«Estoy haciendo estos ayunos por razones espirituales, siendo la motivación principal el convertirme en la mujer que Dios quiere que sea, el saber y hacer lo que Él quiere que haga y, en general, ser la persona en la que Él quiere que me convierta. NO hago esto para perder peso, para limpiarme, por experimentar, por instaurar algún récord, por motivos de salud o por cualquier otro asunto no relacionado con la religión. Tampoco hago esto por otras personas, aunque alguien me ha pedido que rece por ciertas cosas durante esos días.»



Este es el comunicado de esta mujer antes de iniciar tres ayunos consecutivos, solo a base de agua. Cada período constó de nada menos que 40 días sin comer absolutamente nada, para luego descansar una semana y alimentarse solamente de comida permitida por la festividad hebrea del Pésaj tras el primer ayuno, y cuatro días comiendo normal durante el Pentecostés tras el segundo. Después de los tres ayunos de 40 días, el horripilante resultado lo podéis ver en el último vídeo.


link: http://www.youtube.com/watch?v=FgNh9mGb2K4



link: http://www.youtube.com/watch?v=bqAs74gQa2c



link: http://www.youtube.com/watch?v=WdqKS-JQ1i0

QUE LOCURAAAAA POR FAVORRRRRRRR