresión de animosidad, ira y hostilidad hacia una persona, grupo u objeto". Debido a que el odio se cree que es de larga duración , muchos psicólogos consideran que es más de una actitud o disposición de un estado emocional temporal.
Investigación neurológica

Los correlatos neuronales de odio han sido investigados con un Procedimiento fMRI. En este experimento, la gente tenía sus cerebros escaneados mientras ve fotos de personas que odiaban. Los resultados mostraron una mayor actividad en el medial circunvolución frontal, derecho, de forma bilateral en la corteza premotora, en el polo frontal, y de forma bilateral en la ínsula media del cerebro humano. Los investigadores concluyeron que existe un patrón claro de actividad cerebral que ocurre cuando las personas están experimentando el odio.


Cuestiones jurídicas

Un crimen de odio (también conocido como un "crimen motivado por prejuicios " generalmente se refiere a un actos criminales, que se considera que han sido motivados por el odio de uno o más de las condiciones mencionadas. Los incidentes pueden incluir ataques físicos la destrucción de la propiedad, intimidación, acoso, abuso verbal o insultos.

El odio no es justificable desde el punto de vista racional porque atenta contra la posibilidad de diálogo y construcción común. Es posible que las personas sientan cierta aversión sobre personas u organizaciones que a estabilidad, incluso ciertas tendencias ideológicas como el capitalismo o el socialismo.

¿Cómo dejar de odiar?


El odio es un de las emociones más negativas que existe pues inunda todo el ser de la persona que lo sufre y puede acabar incapacitándola para su vida diaria pues conlleva insomnio y manifestaciones psicosomáticas en forma de enfermedades.

Vamos a ver qué es necesario para dejar de odiar:

1) Parece que lo más lógico sea empezar a perdonar.

Perdonar una grave afrenta que ha condicionado tu vida no significa olvidar sino aceptar lo que pasó y utilizar la experiencia para crecer interiormente. Utiliza esa afrenta inteligentemente de manera que sume a tus cualidades en vez de que reste a tu persona.

2)
¿Cómo empezar a perdonar?

empezar a perdonar

La ofensa es un mal realizado. ¿Cómo se le vence al mal? Con el bien. El perdón sincero es el mejor acto de bien que hay contra la ofensa y la mejor y más inteligente forma de ganar al mal.


sentimiento



"Cuando Odias, el único que sufres eres tú.
Por muchas de esas personas que odies; o no lo saben o distrufan de tu sufrimiento"


No odies a nadie por sus
errores,que nadie es perfecto,
mejor,aprende de esos errores
para no cometerlos,¡ jamas!

No guardes rencores,
mejor aprende a olvidar,
para no sufrir jamas,
pues de malas experiencias,
nacen enseñansas que nos impulsan a mejorar.

Olvida las penas del pasado,
y preocupate por forjar un
nuevo futuro lleno de amor
y felicidad,

pues a fin de cuentas
con odiar no aprendemos,
ni ayudamos a que mejore nada,
asi que hay que crear amor,y perdon, en vez de odio.


deja todo el odio y unite a la comunidad de
comunidad buena onda (oficial)




remplaza el odio por el terror
escalofrio (comunidad oficial)


6 comentarios - odio.......

@cr83
paz y amor elimina y mujeres
@manu74
Es un tema complicado...