Turismo en la Antartida


Opciones para conocer la Antártida


opciones

La Antártida ya no es sólo un destino reservado para aventureros y científicos. Existen opciones para todos los gustos, aunque no para todos los bolsillos, para pasar desde semanas hasta unas pocas horas sobre suelo antártico.
De cruceros de lujo a sobrevuelos y maratones, acá van 6 opciones para disfrutar de los paisajes más asombrosos de la tierra.

Cruceros

Antartida

La más elegida y tradicional de todas las opciones son los cruceros. Estas embarcaciones permiten unir Ushuaia o Punta Arenas con la Península Antárticay sus islas. Los cruceros combinan la comodidad de un barco turístico con la aventura de descender a tierra para visitar pingüineras y recorrer sitios históricos y hasta bases científicas.

El gran desafío es el cruce del pasaje de Drake, unas de las aguas más violentas del mundo. Por más grande que sea el barco, el embate de las olas se hace sentir y los mareos son moneda corriente.

Los duración de los recorridos varía entre 8 y 20 días con precios que van de los U$S 4.000 mil hasta los U$S 35.000.

Estos son algunos de los itinerarios más elegidos:

- Península Antártica

- Península Antártica e Islas Georgias

- Península Antártica, Islas Malvinas e Islas Georgias

- Península Antártica y Mar de Weddel

Vuelos turísticos

turismo

Para quienes cuentan con poco tiempo o no quieren exponerse a los fríos mares del sur, los vuelos turísticos son una buena opción.

Existen compañías que conectan Punta Arenas con la base chilena Eduardo Frei Montalva en la Península Antártica y que permiten, en el día, recorrer sus instalaciones y avistar algunos pingüinos, focas y elefantes marinos. Quienes dispongan de un día más, puede pasar la noche en un alojamiento junto a la base y aprovechar el día siguiente para visitar otras estaciones científicas antes de retornar al continente.

En la otra punta del mundo, partiendo desde Sidney o Melbourne, en Australia, existe la posibilidad de sobrevolar el continente blanco a unos 3 mil metros de altura. En un vuelo de 12 horas se puede admirar el paisaje Antártico desde el cielo, haciendo un recorrido sobre el mar congelado, las montañas Transantárticas y pasando sobre el Polo Sur magnético y estaciones científicas.

El costo de los sobrevuelos varía de U$S1.000 aU$S 7.000 dólares y las visitas a la Península Antártica entre U$S 4.000 y U$S 5.000 dólares.

Avión y crucero

Si querés acortar tiempos y evitar el cruce del pasaje de Drake, pero aún así vivir la Antártida de cerca desde un crucero también podes volar hasta la Base Frei y allí abordar el barco. Existen varias empresas que ofrecen esta combinación con la posibilidad también de volver por aire desde allí.

De esta manera, es posible disfrutar de lo mejor del continente blanco evitando la parte más dura del viaje en barco.

Veleros

Una variante más pequeña pero también más íntima e independiente son los viajes a bordo de veleros privados de menor escala. Al igual que los grandes cruceros, parten del puerto argentino de Ushuaia y recorren los puntos más atractivos dela Península Antártica. Generalmente, suelen durar entre 10 y 20 días y pueden transportar alrededor de 10 personas.

Estas embarcaciones ofrecen, además, la posibilidad de arrendarlas por completo y establecer un itinerario a medida para toda la familia.

Aventuras

cruceros

Y si hay propuestas para vivir la Antártidadesde el mar y desde el cielo, también las hay para hacerlo tierra adentro. El campamento del Glaciar Unión, al pie de la cadena Ellsworth recibe cada año a cientos de aventureros dispuestos recorrer el interior del continente a pie o en esquíes o realizar desde allí una conexión hasta el Polo Sur.

Varias empresas especializadas ofrecen servicios de transporte y apoyo para quienes quieren desafiar cumbres Antárticas como el Monte Vinson, el más alto del continente, o recrear las travesías de los primeros exploradores Antárticos.

Cada año, se desarrolla la “Maratón de hielo”, la carrera más austral del mundo que finaliza en el Polo Sur y que atrae a cientos de personas de todas partes del mundo.

Trabajar en la Antártida

Si no te da el bolsillo para disfrutar de la Antártidaen vacaciones y desde la comodidad de un crucero, siempre está la opción de ir a trabajar.

Aunque la mayoría de las oportunidades laborales son para científicos o militares, varios países y empresas contratistas abren búsquedas temporarias para cubrir posiciones durante las campañas de verano y hasta para permanecer en las bases durante todo el año. Estate atento a las búsquedas de tu país!


cientificos