Cuando Gustavo Remesar ingresó a la última gala de Soñando por cantar 2012 en Tigre, llamó la atención su tranquilidad frente al manojo de nervios que suelen ser la mayoría de los participantes.

Relajado, humilde y feliz por tener la oportunidad de participar en el programa conducido por Mariano Iúdica, el carnicero cantó O Sole Mio... y dejó a todos boquiabiertos. Literalmente.

Hasta el exigente jurado compuesto por Marcelo Polino, Patricia Sosa, Oscar Mediavilla y Alejandro Lerner (en reemplazo de Valeria Lynch), se puso de pie para aplaudir a Gustavo quien sorprendió al confesar que no era cantante lírico.

Las lágrimas no se hicieron esperar y cuando Lerner le pidió, llamándolo "colega", que cantara a capela, él participante no sólo aceptó el desafío sino que volvió a ganarse una ovación de todo el público presente en Tigre. Finalmente, cuando el jurado tuvo que elegir a un finalista para que continúe en el certamen, Gustavo fue quien recibió el merecido reconocimiento.