6000 Kilómetros Al Sur, Paisajes Argentinos

Estaba todo listo, comida para 30 días, carpa, bolsa de dormir, tarjetas de memoria para mas de 3000 fotos, hasta GPS y mapas ruteros.
El primer destino no estaba muy claro todavía, era si Córdoba seguro, pero donde ? Podría ser tanto Capilla del Monte, como el PN Quebrada del Condorcito.
Salí bastante temprano de Capital, pensando que llegaría máximo a las 18hs a mi primer parada, pero no fue así. No solo no sabia donde ir, sino que por alguna razón, eran las 19hs y seguía manejando.
Como la noche se acercaba, decidí quedarme en donde estaba, Villa Carlos Paz. Acto seguido busco en mi GPS “campings”. El mas cercano distaba 6 Km. de mi ubicación, y para allí partí. El detalle es que el GPS no me indico el estado del camino. Al principio, solamente un ripio normal, y eso es ya bastante para mi Gol, pero al ir subiendo el ripio normal se convirtió en grandes piedras sobre una huella, que para mi, era para vehículos 4x4. Lento, pero constante, seguí hasta el camping. A todo esto, el sol ya se había ido y la noche era inminente.
Luego de una hora de marcha en 1º, llego al camping, 20hs.
Sorpresa: “Camping Cerrado”. Plan B: no hay.
Llamo a mi mujer en Capital “ estoy con el auto en el medio de la montaña, es de noche y el camping esta cerrado, además el GPS me marca el próximo camping a 8km”
“anda a un hotel”, muy buena idea, pensando en que tengo más de 12 Ho de manejar encima, era la solución a este, mi primer problema. Orden al GPS “hoteles”, el detalle es que estoy en Villa Carlos Paz, ¡¡¡ hay más de 200 hoteles !!! Uno al lado del otro.
Paso por uno, $ 230 la noche, paso por otro, $ 190 la noche. No era mi idea gastar tanto, así que decido alejarme del centro de la cuidad, pensando en encontrar algún hotelito mas barato. Sigo por la principal de la ciudad, y se convierte en ruta. Vueltas, giros, mas giros, mas vueltas, hasta que por fin llego a una estación de servicio en la localidad de La Calera. Me indican que el único hotel del pueblo estaba bastante cerca, hacia allí voy.
90 pesos con desayuno incluido, a las 22hs parecía más que una buena opción. Muy lindo hotel, con jardín y pileta. Como unas latas de conservas y a descansar.
Entre sueños decido mi próximo destino, Capilla del Monte.
Llego luego de 3 horas de manejo, Camping Municipal. Lindo lugar al pie del cerro Uritorco. Armo la carpa y recorro la ciudad. A la vuelta, voy hasta la base de ascensión del Uritorco, donde se encuentra un arroyo, lindo lugar, algunas fotos y de vuelta al camping.
Amaneció un poco nublado, pero después del mediodía, el cielo estaba completamente encapotado de nubes. Tuve tiempo de calentar agua para el mate, y me metí dentro de la carpa antes que el cielo literalmente se cayera.
Llovió desde las 15hs hasta las 21hs. A la noche fideos con salsa y sin lluvia, por suerte.
Amaneció despejado pero con algunas nubes en el horizonte.
Quebrada del Condorcito, dije, hacia ahí voy. Me llevo otras 3 horas de viaje, y llegue al mediodía, gracias a que un par de kilómetros antes, pare en un puesto de venta de artesanías pedí instrucciones para llegar al PN, ya que en ningún momento en la ruta esta señalizado el parque.
El guardaparques muy amable me informa sobre los senderos habilitados, las áreas de acampe y los miradores de cóndores. De 2 a 3 horas para llegar al área de acampe, cercana al mirador de cóndores, y 1 hora mas para el refugio. Armo la mochila, que por arte de magia en 10 minutos pesaba mas de 30kg.
Comienzo a caminar y a las 3 horas de ir en pendiente arriba en la montaña, empieza a diluviar. Por suerte estaba cerca del área de acampe y me quede ahí. Era tal el cansancio que tenía por las 3 Ho de caminata con más de 30 Kg. en la espalda, que la lluvia fue como una señal de que me tenía que quedar allí. Otra cosa no hubiese podido hacer, ya que recién a las 19hs dejo de llover. El atardecer en la montaña fue la primera imagen colosal de este viaje. Estaba solo, sentado en una piedra, abajo mío, el precipicio y del otro lado del valle, el sol bajando entre las montañas. Una imagen hermosa. Y llego la noche. Cena dentro de la carpa, el frío ya era más que intenso y me dispongo a dormir. Antes de caer en sueño, había solamente una cosa que merodeaba mi cabeza “es territorio de pumas, y si llegas a encontrarte con uno, grita y desplegá tus brazos, aparentando ser mas grande”, “es territorio de pumas”, “es territorio de pumas”. Una ola de miedo me invadió por completo. Estaba solo, con frió, de noche y en medio de la montaña, Pero al final pude conciliar el sueño.
A la mitad de la noche, me desperté con sonidos extraños fuera de la carpa, eran como pisadas sigilosas de algún animal. Pumas !!! Pensé. Ni me atreví a salir de la carpa a ver, solamente atine a taparme bien y no hacer ningún ruido. Todavía desconozco que fue lo que había fuera de mi carpa. Un puma, tal vez, no se.
A la mañana siguiente, bajo hasta el mirador de cóndores, frustración total. Ni uno solo. Mejor dicho, había unos cuantos dando vueltas a 2 kilómetros del mirador. Mala suerte.
Lo había pasado tan mal la noche anterior, que decidí irme, para volver alguna otra vez, con mas tiempo para quedarme, y acompañado.
Dos horas de caminata cuesta abajo, con mi mochila, que ahora pesaba menos, 28kg. Hasta luego pumas y cóndores.
Era pasado el mediodía y sigo camino por la ruta de las altas cumbres, este trayecto es algo fabuloso.
Llego a Mina Clavero con la consigna de consultar en “Turismo” los campings abiertos. “El único es el municipal de Cura Brochero que queda a un Km.”. Esta muy bien, era pasado el mediodía, llego al camping armo la carpa y me voy al río a descansar y hacer algunas fotos.
Cena y a dormir.
Al día siguiente “Mendoza”, para ahí vamos. Cargo nafta en Mina Clavero, `Llenalo de Premuin por favor”. Premiun solamente el precio, la nafta era nafta común. Desde ahí hasta Mendoza, tuve que ir por la ruta a 70 Km., procurando de que el motor no pistonee y sin aire acondicionado en el auto con 38º. Tarde 12 horas en llegar a Mendoza, parando cada tanto para mover un poco el distribuidor, y con las nociones muy básicas de mecánica que tengo, tratar de poner lo mas a punto posible el motor para esa nafta que me vendieron.
Llego a Mendoza Capital cerca de las 20hs, el GPS marcaba el camping más cercano, Camping Suizo. Llego, me registro y armo la carpa. El lugar es realmente muy lindo, muy bien puesto, con pileta (importantísimo con 38º), los dueños muy atentos y muy cerca de la cuidad.
Lo que mas quería es que se me consuma la nafta mala que me pusieron, para poder cargar nuevamente, pero esta vez, SUPER, y seguir viaje. El domingo salgo a la ruta que va para Uspallata y seguido Puente del Inca, base para los escaladores que suben al Aconcagua, buscando esos ríos correntosos de montaña que bordean la ruta, pero es tal la sequía que hay en esta zona, que los ríos que en su tiempo vi con un caudal de agua impresionante, hoy son solo líneas de agua, igualmente el auto no subía, no había fuerza con esta nafta de porquería, sumado a la escasez de ríos con agua, decido ir solo hasta Potrerillos, un lugar fantástico, a 1 hora de Mendoza Capital, hago algunas fotos y vuelvo a la cuidad a carga súper. Una vez cargado, regulo nuevamente el motor, y ahora si anda el auto.
Lunes y me voy de Mendoza Capital hacia San Rafael. Yo ya conocía este lugar, así que decido sobre la marcha, seguir un poco más. Llego a Malargue. Camping Municipal, muy barato (10$), la gente buena onda. Unos españoles se me acercan invitándome al circo donde actuarían esa noche de Lunes, les agradecí, pero mi idea era arrancar bien temprano para llegar a mi próximo y uno de los mas interesantes puntos de mi viaje, Junín de los Andes.
Hermosa mañana de sol, bien temprano como lo había planeado, salgo en búsqueda de Junín de los Andes, distante según el GPS 550km. Al salir a la ruta el “bichito rutero” marcaba hora de llegada 14.30hs. Buena onda llegar después del mediodía.
A las 3 horas de haber salido de Malargue, veo un cartel en la ruta “PROXIMOS 40 KILOMETROS CAMINO EN MALAS CONDICIONES”
Veamos que tan malo es. Creo que decir malas condiciones, se traduce en “ CAMINO BOMBARDEADO POR MISILES AIRE TIERRA”.
Tarde 3 horas en hacer 40 Km., lo mas gracioso es que entre insulto e insulto, pasaba carteles que decían “MAXIMA 80 KM/H” mas bronca me daba aun. Quien con un poco de amor hacia su vehículo conduciría a 80 Km. p/h. Con decir que en el medio del camino destruido vi pasar una araña negra del tamaño de una y media mano adulta, y ni siquiera frene a sacar una foto. Muy mal humor.
Al finalizar el camino de la muerte, y después de 3hs, el asfalto se convirtió en realidad y por fin puede respirar aliviado, el auto seguía andando.
Seguí manejando, pero ya eran las 14hs y faltaban mas de 300 Km. a Junín de los Andes. Maneje un poco más y pare en el primer pueblo que se me cruzo. Chos Malal, Neuquén.
Eran ya las 18hs cuando llegue al camping municipal.
Chos Malal, me pareció un pueblo chato, con un río casi sin agua y el camping bastante precario. Mate, fotos a las estrellas y nada más.
En el camping estaban 4 hombres en 2 carpas y yo. Luego de un rato me di cuenta que eran gitanos, por como hablaban y vestían y porque llegaron con varios autos a la venta. Nada que decir. Cena y a dormir. Si pero hasta las 5 de la mañana, que volvieron los gitanos, alcoholizados, a los gritos y alguno vomitando.
A la mañana siguiente, temprano me levante, desarme la carpa y me fui.
La ruta desde Chos Malal hasta Zapala es una ruta sin atractivos, muy bien mantenida pero, una vez pasando Zapala, es realmente fantástica. Los paisajes cambian rotundamente y en este punto empecé a sentir la Patagonia. Llegue a Junín de los Andes empezada la tarde, y me recibió con sus paisajes montañosos llenos de pinos, ríos y animales. Junín de los Andes es un pueblo chico, muy pintoresco, con gente realmente amigable. Es base de las salidas de pesca, trekking y montañismo dentro del PN Lanin, uno de mis puntos mas esperados del viaje. No solo por el Volcán Lanin, sino por sus inmensos lagos de aguas transparentes como el aire. Hay solamente 2 campings, uno de los cuales estaba cerrado, pero por fortuna, el otro, esta enfrente y estaba abierto. Armo la carpa y recorro la ciudad.
Me hubiese gustado encontrar a Amancay, una vieja amiga que no veo hace años, quien, supuestamente, se volvió de Buenos Aires a vivir nuevamente a Junín de los Andes. Pero no, unos policías muy amables me informaron que la familia hacia rato que no estaban en el pueblo.
Para este momento, mi dieta de harinas y conservas no me dejaron seguir un día mas sin ingerir algo de origen vacuno. Supermercado cerca, caja de hamburguesas y parrilla con leña del camping. Me hacia bastante falta comer algo que no sea fideos, arroz y jardineras.
Amaneció muy nublado, pero igualmente decidí ir para el PN y recorrer un poco. Tal vez llegar a ver el volcán, y no perderme de sus enormes lagos.
A poco de salir, comienza a llover. Todo el día lloviendo. En un momento, venia manejando bordeando el lago Huechulaufquen, por la ruta dentro del PN, y para mi asombro y felicidad, veo que de una punta a otra del lago, se armo un arco iris perfecto, y yo, en medio. A mi izquierda, la margen sur del lago, a mi derecha, la norte. Perfecta mi ubicación para hacer fotos.
Mi idea en este lugar, era buscar un camping para pasar unos días dentro del PN, pero el pronóstico meteorológico anuncio lluvia constante por el resto de la semana. Mi Dios, era lunes!!!!
Muy a mi pesar, pense que si me quedaba en Junín esperando el buen clima, me iba a atrasar con el resto de la travesia.
Algun día volvere a Junín para retratar todas sus maravillas con el clima apropiado.
Proximo destino, San Martin de los Andes. Otro gran atractivo.
Llego por la mañana, ya que San Martin, queda a 87 kilometros de Junín. Paro en un locutorio, levando mis mails y veo que Julián esta conectado. Julián fue mi profesor de gimnasia en la secundaria, el una de las personas que me mostró lo que es hacer vida en la naturaleza. El trabaja de guía de montaña durante el verano en el Chalten, y durante el invierno en San Martin de los Andes. Lamentablemente, todavía estaba en el Chalten.
“Camping….. tenes dos, el del ACA, que esta en el centro de la cuidad. Esta bien, tiene todos los servicios, pero si querés uno lindo, anda al Catritre, queda a 5 kilometros por la ruta de los siete lagos, y esta en el lago Lacar. Para alla fui.
El camping era solo para mí, el lago también. Arme la carpa y lluvia nuevamente.
Allí conocí a Giselle, “la rusa”, dueña del camping, quien me invito a pasar a la proveeduría a tomar unos mates con bizcochitos a salvo de la lluvia.
Hablamos un rato largo, casi toda la tarde, y me contó que tiene el camping hace 25 años, que empezó en este lugar con un puesto de chori y patys y que hoy tiene el mejor camping en San Martin de los Andes y que en verano tiene 300 carpas todos los días. El problema, me conto, que Parques le quiere confiscar el camping para darlo a los Mapuches en consiganacion. Yo sabia que los camping dentro de los PN estaban manejados por pueblos originarios, pero en mi cabeza había solo una conclusion: “ te robamos las tierras y te devolvemos los campings para que los manejes “. Triste.
Fueron 3 días en San Martin, retratando atardeceres en el lago, ríos, cascadas y lagos cercanos.
“Mira”, me dijo la rusa, “el camino de los 7 lagos esta bueno hasta una parte que el ripio se transforma en lodo, no te lo recomiendo, ademas, con todo lo que esta lloviendo, es realmente peligroso”
Lo siguiente en mi itinerario era Bariloche.
Me fui de San Martin con la misma idea de volver como en Junín, la lluvia no paraba.
A pocos kilometros de la bifurcacion de las rutas para ir a Bariloche o a Va. La Angostura, el cielo literalmente se cayo. Era un diluvio y el cartel decia: BARILOCHE 110 KM
Va la Angostura 50 km
No tuve ni que pensarlo. Mas cerca, menos manejo en ruta con lluvia.
Una hora mas tarde llego a Va. la Angostura con la lluvia torrencial. Paso por turismo y me informan que los campings estan de 25 a 35 pesos y los hostels a partir de 40 pesos. Para este momento, toda mi ropa estaba o sucia o mojada, y por la diferencia de plata, decidí y al hostel. Y que buena decisión. Fui al Italian Hostel. Que gran descubrimiento. Pedro, el dueño del hostel, me muestra el lugar y me instalo. Al rato comienzo a hablar con la gente que se albergaba allí, y de a poco, voy conociendo Uruguayos, Belgas, Canadienses, Suizos, Franceses y Rumanos. Todos juntos en un mismo lugar. Éramos solamente dos Argentinos entre 15 personas. Muy buena onda, mates, ingles y música. Casi todos teníamos entre 25 y 35 años, así que manejábamos los mismos códigos, a pesar de las diferentes procedencias.
Creo que después de mas de 10 días de carpa, necesitaba bajar dos cambios y llegar a un lugar como este. Estuve 3 días en la Villa, y realmente era tan buena la onda que se genero en ese lugar, que me fue muy difícil irme del hostel, pero tenia que seguir.
Ya el clima había mejorado mucho, el sol frecuentaba casi todo el tiempo, así que decidí irme para Bariloche.
La idea de Bariloche no me cerraba mucho, los paisajes son muy similares a los de Villa la Angostura, así que seguí camino para El Bolsón.
El Bolsón no me transmitió nada en particular, es una ciudad emplazada en un valle con lindos paisajes linderos.
Al día siguiente fui para el PN Lago Puelo. Es un lugar hermoso, como referencia digo que es el típico lago de la Patagonia. Aguas transparentes como el vidrio, y montañas con sus cumbres nevadas. Lengas, álamos y pinos por doquier.
Llegue a Esquel con dos problemas, el auto no estaba andando bien, problemas con el tren delantero pense (mucho ripio para una auto de ciudad) , y el PN Los Alerces se sitúa a casi 80km de la ciudad.
Hasta este momento, Esquel era el ultimo destino de mi viaje, así que decidí, dada la buena experiencia del Italian Hostel, busque un hostel.
La idea era pasar la noche en un hostel, mientras me arreglaban el auto, y después desembocar en el punto que mas me atraía de todo el viaje, el PN Los Alerces y estar allí varios días en los campings libre recorriendo.
Hay varios hostels en Esquel, y luego de ir a varios, me quede en el “Anochecer del Caminante”. Fede, el dueño, un muchacho de unos 30 años, me conto que trabajo durante 2 años en Barcelona y al volver a su ciudad natal, con sus ahorros, construyó uno de los 3 mejores hostels de Esquel. Muy lindo, limpio y ordenado. Al momento que llegue, estaba solo en el hostel, y mientras me registraba, ingreso un señor de unos 45 años. También fotógrafo, pero aficionado y solo de vacaciones por el sur. Charlamos un rato y me voy a dar una vuelta por la ciudad. La laguna Zeta, se encuentra cerca de Esquel, a 5 km de la ciudad, detrás de las montañas linderas a Esquel. El camino era bastante malo y con el auto en no muy buenas condiciones. Por el camino que bordea la laguna, me pasa una por la mano contraria, una camioneta, era Roberto, el hombre que había ingresado al hostel al mismo momento que yo. Frenamos “ si sabia que venias para acá, veníamos en un solo auto ”. Buen gesto.
Por la noche, y ya de vuelta en el Hostel, nos quedamos charlando con Roberto. Me conto que trabaja para una petrolera, viajando mucho por Argentina y el mundo, que es timonel y buzo profesional.
Durante la charla, Fede nos comenta sobre una excursión que sale al día siguiente. Es de toda la tarde, y va por la Central Hidroeléctrica del sur del PN Los Alerces y también por Trevelin, un pueblo cercano a Esquel, con habitantes de origen Gales.
“Otra cosa”, dice Fede, “Acá a la vuelta en la carnicería, estan vendiendo el kilo de cordero a $ 16”. Que buen datos.
“ La combi sale a las 14.30hs, asi que a la mañana podemos ir a la Hoya a fotear ” dijo Roberto. Me pareció una excelente idea, asi aprovechaba todo el día foteando.
A la mañana fuimos a la Hoya, hicimos unas fotos y para el mediodía volvimos para almorzar y comprar el cordero para la noche.
Paramos en la Panificadora Esquel, pan de cebolla con jamón, queso, huevo y tomate para mi y calzone vegetariano para Roberto, gaseosa de 1.5lts y almorzamos en la vereda, frente a la plaza de la ciudad esperando la hora de la excursión.
José, guía y conductor de la combi, nos cuenta un poco la historia de Esquel y Trevelin, sobre las primera colonias galesas en nuestro país, y la idea de crear la “Nueva Gales del Sur”.
Una vez en el PN, visitamos la central hidroeléctrica, el lago artificial y la represa. Todo el paisaje es muy atractivo. Salvo que al día de hoy, y por mis pensamientos ecologistas, no logro comprender como una central hidroeléctrica se ubica dentro de un PN. Esta central, abastece la mayor cantidad de electricidad que usa Aluar.
Hacemos un pequeño trekking de 15” por el sur del PN y volvemos a la combi para seguir nuestro próximo destino “Te Gales” en Trevelin. Como esa misma mañana habíamos pasado por la carnicería, y para esto eran las 18hs, el suntuoso te Gales (que viene acompañado de 5 porciones de torta), competía con la pata de cordero que haríamos a la noche. Por suerte, frente a la casa de te, hay una estación de servicio y un café a esta hora, es un mejor idea, para reservar los apetitos para el cordero patagónico.
Llegamos anocheciendo, con el tiempo justo para cocinar nuestra pata, que seria fielmente acompañada con unas papas al horno. Un manjar y a dormir.
Durante el día, con Roberto pensamos en volver al PN para recorrer la parte centro y norte.
Nos levantamos, desayunamos y fuimos nuevamente para el parque, esta vez, con la camioneta de Roberto.
El camino que borde a los lagos dentro del PN es un recorrido increíble, lleno de pequeños arroyos que bajan de las montañas linderas para juntarse con los lagos. El asombroso ver tanta agua, toda junta, rodeada de escenarios naturales increíblemente vírgenes. Recorrimos los 3 lagos mas importantes del parque, el Futalaufquen, el Menéndez y el Rivadavia, el punto mas al norte del parque.
A 5 kilometros de la salida norte del PN, entramos en un valle increíblemente hermoso, con casas muy lindas y caballos por doquier, el atractivo era aun mas grande ya que el sol se estaba yendo y los colores del atardecer realzaban la belleza del valle.
Llegamos a Esquel tras una hora de viaje, y los 90 kilometros que separan la punta norte del PN y Esquel, los recorrimos de noche por la ruta, esquivando libres suicidad y admirando la luna llena.
Ya era el fin de mi viaje, pero en mi cabeza seguía flotando lo que tanto Fede como Roberto me habían aconsejado “Volvé por Pto. Madryn, haces unos pocos kilometros de mas y vale la pena el lugar. Ademas la nafta es todavía barata”. Mi idea era que Esquel seria el punto mas austral de mi viaje, sumado a que el auto ya no andaba del todo bien, decidí que Madryn quedaría para otra ocasión.
Era Sábado de pascua, día nº 24 de mi viaje y yo ya estaba cansado de manejar y de estar lejos de casa, CREI que era el momento indicado para volver a Buenos Aires.
Por la mañana, cargue todas las cosas en el auto, me despedí de la gente del hostel y de Roberto, que se iba para Bariloche y tome la ruta de vuelta.
Por desgracia (solamente por ese momento), a los 15” de andar en la ruta, el auto no respondía bien, imposible que llegara a Buenos Aires en estas condiciones. Volví a Esquel a buscar un taller mecánico, pero había un problema, era Sábado de pascuas, y casi todos los negocios estaban cerrados. Recorrí el pueblo en busca de alguien que me solucionara el inconveniente del auto. Llego el mediodía y seguía buscando talleres, todos cerrados. Por suerte encontré uno abierto, “tengo para una hora mas con esta camioneta, pero cierro a las 12.30hs”. Que mala suerte. Volví al hostel. “Estoy varado acá hasta el lunes”.
Almorcé algo en el hostel y me fui a dar una vuelta. Por casualidad, y ya entrada la tarde, paso por el taller mecánico y asombro “seguía abierto”, freno y como un milagro, el mecánico me dice “ cual es tu auto ? el Gol rojo ? Siiiiii !!!!!.
Bueno, pense, tendré que disponer de mi ultimo capital para arreglar el tren delantero. “No eh, el tren delantero esta bien, lo que tenés suelto es la barra de la dirección, te la ajusto y probalo”. Milagro nº 2. No solo me dio bola un mecánico un día feriado, sino que me arreglo el auto por $ 20. Solo fuera de las grandes cuidades pasan cosas asi.
Vuelvo al hostel y le digo a Fede “me arreglaron el auto, era una pavada, mañana me voy para Pto. Madryn”.Y asi fue.
A la mañana siguiente, tome la ruta que cruza toda la provincia de Chubut, de oeste a este.
La primer mitad del camino, hasta la localidad de Los Altares, el recorrido es muy lindo, pero la 2º mitad, solamente desierto.
Llegue a Pto. Madryn ya entrada la tarde, me dirijo a Turismo y voy directamente para Pto. Pirámides, distante 100 km de Madryn. Llego a las 18hs y busco el camping municipal. Algo sospechoso es que no había nadie en la puerta, pero ésta estaba abierta. Entre, arme la carpa esperando que venga alguien a cobrarme. Pero no. Nadie se acerco.
En el camping, conozco a una pareja de jóvenes suizos, que habían llegado hace 2 días, que el 1º día les cobraron, pero el 2º ya no.
También me comentaron que habían ido los 2 días a Pta. Norte, lugar donde en los meses de Febrero a fines de Marzo, principios de Abril, las orcas realizan varamientos en la playa para capturar lobos marinos, y que todavía estaban, pero no las pudieron ver.
Este comentario me lleno de ganas de hacer fotos de estas capturas y les dije “mañana voy, si quieren los llevo”.
Llegamos a la casilla de los guardafaunas, situada en el mirador frente a la playa, a unos 6 metros de altura SNM. y a unos 10 de la colonia de lobos mas cercana. Le pregunto a la guardafaunas “tendremos suerte hoy con las orcas ?”, señala a otra colonia de lobos que estaban a 800mts del mirador: “ahí estan las orcas”, me contesta. Desde el mirador se ven, pero a la distancia. Mejor veía la gente del National Geographics y del Discovery Channel, que estaban frente a ellas, obviamente, gracias a permisos especiales y a $ 2000 diarios que les cobran.
Pase el día haciendo fotos y esperando que lleguen al mirador, pero no, las orcas comieron frente a las cámaras los National y del Discovery. Que bronca.
De nuevo en la punta norte, y ya después de cenar, estoy lavando los platos cuando se acerca un muchacho y empezamos a charlar. Me conto que es de Morón y que vive en el camping de Pirámides, en una de las muchas casas rodantes que hay. Que trabaja como mozo en el único hotel del pueblo en temporada de ballenas y orcas ( desde septiembre a abril ) y luego vuelve a Morón. Me comento también que el camping ya esta cerrado, pero dejan las puertas abiertas para la gente que vive allí en las casillas rodantes. Tampoco hay servicio de agua caliente para las duchas, pero la verdad que para mi, eso era solo un detalle.
Estuve 5 días en Pto. Pirámides, conociendo la Península Valdés y aprovechando el costo cero de mi estadía. Volví un par de veces mas a Pta. Norte, pero no hubo señales de las orcas.
Puerto Pirámides es un lugar fantástico, el camping esta sobre la playa, y hay muchos senderos para caminar por los acantilados. Otro punto para volver en temporada de ballenas y de orcas.
Fueron 5 días que no estaban en mi itinerario, y fue uno de los mejores lugares que recorrí en mi viaje. Gracias a las cosas del destino.
Volví a casa el domingo 26 de abril, con mas de 2000 fotos para editar y con el anhelo de volver cuanto antes a los lugares que quedaron flotando en mi cabeza.
No se si volvería a hacer una salida tan larga, recorriendo lugares todos juntos de una sola vez, tal vez ir a menos lugares pero conocerlos en su totalidad.
Lo que si me pude dar cuenta es que en nuestro país tenemos pampas, desiertos, sierras, ríos, montañas, lagos y playas, tenemos todo en un solo país, lugares de ensueño que a mi parecer, ningún argentino tendría que dejar de visitar, al menos una vez en la vida.

Sebastián Varin.
Fotógrafo Naturalista.

Ahora las Fotos.

6000 Kilometros al Sur. Relato de un Fotografo

fotografia

sur

patagonia

turismo

montañas

fotografo

rios

lagos

madryn

cascadas

Argentina

mar

diario de viaje

6000 Kilometros al Sur. Relato de un Fotografo

fotografia

sur

patagonia

turismo

montañas

Saludos y sepan disculpar lo extenso de la nota.

Sebastián Varin