¡¡¡¡ PREMIO PARA EL QUE REPITE DE GRADO!!!!



Enviado por el propietario del Cablevideo de Bella Vista - Corrientes

Soy el propietario del Cablevideo de la localidad de Bella Vista y es mi costumbre visitar las escuelas de zonas carenciadas para instalar en forma gratuita el servicio de cable a quienes acepten mi ofrecimiento.

Lo que abajo cuento es exactamente tal como sucedió.

El lugar: la ciudad de Bella Vista, provincia de Corrientes.
Despacho de la directora de una escuela, donde me encontraba hablando con ella.

De repente, entra sin llamar una señora muy ofuscada, de unos cuarenta años, y voz en cuello increpa a la directora:
- Y usted quién se cree que es, eh? No tiene derecho a hacer lo que hizo, con el perjuicio que eso me causó!
- ¿qué hice? le pregunta la directora.
- Usted sabe bien qué hizo, dejó que mi hijo Roberto pase de grado. Si usted sabía que tenía que repetir!
- Señora, su hijo pasó porque ya había repetido antes y porque consideramos que, mínimamente tenía las condiciones para avanzar.
- Claro, pero ahora usted me deja a mí sin la plata que me tenían que dar!
- Pero es su hijo, y debería ser una buena noticia que pasara de curso…
- A mi no me venga con esos cuentos, ya me hicieron pasar a dos y me quedan dos nomás, no tienen idea de lo que me hicieron!


Sin buscar entender razones, sale del despacho sumamente ofuscada.

Con cara de resignación, la docente se dirige hacia mi, quien intentaba entender lo que ocurría: “no es tan difícil de entender, el Ministerio de Educación ahora entrega un subsidio que denomina beca para retención de alumnos a las familias de aquellos chicos que repiten el curso. Se supone que es para evitar la deserción escolar. Pero bueno, con tanta pobreza, las familias han descubierto que cuantos más hijos tengan que repitan, obtienen más dinero.

Esta señora tiene cuatro chicos en la escuela, y al no repetir dos de ellos por segunda vez, ha perdido de percibir 380 pesos mensualmente por cada uno de ellos.

La miré en silencio, estupefacto y ella con la mirada perdida y embargada en una profunda tristeza, concluyó señalando:

¿pero sabe, señor? El problema más difícil no es enfrentar la furia de los padres, lo más doloroso y difícil es no poder explicar a los chicos que sí estudian y que sí se esfuerzan, que su mérito no se paga siendo muchos de ellos tan pobres como los otros.



Dígame,

¿Qué valores puedo transmitir así?
¿Qué están haciendo con el futuro de la República Argentina ? ¡¡¡ por Dios!!!




Esto es verdad.

Ante mi incredulidad, la directora de la escuela me mostró las circulares enviadas desde el Ministerio de Educación de la Nación.



Muchas docentes de esa escuela ya habían recibido golpes de los padres por



HABER PROMOVIDO A SUS HIJOS AL GRADO SIGUIENTE.