Abortos espontáneos y riesgo de infarto de miocardio


Abortos espontáneos y riesgo de infarto de miocardio


Según un nuevo estudio, cada aborto espontáneo eleva el riesgo cardíaco en un 40%, y tener más de dos abortos lo cuadriplica

Un estudio, ha hallado que las mujeres que sufren abortos espontáneos recurrentes tienen un mayor riesgo de infarto de miocardio posteriormente en la vida.

Los investigadores analizaron los datos de más de 11.500 mujeres que estuvieron embarazadas al menos una vez y encontraron que el 25% había experimentado al menos un aborto espontáneo detectable. El 18% había tenido al menos un aborto y el 2% había tenido un mortinato.

Durante el período de seguimiento de casi 10 años, 82 mujeres tuvieron un infarto de miocardio y 112 un accidente cerebrovascular. No hubo una relación significativa entre cualquier tipo de pérdida del embarazo y el accidente cerebrovascular, señalaron los investigadores. Cada aborto espontáneo elevó el riesgo cardíaco en 40%, y tener más de dos abortos espontáneos aumentó el riesgo en más de cuatro veces. Las mujeres que tenían más de tres abortos espontáneos presentaban un riesgo cinco veces mayor.

El estudio también encontró que tener al menos un mortinato aumentaba el riesgo de infarto en 3,5 veces.

El grado de riesgo asociado con abortos espontáneos recurrentes se redujo cuando los investigadores tomaron en cuenta factores importantes de infarto, tales como fumar, el peso y el consumo de alcohol, pero el riesgo seguía siendo cinco veces mayor de lo normal.

"Estos resultados sugieren que las mujeres que tienen pérdidas espontáneas del embarazo están en mayor riesgo de infarto de miocardio posteriormente en la vida", señalaron los investigadores. "Los abortos espontáneos y los mortinatos recurrentes son fuertes predictores de género del riesgo de infarto y por tanto se deben tener en cuenta como indicadores importantes para monitorizar los factores de riesgo cardiovasculares y tomar medidas preventivas", explicaron.

La Dra. Suzanne Steinbaum, directora del área de mujer y enfermedad cardíaca del Lenox Hill Hospital, de Nueva York (Estados Unidos) y portavoz de la American Heart Association, respalda la conclusión y recomienda evaluaciones de riesgo específicas de género. "Cuando evaluamos el riesgo de una mujer para la enfermedad cardíaca, sus riesgos no pueden definirse igual que los de un hombre", apuntó la Dra. Steinbaum. "El análisis convencional de factores de riesgo subestima tradicionalmente el potencial de una mujer para desarrollar una enfermedad cardíaca", señaló. "Los datos observados en este ensayo demuestran que el historial obstétrico de una mujer, incluidos los abortos espontáneos y mortinatos, se deben tomar en cuenta en el análisis de riesgo para determinar el riesgo individual de cada mujer para la enfermedad cardíaca".

Uno de cada cinco embarazos acaba en un aborto espontáneo, señaló la Dra. Steinbaum. Destacó que muchas mujeres del estudio que tuvieron un mortinato solían ser menos activas físicamente y tener mayores tasas de diabetes e hipertensión, lo que se relaciona con el riesgo de enfermedad cardíaca. Las que tenían abortos espontáneos eran más de tres veces propensas a tener un exceso de peso, otro factor de riesgo.





Se puede prevenir el aborto espontáneo?

salud



En la mayoría de los casos, los abortos espontáneos, se deben a alguna anomalía en los cromosomas del feto, aunque también pueden influir otro tipo de problemas en la salud de la madre, problemas hormonales, o infecciones. Aunque no es posible prevenirlo, ni controlarlo todo, puedes tomar algunas precauciones que te ayudarán.

Las precauciones que debes tomar no son nada nuevo, y es lo que se debería hacer en todo embarazo. Tienes que cuidarte durante todo el embarazo, acudir al médico regularmente, y dejar el tabaco y el alcohol (es muy importante).

Un aborto espontáneo, no siempre lo puedes prevenir, porque sus síntomas no son claros. En cualquier caso, algunas señales de alarma son la desaparición de los típicos síntomas de embarazo, o la hemorragia genital y dolores cólicos abdominales (producidos por las contracciones uterinas).



abortos


La amenaza de aborto o un aborto espontáneo ocurre en aproximadamente el 10% de los embarazos entre las 7 y 12 semanas de gestación. Algunos de los síntomas son sangrado vaginal, cólicos abdominales y dolor en la parte baja de la espalda.



El aborto espontáneo o aborto natural es la pérdida de un embrión o feto por causas no provocadas intencionalmente. Se distingue del aborto inducido. El término sólo se aplica estrictamente cuando dicha pérdida se produce antes de la semana 20 del embarazo, denominándose a partir de ese momento parto prematuro. El aborto espontáneo puede ser retenido, cuando no se elimina nada, incompleto, cuando no se eliminan todos los productos de la gestación, o completo cuando todo es eliminado por completo.

La causa más frecuente es la muerte fetal por anomalías congénitas del feto, frecuentemente genéticas, en especial las trisomías autosómicas (no sexuales). En otros casos se debe a anormalidades del tracto reproductivo, o a enfermedades sistémicas de la madre (diabetes, nefritis, traumatismos graves), o enfermedades infecciosas (Mal de Chagas, toxoplasmosis, brucelosis, sífilis, listeriosis, hepatitis B, sida).

La tasa natural de fracaso de las gestaciones es muy elevada, aunque la mayor parte ocurre en las primeras semanas y en la mayor parte de los casos la madre no llega a enterarse. Se estima que uno de cada cinco embarazos detectados terminan por aborto espontáneo en las primeras semanas. La cifra aumenta a más del 30% en estudios de mujeres embarazadas cuyos niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana ha descendido después de haber confirmado el embarazo.

Cuando una mujer aborta espontáneamente en tres o más ocasiones de forma consecutiva, se llama aborto de repetición. Las causas pueden ser genéticas en un 50% de los casos, el síndrome antifosfolípido en el 15% y otros motivos como alteraciones uterinas y trombofilias.

Entre los factores de riesgo comprobados están la edad elevada, las enfermedades sistémicas y la ocurrencia previa repetida de abortos espontáneos.

Las posibilidades de aborto espontáneo pueden limitarse mucho con una atención especial por parte de la madre y una vigilancia médica acentuada, especialmente si dependen de limitaciones físicas de la madre. El riesgo asociado a enfermedades sistémicas se combate tratándolas antes del eventual embarazo y vigilando el estado de la madre durante éste.


fuente : http://heart.bmj.com/content/early/2010/10/28/hrt.2010.202226.abstract