Experiencias de mochileros en Latinoamerica
Paisajes de leyendas y culturas increíbles en la experiencia de mochileros de todo el mundo que eligen a Latinoamérica para la aventura.

América es más que un continente, es un vasto universo para explorar. Tal vez por eso jóvenes viajeros de todo el planeta llegan a Latinoamérica en busca de emociones diferentes y aventuras increíbles, en un mundo donde aún la magia se respira y la naturaleza tiende su mano generosa.


Emprender un viaje como mochilero por América Latina es casi un ritual iniciático. Los caminos pueden llevar al osado aventurero a urbes monumentales como Buenos Aires, Caracas o San Pablo, pero también a las aldeas más insospechadas en la espesura de la selva hondureña, las llanuras patagónicas o las alturas andinas.


Como asegura Roberto, un guatemalteco corredor de la bolsa de valores convertido en mochilero, “Un verdadero backpacker disfruta de las cosas sencillas, no está sujeto al tiempo o las circunstancias, buscamos lugares que no sean exactamente los spots Numero Uno, aquellos lugares de los cuales todas las guías turísticas nos dicen qué debemos de ver, nos involucramos mas con la gente, deseamos conocer sus costumbres…”


En este sentido, y contrariamente a la creencia popular, los mochileros no duermen en cualquier parte, ni comen cualquier cosa. Simplemente buscan adaptarse de la mejor manera posible al entorno y la idiosincrasia del lugar que visitan a fin de aprehender lo más auténtico de cada cultura. Una experiencia, a todas luces, enriquecedora desde lo humano y lo cultural.


Un mochilero podrá encontrar transporte muy económico en algunos países americanos, donde subir a un tren o un bus puede constituir en sí mismo toda una aventura de riesgo y adrenalina.


También podrá hallar redes muy modernas y eficientes que le permitirán ahorrar tiempo de viaje cuando de grandes extensiones se trata. Lo que le resultará muy difícil es hallar ambas opciones al mismo tiempo: bueno y barato, no se consigue.


Sin embargo la cuestión del transporte no es un tema que quite el sueño a un auténtico mochilero. Caminar siguiendo al sol, un aventón oportuno, dormir donde caiga la noche, son parte de la experiencia inigualable de ser joven y libre.


Un tipo de viajeros con mochilas que se ha puesto de moda en los últimos años es aquél que busca adquirir nuevos conocimientos in situ, en el lugar exacto donde el motivo de su interés se origina. Puede ser un idioma, una disciplina cultural, artística o filosófica e incluso el desarrollo de trabajos de investigación.


Theis Nordheim Jensen, participante de la plataforma global de MS Central America, Asociación Danesa para la Cooperación Internacional afirma que “ofrecía exactamente lo que andaba buscando: conocimiento cultural, trabajo voluntario, la oportunidad de aprender español y también el curso de introducción antes de salir de Dinamarca. Me pareció muy seria la manera en que daba una perspectiva histórica de todo Latinoamérica”.


Los mochileros tampoco viajan a la deriva. Sus viajes suelen demandar bastante tiempo de preparación y ahorro para hacerlo con mínimos estándares de seguridad. Algunos aspectos que deben considerar quienes deciden salir a recorrer Latinoamérica con mochila son:


¨ Seguridad: si bien la inseguridad no es privativa de los países americanos, en muchos de ellos existen situaciones políticas o sociales que complican el panorama. Es muy conveniente estar informado de todo ello para no quedar varado en territorio de conflicto.


¨ Salud: antes de que existiera la pandemia de Gripe A-H1N1, también era necesario tomar algunos recaudos para evitar enfermedades “locales” como el dengue, la malaria o el mal de Chagas. Es preciso averiguar con suficiente anticipación sobre la necesidad de vacunarse o adoptar medidas sanitarias preventivas.


¨ Comida: excesivo consumo de carnes rojas en Argentina, picantes extremos en México o pescado crudo en Perú, son hábitos de consumo alimenticio a los que no está acostumbrado cualquier viajero. Conocer anticipadamente las características culinarias de una determinada región puede prevenir malestares digestivos posteriores.


¨ Documentación: aunque algunas fronteras en Latinoamérica son endebles en materia de control, eso no significa que se pueda circular libre y despreocupadamente de un país a otro. Algunas reglamentaciones son muy estrictas al respecto y las sanciones pueden ser graves.


Pablo Ditaranto, un avezado mochilero que ha recorrido prácticamente cada rincón del continente alienta a los que aún no confían en esta manera de viajar: “¿Por qué no animarse? ¿Por la inseguridad? ¿Por no tener grupo? ¿Por no querer viajar solo? Uno va con su mochila cargada en su espalda, recorriendo destinos increíbles (…) aprender a viajar con gente que realmente nunca has visto es todo un desafío.”

saludos