Para evitar que la envidia entre en su casa: Coloque en la puerta por el lado de adentro una herradura con siete agujeros.

Para evitar que la envidia entre en su casa: Coloque en la puerta por el lado de adentro una espiga de maíz con paja. Cuando la espiga se seque tirela en aguas corrientes o en el mar.

Para evitar que la envidia entre en su casa: Nunca barra de noche su casa.

Para tener tranquilidad en su casa: Ponga detrás de la puerta de entrada una llave de acero. La llave debe estar colgada de un clavo de acero.

Para evitar la envidia en su negocio: Coloque un poco de sal gruesa en un vaso y enseguida colóquelo en un rincón oscuro de su negocio. Deberá hacerlo en un día lunes en fase de luna nueva a las seis de la tarde en punto. La sal deberá ser cambiada cada seis meses.

Contra la envidia
Si usted supone que está siendo víctima de la envidia ajena, lleve el siguiente ritual para liberarse de ella:
Cóloque una fotografía suya (preferentemente de cuerpo entero) sobre una superficie plana y limpia.
Rodéela con un círculo de sal gruesa.
Déjela por espacio de una semana y diariamente agregue una pizca de sal al círculo. Mientras lo hace, concéntrese en la idea de alejar de usted la envidia.
Al cabo de ese tiempo, tire la sal a un desagüe y guarde la fotografía en la mesa de luz.

Oración contra todo mal
Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima Trinidad, Virgen Inmaculada, ángeles, arcángeles y santos del paraíso descended sobre mí.
Fúndeme, Señor, modélame, lléname de ti, utilízame.
Expulsa de mí todas las fuerzas del mal, aniquílalas, destrúyelas, para que yo pueda estar bien y hacer el bien.
Expulsa de mí los maleficios, las brujerías, la ... las misas negras, los hechizos, las ataduras, las maldiciones y el mal de ojo; la infestación diabólica, la posesión diabólica y la obsesión y perfidia; todo lo que es mal, pecado, envidia, celos y perfidia; la enfermedad física, psíquica, moral, espiritual y diabólica.
Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.
Ordeno y mando con la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de Jesucristo Salvador, por intercesión de la Virgen Inmaculada, a todos los espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me abandonen inmediatamente, que me abandonen definitivamente y que se vayan al infierno eterno, encadenados por San Miguel Arcángel, por San Gabriel, por San Rafael, por nuestros ángeles custodios, aplastados bajo el talón de la Virgen Santísima Inmaculada.

INCIENSO CONTRA LAS ENVIDIAS
- 2 gotas de aceite de girasol
- un poco de cedro
- una hoja de laurel
- 2 dientes de ajo sin pelar y con un corte cada uno
Una vez terminado se tira todo a la basura inmediatamenteoracion para la envidia y maldiciones