Recorriendo los 6 km. de camino costero desde la Ciudad de Quequén, uno piensa si el camino nos llevará a algún lado o simplemente va a morir en el mar. Un camino de tosca, muchas veces cubierto de arena, bordeado por medanos de un lado y acantilados del otro.
Costa Bonita es un lugar único, especial para cargarse de energía y descansar.

Sus playas, lejos están de otros lugares donde el gentío se pega sombrilla con sombrilla sobre la arena. Pasear por la costa camino a Arenas Verdes, es un solitario encuentro con la naturaleza, kilómetros y kilómetros de arena y mar para relajar la cabeza.

Estas fotos las tomé yo, no son turísticas, pero creo que capturan algo del espíritu del lugar, espero les gusten.

Costa Bonita, tesoro escondido en la costa argentina.
Frente al espigón, los barcos que salen del puerto de Quequén.

Buenos Aires
Desde la ventana de mi departamento, frente al mar.

Necochea
El atardecer, mirando hacia Arenas Verdes.

Argentina
El sol cae sobre el puerto, puede verse el barco encallado al fondo.

playa
Increíbles atardeceres...

bonita
Barco que entra, barco que sale.

Costa
La hostería, tal vez lo más turistico que haya en el pueblo.

quequén
Médanos gigantes para escalar.

Costa Bonita, tesoro escondido en la costa argentina.
La entrada del balneario.

Buenos Aires
Increíble puesta de sol.

Necochea
Alejándonos, vista de Costa Bonita.

Argentina
Más y más médanos.

playa
El horizonte desde el suelo.

bonita
Baja el mar y se ven las piedras...

Costa
Caminando por sus callecitas.

quequén
Bajo este médano gigante está enterrada la antigua gruta de Lourdes.

Costa Bonita, tesoro escondido en la costa argentina.
Desde este médano se puede ver todo Necochea y Quequén