epelpad

Lagos suizos en Suiza

Lago Lemán

Lagos suizos en Suiza


La Gran Ruta de Suiza es un viaje por carretera para descubrir a lo largo de 1.600 km los grandes atractivos turísticos de Suiza. Es tal vez la mejor ruta en coche o moto de Europa, adaptada por completo para coches eléctricos. Se trata de un itinerario fuera de las autopistas en el que podrás descubrir, por ejemplo, pueblos, sitios patrimonio de la Unesco, grandes montañas y, por supuesto, los lagos, un verdadero espectáculo de la naturaleza. En Suiza hay muchos. Estos son algunos de los más interesantes que saldrán a nuestro encuentro.

Los celtas llamaron al lago de Ginebra «Lem an», Agua Grande, denominación que corresponde al nombre francés, Lac Léman, utilizado actualmente. Hace 130 años que los barcos estilo Belle Époque surcan esta vasta superficie acuática, ofreciendo recorridos entre Francia y Suiza, entre Ginebra y el extremo superior de la misma (Haut Lac).

El lago Lemán bate todos los récords: posee el clima más templado de la región y es la extensión lacustre interior más grande y con el mayor volumen de agua de toda Europa Central. Y es magno en todos los sentidos: sus 582 km2 acogen barcos de travesía, históricos vapores de rueda y pequeños transbordadores. Las navegaciones registran también algunas plusmarcas. La naviera Compagnie Générale de Navigation sur le Lac Léman (CGN) opera ocho vapores de ruedas que constituyen, a su vez, la mayor flota europea de su tipo. Los buques de travesía conectan los numerosos pueblos entre sí, mientras que los pequeños transbordadores, conocidos como Mouettes, trasladan a los pasajeros con prontitud de una orilla a otra de Ginebra.

Se pueden reservar viajes culinarios o recorridos a las atracciones turísticas como el Jet d’eau, un enorme chorro de agua de hasta 140 m de altura, iluminado por las tardes, que constituye el símbolo de la ciudad. Quien decida visitar el castillo de Chillon y el paseo de Montreux, disfrutará a buen seguro de un «crucero» por el Haut Lac entre Vevey, Montreux, Chillon, Villeneuve y Le Bouveret.

turismo


Lago de Neuchâtel o de Neuenburg


rios


Bordeando con sus 38 kilómetros de largo y 8 de anchura las colinas meridionales del Jura, el Neuenburgersee constituye el lago más extenso de los situados enteramente en Suiza. En su orilla noroeste, edificada con piedra arenisca amarilla, se levanta Neuenburg, la mayor ciudad de la región, cuyo casco medieval, repleto de cafés y restaurantes, numerosos teatros, museos y posibilidades de compras, desprende un indecible encanto francés. En otoño sus calles acogen imponentes desfiles de flores, como celebración de una de las fiestas vinícolas más grandes y tradicionales de Suiza.

Neuenburg es un punto de partida ideal para las diversas travesías del lago Neuchâtel, máxime durante el estío. Los pueblos ribereños son enlazados entonces por barcos de línea, dotados con restaurante a bordo, que combinan la excursión náutica con paseos en bicicleta más o menos largos por sus orillas. De hecho, la célebre Mittelland, la ruta de ciclismo nacional Nº 5, rodea su costado sureste. En cuanto a los deportes acuáticos, vela, surf y remo, suelen practicarse en su flanco noroeste.

El viaje de Neuenburg a Yverdon-les-Bains, sede tradicional de baños y wellness, en el extremo occidental del lago, dura unas 2,5 horas. En sus aledaños, de mayo a octubre, el centro de reserva natural Champ-Pittet exhibe en plenitud la riqueza natural de sus cañaverales. Señalar, finalmente, que por la entera margen sureste del Neuchâtel se extiende, durante 40 kilómetros, La Grande Cariçaie, la zona pantanosa más amplia de Suiza y un singular paraíso para aves.

lagos


Lago Maggiore


suiza


Se extiende desde la Suiza italiana hasta el Piamonte y la Lombardía. En su orilla septentrional se localizan conocidos destinos turísticos del cantón del Tesino, comenzando por Locarno, la ciudad climáticamente más favorecida del país helvético, con casi 2.300 horas de sol al año y una temperatura anual promedio de 15,5 °C. Tal circunstancia le ha permitido desarrollar una encantadora vida de estilo mediterráneo, pletórica de eventos culturales, entre éstos su célebre festival de cine. Accesible en teleférico, la plataforma-mirador de Cardada/Cimetta, la montaña doméstica de Locarno, brinda una impagable vista panorámica del lago Maggiore.

Lindante con Locarno, la pequeña y a la vez elegante Ascona, ubicada en una preciosa bahía, cuenta con numerosas boutiques y galerías de arte. Y Brissago, limítrofe con Italia, con sus estrechos e históricos callejones, ocupa el punto más bajo de Suiza: tan sólo 197 m. sobre el nivel del mar. En las islas homónimas, un jardín botánico con 1.700 variedades de plantas subtropicales atrae a numerosos visitantes. Los barcos de excursión enlazan Locarno, Ascona, Brissago y otras villas ribereñas, navegando asimismo más allá de la frontera nacional, en la parte italiana del lago.

Yendo hacia el interior nos encontramos un salvaje mundo alpino henchido de románticos panoramas. Mediante el exprés lago Maggiore, una sugerente combinación de tren y barco, se puede explorar fácilmente esta región. El ferrocarril de vía estrecha nos lleva desde Locarno, a través del Centovalli –la zona de los cien valles-, a Domodossola, en Italia. Después de un agradable trayecto con almuerzo, el viaje sigue hasta Stresa, nuevamente en el lago Maggiore. Desde ahí se puede retornar en barco, haciendo varias escalas, a Locarno.

playas


Lago de Lugano


mares


Invade el rincón más meridional del cantón del Tesino, la región de vacaciones al sur de la cordillera alpina. Muy ramificado, extiende sus brazos hasta el territorio italiano. Y gracias a su clima templado mediterráneo, que posibilita el cultivo de cítricos en sus alrededores, los turistas pueden tomar baños de sol debajo de palmeras.

El lago de Lugano está rodeado de montañas, la más alta de las cuales es el Monte Generoso (1.700 m.). Un ferrocarril de cremallera enlaza la aldea ribereña de Capolago con su cima. Dos teleféricos aéreos llevan a los visitantes a otras dos cumbres locales: el Monte San Salvatore –del que parte una hermosa senda en altura a la pequeña localidad de Carona y luego a Morcote- y el Monte Brè. Un tercer teleférico alcanza la soleada terraza de Serpiano, desde la cual se aborda cómodamente el Monte San Giorgio, patrimonio mundial de la Unesco, tapizado por un bosque tupido entreverado de plantas raras, que constituye uno de los principales yacimientos de fósiles de un antiguo mar subtropical.

En los aledaños del lago proliferan los parques. En primavera, quienes los recorren prestan particular atención a las magnolias y camelias florecidas. El Parco Scherrer, en Morcote, combina la escultura y la arquitectura de distintos países y épocas con cedros, pinos mexicanos, alcanforeros, eucaliptos, azaleas, palmeras, bambúes, etc. La historia y la cultura del país helvético también tienen cabida en esta región lacustre. En el museo aduanero (Schweizerisches Zollmuseum) de Gandria se muestra el quehacer de los contrabandistas por estos pagos, antaño muy pobres. El parque Swiss Miniatur exhibe los monumentos más importantes de Suiza a una escala de 1:25. Y a los aficionados a la literatura les valdrá la pena visitar el museo de Hermann Hesse en Montagnola, donde el famoso escritor pasó la mitad de su vida.

suizo


Lago de Lucerna o de los Cuatro Cantones


Lagos suizos en Suiza


Cercado de montañas aptas para el excursionismo, es el lago más diverso de Suiza. Remeda un paisaje de fiordos, si bien su clima es muy templado. El nombre de Los Cuatro Cantones procede de los tres originales del país –Uri, Schwyz, Unterwalden- y del de Lucerna, todos asomados a sus orillas. El juramento Rütlischwur, prestado en 1291 junto a sus aguas, estableció la base de la Confederación Helvética. En el pasado fue un primordial eje del tráfico, siendo incluso hasta 1863 el único enlace comercial al puerto de San Gotardo (2.109 m.), en los Alpes Lepontinos.

Un viaje por el lago de Lucerna en uno de sus cinco históricos vapores de ruedas en un día soleado de verano es una experiencia sin duda recomendable. Como también lo es respirar el aire místico de sus nieblas de otoño o atravesar las olas altas del Urnersee cuando sopla el Foehn, el viento fuerte cálido del Sur. Y la travesía en cualquiera de sus 15 elegantes barcos-salón de motor garantiza un relajamiento memorable contemplando por las ventanas el paisaje romántico tras las orillas.

Lucerna, ciudad de plazas e iglesias, de atracciones y compras, con sus tiendas de relojes y recuerdos, su localización junto al lago y su cercanía a las montañas emblemáticas de la zona, Rigi, Pilatus, Bürgenstock y Klewenalp, accesibles en teleférico, es un destino turístico de primer orden. Cuenta con numerosos caminos ribereños aptos para paseantes, ciclistas y patinadores, además de abundantes lugares para el baño. El Weg der Schweiz (Camino de Suiza) es un sendero temático sobre la historia del país. El Gotthard Panorama Express sigue aún hoy esta ruta del lago: el recorrido comienza en Lucerna con un viaje en barco hasta Flüelen, siguiendo luego en un coche panorámico de primera categoría por el famoso trayecto del Gotardo hasta el Tesino.

turismo

Thunersee

rios


En el borde septentrional de Los Alpes, cabalgando entre Thun e Interlaken, dos ciudades representativas del Oberland bernés, el Thunersee es altamente popular entre los aficionados a la vela por sus vientos ligeros y constantes. Sus numerosas playas, parte distintiva del colosal escenario alpino que componen los Tres Grandes –el Eiger (Ogro), el Mönch (Monje) y la Jungfrau (Doncella)-, invitan a un baño ciertamente peculiar.

Unos confortables barcos-salón a motor y, como contrapunto curioso, el Blümlisalp, un lujoso vapor de ruedas restaurado, llevan a los viajeros durante todo el año de Thun a Interlaken. Aparte de sus llamativas ofertas gastronómicas y del camarote de juegos para los peques, las travesías náuticas se prestan substancialmente para conocer la diversidad de la región del Thunersee. Desde el muelle de Beatushöhlen-Sundlauenen parte, por ejemplo, un interesante camino para excursionistas al encuentro de cataratas y cuevas cársticas con estalactitas.

En el lado opuesto del lago se halla la pintoresca y pequeña urbe de Spiez, con su castillo y su iglesia románica. Otros castillos con museos atractivos se hallan en Thun y también en aquella parte de la orilla calificada por su clima templado como Riviera del Oberland bernés: en Oberhofen y cerca de Hilterfingen (Schloss Hünegg). Cumbres populares en la zona, aptas para senderistas, son las del Niesen, con su forma de pirámide, el Stockhorn y el Niederhorn. Allí les esperan a todos singulares vistas a la espejada superficie del lago Thun y a los picos de los Alpes.

lagos

Lago de Zúrich

suiza


El Zürichsee linda en su orilla meridional con las colinas de Albis y Zimmerberg y en la septentrional con la cordillera Pfannenstielkette, que enlaza los cantones de Zúrich, San Gall y Schwyz. En su extremo occidental se asienta Zurich, la ciudad más grande de Suiza.

Olas suaves, sosiego y una comida exquisita: la región del lago de Zúrich puede explorarse mejor en una vuelta en barco. Antaño, esta extensión lacustre era sobre todo vía de tránsito y de transportes. Hoy conforma un popular destino excursionista, siendo sus orillas zonas residenciales muy solicitadas. Los navíos de línea enlazan la mayoría de los pueblos ribereños. Dos históricos vapores de rueda, el Gipfeli-Schiff (viajes tempranos) y el Sonnenuntergangs-Schiff (buque de puesta del sol) ofrecen travesías especiales. Las navegaciones con música o los circuitos en días festivos están incluidos en el programa de la compañía naviera Zürichsee Schifffahrtsgesellschaft.

En la orilla septentrional inferior del lago, desde Zollikon hasta Feldmeilen, se alarga la Goldküste, la Costa de Oro, famosa por su baja tasa impositiva y los elevados precios inmobiliarios, colmada de residencias y villas lujosas de la clase social más acomodada. Rapperswil, la ciudad de las rosas, se levanta en su extremo oriental. En sus jardines públicos florecen más de 15.000 rosales de más de 600 variedades. Aunque el favorito absoluto del público infantil es, sin duda, el zoológico Knies Kinderzoo. Otros destinos notorios en el Zürichsee son el Alpamare, el parque acuático cubierto más grande de Europa, en Pfäffikon; la acreditada fábrica de chocolate Lindt & Sprüngli, en Kilchberg; y, por descontado, la propia Zúrich con sus cuantiosos monumentos, la calle de compras «Bahnhofsstrasse» y una nutrida oferta cultural.

playas


Lago de Constanza


mares


El Lago de Constanza o Bodensee, en el llamado «rincón de los tres países» (Suiza, Alemania y Austria), es, con un largo de 64 kilómetros y una anchura máxima de 12, el tercero de Europa. Por sus aguas navegan durante todo el año los barcos de línea de varias compañías de los tres estados ribereños, pudiendo los viajeros elegir entre una oferta muy atractiva.

La Weisse Flotte (Flota Blanca) enlaza las ciudades costaneras y muchos otros sitios de interés. Uno de los viajes lacustres y fluviales más hermosos de Europa parte de Kreuzlingen, pasa por el Untersee hacia Stein y continúa por el Rin hasta Schaffhausen. En el lado suroccidental suizo del lago se hallan, entre otros, los pueblos de Romanshorn, Arbon y Rorschach, con sus seductores cascos históricos. Romanshorn, en concreto, posee el puerto deportivo más grande del Constanza, que tiene aquí una belleza y un tamaño máximos. En la margen opuesta, los barcos parten desde Rorschach por el cauce romántico del Viejo Rin hasta la comuna suiza de Rheineck.

Los deportes acuáticos, las pistas de monopatinaje, los circuitos para ciclismo y las sendas que atraviesan las suaves colinas aledañas constituyen una tentación irresistible para turistas activos. El camino Bodensee-Radweg, que permite dar la vuelta al Constanza, goza de enorme reputación. Barcos, autobuses y trenes pueden aprovecharse con la tarjeta diaria Euregio Bodensee o bien con la Bodensee-Erlebniskarte, para varios días; ambas ofrecen a la vez entrada libre a 195 atracciones. Destinos multitudinarios de las travesías náuticas son la isla de Mainau, con sus parques y jardines, y la península de Reichenau, cuyo monasterio figura en la lista del patrimonio mundial de la Unesco.

suizo

Murtensee

Lagos suizos en Suiza


Enclavado entre la pequeña ciudad medieval de Murten y la llamada Riviera Fribourgeoise, que despliega sus viñedos en el Mont Vully, el Murtensee es el menor de los tres lagos al borde del Jura, siendo los otros dos el Neuenburg y el Biel. La excursión combinada por los tres supone cuatro horas de navegación, pasando del primero al segundo por el canal de Broye y luego por el Zihlkanal al Bielersee hasta la villa de Biel, en el cantón de Berna. Gracias a dichos canales, los aficionados a las actividades náuticas pueden aumentar su radio de acción. Casi en cualquier zona de las riberas lacustres se localizan playas y sitios de acampada. Incluso la pequeña ciudad romana de Avenches, a 3 kilómetros de las mismas, cuenta con playa y camping propios.

Murten, sobre una colina en la orilla sureste, debe su fundación en 1170 a la rancia e influyente familia alemana Zähringer. Los pintorescos callejones del casco viejo, con sus arcadas medievales, sumergen al visitante en una atmósfera tan arcaica como seductora. Un camino para senderistas atraviesa el cañaveral hasta la margen opuesta y gana las colinas del Mont Vully, expuestas al sur, donde se cultivan uvas para vinos blancos que maridan perfectamente con los menús a base de lucios, percas y siluros del lago. Tales colinas, entre el Murtensee y el Neuenburgersee son, además, una frecuentada zona de excursiones con espectaculares panorámicas de las extensiones acuáticas, el Jura y los Alpes.

Cada año, en abril, unas 30.000 personas entre peatones, patinadores y ciclistas, colapsan la carretera alrededor del lago, exenta de coches, en la tradicional SlowUp Murtensee, que consiste en circunvalar sus aguas.

turismo

Hallwilersee

rios


Igual que el Baldegg, que ocupa una posición algo más meridional, el lago Hallwil se halla en Seetal, un valle norte-sur alargado desde la región de Lucerna hasta Lenzburg, destino de castillos, pueblos y paisajes imbuidos de romanticismo a orillas de ambos lagos. Se puede acudir cómodamente a los mismos mediante el Seetalbahn, un moderno tren interurbano entre Lucerna y Lenzburg. Una red de senderos para caminantes y ciclistas, amplia y en buenas condiciones, conduce por el valle y comunica con los dominios lacustres y sus numerosas fortalezas.

En las márgenes del Hallwilersee, inmerso en un paisaje primario, no se permite edificar. Incluso su ribereño sendero de circunvalación, de 20 km. de longitud, evita éstas durante algunos kilómetros, dado que el lugar ha sido declarado zona natural. Un lugar especialmente bello para iniciar el rodeo es el castillo medieval de Hallwyl, uno de los más importantes de Suiza, al norte del lago, accesible sólo por un puente levadizo que salva el foso llenado por las aguas del arroyo Aabach. En el trayecto hay playas aptas para el baño y sitios para practicar deportes acuáticos.

La flotilla de la compañía naviera, fundada hace más de 100 años, incluye cinco pequeños y elegantes barcos-salón de motor. Los diferentes embarcaderos hacen posible combinar la vuelta a pie con el transporte en barco. En los pueblos costaneros existen restaurantes con especialidades a base de pescado. En Schongau, cerca del lago Hallwil, se halla el parque de atracciones Schongiland, que ofrece toboganes y un castillo neumático para diversión de los más pequeños. Y el fuerte de Schloss Heidegg, encima del Baldeggersee, también merece una visita.

lagos

Lagos de la Alta Engadina

suiza


La belleza de esta meseta lacustre ubicada a 1.800 m de altura ha inspirado ya a muchos poetas y filósofos. Ubicada entre Maloja y St. Moritz es presentada, a veces, de una forma que roza estéticas kitsch. No obstante, aparte de sus cuatro grandes lagos –St. Moritz, Silvaplana, Champfèrer y Sils- hay otros muchos de naturaleza alpina repartidos por los bosques, todos ellos delirantes de romanticismo. Allí donde en verano se reúnen los amantes de los deportes acuáticos y quienes buscan un poco de descanso y recreo, se juntan en invierno los aficionados al esquí alpino y a caminar cuando las superficies acuáticas están cubiertas por una gruesa capa de hielo. Debido a que el viento Maloja sopla constantemente, las condiciones de la zona para surfear y navegar a vela resultan ideales.

El lago de St. Moritz (Lej da San Murezzan, en retorromano) se encuentra, como su nombre indica, en las inmediaciones de la exclusiva St. Moritz, cuna de las vacaciones invernales alpinas (1864) y sede de dos ediciones de los Juegos Olímpicos de Invierno. Tanto en sus aguas como en sus alrededores se desarrollan actividades muy variadas, como la St. Moritz Matchrace, en la que participan los mejores veleristas del mundo, o la White Turf, una carrera de caballos sobre su superficie congelada.

El Lej da Silvaplana (en retorromano) es atravesado por el río Inn, que aquí todavía se denomina Sela. La presencia constante del Maloja en este lugar es un verdadero deleite para todos aficionados al windsurf y al kitesurf. El viento alcanza velocidades de hasta 80 km/h y los practicantes de este último pueden disfrutar de saltos de hasta 20 segundos.

playas

Lago de Sempach

mares


Se halla en el cantón de Lucerna, en el centro de Suiza y está rodeado de un paisaje maravilloso. En sus riberas se levanta la pequeña ciudad de Sempach, que le da nombre. El 9 de julio de 1386 se libró en sus proximidades la batalla homónima entre el duque Leopoldo III de Habsburgo y la Antigua Confederación Suiza, que se saldó con el triunfo de esta última. Una naturaleza intacta, atracciones culturales e históricas, una oferta de alto nivel de exquisiteces, así como todo un abanico de posibilidades deportivas convierten a la región del Sempachersee en un destino de recreo, excursiones y relajación ideal para familias, personas de avanzada edad y grupos.

suizo

Lago de La Gruyère

Lagos suizos en Suiza


De él se afirma que es el pantano paisajísticamente más bello de Suiza. Lo sea o no, constituye, con sus 13,5 km, el embalse más largo del país. Construido sobre el río Saane, entre Friburgo y Bulle, su presa fue inaugurada en 1947. Senderos temáticos, legendarios y de ensueño invitan a pasear por su armonioso entorno. Aquí medra la vaca friburguesa, con cuya leche se obtiene el célebre queso de Gruyère. Y en el municipio de Broc, al sur del embalse, el pionero Alexandre Cailler abrió, en 1898, la primera fábrica de chocolate del país; visitas guiadas nos descubren los dulces secretos de su elaboración. Cabe añadir que en la islita de Orgoz, cerca de su extremo norte, hay una pequeña capilla a la que los invitados a las bodas tienen que llegar en barca. Pero, con o sin ceremonias nupciales a la vista, el paseo acuático en bote de remos o en velero bien merece la pena.

turismo

Lago de Joux y lago de Brenet

rios


El valle de Joux se encuentra en el noroeste del cantón de Waadt. Su agreste belleza natural seduce pródigamente a los visitantes. Desde la cima de la Vaulion de Dent (1483 m) se puede disfrutar de una vista espléndida del mismo, extendido unos 30 kilómetros. A los pies, el lago de Joux; un poco al oeste, el lago Brenet. El primero es alimentado principalmente por el río Orbe, que viene del suroeste de Francia, y por el Lionne, tras cruzar el pueblo de L’Abbaye. Parte de su caudal lo vierte en el Brenet, su vecino más pequeño, pero ni uno ni otro lago poseen desagüe terrestre alguno: sus aguas se filtran, fluyen subterráneamente, con mayor evidencia en las cuevas de Vallorbe, y retornan a la superficie algunos kilómetros después cerca del pueblo homónimo. La compañía naviera del lago de Joux es una de las más pequeñas de Suiza. Un barco con motor transita en verano, partiendo de Le Pont, en su extremo noroeste, y regresando por la tarde.

lagos

Lago de Schiffennen

suiza


Angosto y de laderas escarpadas similares a las de un fiordo, el Schiffenensee incorpora una imagen de la naturaleza de tarjeta postal en las cercanías de Düdingen, en el cantón de Friburgo. Sus aguas albergan varios tipos de peces como percas, percas de río, lucios y luciopercas. Cerca de la presa, un sitio de camping con una pequeña playa apta para el baño, además de plazas de juego y ofertas varias para practicar deportes acuáticos convierten al lago en el destino de excursión idóneo para grandes y pequeños en los cálidos días de verano.


0 comentarios - Lagos suizos en Suiza