El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Miramar, Córdoba, Argentina (¿megapost?)

Miramar, Córdoba, Argentina

...

Historia de sus orígenes y de la trágica inundación


Miramar, Córdoba, Argentina (¿megapost?)


Miramar es una pequeña población en el noreste de la provincia de Córdoba, Argentina, en el departamento San Justo, sobre la costa sur de la gran laguna de Mar Chiquita.

turismo Argentina


Su clima es muy agradable, templado cálido con buena heliofania casi todo el año. El balneario se desarrolló rápidamente entre los años 1940 y 1960, merced a las propiedades terapéuticas de las aguas del gran lago salado llamado ” laguna" de Mar Chiquita o Mar de Ansenuza . De este modo en 1970 llegó a tener una población estable de 4.500 habitantes y 110 hoteles más un casino. (wiki)

Distancias hacia Miramar - Provincia de Córdoba

Dentro de la Provincia de Córdoba

San Francisco 130 Km
Córdoba 190 Km
Río Cuarto 450 Km
Villa María 280 Km
Villa Carlos Paz 240 Km

Fuera de la Provincia de Córdoba

Buenos Aires 730 Km

Cómo llegar a Miramar - Provincia de Córdoba

Accesos
Desde El Tío: Ruta Nº 3
Desde Río Primero por Santa Rosa: Rutas Nº 10 y 17.
Desde Villa El Totoral: Ruta Nº 9 por Ruta Nº 17.

Cabe destacar además que Miramar cuenta con una pista de aterrizaje.



Historia (oficial) de Miramar

En las primeras décadas del siglo XX una generación con vocación de pioneros y con la alegría propia de los hacedores, llegó a la margen sur de Laguna de Mar Chiquita (Mar de Ansenuza) y vislumbrando un gran porvenir, comenzó a poblar Miramar.

La falta de caminos, rutas de acceso, el monte tupido, la carencia de electricidad y sistemas de comunicaciones, conformaban obstáculos y planteaban serias dificultades para fundar una población pero todo era superado por el sólido convencimiento de que si los problemas eran muchos, el potencial era enorme.

Ahí estaba, desde 30.000 años, la extraordinaria belleza natural del gran mar de agua salada que Córdobaaún tiene en plena llanura y que conforma la mayor cuenca cerrada de Argentina (6000 km2).

Hacía muchos años que las colonias gringas desparramadas por el Departamento San Justo, merced a la Ley de Colonización, se afianzaban, consolidaban y crecían en base a la explotación agrícola; el ferrocarril las entrelazaba, formando uno de los espacios más homogéneos en cuanto a su actividad económica de origen.

En el transcurso de ese siglo se pueden establecer tres etapas de su evolución económica: 1886 - 1925, producción triguera y procesamiento en los molinos harineros de San Francisco, Morteros y Devoto; 1925 - 1940, lenta transición de actividad agrícola a ganadera; 1940 a la fecha conformación de una sólida estructura tambera, hasta convertirse en la principal cuenca lechera de la Provincia de Córdoba, adquirir muchas poblaciones un claro perfil agroindustrial y desarrollarse industrias de la alimentación en Arroyito, aeronáutica en Morteros e industrias diversificadas en San Francisco, Las Varillas, etc.

Dentro del Departamento San Justo, Miramar fue la única población que optó por el turismo como su industria madre, convirtiéndose por derecho de lucha y visión, en el único asentamiento humano en todo el perímetro de un mar interior, y que por varios siglos, había sido territorio de los indios Sanavirones.

Los pioneros extranjeros conocían la tradición milenaria de los efectos que el agua salada, el sol y el fango tienen sobre el organismo y también sabían que las extraordinarias propiedades de las curas balneológico - termales pierden eficacia realizadas fuera del medio, con el agua y fango transportados, pues es el ambiente y el conjunto total de elementos climáticos del balneario, lo que hace eficaces los tratamientos; también sabían que pese a estar frente a un gran mar, la temperatura del agua se diferenciaba marcadamente de los fríos y extenuantes baños de mar y/o océanos. También entendían que por más avances y progresos que se produjeran en el campo de la medicina, la química y otras ciencias, siempre las fuentes naturales conforman terapias válidas, capaces de resistir los embates del tiempo, de la moda y de los escépticos. Tal vez por eso, el objetivo primordial de ellos era consolidar una infraestructura receptiva de servicios, preparada para los doce meses del año. Rápidamente la respuesta de miles de turistas del país y del extranjero, justificaron los esfuerzos de los pioneros y visionarios que soñaban con un gran centro de turismo salud. Las expectativas iniciales fueron totalmente superadas y la demanda de servicios fue muy superior a la oferta existente. Muchos países del mundo, principalmente Alemania e Italia ya reconocían a esta enorme extensión de agua salada como un verdadero privilegio de la naturaleza y miles de personas acudían buscando el extraordinario Efecto terapéutico del agua y fango de Mar Chiquita. En un momento de su evolución los efectos de la transición económica en el Departamento provocan el nacimiento de lo que aún hoy se denomina hospedaje, que desvirtuó la oferta de mejores servicios, ya que con pocos ahorros de capital y seguros de la rentabilidad de la inversión, comienzan a construirse pequeños conjuntos de habitaciones, que modifican la pauta turística original. Pese a todo se intentaba crecer y Miramar logró consolidar entre los años 1920 al 40 y luego de 1973 al 76 una gran infraestructura de servicios turísticos. La naturaleza se asociaba a ese esfuerzo y se lograba el justo medio entre ella y el hombre. Esto dejaba entrever que a partir de esa armonía y equilibrio logrados, se afianzaba el más sólido centro turístico de la Provincia de Córdoba, desarrollando facetas integrales únicas: por un lado, una gran oferta de turismo salud, con centros termales públicos y privados que cubrían la demanda de los visitantes y por el otro, una sólida oferta de turismo recreativo, conformado por avenidas costaneras, playas públicas, club náutico, espigones, piletas de agua dulce y salada, accesos, pistas de baile y espectáculos al aire libre, confiterías, comedores, actividades náuticas, casino, etc.

La inundación


A sólo tres años de lo que parecía el despegue, una vez más la naturaleza marcó una pauta, que por su magnitud parecía definitiva: en seis años de lucha y agonía quedaron sepultados bajo las aguas de la Laguna de Mar Chiquita el esfuerzo y los sueños de muchas generaciones. Fueron estériles todos los esfuerzos del hombre para contrarrestar la fuerza devastadora de la naturaleza, que dejó un saldo final de destrucción irreversible. Las aguas de la Laguna de Mar Chiquita cubrieron 37 manzanas completas del radio urbano de mayor concentración económica, mayor valor urbanístico, turístico y de mayor representatividad simbólica de la localidad, situación que perdura hasta la fecha.
120.000 m2 cubiertos de edificación quedaron sepultados y destruidos.
102 hoteles (3500 plazas hoteleras) lo que equivale al 90% de su infraestructura turística, se perdieron definitivamente.

60 establecimientos comerciales (pistas de baile, confiterías, heladerías, parrilladas, regionales, piletas de natación, etc.) fueron sepultados y destruidos bajo la acción del oleaje.
198 casas de familia (cubiertas por las aguas).


Se anegaron y quedaron cubiertos los edificios públicos de: Estación Terminal de Ómnibus, Banco de la Provincia de Córdoba, Casino Provincial, Centro Balneológico Termal, Cooperativa de Criadores de Nutria, Camping Municipal, Iglesia Santa Teresita (Patrona de Miramar), Iglesia Parroquial de la Virgen del Valle, sede de la Asociación Hotelera, Escenario del Festival al aire libre "Nocheramas", Pista bailable sobre el agua del Hotel Copacabana, Club Náutico, edificios de ENTEL y ENCOTel. Aún permanece cubierta por varios metros de agua y fango la Avenida Costanera, pavimentada, de 3 Km. de extensión, murallón de cemento, espigones, escaleras, kioscos, 3 piletas de natación públicas de agua salada, duchas, sanitarios, la Fuente de Ansenuza y todas las playas públicas, accesos a la laguna y bajada de lanchas.
38 cuadras de calles pavimentadas, cubiertas por metros de agua y fango.
40 cuadras de calles de tierra, cubiertas de agua y fango.


Gran extensión de líneas eléctricas de media y baja tensión y de líneas telefónicas quedaron destruidas e inutilizables. Un gran sector de la población quedó aislado al avanzar las aguas de la Laguna sobre el cauce de tres arroyos, haciendo necesario un largo desvío para mantener las comunicaciones normales entre el pueblo y la zona rural. El flagelo provocó un éxodo de habitantes que redujo la población de 4200 habitantes en 1976 a 2300 personas, según el censo de 1991. No hubo sector de la vida del pueblo que no haya sufrido profundas alteraciones, tal vez los sociólogos puedan explicar mejor las consecuencias comunitarias, espirituales, sociales e institucionales de la destrucción. Si algunas generaciones habían tratado de hacer y crecer en medio de tornados, pedreas, inundaciones y sequías, a la actual le había tocado presenciar la destrucción casi total de su pueblo, viviendo un cambio profundo y una brusca ruptura en su evolución. Pero por expreso mandato de la historia se le asignaba la enorme tarea de hacer la síntesis del pasado, fijar las pautas y marcar el rumbo de lo que Miramar debía ser en el futuro con la clara conciencia de que las acciones y decisiones eran impostergables y que de ellas y las omisiones dependería el futuro de sus hijos.

Se necesitaba entereza y coraje para emprender la ciclópea tarea de reconstruir una población devastada sin medio y en el marco de una grave crisis económica general.

Al desaparecer el turismo como pilar económico principal, fueron las otras actividades, especialmente la nutria, Curtiembre, Peleteria, las industrias que movilizaron la economía, pero que jamás pudieron suplir al turismo en su rol comunitario, generador de infraestructura, fuentes de trabajo y gran dinamizador y multiplicador de actividades con efecto socio -económico.

Los propios pobladores de Miramar tardaron años en visualizar una solución turística. Desde las esferas oficiales tampoco se alcanzaba a ver con claridad cual era la salida, ni como se podía revertir una realidad lacerante, traumática y compleja.

Fueron diversas las propuestas surgidas de áreas gubernamentales para darle a Miramar una nueva inserción regional y un nuevo perfil económico. Se reflotaron proyectos como la soda solvay, litio, acuicultura, etc., que no superaron nunca la etapa del proyecto y que se alejaban de lo que el propio pueblo había concebido como su rol económico de origen: el TURISMO, explotando las extraordinarias virtudes terapéuticas del agua y fango de La Laguna, complementadas perfectamente por las otras actividades tradicionales.



Algunas imágenes propias de Miramar



cordoba
Mar chiquita
miramar
turistico
Miramar, Córdoba, Argentina (¿megapost?)
turismo
Argentina
cordoba
Mar chiquita
miramar
turistico
Miramar, Córdoba, Argentina (¿megapost?)

Fotos sacadas en un criadero de nutrias…


turismo
Argentina
cordoba
Mar chiquita


Vista desde Google Maps

10 comentarios - Miramar, Córdoba, Argentina (¿megapost?)

@rosso99
El post mejor armadito de la semana para mi... Sabes que yo buscaba info sobre esto para postear aca pero no encontre mucho, hay una especie de corto/documental, que muestra Miramar hoy, muy impresionante las tomas bajo el agua, con comercios con sus carteles y las señales de la calle... taria copado conseguir eso.

Lo unico melo es el peso de las imagenes que me tardaron una bocha, pero igual me compraste con el formato y los links... ahora no tengo puntos pero cuando los renueve tenes mis diez.
@rosso99
y mis diaz prometidos che! suele pasar...
@Cerrado
muy buen posteoª
@rosso99
viste agustin! lo metimos onda che! jajajaj
@osva123
Todos los años voy para alla tengo parientes en Balnearia, me gusto mucho el post, te dejo 10 puntos ya!
@elandroideparanoide
wow

me dieron ganas dew ir para sacazr fotos

les va hacer una juntada taringuera en ese hotel?