La comida chatarra crea adiccion(y se puede heredar)



comida chatarra

adicciones

comida basura

Los alimentos altos en calorías pueden generar una adicción, situación similar a la que sucede con el alcohol y las drogas. Investigadores del Scripps Research Institute de Florida (E.U.) encontraron que los animales la consumían en exceso por ansiedad y no por necesidad. Además de tener una relación directa con el sobrepeso y la obesidad, científicos de Florida (Estados Unidos) encontraron que la comida de alto contenido calórico puede ser tan adictiva como el tabaco o las drogas. El estudio, realizado con ratas de laboratorio, fue publicado por la revista científica Nature y demuestra que “un exceso de consumo de “comida chatarra o basura” puede provocar respuestas adictivas en el cerebro” que son similares a las que se han visto en personas adictas al tabaco o a los alucinógenos, entre otros.

ratas de laboratorio


mas o menos asi
ratas comen basura chatarra

(creo yo)

Se sabe que en las personas adictas se debilita la capacidad de activación de los circuitos cerebrales responsables del recuerdo de experiencias positivas. Y esto mismo ocurrió con las ratas luego de dos semanas de ingerir comida basura.


Un adicto a la comida chatarra, animal o humano, consume de manera compulsiva el alimento que le hace daño a pesar de que es claramente dañino para su salud. Asimismo, se descubrió un descenso de dopamina, un neurotransmisor relacionado con el desarrollo de adicciones, lo cual también ocurre en humanos.




La comida chatarra crea adiccion(y se puede heredar)





comida chatarra



Estados Unidos. Los hábitos nutricionales de los hijos pueden estar condicionados con lo que comieron las madres durante el embarazo. Las crías expuestas a la comida basura nacieron con un peso inferior a la media pero tras el destete su masa corporal era superior al resto.

También influye negativamente el hecho de que las madres consuman alimentos malsanos mientras dan el pecho.

La adicción de un niño a la "comida basura", una de las causas principales de obesidad en la infancia, puede comenzar en el útero materno, según un estudio publicado por el British Journal of Nutrition.

Los hábitos nutricionales de los pequeños pueden estar condicionados por lo que comieron sus madres durante el embarazo, señala el estudio, según el cual las madres que comen ese tipo de alimentos malsanos mientras dan pecho pueden influir negativamente en el peso de sus hijos.

Las ratas a las que se administró una dieta rica en grasa, sal y azúcar parieron crías que abusaban de los alimentos malsanos Según Stephanie Bayol, del Royal Veterinary College londinense, que dirigió el estudio, "consumir grandes cantidades de comida basura durante el embarazo o la lactancia puede afectar al control normal del apetito y fomentar una afición excesiva a ese tipo de comida en los hijos".


El equipo dirigido por la doctora Bayol descubrió que las ratas a las que se administró una dieta rica en patatas fritas y otros alimentos ricos en grasa, sal y azúcar durante esas fases parieron crías que abusaban igualmente de los alimentos malsanos.

Tras el destete superan la media de masa corporal

Las ratas expuestas en el cuerpo de sus madres a ese tipo de comida nacieron con un peso inferior a la media, pero al cabo de diez semanas después del destete, su masa corporal era un 32 por ciento superior a la normal en el caso de las hembras y de un 22 por ciento, en el de los machos.

Sue Macdonald, del Colegio Real de Comadronas, declaró al diario The Times que muchas madres embarazadas ignoran lo que constituye una dieta sana, pero agregó que es un mito el que las mujeres coman automáticamente por dos cuando están embarazadas pues hay también muchas que tienen miedo justamente






adicciones