...y están más vivos que nunca.

Los muertos pueden bailar...



"Los muertos pueden bailar" es la traducción literal del nombre de la banda DEAD CAN DANCE, puede ser un nombre engañoso, pero significa poner vida nuevamente dentro de algo que está muerto, o que hace mucho no ha sido utilizado.



Fue formada en el año 1981 en Melbourne, Australia, por Brendan Perry en composición y voces y Lisa Gerrard también en voces. Hoy en día, se han convertido en una banda de culto muy importante en las escenas del rock gótico, dark wave, post-punk y world music, aunque encasillarlos en un sólo estilo o corriente no es lo apropiado pues su propuesta musical es primordialmente ecléctica. Cada uno de los discos del grupo está influenciado por una o varias culturas, líneas estéticas y movimientos musicales desde lo más antiguo como los cantos gregorianos y la música tradicional Persa, sin embargo siempre mantienen raíces en la música étnica antigua. Sus últimos discos son extraordinariamente diferentes a los tres primeros.


dead can dance


Brendan Perry


Se trasladaron a Londres apenas se formó la banda, y firmaron con el legendario sello de rock alternativo 4AD, convirtiéndose en una de sus bandas más importantes. Continuaron trabajando juntos hasta adentrados los '90, cuando comenzaron a trabajar por separado. Lisa Gerrard retornó a Australia, mientras Brendan Perry se fue a Irlanda, lugar en que compró una vieja iglesia, Quivy Church, en la cual vive y trabaja.

Lisa Gerrard






ANASTASIS


anastasis


El regreso de Dead Can Dance fue sorpresivo y muy largamente anhelado. Luego de haber grabado su último disco en 1996 y haber hecho una gira en el 2005, los fans quedaron con ganas de más, y la paciente espera fue recompensada con un álbum maravilloso, sublime y absolutamente digno de tan importante retorno.

Los muertos pueden bailar...


En la portada de Anastasis, primer álbum de Dead Can Dance en 16 años, se ve un campo de girasoles, maduros y luego ennegrecidos, sostenidas con tristeza, con las cabezas ligeramente coronadas. Menos muertas que dormidas, las cabezas y los tallos que un día serán cortadas, pero que, luego a través de las raíces, regresarán. Y es que "Anastasis" es la palabra griega para la 'resurrección' y los muertos aparentemente bailarán de nuevo.

"Pensé que Anastasis era un buen título dado a nuestra reunión" explica Brendan Perry, quien, junto a Lisa Gerrard, grabó siete álbumes de estudio y un álbum en vivo, antes de separar sus caminos luego el álbum de 1996, 'Spiritchaser'. "Anastasis también significa 'entre dos fases' ", añade. "La regeneración viene con la próxima temporada".



Anastasis es perfectamente apropiado dado que el álbum es una asombrosa regeneración de la legendaria belleza, la energía y la cautivadora naturaleza del sonido y la visión únicos del dúo. La edad no ha marchitado a DCD, ni el paso de los años; en todo caso, el disco suena más audaz, más fuerte, más confiado en su visión. Es seguro que no existe fuerza musical en el planeta que suene tan majestuoso, imponente y a la vez hipnotizante, que combine sin esfuerzo lo espiritual y lo terrenal con una música que no está ligada a ninguna centuria, pero que deambula libremente entre las eras y los continentes.

Han habido sublimes álbumes en solitario de Perry y Gerrard antes de Spiritchaser y desde ese final no intencional (sesiones de grabación para continuar fueron eventualmente abandonadas), pero hay algo insuperable en la combinación de esas dos mentes musicales y voces; y dos voces, no olvidemos, que son brillantes fuerzas de la naturaleza con todo derecho. Lisa Gerrard está a la cabeza en cuatro pistas, “Anabasis”, “Agape”, “Kiko” y “Return of the She-King”, entregada en su glosolalia sin palabras, mientras que Brendan Perry hace frente a los cuatro restantes, “Children of the Sun”, “Amnesia “, “Opium “ y “All In Good Time”, cuyas letras abrazan la fe y la esperanza de la humanidad, más allá de nuestras limitaciones, debilidades y hábitos.

dead can dance


Brendan Perry


"Children of the Sun" es la 'bienvenida al show' del álbum, según declaró Perry. La letra aborda la evolución humana y cómo nuestro código genético está impregnado de memoria antigua, hasta el presente, celebrando la naturaleza -el legado de la Generación Woodstock-. "Amnesia" teje temas de amnesia colectiva social de la humanidad -"cómo los vencedores siempre escriben la historia, y si mantenemos la verdad, no vamos a repetir los mismos errores"- y cómo dependemos de nuestros recuerdos para nuestra humanidad, y que los griegos vieron la memoria como la más grande musa de todas.

Lisa Gerrard


"Opium", dice Perry, es más nihilista, "ese opiáceo estado de la mente, una forma de depresión, que te atrapa, ya sea por adicción o las causas justas. No ser capaz de elegir un camino, ya que todos parecen conducir a ninguna parte". Pero "All In Good Time" es un final positivo, que subraya el viejo adagio de que las cosas buenas vienen a aquellos que esperan; a medida que crecemos con la edad y la experiencia, vemos los beneficios de no esperar que todo llegue al mismo tiempo.

Una palabra griega para representar el álbum está igualmente derivada de los orígenes de la música. Mientras Perry puede oír los ecos del pasado de DCD, él reconoce que el núcleo de Anastasis puede encontrarse en el cercano Mediterráneo Oriental, desde Grecia y Turquía a través de África del Norte. "La música que escucho y la investigación se convierten en parte inconsciente y consciente de un nuevo proyecto, y para este álbum, he estado fascinado por los elementos clásicos inmutables de la cultura griega, la profundidad de su música y su amor por la canción que no se ve tanto como en el oeste, la forma en que se combinan la filosofía y canciones de amor, poniéndole un poco de ciencia también. Me encanta la influencia oriental que viene de ser un cruce de caminos entre el este y el oeste, el mosaico caleidoscópico de esas culturas fusionadas, mientras que cuanto más lejos vayas al oeste, más se ve una sociedad mono-cultural."

anastasis


"Además, la instrumentación con la que elegimos trabajar sugiere en qué se debería convertir la música. "Opium" -que utiliza un ritmo Sufí-Marroquí de 6/8- y "Anabasis", ejemplo del núcleo de medio oriente, un cruce entre un tambor de acero de las Indias Occidentales y un gong gamelan."

Perry dice que el dúo ha estado hablando acerca de otro álbum desde gira la mundial de Dead Can Dance del 2005. Pero esa extensa gira fue agotadora, y el incentivo era deficiente, por lo que fue puesto en un segundo plano hasta que los calendarios de nuevo puedieron ser sincronizados -no es tan fácil, ya que Perry vive en el centro de Irlanda (la tierra de sus antepasados​​), donde se grabó Anastasis (en la iglesia convertida por Perry en el Estudio de Grabación Quivvy) y Gerrard vive en el sur de Australia.-[/color
]

Los muertos pueden bailar...













GRACIAS POR LEER.
SALUDOS!