Turismo en España

España es un país turístico, acudiendo millones de turistas todos los años atraídos por sus playas, el abundante patrimonio artístico del país, y la variedad de ofertas gastronómicas, además de ser una de las naciones más bellas y ricas en patrimonio cultural del mundo por su amplia variedad de destinos turísticos.
El turismo, a día de hoy, es una de las bases principales de la economía de España. En décadas anteriores se promocionaba casi exclusivamente el turismo de sol y playa, a lo que contribuía (y contribuye) un clima bastante más cálido y soleado que el de otros países europeos. Las temperaturas en verano suelen variar entre los 20 y los 40º y muchas regiones tienen más de 300 días de sol al año, con veranos generalmente secos. Muchas localidades costerasse encuentran repletas de hoteles, restaurantes y edificios de apartamentos al pie de la playa.
El norte de España tiene un clima algo más fresco y húmedo. Muchos españoles y extranjeros se sienten atraídos por el Camino de Santiago o las fiestas de San Fermín. Hay tanto acantilados, como playas tranquilas y apartadas. Esta zona combina turismo rural con grandes arenales con buenos climas en verano como en las Rías Baixas gallegas. La principal causa del turismo en el norte del país es la belleza de la zona (geografía, rias gallegas; costa cantábrica; etc) y la variada y rica gastronomía.
La gastronomía española es amplia y variada, con platos tan típicos como la paella, el cocido madrileño, la fabada, el jamón ibérico, el marisco o el pescado. El aceite de oliva, del que España es el primer país productor, se emplea en una gran variedad de platos, y es muy apreciado en otros países.
En los últimos años ha crecido el interés por el turismo cultural en España.

(Info) Turismo en España
El Parque Nacional del Teide, en la isla de Tenerife, es el parque nacional más visitado turísticamente de España.Además es el Parque Nacional más visitado de Europa y el segundo del mundo.

Desarrollo histórico

El turismo es un fenómeno relativamente reciente, que empieza a adquirir trascendencia entre finales del Siglo XIX y principios del XX. Se trata de un turismo profundamente elitista, de naturaleza mayoritariamente cultural y al que sólo puede acceder una pequeña minoría perteneciente a la clase más acomodada.
Alfonso XIII
El turismo en España recibiría los primeros impulsos estatales durante el reinado de Alfonso XIII. En 1905 se crearía la Comisión Nacional del Turismo, dependiente del Ministerio de Fomento, y dedicada a la promoción turística en general, así como a la coordinación de las medidas turísticas adoptadas por las provincias y los municipios. En esta etapa se abriría la primera oficina de información turística española, y nacería el Grupo Marsans, la primera agencia de viajes de España.
En 1911, la Comisión Nacional del Turismo se convertiría en la Comisaría Regia de Turismo, órgano intensamente personalista y especializado en el turismo cultural de las élites. En esta etapa se lleva a cabo la restauración de diversos monumentos españoles (Jardines del Alcázar de Sevilla o la Casa de El Greco). Así mismo, y pese a la estrechez presupuestaria, se elabora el primer eslogan para la promoción del turismo español (Sunny Spain).
En 1928, se sustituiría la Comisaría Regia de Turismo por el Patronato Nacional de Turismo. Dicho órgano sería un ejemplo de organización y gestión turística moderna que, no obstante, se vería frecuentemente condicionado por criterios políticos poco eficientes desde un punto de vista económico. Durante esta etapa, se produciría la Exposición Universal de Barcelona de 1929, así como la Exposición Iberoamericana de Sevilla, del mismo año.
Segunda República
El Patronato Nacional de Turismo subsistiría tras la proclamación de la Segunda República Española. No obstante, el incipiente sector turístico verá estancado su crecimiento debido, en primer lugar, a la crisis económica global derivada del crack del 29. Igualmente, la inestabilidad política propia del final de este periodo lastraría irremediablemente el crecimiento turístico.
Durante la Guerra Civil (1936-1938), el colapso del sector turístico fue absoluto, marcando el comienzo de un largo paréntesis en el que el turismo español perdería gran parte de la ventaja obtenida años atrás.
Autarquía
Durante los años 40, la larga posguerra y el aislamiento internacional de España componen un medio totalmente hostil para el devastado sector turístico. Sería a partir de los años 50 cuando el turismo comenzaría a repuntar como consecuencia del surgimiento del Estado del Bienestar en los países occidentales. En 1951 se crearía el Ministerio de Información y Turismo, sustituyendo a la antigua Dirección General de Turismo, dependiente del Ministerio del Interior.
El Plan de Estabilización de 1959 no sólo marcaría un punto de inflexión para la economía española en general, sino que también supondría el comienzo del boom turístico que se viviría a lo largo de los años 60.
Aperturismo
La década de los 60 estaría profundamente marcada por un intenso crecimiento del sector turístico español. Este auge estuvo motivado por factores externos (como el incremento del poder adquisitivo de la clase media) e internos (bajo coste, mejoras de las infraestructuras, etc).
La oferta turística se concentró en la Costa Brava y la Costa del Sol, así como en las Islas Canarias y las Islas Baleares. En esta distribución irregular se encuentra el germen de la actual desigualdad regional del sector turístico. La escasa planificación estatal no sólo impidió corregir esta tendencia, sino que también permitió el dominio del mercado por parte de touroperadores europeos que controlaban en régimen de oligopolio los canales de comercialización, con las repercusiones que ello tenía en los precios finales.
En 1962, el Decreto 2298/1962 crearía la Subsecretaría de Turismo dentro del Ministerio de Información y Turismo. Poco después se crearía el Instituto de Estudios Turísticos y la Escuela Oficial de Turismo.
Crisis de 1973
La Crisis de 1973 supondría un serio varapalo para el sector turístico global. Al descenso de la afluencia de turistas extranjeros hay que sumar la inestabilidad política propia de este periodo de la historia de España.
Tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, se abriría el periodo de la llamada Transición Española, que desembocaría en la Constitución de 1978.
La aprobación del texto constitucional suponía una profunda modificación de la organización territorial española, de manera que las Comunidades Autónomas recibirían competencias en materia de turismo. Por otra parte, en esta etapa desaparecería el Ministerio de Información y Turismo, convirtiéndose en la Secretaría de Estado de Turismo, perteneciente al nuevo Ministerio de Comercio y Turismo.
Otro hito importantísimo para el sector turístico fue la adhesión de España a las Comunidades Europeas. Dicho proceso, culminado en 1986, suponía una adaptación y armonización de la legislación a la normativa comunitaria. Dicha importancia es mayor teniendo en cuenta que la mayor parte del turismo extranjero procede de los países europeos.
Crisis de finales de los 80
Al predominar el turismo de nivel medio-bajo, el comercio reaccionó con un encarecimiento de los precios sin atender a la mejora de su calidad. Así mismo, la dependencia de los tour-operadores internacionales y el deterioro industrial contribuyeron a que el modelo tradicional de turismo (sol y playa, montaña) entrara en crisis y aparecieran nuevas políticas para intentar paliar el desplome turístico.
Para ello, se intentó mejorar la oferta turística potenciando el turismo de calidad, y se mejoró la oferta para paliar la rigidez, fomentando nuevas modalidades de turismo (como el turismo de la tercera edad, el turismo deportivo, rural, urbano, cultural, etc.)
De dicha forma se pudo disminuir la dependencia del exterior, especialmente mediante la implementación de tour-operadores nacionales. También se tuvo constancia de la calidad medioambiental, siguiendo de cerca las construcciones turísticas que crearan modificaciones o deterioros en el entorno.
Años 90
Los años 90 son una etapa expansiva para el sector turístico español. El cambio de modelo antes mencionado sería recogido en el Libro Blanco del Turismo de 1990, iniciativa estatal dedicada a modificar y adaptar la oferta complementaria y de alojamiento turístico.
Por otra parte, la Guerra del Golfo de 1991, así como la amenaza del integrismo islámico, supuso el deterioro turístico de los destinos que competían con España, tales como Marruecos y Argelia.
Finalmente, en 1992 se produciría el segundo boom turístico español. En este año coincidirían la Exposición Universal de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona, con la consiguiente consolidación de la imagen turística de España en el resto del mundo.

Turismo extranjero
España es el segundo país del mundo que recibe más turistas extranjeros, según datos de la Organización Mundial del Turismo, tan sólo por detrás de Francia, y disfruta de una cuota del 7% del turismo mundial, por delante de Estados Unidos e Italia.
El turismo le reportó a España 37.500 millones de euros durante el año 2004, lo que la situó en segunda posición en ingresos económicos, por detrás de Estados Unidos, que ingresó 75.000 millones de euros en 2004 (el 12% del total), y por delante de Francia (33.900) e Italia (29.600).
España recibió un total de 58,5 millones de turistas extranjeros durante el año 2006, un 4,5% más de los registrados en el mismo período del año anterior, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.5
De estos, 46.061.242 (el 78,8%) vinieron a España por razones de ocio o de vacaciones, 6.263.652 (el 10,7%) por motivos de trabajo o negocios, 4.033.630 (el 6,9%) por motivos personales, y los 2.092.616 (3,6%) restantes por otros motivos.6
La cantidad de turistas ha crecido notoriamente desde 1950, pero no sus nacionalidades. La mayor parte procedían (y proceden) de Europa occidental y septentrional, y suelen ser alemanes, británicos, franceses, italianos y portugueses.

Principales regiones receptoras
Turismo de sol y playa
Por destinos turísticos, Cataluña es el primer destino de España. Los 15 millones de turistas extranjeros que recibió en el 2006 suponen un 25'7% del total de las llegadas registradas en toda España.
El segundo destino turístico de España son las Islas Baleares, que recibieron 10'1 millones de turistas en ese mismo año. Las Islas Canarias, con 9'6 millones de turistas extranjeros, son el tercer destino turístico, en Canarias el principal destino turístico es la isla de Tenerife. Tenerife acoge enormes cantidades de visitantes, sobre todo por poseer esta isla, el Parque Nacional más visitado de España, de Europa y el segundo del mundo, el Parque Nacional del Teide cuyas visitas anuales superan los cuatro millones, donde se encuentra, además, el pico Teide que, con sus 3.718 metros sobre el nivel del mar, constituye el pico más alto de España y el tercer mayor volcán de la Tierra desde su base.Tras Canarias sigue Andalucía, que alcanzó los 8'5 millones, la Comunidad Valenciana, con 5'5 millones, y la Comunidad de Madrid, con 3'9 millones.
El resto de comunidades recibieron 5'8 millones de turistas extranjeros, un 9'9% del total.

españoles
Demanda turística en España por regiones en 2005.

Otras áreas turísticas
Barcelona y Madrid tienen una gran oferta turística al realizarse en dichos territorios diversos congresos y convenciones nacionales e internacionales, lo que favorece dicho turismo. Madrid fue en el 2006 la cuarta ciudad más visitada de Europa y la segunda de Españaal acoger a casi siete millones de turistas ese año. Es además sede de la Organización Mundial del Turismo y de la Feria Internacional del Turismo — FITUR.
En el medio rural se está intentando cumplir las expectativas de crear en él un tipo de turismo. Mediante programas de apoyo al desarrollo rural, pretenden estimular aspectos complementarios a la actividad agraria y recuperar las viviendas, la artesanía y tradiciones locales, etc. incluyendo una oferta de actividades de ocio relacionadas con la naturaleza y el medio ambiente.
También es importante el turismo de nieve, donde prolifera el "turismo de esquí" en diversos sistemas montañosos. Podemos destacar lugares como Sierra Nevada. El turismo cultural e histórico también esta muy desarrollado en España, destacando ciudades de mediano tamaño como Toledo, Segovia o Granada.
Principales mercados emisores
El 60,7% del turismo extranjero en España procedió en el 2006 de tan sólo tres países: el Reino Unido, Alemania y Francia. El principal mercado emisor, Reino Unido, trajo a España la impresionante cifra de 16.178.653 turistas en un año, lo que representa un 27% de la población británica.
Otros países o áreas de las que proceden un número importante de turistas son Italia, los países nórdicos, Benelux, Portugal, Irlanda, Suiza y Estados Unidos.
Por continentes, el 93,2% de los turistas provino de Europa, el 4,12% del continente americano, y el 2,7% restante del resto del mundo.
Previsiones
Según las previsiones de la Organización Mundial de Turismo, la llegada de turismo extranjero a España crecerá una media del 5% anual en los próximos veinte años, lo que hace prever que España recibirá 75 millones de turistas extranjeros en el año 2020, casi 20 millones más que los recibidos en el año 2006.

Turismo nacional
En el año 2006, los residentes en España hicieron un total de 155.658.725 viajes y 656.401.609 pernoctaciones dentro del país.
Del total de viajes del turismo nacional, 81.113.556 se hicieron por motivos de vaciones u ocio, 43.856.547 por visitas a familiares o amigos, 18.951.595 por motivos de trabajo o negocios, 7.743.083 por estudios, y el resto por otros motivos.
Aparte, los españoles hicieron un total de 10.676.395 viajes y 95.166.570 pernoctaciones al extranjero.
Principales regiones receptoras
El turismo nacional está más equitativamente repartido por la geografía española que el de origen extranjero.
Andalucía es el principal destino turístico nacional, con el 19,8% de las pernoctaciones, el 19,2% de las pernoctaciones debidas a ocio o vacaciones y el 11,1% de los viajes realizados por residentes españoles en el 2006.
Le sigue la Comunidad Valenciana, con el 14,0% de las pernoctaciones, el 17,6% de las pernoctaciones debidas a ocio o vacaciones y el 11,1% de los viajes.
Cataluña es el tercer destino turístico nacional (12,1% de las pernoctaciones, 13,2% de las pernoctaciones debidas a ocio o vacaciones y 14,1% de los viajes). Posteriormente, y por número de pernoctaciones, se encuentran Castilla y León, Galicia, Castilla-La Mancha y la comunidad de Madrid.

turismo
La Bahía de La Concha de San Sebastián es una de las bahías más famosas de Europa.

Activos turísticos
Monumentos Patrimonio de la Humanidad
España posee, junto con Italia, el mayor número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco del mundo, sumando un total de 41. Además, trece ciudades españolas ostentan el título de Ciudades Patrimonio de la Humanidad también por la UNESCO, entre las que se incluyen: Santiago de Compostela, Sevilla, Salamanca, Ávila, Segovia, Alcalá de Henares, Toledo, Cáceres, Mérida, San Cristóbal de la Laguna, Córdoba, Ibiza, Cuenca y Tarragona, convirtiendo a España en el país con más ciudades galardonadas con esta distinción.
Espacios naturales
España es el país más montañoso de la Unión Europea tras Grecia, y en altitud sólo lo aventajan Suiza, Austria y los pequeños estados de Andorra y Liechtenstein. Sin embargo posee una diversidad paisajística notable. Muchos espacios naturales del país están sujetos a diferentes figuras de protección. España posee catorce Parques Nacionales, que son aquellos poseedores de un alto valor natural y cultural, con escasa acción antrópica y que en razón de sus excepcionales valores naturales y su singularidad merecen una atención preferente al de interés general de la Nación por ser representativo del patrimonio natural español. Dichos Parques Nacionales son los siguientes:
-Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, en Lérida
-Parque Nacional de Cabañeros, entre Toledo y Ciudad Real
-Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera, en las Islas Baleares. Pertenece al término municipal de Palma de Mallorca.
-Parque nacional de la Caldera de Taburiente, en la isla de La Palma, provincia de Santa Cruz de Tenerife
-Espacio Natural de Doñana, entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz.
-Parque Nacional de Garajonay, en la isla de la Gomera, provincia de Santa Cruz de Tenerife.
-Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia, en Pontevedra
-Parque Nacional de Monfragüe, en Cáceres.
-Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en Huesca.
-Parque Nacional Picos de Europa, entre León, Asturias y Cantabria.
-Parque Nacional de Sierra Nevada, entre Granada y Almería
-Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, en Ciudad Real.
-Parque Nacional del Teide, en la isla de Tenerife (Santa Cruz de Tenerife).
-Parque nacional de Timanfaya, en la isla de Lanzarote, provincia de Las Palmas.
Además está en proyecto la protección bajo este título el futuro Parque Nacional de Guadarrama, en Madrid. Otras figuras de protección son los Parques Naturales, de los que España suma 126, y los Parques Regionales, con un total de 25, repartidos todos por toda la geografía española. Estas figuras de protección van encaminadas tanto a proteger estos recursos considerados bienes de interés para el estado español, como el fomento de su conocimiento y el uso lúdico (sostenible) de los mismos, potenciando las actividades que en ellos tienen lugar (espeleología, senderismo, avistamiento de aves, ráfting, canoa, escalada etc).
Rutas turísticas
-Camino de Santiago
-Ruta del Califato14 desde Córdoba a Granada
-Ruta de los Pueblos Blancos en la provincia de Cádiz
-Ruta del tambor y el bombo en Teruel
-Ruta del Toro en la provincia de Cádiz
-Vía de la Plata
-Ruta del Cid
-Ruta de Don Quijote
-Ruta de los Pantanos en la provincia de Palencia
-Ruta del Císter en Cataluña
-Ruta Mariana en Aragón y la provincia de Barcelona (además de Francia).