El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Oceanía esta en tus planes? Pasate.

Oceanía


¿Oceanía está entre tus planes? ¿No sabés muy bien cómo empezar a organizarte? Lo primero es leer esta nota: te da las primeras pistas. Documentos necesarios, transporte interno, pasajes, comida, precios, precauciones para que empieces a palpar tu sueño.

Oceanía esta en tus planes? Pasate.


Pocos lugares en este planeta deben ser tan confortables como Australia y Nueva Zelanda. La seguridad, el orden, los servicios del Primer Mundo sin sus agites, y enclavados en el medio de un escenario natural espectacular y lleno de variaciones: desierto, playas paradisíacas, cataratas, montañas, nieve, ríos tumultuosos y koalas adorables durmiendo sobre los árboles de los parques nacionales. El agregado de estar aislado del resto del mundo, en la paz más absoluta. Y como si eso fuera poco, han sido precursores en desarrollar el turismo joven independiente, por lo cual están absolutamente preparados para viajes de este tipo, moviditos y relajados a la vez.

El paraíso de los deportes extremos y de la diversión, OZ y NZ son la mejor elección para cargarse de pensamientos y energía positivos: depresiones, nostalgias y melancolías, abstenerse. Con la naturaleza a pleno al alcance de una mano y los adelantos técnicos al alcance de la otra, no queda sino relajarse, dejar que todo fluya, convencido de que el mundo es un lugar realmente acojedor.
Harto de tener que elegir entre los placeres de la civilización y los de la naturaleza, decidiste que Australia y Nueva Zelanda eran el destino que necesitabas. Entonces, organizá todo de manera tal que nada se te complique y que puedas aprovechar todas las ventajas. Acá te damos unas pistas. Pero, por favor, cuando destapes tu primera cerveza, brindá por nosotros.

Documentos
Para Australia necesitás una visa, que es gratuita por tres meses de estadía. La dirección de la embajada donde debés tramitarla es Villanueva 1400, Cap. Fed.
En Nueva Zelanda te piden una, que también es sin costo y la obtenés en la embajada: Carlos Pellegrini 1427, Cap. Fed.
Hacé una fotocopia de tu pasaporte: dejá siempre el original en un lugar seguro y salí con la copia.

info


Cuando ir
Diciembre y enero son los meses de vacaciones escolares y todo está repleto de aussies (australianos) y kiwis (neozelandeses) que dan vueltas por ahí. Se complican mucho las reservas de transportes y albergues. Intentá evitar esa época; si vas entonces, organizá todo con tiempo.

Pasaje
Los tickets a Australia o Nueva Zelanda son algo caros. Dependiendo de la temporada y la compañía aérea, tenés que calcular entre U$D 1100 y 1300.
La opción más directa son lo vuelos transpolares que realizan Aerolíneas Argentinas y Qantas (que además es la más económica) y que te llevan a Sydney vía Auckland.
Lan Chile, en cambio, además de Santiago toca Isla de Pascua y Papeete. El pasaje es más caro y tenés que hacer esas paradas, pero a cambio tenés la posibilidad de quedarte dos o tres días en Isla de Pascua y tomar el próximo avión rumbo a Papeete. Y una vez en Tahití, recorrer la Polinesia francesa. Si bien la Polinesia puede ser tan cara como hermosa, se consiguen hoteles de tres o cinco estrellas (desde U$D 80 la doble), algunas pensiones económicas, cabañas de entre U$D 15 y 30 y lugar para armar la carpa por entre U$D 5 y 15.
El ticket internacional (el que va a Auckland y Sydney) te obliga a repetir recorridos: llegás a esas ciudades, te vas a recorrer y tenés que volver para tomar tu avión de vuelta. La opción es unir por avión Auckland con otra ciudad (Brisbane, por ejemplo), de ahí ir recorriendo hasta Sydney y de allí volver a Argentina (o a la inversa, de Sydney a Auckland). Ese interno ronda los U$D 300.
Lo principal es que cuando vayas a sacar tu pasaje, le preguntes todo lo que se te ocurra al vendedor para conseguir la variante que más se adecue al viaje que tenés ganas de hacer.

todo


El equipaje
Por las características geográficas de este continente y por el tipo de atractivos y actividades que ofrece (básicamente naturales y al aire libre), es prácticamente imposible pensar en otro equipaje que no sea mochila. Las valijas son adecuadas cuando uno recorre poco y todo el tiempo usa taxi o coche, una forma de moverse nada habitual en los viajeros jóvenes por aquellos pagos. Conseguite una mochila fuerte, impermeable, con muchos bolsillos y trabas (especialmente si pensás dormir en carpa), cómoda y vistosa (eso disminuye las posibilidades de robo).
Por el mismo motivo que te conviene llevar mochila, no cargues cosas que no vas a usar y si pensás hacer compras, dejá lugar libre para no volver cargardo con ocho bolsos y bolsitos.
Si vas en verano a Australia, tenés que llevar ropa de playa: pantalones cortos y livianos, sandalias, remeras. En invierno, un par de suéters y una campera.
Nueva Zelanda es más frío. Pensá en ropa de trekking y abrigo impermeable, porque en la isla sur nieva y llueve bastante no sólo en invierno. Incluso si vas en primavera, llevá suéter y campera.

Dinero
Tenés que evitar cargar efectivo, porque si lo perdés, no hay manera de recuperarlo y se te puede arruinar el viaje.
Las tarjetas de crédito pueden usarse al máximo en Oceanía: comprás dos bananas y un chocolate y pagás con tarjeta, inclusive en el pueblo más chico.
Podés recurrir también a los traveler checks (cheques de viajero). Funcionan como efectivo: podés pagar directamente con ellos o cambiarlos por moneda local en un banco o en una casa de cambio. La ventaja es que están numerados y a tu nombre y si los perdés o te los roban, hacés la denuncia y te dan otros por la cantidad extraviada.
Las marcas más usadas son American Express, Visa, y Thomas Cook, de Master Card. Con cualquiera que elijas vas a manejarte sin problemas en ambos países.
Tené presente que si recurrís a los traveler checks de American Express (los más conocidos), tu tarjeta ISIC te permite comprarlos sin pagar la comisión habitual del 1%. Y que una vez allá, tengas o no ISIC, hay ciertos lugares que te los cambian también sin cobrarte comisión (más de 3000 locales en NZ)

comida


Seguridad
Oceanía es seguro (especialmente comparado con Sudamérica). Es muy probable que en el tiempo que estés ahí lo más grave que te pase sea que te roben la gaseosa que dejaste mientras te ibas a surfear. Aunque, evidentemente, ser precavido es una muy sana costumbre.
Es acertado llevar un portavalores. Son sobres de tela especiales, que vienen listos para usar debajo de la ropa y en los que ponés el dinero, los traveler checks, el pasaporte y el ticket de vuelta.
Dependiendo del lugar en el que estés, a veces es aconsejable que dejes tus cosas de valor (dinero, traveler checks, pasaporte, cámaras, tarjetas, pasaje de vuelta, pases de transporte) en el lugar donde te alojes, por ejemplo si estás en casa de gente conocida. Otras veces será más seguro que las lleves encima, por ejemplo, si tu hotel no tiene caja fuerte. Fijate en cada caso que es lo más adecuado.

Tarjetas
La ISIC, la tarjeta del estudiante, la GO 25 para los menores de 26 años o la ITIC para profesores de cualquier edad, son indispensables en tu viaje a OZ y NZ. Van a ayudarte a economizar, conseguiéndote descuentos y beneficios en pasajes aéreos, pases de trenes y buses, hoteles, museos, bares y restaurantes, cheques de viajero, etc. Y cuando vuelvas, aprovechala en todos los rubros que te ofrece en Argentina, ya que cada vez hay más negocios adheridos.
Para cualquiera de las tres tarjetas, el precio es de U$D 15 y su tiempo de validez va desde septiembre de un año hasta diciembre del siguiente. Para obtenerlas tenés que pasar por cualquier oficina ISIC del país. Si querés más información, comunicate con el (01) 511-8700 o con ISIC@ASATEJ.COM.AR
La otra tarjeta importante es la de Hostelling International, una de las redes de albergues para la juventud más importantes del mundo. Ella te acredita como socio de la red internacional, te permite conseguir tu cama a precio especial para socios y te da prioridad frente a los no socios que llegan a un hostel. Todo lo que necesites saber, preguntalo en la RAAJ (Red Argentina deAlojamiento para Jóvenes).
Seguro médico
Encarás tu viaje lleno de expectativas positivas y no hay lugar para contratiempos. Pero sé ralista: existe la posibilidad de que tu cuerpo te juegue una mala pasada y es necesario estar prevenido. No salgas de viaje sin tu seguro médico, así si te toca pasar un mal rato, va a ser mucho más simple. Tené en cuenta que cualquier problema que requiera internación puede significar un número con varios ceros a la derecha: la medicina en Oceanía es muy buena y muy cara.
El precio y la cobertura de un seguro médico dependen de qué seguro contrates y bajo qué condiciones. Algunos de los más conocidos son Universal Assistance y Assist Card. También hay ciertas tarjetas de crédito que ofrecen ese servicio.
Hay un seguro médico especialmente pensado para jóvenes de todas las edades, el ISIS. Te permite estar protegido desde una semana hasta 18 meses.
Por un mes cuesta U$D 55 (para menores de 27 años; U$D 66 para mayores) y habilita U$D 50 mil, que incluyen gastos médicos y remedios, internación, traslado de urgencia y pasaje en el caso de que un tercero tenga que ir a buscarte.
Vos elegís dónde querés atenderte, sin tener que pedir autorizaciones previas y podés cobrar tu reintegro en cualquier oficina ISIC del mundo. Si no tenés el efectivo encima, la oficina ISIC y el hospital arreglan entre sí. Para cualquier duda o emergencia, hay una línea de teléfono disponible las 24 horas y en tu idioma.
Por otro lado, ciertas medicinas prepagas tienen planes internacionales con el abono de un extra sobre tu cuota mensual.
Es absolutamente fundamental en un viaje a Oceanía que tu seguro te cubra posibles accidentes durante la práctica de deportes extremos, porque seguramente vas a dedicarte bastante a ellos.

Guías
Son indispensables para el viajero independiente. Al no ir con un guía de carne y hueso, te facilitan mucho las cosas, ahorrándote tiempo y plata y ofreciendo data para distintos presupuestos.
Las editoriales dedicadas al tema son varias: Lonely Planet (la más usada en Oceanía) y Let's Go en inglés. Los datos que traen (alojamientos, sitios de interés, precauciones, precios, restaurantes) son confiables ya que las escribe gente que estuvo en el lugar. Además no tienen compromiso con nadie porque se financian con la venta de ejemplares, no con publicidad: nadie paga para figurar en ellas. Es por eso que muchas veces incluyen también los contras de los lugares que publican.

Presupuesto
Oceanía es Primer Mundo, por lo tanto no es tan barato como Latinoamérica, Asia o Africa. Pero sí es más barato que muchos lugares de Argentina (la ciudad de Buenos Aires incluida) y que Estados Unidos. Por supuesto hay maneras de rebuscárselas para adecuar el viaje a las propias posibilidades. Todo depende de qué viajes quieras hacer, qué tan bien sepas moverte y cómo administres tu dinero.
Un presupuesto bajo demanda un promedio de U$D 20 por día para alojamiento en hostel y dos comidas.
Sobre las excursiones es imposible hacer un promedio, porque hay algunas que pueden costar U$D 500 y otras que se consiguen por 10. Una vez allá, verás cuáles te interesan y están a tu alcance.

Alojamiento
Desde hoteles carísimos hasta campings, en Australia y nueva Zelanda el alojamiento no es problema, siempre es bueno. Tenés que decidirlo de acuerdo al presupuesto que manejes y al tipo de viaje que tengas pensado.
Los albergues de la juventud en Oceanía son de excelente nivel y hay muchos. Es un mito eso de que son sucios, desorganizados y desagradables. La diferencia con los hoteles es que las habitaciones y los baños son compartidos, lo que abarata los costos, estableciendo una relación promedio hostel/hotel de U$D 10 a U$D 35.
Pero lo que relamente importa de un hostel no es el precio, sino el hecho de que te ofrecen la oportunidad única de compartir tus horas con gente de todas partes del mundo que comparten tu tipo de viaje, de una manera que es imposible en un hotel, al que llegás por la noche y te encerrás en tu cuarto. En ellos podés no sólo dormir, sino también cocinar, jugar a las cartas, conversar por horas, tener reuniones con chicos que muy probablemente terminen dejándote algunos de los mejores recuerdos de tu viaje.

peaje


En un albergue además conseguís información fresca sobre los lugares que vas a visitar, podés armarte un grupo que te parezca copado para seguir camino y si te quedaras encerrado todo el día, no tendrás ni una hora de aburrimiento.
Por supuesto que podés hacer tus reservas antes de salir, pero también podés llegar y alojarte en el momento (ahí dependés de que haya lugar).
En OZ Y NZ la red de hostels de Hostelling International es buenísima. Para tener más información llamá a la RAAJ al (01) 511-8712.
Existe también una infinidad de alojamientos llamados Backpackers, con la misma onda que los hostels, que pueden ser desde casas particulares hasta hoteles adaptados para jóvenes.
Los precios de los hostels varían entre los U$D 8 y 12 los Backpackers y los U$D 10 y 18 los HI. En Australia muchos tienen pileta de natación. Y varios de los Backpackers de la costa este te dan tablas de surf y mountain bikes sin cargo.
En Nueva Zelanda los campings son buenísimos. Si vas en verano y te cabe la onda carpa, ni lo dudes. En todos lados hay, y sus precios son muy accesibles (alrededor de U$D 5 la carpa).

bardo ocenia


Transporte
En transporte público, la mejor alternativa son los buses. OZ Expirience (en Australia) y Kiwi Experience (en Nueva Zelanda) son altísimamente recomendados si vas con ganas de conocer gente, porque vas a rodearte de 45 chicos y chicas de entre 18 y 35 años, con ganas de hacer las mismas cosas que vos y llegados desde todos los rincones del planeta. Desde acá comprás un ticket con una ruta predeterminada (hay más de veinte rutas en cada país). El pase dura seis meses y en ese lapso podés ir bajando donde quieras y quedarte el tiempo que te pinte. Pasan cinco micros por semana por cada punto del recorrido y vos te subís a cualqueira de esos. Sólo tenés que llamar el día anterior y pedirles que te pasen a buscar por donde estás (también te dejan en la puerta misma de tu hostel). Incluso estando arriba del bus, el guía te hace la reserva de hotel un par de horas antes de llegar. No dejes de tener a estas empresas en cuenta.
Los trenes no son aconsejables en Oceanía: hay muchos lugares en los que no paran y son lentos.
Si vas a visitar bastante de Australia en poco tiempo, los aviones son fundamentales, porque los puntos de interés pueden estar a miles de kilómetros entre sí. Un Melbourne/Sydney (ida) ronda los U$D 130; averigüá bien sobre cada tramo que quieras hacer, porque la gran distancia hace que las tarifas sean muy diferentes dependiendo del recorrido que cubran. Lo mejor es que te vayas de Argentina con todos tus pasajes asegurados, eso te va a ahorrar tiempo, preocupaciones y el tener que llevar efectivo encima. No es para nada conveniente que llegues allá sin boleto si tenés poco tiempo.
El coche es la alternativa que más libertad de movimiento te da. Sos el dueño absoluto de tu ruta, decidís cuándo y adónde querés ir. Podés alquilarlo o conseguirlo por leasing (compra de un 0 km. del que pagás el uso y luego "vendés", como en cualquier lugar del mundo. Tanto el alquiler como el leasing pueden reservarse desde Argentina. Podés sacar el coche en un lugar y devolverlo en otro, podés usarlo por todo el viaje o por un tiempo, en todo el continente o sólo para un recorrido.
Pero en Australia y Nueva Zelanda existe también una alternativa (regulada por ley) que consiste en comprarle el auto a alguien que después está obligado a comprártelo nuevamente.
Por una cuestión de costos, el automóvil sólo es conveniente si van tres o cuatro personas. Además, probablemente Australia es demasiado grande para recorrerla en coche; vas a pasarte un montón de tiempo manejando, y puede ser agotador. No olvides que la libertad siempre implica responsabilidad. Si manejás, tenés que estar sobrio y atento en todo momento, si no, olvídalo. Y, por otro lado, si bien Oceanía es seguro para conducir, la cosa se complica porque allá se maneja del lado derecho y vas por el carril de la izquierda. Al estar desacostumbrado a eso, aumentás los riesgos de choques y accidentes.
Un registro de conductor internacional es lo que te permitirá moverte en Oceanía.

Tours
Son la elección de aquellos que no quieren viajar solos y no consiguieron quien los acompañe, o para los chicos muy jóvenes, para las chicas que hacen su primer viaje, para los que tienen muchas dudas acerca de cómo moverse allá, para los que quieren relajarse sin tener que preocuparse por nada o para los que tienen poco tiempo y quieren recorrer determinados lugares sí o sí.
Hay toures especialmente pensados para jóvenes (Contiki es la compañía más importante de este tipo y sus participantes llegan desde todos los países del mundo), hay de los que no se preocupan por la edad. Y podés conseguir con guías en castellano o en inglés (de paso, aprovechás y practicás el idioma). Podés contratar algún tour que haga alguna zona que por equis motivo no puedas o no quieras hacer independientemente… En esto también las posibilidades son muchas: escuchá todas y elegí la que más te cierre.

Comida
Es posible comer barato en OZ y NZ, aunque, de más está decirlo, si querés gastar mucho vas a tener en donde hacerlo (siempre que estés en una ciudad). Seguramente, vas a estar bastante tiempo en lugares agrestes y playas, y ahí tu alimento va a ser básicamente comida "de campamento", económica por definición.
Para que te hagas una idea, el clásico Combo en un local internacional de fast food cuesta U$D 3,50. Si querés un promedio, calculá U$D 5.
Los hostels tienen cocina y muchas noches se recolecta una cantidad de dinero entre todos los que se prendan, y se hace una cena común (pizza, por ejemplo).
Ineludibles son las cervezas: hay muchas marcas y todas son de excelente calidad. Algunas: Fosters, XXXX, Ice, VB, Old.

@Bordanah

1 comentario - Oceanía esta en tus planes? Pasate.