¿Qué pasaría si un Ford Focus colisionara a una velocidad tres veces superior a la que usan las agencias especializadas en las pruebas de seguridad?




link: http://www.youtube.com/watch?v=6dI5ewOmHPQ

A medida que pasan los años, los autos son cada vez más seguros y el público exige más medidas de protección a la hora de decidir. De hecho, un auto que no obtenga las 3 estrellas en las pruebas de impacto difícilmente pueda ser muy competitivo en el mercado. Sin embargo, las leyes de la física son reales y demostrarlas fue el objetivo del equipo de Fifth Gear, quienes buscaron mostrar qué sucede cuando un vehículo de la década pasada colisiona contra una pared de concreto a 193 kilómetros por hora.



Los expertos de la EuroNCAP, un proyecto integrado por varios países europeos para medir la seguridad de los vehículos, o del IIHS, su par estadounidense, suelen hacer sus pruebas a 64 kilómetros por ahora. Esta vez, tres veces más rápido, las imágenes parecerían ser lo suficientemente impactantes para lograr su objetivo: conseguir que los conductores quiten su pie del acelerador y comprendan que ni siquiera el vehículo más seguro del mundo puede sobrevivir a un choque semejante.



Para hacer la prueba, los ingenieros usaron un Ford Focus, un auto cuya primera generación había recibido cuatro estrellas de la EuroNCAP. En vez de apelar a los tradicional muñecos de pruebas (crash dummies), que quedarían completamente destruidos, usaron maniquíes de tiendas. El presidentador de Fifth Gear, Jonny Smith, calificó al test como "sorprendente y preocupante", según publicó el Daily Mail. Claro está, los coches modernos pueden alcanzar grandes velocidades. Y en menos de un segundo, hacerse polvo.