Buques de guerra (serie documental history channel)

Cada episodio presenta la historia bélica y la evolución tecnológica de un buque estadounidense en particular. Se trata de los acorazados, los destructores, los portaaviones, los submarinos y los barcos especializados que pertenecen al paseo de la fama de los buques de guerra. Las imágenes de archivo y las entrevistas van acompañadas de inspecciones, con acceso total a los "puestos de combate" de los buques, llevadas a cabo por personal joven y activo de la marina. La serie permite al espectador comprender el papel desempeñado por las armas y la tecnología, así como los dramas que se desarrollaron en diferentes escenarios durante el fragor de la batalla.

1. LST-325
Los LST, "Buques de Desembarco", no eran considerados lo suficientemente nobles como para tener un nombre, ni eran catalogados como barcos de guerra, aunque siempre fueron los primeros que arribaron a las playas barridas por el fuego enemigo tanto en el Norte de África, Sicilia o Normandía, como en Filipinas, Iwo Jima u Okinawa. Por ello, la historia de estos barcos es la historia de un héroe desconocido, ya que revela no sólo su prolongado esfuerzo bélico, sino que también ejemplifica la saga colectiva de un tipo de diseño que no contó con un precedente militar hasta junio de 1942. Conoceremos la importancia de estos barcos, el papel crucial que desempeñaron en el Día D, cómo la fecha del desembarco fue retrasada para permitir la construcción de más unidades, y cómo el desastroso ensayo general del desembarco del Día D, en el que murieron cientos de marineros de los LST, puso en peligro toda la misión.

ver documental

2.SS Jeremiah O'brien
El Jeremiah O'Brien estuvo en plena acción durante todo el período de guerra. Fue uno de los buques que participó en la invasión del Día D, donde su esperanza de vida era de un par de viajes a través del canal, pero este barco se ha aferrado a la vida milagrosamente, mientras otros han acabado convertidos en un montón de chatarra.
Asimismo, este buque goza de la distinción de ser no sólo el único de los llamados Liberty Ships que sigue a flote sin haber sufrido ningún cambio, sino asimismo el único buque totalmente operativo de los que participaron en la invasión del Día D. En la actualidad, el Jeremiah O'Brien se encuentra en el puerto de San Francisco, donde sigue participando en las Semanas de la Flota y navega alrededor del mundo.

ver documental

3. USS Samuel Roberts
Incluso en una marina en la que resplandecen los barcos heroicos, el nombre Samuel B. Roberts destaca con claridad. El primer Samuel B. Roberts, DE-413, fue destruido de forma honrosa, en una de las grandes batallas navales de la historia en octubre de 1944, cuando se enfrentaba a la marina japonesa. Sin embargo, su nombre ha sido reencarnado en dos ocasiones, la última con el Samuel B. Roberts (FFG-58), botado en 1984: una majestuosa fragata de tecnología punta. Sin embargo, conforme a la tradición, fue prácticamente destruido por la explosión de una mina enemiga en el Golfo Pérsico durante la Operación Tormenta del Desierto.
La tripulación luchó denodadamente contra la inundación y el incendio devastador subsiguientes, para salvar el barco. Hoy en día, el Samuel B. Roberts opera frente a las costas de Estados Unidos, donde le seguiremos con nuestras cámaras mientras se enfrenta a las amenazas de seguridad que se ciernen sobre su tierra natal.

ver documental

4. USS Arizona
A pesar de que el USS Arizona sólo estuvo en combate unos minutos en la batalla en la que fue destruido, su vida posterior en calidad de trágico símbolo encarna el sacrificio y el valor de la marina estadounidense.
Volveremos al buque para una reunión final con el último de los supervivientes y tendremos el honor de contemplar cómo se da sepultura en el propio buque a uno de los hombres que en su día sobrevivieron, puesto que el Arizona es el único buque de la marina que permite que sus supervivientes descansen eternamente bajo el agua junto a sus compañeros caídos en combate.
Mientras contamos la historia de este buque que tuvo que enfrentarse a riesgos extraordinarios, también repasaremos los hechos fundamentales de su heroico pasado.

ver documental

5. USS Constitution
Las viejas fragatas representan el aspecto más conmovedor de la Marina de Estados Unidos, sus victorias en la batalla, sus tradiciones, y su papel indispensable en el nacimiento y en la defensa de su propia nación. Es increíble que una de las seis fragatas originales cuya construcción fue autorizada por la Ley Naval de 1794, dos años antes de que existiera Estados Unidos, se mantenga todavía a flote, continúe en servicio y navegando y sea aún un ejemplo de inspiración. La palabra "único" ni siquiera alcanza a describirlo. Para conocer el pasado del USS Constitution, acompañaremos a los marinos durante su semana de entrenamiento y veremos cómo recuperan la dura realidad de una marina de otro tiempo.

ver documental

6. USS Enterprise
Desde los inicios de la marina estadounidense, han existido un total de ocho naves con el nombre de Enterprise. Dos de ellos fueron los portaviones más importantes de su tiempo, los cuales participaron en la guerra y lograron superar la adversidad hasta el final. El primero se convirtió en uno de los dos únicos portaviones anteriores a la Segunda Guerra Mundial y consiguió sobrevivir a todo el conflicto, a pesar de sufrir intensos bombardeos japoneses y perder a un gran número de hombres. Este Enterprise se convirtió en la nave más condecorada de la marina. El segundo Enterprise, fue el primer portaviones de la marina estadounidense impulsado por energía nuclear. Durante varias décadas, este portaviones estuvo en diferentes misiones, desde la crisis de los misiles en Cuba y la Guerra de Vietnam, hasta la actual guerra global contra el terrorismo.

ver documental

7. USS Hornet
Uno de los barcos más heroicos de la Segunda Guerra Mundial, el USS Hornet, CV-8, tuvo el mérito de servir como la cubierta de vuelo del ataque aéreo Doolittle a Tokio, antes de ser hundido por un enemigo que torturó y ejecutó a los aviadores de aquella operación. Su predecesor, el CV-12, estuvo dieciséis meses en plena batalla, se aproximó a las islas japonesas y logró toda una serie de impresionantes récords: estuvo bajo ataque aéreo en 59 ocasiones diferentes, más de 1.400 aviones enemigos fueron destruidos por sus aviones, además de más de un millón de toneladas de la marina enemiga. Asimismo, diez de sus pilotos obtuvieron el reconocimiento de "As en un día", derribó más de 70 aviones enemigos en una sola jornada y más de 255 en un mes. Treinta de sus cuarenta y dos pilotos de los Hellcat se convirtieron en ases de la aviación. Sus aviones torpedo destruyeron el gran buque de guerra Yamato. Por último, llevó a cabo la mejor venganza de todas: sus aviones fueron los que realizaron los primeros ataques contra Tokio desde que su ilustre antecesor lanzase la operación Doolittle.

ver documental

8. USS Laffey
El USS Laffey es el único destructor que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y que entró en acción tanto en el escenario bélico del Atlántico como del Pacífico. Al principio, la misión del USS Laffey era escoltar a los convoyes de Gran Bretaña y permanecer en la zona para preparar la invasión de Francia. El 3 de junio de 1944, el USS Laffey puso rumbo a las playas de Normandía, escoltando a los remolcadores, a las naves de desembarco y a dos lanchas cañoneras holandesas. El grupo llegó a la zona de asalto, Baie de la Siene, al amanecer del Día D (6 de junio), bombardeando emplazamientos armados con buenos resultados. Posteriormente, el USS Laffey fue transferido a la Flota del Pacífico, donde llegó a tiempo para participar en la invasión de Okinawa y sufrió graves daños debido a los kamikazes japoneses. Sin embargo, sobrevivió y hoy en día se encuentra en un museo cerca de Charleston (Carolina del Sur).

ver documental

9. USS Nautilus
El USS Nautilus fue el primer submarino del mundo impulsado por energía nuclear. Su sistema de propulsión fue un hito en la historia de la ingeniería naval y de las naves sumergibles, ya que todas las naves conocidas hasta entonces como "submarinos", eran de hecho naves sumergibles. La central nuclear del USS Nautilus le permitía permanecer sumergido durante semanas e incluso meses, lo que significa que el USS Nautilus fue el primer auténtico submarino del mundo. El USS Nautilus marcó una fecha histórica el 17 de enero de 1955, a las 11:00 horas, cuando soltó amarras en Groton (Connecticut) y anunció al mundo que "navegaba con energía nuclear". Durante su larga carrera, el Nautilus fue pionero en muchos aspectos, antes de quedar fuera de servicio en 1980. En la actualidad, el submarino está abierto al público en Groton, localidad donde se han construido la mayor parte de los submarinos estadounidenses, incluido el USS Nautilus.

ver documental

10. USS New Jersey
El USS New Jersey se cuenta entre los buques de guerra más notables de la historia de la marina estadounidense. Se construyó en los astilleros de Filadelfia y la botadura tuvo lugar el 7 de diciembre de 1942, siendo la esposa del gobernador de Nueva Jersey, nuera del famoso inventor Thomas Edison, la encargada de su bautismo. Tras entrar en servicio el 23 de mayo de 1943, el buque inició su entrenamiento y zarpó rumbo al Pacífico, donde participó en una larga lista de operaciones en lo que quedaba de la Segunda Guerra Mundial, incluidas las de las Islas Marshall, las Marianas, las Carolinas, Filipinas, Iwo Jima y Okinawa. Tras la derrota japonesa, el USS New Jersey se retiró, pero entró varias veces en servicio de nuevo: en la Guerra de Corea y la de Vietnam, en El Salvador y en Beirut, hasta que quedó definitivamente fuera de servicio en 1991. En la actualidad se encuentra en Camden (New Jersey).

ver documental

11. USS New York
El USS New York es un barco anfibio y uno de los buques con tecnología más avanzada del arsenal estadounidense y está reforzado con acero. Su predecesor se construyó en 1911 y estuvo presente durante la rendición alemana de 1918 en Scapa Flow. Se modernizó poco a poco y entró en combate en dos océanos durante la Segunda Guerra Mundial, bombardeando las orillas del norte de África y, después, apresurándose rumbo al Pacífico para participar en la Batalla de Iwo Jima, donde soportó los ataques kamikazes japoneses y los bombardeos. Al final de la guerra, fue elegido para las pruebas de la bomba atómica en el Atolón Bikini. Posteriormente, fue remolcado hasta Pearl Harbor para su estudio durante dos años y, finalmente, fue hundido en ocho horas de intenso fuego.

ver documental

12. USS Texas
El USS Texas es el último buque de guerra acorazado que se mantiene a flote y que participó tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial. Está considerado como el buque de guerra más poderoso, debido a sus diez cañones en sus cinco torretas gemelas. El USS Texas entró en servició en marzo de 1914 y se dirigió casi inmediatamente a aguas mexicanas, donde se unió al Escuadrón del Servicio Especial a raíz del "Incidente Veracruz". Una vez resuelta la crisis mexicana, se unió a las operaciones de la Flota Atlántica en el otoño de 1914. En 1916, se convirtió en el primer buque de guerra estadounidense que contaba con armamento antiaéreo y el primero en controlar el fuego de artillería con directores y dispositivos de control de tiro, precursores de los modernos ordenadores. Participó en el desembarco de Normandía y también en los de Iwo Jima y Okinawa. En 1948, el USS Texas fue el primer buque de guerra estadounidense que se convirtió en un museo conmemorativo.

ver documental

13. USS Yorktown
El segundo portaaviones de la clase Essex, el USS Yorktown reemplazó a su homónimo que se perdió en la Batalla de Midway en junio de 1942. Los portaaviones Essex forman el núcleo de las fuerzas de portaaviones rápidas que atacaron a las fuerzas japonesas en el Pacífico con resultados devastadores. La aviación del USS Yorktown infligió grandes pérdidas al enemigo en Truk y en las islas Marianas, además de apoyar a las tropas estadounidenses en Filipinas, Iwo Jima y Okinawa. El buque recibió once estrellas de combate por sus servicios durante la Segunda Guerra Mundial y se le concedió la Presidential Unit Citation. El USS Yorktown y otros portaaviones de la clase Essex formaron el corazón de la flota estadounidense de la posguerra. Para la Guerra de Corea fue modernizado con armamento anti-submarino y también participó en la Guerra de Vietnam. En 1968, recogió a la tripulación del Apolo 8, el primer vuelo tripulado a la órbita de la Luna. El USS Yorktown fue retirado del servicio en 1970 y pasó a formar parte del museo Patriots Point en 1975.

ver documental

mas documentales online en http://www.documaniatv.com