http://www.youtube.com/watch?v=uXCcxGtI4Cs

Un mundo sin dinero es posible.
Esto quedó demostrado en España durante los años 30.
Desde el mismo comienzo de la guerra civil, en Julio de 1936, en muchos pueblos de la España Republicana y en la gran mayoría de los del Alto Aragón mujeres y hombres de manos endurecidas por el frío y el viento, personas que no conocían el descanso, sin apenas estudios pero con una gran valentia y entusiasmo por cambiar las cosas optaron, ante la inminencia de sa siega, por realizar el trabajo en común recogiendo las cosechas. Colectivizaron la tierra, pusieron fin a la explotación del hombre por el hombre. Abolieron el dinero implantando el intercambio de productos. Articularon un reparto igualitario según las necesidades de cada uno, atendieron cuestiones sociales
que hasta entonces habían sido olvidadas durante siglos...
Esta experiencia de solidaridad y apoyo mutuo se mantuvo hasta marzo del 38 en el que las tropas fascistas fueron tomando aquellos pueblos con la violencia de las armas,
expulsando a sus habitantes hacia el exilio, la carcel o el paredón.
Fueron mujeres y hombres que, casi sin formación, tuvieron la osadía de concebir un mundo nuevo.