Se tiró en paracaídas y no se abrió



Un joven ruso decidió filmar con la ayuda de un amigo un salto desde una torre de alta tensión. La travesía consistía en saltar desde la torre (120 metros de altura) y abrir el paracaídas mientras descendía, lo que nunca sucedió.

El temblor en sus manos denotaba los nervios que tenía, y mientras más se acercaba al borde, la ansiedad era clara, tal como lo demuestra la filmación realizada por su amigo.

Una vez que el joven se decidió a saltar, el paracaídas no logró abrirse del todo, lo que concluyó en un impacto contra la nieve que si bien pudo amortiguar la caída, el resultado fue una fractura de varias vértebras, la pelvis y ambas piernas.

Ahora, el muchacho tendrá que quedar inmovilizado tres meses antes de la recuperación, según informó el DailyMail