el palacio de jose urquiza increible

El Palacio San José en Entre Ríos






Una noche de verano en 1870, siendo Presidente de la Nación, Sarmiento llegó en barco a Concepción del Uruguay –provincia de Entre Ríos-, por invitación del General Urquiza. A la mañana siguiente desembarcó y se encontró con 10.000 soldados de la caballería entrerriana vestidos en su honor con el uniforme rojo con peto blanco de la Batalla de Caseros. El Presidente iba a conocer el famoso Palacio San José y lo vino a buscar su dueño en persona -el General que había vencido a Juan Manuel de Rosas-, para acompañarlo en los 30 kilómetros que separan esa ciudad con el palacio. Urquiza y Sarmiento viajaron en una berlina inglesa que ingresó triunfal al palacio por la Avenida de Magnolias. Entonces descendieron del carruaje para avanzar a pie por un camino rodeado de exóticas arboledas y tapizado con pétalos rojos.

Para la ocasión Urquiza hizo rodear el perímetro del casco de su estancia con unas antorchas que alumbraron la opulencia de este edificio solitario en la inmensidad del campo entrerriano. Sarmiento, un conocedor de los majestuosos palacios europeos, se quedó pasmado. E ingresó por el Patio de Honor dejando atrás el Jardín Francés, cuyos pisos de piedra italiana estaban cubiertos con alfombras de Smirna. Al final del patio los esperaba Doña Dolores Costa de Urquiza con sus hijos. Y el Presidente creyó estar soñando.


curiosidades
El asombro que invadió a Sarmiento hace 140 años es el mismo que nos invade hoy al caminar sobre los pasos del famoso presidente y avanzar hacia el interior de un palacio que no ha perdido casi nada de su esplendor.

Un guía versado en los secretos del palacio nos va develando las historias marcadas en las paredes, como la de esa palma de una mano grabada en sangre en la puerta del cuarto de Urquiza. La historia de esa mano se remonta al 11 de abril de 1870, día de la muerte del General. El anciano guerrero descansaba ese día en una silla bajo una galería del palacio, cuando desde los fondos un grupo de sesenta hombres atravesó los patios al grito de “Viva López Jordán”. Advertido por el alboroto, Urquiza ingresó a su dormitorio en busca de un arma y pronunció su frase póstuma: “vienen a matarme’’.

Al asomar la cabeza bajo el marco de la puerta para enfrentar a los agresores Urquiza recibió un tiro en el pómulo que lo derribó. Y cuatro puñaladas certeras pusieron fin a su agonía en los brazos de sus propias hijas, que se habían abalanzado sobre él para atenderlo. En el vidrio de la puerta del cuarto quedó grabada la huella de una mano ensangrentada, que nunca se supo si fue de alguna de las hijas o del mismo General herido de muerte.

La Arquitectura

El diseño del Palacio San José fue obra de dos arquitectos italianos entre 1848 y 1857. Su planta general responde a una construcción típica española de herencia morisca -con algo de fortificación-, con una serie de habitaciones que rodean un patio central con galerías. Pero su estilo arquitectónico es una amalgama donde confluyen la herencia romana y florentina del neorenacimiento, con una riqueza decorativa que se alejaba del clasicismo griego para dar lugar a formas más ampulosas y recargadas de lujo.

el palacio de jose urquiza increible

En el Palacio San José hay una sala con cien espejos, un lago artificial, jardines con bustos de Alejandro Magno, Hernán Cortés, Napoleón y Julio César, y una iglesia octogonal cuya construcción en un palacio privado debió ser gestionada por un emisario ante el Papa. Y está también el escritorio político de Urquiza –fastuoso a la medida del palacio-, desde el cual el General-estanciero regía sin titubeos los destinos de su interminable estancia ganadera y de todo el interior del país, enfrentado con la díscola Buenos Aires que se rindió recién en la Batalla de Caseros de 1852.

algunas imagens

entre rios
turismo argentino
turismo

espero que les haya gustado conocer mas sobre nuestro pais y lo bueno que hay en el...

comenten por favor gracias

2 comentarios - el palacio de jose urquiza increible

@dAniELitvs
Y la plata para construir todo ésto de dónde la sacó? No la habrá choreado, no?