Mapa con el plano de calles de la ciudad de Rosario

Historia de la ciudad de Rosario


Pueden acceder a los mapas y la historia completa el siguiente link:

MAPA DE ROSARIO
http://mapaderosario.dprofesional.com.ar/mapadecallesrosario.html

Les paso a transcribir de la misma fuente la historia de la ciudad de Rosario:

HISTORIA DE ROSARIO
Rosario es la tercera ciudad más poblada de la Argentina y la más grande de la provincia de Santa Fe. Rosario se encuentra frente al río Paraná, a unos 300 kilómetros río arriba de la capital argentina, Buenos Aires. Es un puerto importante y un polo industrial, comercial y cultural.

Rosario nació a principios del siglo XVII. Por ese entonces era conocido como el Pago de los Arroyos, en referencia a los varios pequeños ríos que atraviesan la región sur de Santa Fe, como el Arroyo Ludueña, el Arroyo Saladillo y otros que vierten sus aguas en el río Paraná. La ciudad no tiene una clara fecha de fundación o reconocimiento oficial del mismo. En 1689, el capitán Luis Romero de Pineda recibió parte de las tierras del Pago de los Arroyos por real decreto, como pago a sus servicios a la Corona Española. Antes de ello, el área fue habitada por tribus Clachaquíes en “reducciones”, una especie de misiones fundadas por los franciscanos. Estas misiones fueron finalmente atacadas y destruídas por tribus hostiles del Chaco.

Romero de Pineda estableció el primer asentamiento permanente, una estancia para la explotación de las tierras agrícolas, no como una ciudad. En 1719 los jesuitas compraron otra parte y establecieron la Estancia San Miguel. La zona siguió siendo tan poco poblada que no tenía ninguna autoridad central.

En 1724 otro asentamiento colonial fue iniciado por Santiago de Montenegro, quien estableció una fábrica, señaló los planes del futuro para la ciudad, construyeron una capilla y fue nombrado un alcalde en 1751. El área de control de este gobierno local se extendió hacia el norte del actual Rosario y recién en 1784 fue dividido en dos jurisdicciones más pequeñas.

El 27 de Febrero de 1812, el General Manuel Belgrano hizó por primera vez la recién creada Bandera Argentina a orillas del Paraná. Debido a esto, Rosario es conocida como la “Cuna de la Bandera Argentina”.

La provincia de Santa Fe sufrió mucho la guerra civil argentina y el crecimiento demográfico fue relativamente lento. Durante este período, Rosario era un pequeño poblado y una parada en el camino desde Santa Fe a la Ciudad de Buenos Aires. En 1823 fue elevada a la categoría de “pueblo”. Charles Darwin viajó a través de la zona en 1832 y describe a Rosario como “una gran ciudad”, con cerca de 2000 residentes. En 1841 se cierra su puerto para el comercio exterior por un decreto del caudillo y gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, quien prohibió la navegación del Paraná y del Paraguay por buques argentinos.

El 25 de Diciembre de 1851, un pequeño grupo de locales y la guardia militar de la ciudad declaró su apoyo a Justo José de Urquiza. Como recompensa por su participación en la Batalla de Caseros, triunfante Urquiza, escribió al gobernador de Santa Fe el 9 de Junio de 1852 pidiendo que a Rosario se le conceda el estatuto de ciudad. El gobernador Domingo Crespo justificó la solicitud en el órgano legislativo provincial, que marca la posición geográfica estratégica de la ciudad para el comercio nacional e internacional y, el 5 de Agosto, Rosario fue declarada oficialmente una ciudad.

Urquiza abrió el río para el libre comercio internacional. La economía de la ciudad y la población se expandió a un ritmo acelerado. En 1880, Rosario se ha convertido en la primera salida de exportación de la Argentina. En 1887 había alrededor de 50.000 habitantes, de los cuales el 40% eran inmigrantes que trajeron nuevas ideas procedentes de Europa y comenzaron a convertir a Rosario en una ciudad políticamente progresista (en contraste con la más conservadora y aristocrática Santa Fe).

Durante parte de la segunda mitad del siglo XIX hubo un movimiento que promovía la moción de convertir a la ciudad de Rosario en la capital de la República. Ovidio Lagos, fundador del más antiguo diario argentino, “La Capital”, fue uno de los más firmes defensores de esta idea (una de las principales avenidas de Rosario ahora lleva su nombre). Rosario fue declarada Capital Federal en tres ocasiones, pero cada vez la ley recibió un veto del Poder Ejecutivo (una vez por Bartolomé Mitre y dos veces por Domingo Faustino Sarmiento).

En los últimos 15 años del siglo XIX, la ciudad duplicó su población. El crecimiento demográfico tuvo su correlato en malas condiciones de vida, epidemias de enfermedades contagiosas como la tuberculosis, y una mayor oferta de mano de obra explotada. En 1901, un trabajador en huelga fue asesinado por la policía por primera vez en Rosario. La ciudad entonces se convirtió en un importante puesto de avanzada para los movimientos anarquistas. La Unión Cívica Radical produjo un levantamiento en 1903, y el partido ganó en las primeras elecciones bajo la nueva ley de voto secreto y obligatorio.

La población se duplicó en unos diez años, en 1926 ya había 407.000 habitantes, el 47% de ellos eran extranjeros venidos de Europa a raíz de la Primera Guerra Mundial. La mayoría de ellos eran italianos (de la región noroccidental de Liguria).

En 1943, el estudioso Juan Álvarez escribió “Historia de Rosario”, donde se defiende la idea de Rosario como una ciudad “auto-construída”, nacida después de la moda del capitalismo moderno y desarrollada por el trabajo de su propio pueblo, en contraste con otras ciudades (como Santa Fe), de tradicional, colonial y aristocrático pasado.

En 1946 Rosario apoyó masivamente el ascenso al poder de Juan Domingo Perón con el 58% de los votos en las elecciones presidenciales. Así pues, Rosario recibió el podo de “Capital del Peronismo”. Recibió los beneficios de la nacionalización y subvención de muchas industrial y la más favorable legislación laboral aprobada por el gobierno.

Después de la caída de Perón en 1955, Rosario experimentó las dificultades del régimen dictatorial. En Mayo y Septiembre de 1969 los trabajadores y estudiantes tomaron las calles masivamente para protestar contra la dictadura del presidente Juan Carlos Onganía. Esto más tarde fue conocido como el Rosariazo, y fue provocado en parte por el asesinato de un estudiante por la policía, la represión de los sindicatos y al malestar general en todo el país. Durante el episodio de Septiembre, la policía se vio desbordada por al menos 100.000 manifestantes que tomaron los barrios periféricos. El ejército recibió la orden de intervenir y la oposición fue violentamente asfixiada hasta recuperar el control de la ciudad.

Durante el Proceso de Reorganización Nacional (iniciado en 1976), cientos de ciudadanos fueron asesinados o “desaparecidos” por el gobierno de facto. Rosario acogió algunos partidos de la Copa Mundial de Fútbol de 1978, que fue utilizada por la Junta Militar como una distracción para la población para encubrir la represión ilegal y los abusos a los derechos humanos.

En1983 Argentina volvió a la democracia. Cerca de 400.000 rosarinos asistieron al final de campaña de la Unión Cívica Radical que ganó a nivel local con la elección del intendente Horacio Usandizaga y nacional con el presidente Raúl Alfonsín.