Sucede que unos gatos hicieron rancho con unos guachos que comen reja, que justo sapiaron a los cabeza de aceituna cuando se colaba un fierro adentro del barullo y fue así que el pluma mando a su perro a grabar todo y así fue que los cordobeses nos enteramos por un canal de televisión lo permeable del sistema penitenciario al lograr demostrar la facilidad con la cual se ingresaba un revolver armado a la carcel de San Martín. Se los contamos en léxico tumbero porque capaz es el único que entienden los miembros del Servicio Penitenciario de Córdoba. Le pedimos a De la Sota que tome cartas en el asunto por CONVICCIÓN o por CONVENIENCIA. Por los derechos de los internos que no quieren vivir en un infierno, por el derecho de los trabajadores que no quieren arriesgarse y por los ciudadanos que tienen derecho a una vida mas segura.

link: http://www.youtube.com/watch?v=IkreWDWFQFE