El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Jazz Vocal -1




El canto en el Jazz es todo un mundo particular, los vocalistas en el jazz, optaron en la interpretación, las normas utilizadas por los grandes instrumentistas del jazz, así que sus interpretaciones requieren talentos relacionados con la improvisación, musicalidad, armonía, incluso reintrepretación del significado de las letras.
Entre las voces femeninas del jazz, la de Billie Holiday (1915-1959), constituye un caso singular por lo azaroso de su vida contada por ella misma en su famosa autobiografía titulada: "Lady Sings The Blues". En ella, Billie Holiday relata como fue su vida desde la misma infancia: violación, acusaciones de prostitución, reformatorios, alcohol, drogas, racismo, cargos por tráfico de estupefacientes, cárcel, inhabilitación para cantar y, por último, la muerte.










Ella Fitzgerald, nació el 25 de abril de 1917 en Newport New (Virginia) y musicalmente comenzó su andadura cuando el 21 de noviembre de 1934
Su camino se cruza con Louis Armstrong, con quien grabará unos discos memorables, y de donde aprende el difícil arte del "scat", dejando muestras imperecederas de ese arte en temas como: "Lady Be Good", "How High The Moon" o su primera versión de "Flying Home". A partir de 1949, entra en contacto con Norman Granz, un empresario amante del jazz y que organiza por todo el mundo las famosa giras conocidas como el "J.A.T.P". Con la "Jazz At The Philharmonic", actúa con los mas grandes instrumentistas del jazz en todo el mundo y logra que toda la critica le reconozca con el titulo que ya siempre le acompañó: "First Lady Of Song" (Primera Dama de la canción). Firma en 1956, un contrato con el sello Verve que la hará todavía mas popular si cabe.

Sus encuentros con músicos de jazz, dieron lugar a discos y grabaciones memorables. Las colaboraciones de Ella Fitzgerald, con las orquestas de Duke Ellington, o Count Basie, los tres discos que grabó con Louis Armstrong, o sus álbumes con Oscar Peterson, Tommy Flanagan, o Jimmy Rowles, acompañada por su trío habitual, son autenticas obras de arte. Pero sin lugar a dudas, el legado musical de Ella Fitzgerald, está contenido en los discos titulados genéricamente como "Song Books". Los "Song Books" de Ella Fitzgerald, fueron grabados a lo largo de ocho fructíferos años. Los libros de música, fueron dedicados a: Cole Porter (1956); Rodgers & Hart (1956); Duke Ellington (1957); Irving Berlin (1958); los hermanos, Gershwin (1959); Harold Arlen (1961); Jerome Kern (1963) y Johnny Mercer (1964).

Ella Fitzgerald visitó España varias veces. La última de ellas fue en el verano de 1983 durante los festivales de jazz de Vitoria y de Palma de Mallorca respectivamente y de nuevo acompañada por su trío con el guitarrista, Joe Pass de invitado, ofreció un repertorio cuidadosamente escogido y manejado con la pericia de una cantante de sesenta y seis años de edad. En toda la historia del jazz, no ha existido una vocalista femenina que haya podido exhibir una "hoja de servicios" como la de Ella Fitzgerald. Cantante insuperable de bigband, se encuentra igualmente a sus anchas en un contexto musical mas reducido, en directo o en pequeños clubes, en trío con el clásico formato de piano, contrabajo y batería y ser además la mejor interprete de standars, baladas, blues, canciones infantiles o incluso de bossa-nova.

Todos esos momentos mágicos constituyen un monumento artístico del jazz vocal y forman parte del legado musical de una de las mas grandes cantantes de jazz, que sin duda han dado la historia. El propio, Duke Ellington, en su majestuoso "Portrait of Ella Fitzgerald" retrato musical de la cantante, tituló uno de ellos con dos palabras que definen perfectamente el arte de esta mujer excepcional: "....Ella Fitzgerald está más allá de cualquier categoría". Ella Fitzgerald, falleció el 15 de junio de 1996. Su muerte, a pesar de ser esperada tras una larga enfermedad, dejó al mundo del jazz paralizado y conmovido. Con su desaparición física, se iba una cantante de jazz inigualable. Nunca nadie superó a Ella, en un escenario, ni habrá nunca, una cantante de jazz que cante el "scat" como ella. Su música, su voz aniñada, su vitalidad, y su capacidad para cantar swing, permanece eternamente entre nosotros





Muchos consideran que Anita Belle Colton -verdadero nombre de Anita O'Day - es la cantante blanca de jazz con mayor personalidad. De timbre y orientación cool, lo cierto es que Anita O'Day es excelente tanto en trío o pequeña formación que como vocalista de bigband. De origen humilde, su afición a la música vino de escuchar los discos de Mildred Bailey y Billie Holiday. En sus comienzos fue rechazada por el clarinetista, Benny Goodman, para formar parte de su orquesta, prefiriendo para la misma a Peggy Lee.

Su oportunidad le llegó cuando fue contratada por el batería, Gene Krupa, como vocalista de su orquesta en 1941 y ya en ese mismo año, el tema: "Let Me Off Uptown" fue un éxito tremendo. Su estancia con Gene Krupa, al margen de darle celebridad y fama sirvió para coger experiencia en el canto y en el dominio del scat, un arte que practicaba con elegancia, sencillez y muchas dosis de swing. En 1943, Krupa disolvió la orquesta cuando fue detenido por posesión de marihuana.

La cantante recaló en la orquesta de Stan Kenton donde esperó que su antiguo jefe abandonara la cárcel. Con Krupa en libertad, Anita O'Day volvió con él en 1945. Estuvo dos años, y al cabo de los mismos se lanzó a cantar en solitario consiguiendo grabar algunas temas para pequeñas casas discográficas. Tras un fase critica, en la que también consumió drogas, Norman Granz la contrato en 1952 para sus sellos, "Clef", "Norgran" y luego "Verve". Con Norman Granz, pasó la etapa mas fructífera de su carrera y fue el periodo de sus grandes discos. Empieza a sacar al mercado un par de discos todos los años desde 1952, pero su gran éxito no llega hasta 1957 cuando graba junto al trío del pianista, Oscar Peterson, el álbum "Anita Sing the Most" un disco donde muestra su admirable espontaneidad y su capacidad de improvisación. En 1958 graba otro extraordinario álbum: "Sings the Winners" alternando el canto con la orquesta de Russ García y con la de Marty Patch.

Su contrato con Verve termina en 1962, diez años después y el resultado es una serie extraordinaria de discos excelentes que alcanza el cenit con el álbum grabado bajo el liderazgo de su anterior jefe de filas, el baterista, Gene Krupa, que veinte años después de terminada la era del swing, graba un disco atemporal "Drummer Man" que queda para siempre como uno de los grandes logros de la carrera de ambos. Una vez cancelada su relación con Verve, la cantante pasó un periodo de continuas actuaciones y giras por todo el mundo y por infinidad de festivales liderando su trío. Posteriormente estuvo ocho años sin grabar y su vuelta en 1970 produjo un magnifico disco en directo en el Festival de jazz Berlín de aquel año.





Nacida en Inglaterra pero trasladada junto con su familia a los Estados Unidos con solo tres años, la cantante, Annie Ross (Mitcham, 1930), estudió pronto música y con solo dieciocho años apareció con la gran Judy Garland, en una comedia de éxito. Después de algún tiempo a caballo entre Europa y América, Annie Ross, tuvo la oportunidad de aprender interpretación, revista, teatro y por supuesto perfeccionar su sentido natural para el canto.

Acompañó a Lionel Hampton y su grupo en una gira por Europa en 1951 y al año siguiente grabó una peculiar versión de "Twisted" en la que supo copiar con su voz el famoso solo de Wardel Gray con su saxo tenor. Tras ese éxito, saltó a la fama del jazz y pasó a la historia cuando formó junto a Dave Lambert y John Hendricks, el famoso trío vocal que aun hoy permanece como el mejor exponente del vocalese, una forma originalisima de cantar basada precisamente en la fiel reproducción de frases instrumentales con el apoyo de textos poéticos.

Con el trío conocido internacionalmente como "Lambert, Hendricks y Ross", Annie Ross, participó en conciertos, festivales, eventos musicales y actuaciones por todo el mundo grabando discos tan importantes como "Sing a Song of Basie" (Impulse, 1957). Al año siguiente graba para World Pacific, lo que está considerado como su mejor trabajo con el cuarteto sin piano de Gerry Mulligan y en dos sesiones diferentes que contaban con Chet Baker y Art Farmer a la trompeta en cada una de ellas. "Annie Ross sings a song with Mulligan" que así se titulaba el disco, fue una prueba de fuego pasada extraordinariamente por una cantante que tenia una tesitura de voz extraordinariamente amplia en el agudo.

En 1959 graba "A Gasser" para el sello Capitol, pero su acompañante, en esa ocasión, el saxofonista tenor, Zoot Sims, le superó. Annie Ross, se retiro del trío formado con Lambert y Hendricks por motivos de salud en 1962 y se estableció en su país natal, Inglaterra, donde abrió un club de jazz durante un breve periodo de tiempo. Volvió al teatro y reanudó su carrera cinematográfica, pero su aguda voz ya estaba resentida para el jazz.





Nacida de un carpintero guitarrista aficionado al blues, y de madre lavandera pero pianista y organista en la Iglesia, la cantante Sarah Vaughan estaba destinada desde pequeña a inclinarse por la música, integrándose en la Iglesia Baptista del Monte-Sión como organista, pianista y miembro del coro. En 1943 su vida tomó contacto con el jazz cuando ganó el concurso anual del Apollo Teathre de Harlem para cantantes noveles. Ella Fitzgerald, que había ganado ese mismo concurso la década anterior, le animó y fue presentada al cantante Billy Eckstine, quién a su vez la recomendó a su jefe de orquesta, el pianista, Earl Hines.

Contratada con apenas diecinueve años por Earl Hines como cantante y segunda pianista de la orquesta, tuvo la inmensa fortuna de que por aquella formación pasaran los jóvenes músicos de New York que estaban cambiando el jazz con el sonido nuevo conocido como bebop: Charlie Parker y Dizzy Gillespie. La huelga de grabaciones decretada por la Federación Americana de Músicos, impidió que ese periodo primitivo de Sarah al frente de la orquesta de Hines, y posteriormente con la orquesta de Billy Eckstine no fuese grabado. La única excepción es el tema grabado en diciembre de 1944 titulado: "I'LL Wait And Pray". Con una formación adquirida en los círculos "boopers", Dizzy Gillespie la introdujo en los estudios de grabación de pequeñas casa discográficas independientes: primero fue una sesion para Continental organizada por el critico, Leonard Feather en diciembre de 1944, poco después, en mayo de 1945, interpreta junto al quinteto de Parker y Gillespie, una versión de "Lover Man" para la casa "Guild". En 1946, un contrato para Musicraft supone su espaldarazo definitivo y posibilita su expresión artística en distintos contextos: canta desde acompañante de grupos swing dirigidos por el pianista, Teddy Wilson y el violinista, Stuff Smith, a orquestas de cuerda o con el pianista Bud Powell, el baterista, Kenny Clarke y otros boopers en una magnifica sesion.

Extraordinariamente apreciada en los círculos del jazz moderno, se casó con el trompetista George Treadwell y en 1947, obtuvo su primer gran éxito de ventas con "Its Magic". En 1949, cuando firmó contrato con el poderoso sello Columbia, obtuvo el primer puesto de las grandes revistas especializadas en jazz en la categoría de cantantes. La década de los cincuenta fue su mejor época como cantante. Afortunadamente supo reprimir los intentos de su casa discográfica para convertirla en una especie de estrella moderna de la canción y su aparición al frente de un octeto con Miles Davis en 1950 cantando una excelente versión de "Mean to Me" la consagró definitivamente como una gran cantante de jazz. Se prodigaron sus actuaciones en el Carnegie Hall, realizó su primera gira europea en 1951 con un éxito absoluto y todavía el éxito fue mayor en la posterior de 1954. Insatisfecha con su contrato en Columbia ya pesar de sus extraordinaria ganancias económicas, Sarah abandono en 1953, a la terminación del contrato, su relación con el poderoso sello y buscó una discográfica mas acorde con sus planteamientos musicales.

En 1954 fichó por el sello Mercury, donde estuvo hasta 1959, y posteriormente, en la ultima fase de su carrera, fue contratada desde 1963 hasta 1967 por el sello Roulette. En ambos, Sarah Vaughan dejó su mejor legado discográfico. Para la filial de Mercury, "Emarcy", Sarah Vaughan grabó entre 1954 y 1959, en directo o en estudio y con su fabuloso y regular trío: el pianista, Jimmy Jones, el contrabajista, Joe Benjamín y el baterista, Roy Haynes, una serie de discos extraordinarios y al menos una obra maestra absoluta con la colaboración del trompetista, Clifford Brown: El álbum titulado: "Sarah Vaughan" (Emarcy, 1954). Un breve periodo fuera de Mercury, fue aprovechado por la cantante para firmar por el sello Reprise, a principios de los sesenta. Su vuelta a la casa Mercury, no fue tan fructífera como el periodo anterior, y frente a fantantiscas grabaciones como la acaecida en 1963 en directo desde el Tivoli Garden en Copenhague, se encuentran intrascendentes versiones de Los Beattles o de la canción pop.

En 1967 su retirada de los estudios se vio compensada por la intervención en numerosos programas televisivos, principales festivales, teatros y clubes. En 1971, firma por el sello Mainstrean con quien estuvo hasta 1974, dejando en sus arcas un extraordinario concierto en Japón. En 1978, el productor Norman Granz la incorporó a su elenco de artistas y a su sello Pablo, donde permaneció hasta 1982 dejando tambien algunos discos extraordinarios como el dedicado a la música de Duke Ellington. En 1982 colaboró con Michael Wilson Thomas y varias orquestas filarmónicas interpretando el repertorio de Gershwin, obteniendo un premio Grammy por la grabación que la CBS efectuó en su concierto de Los Ángeles. En 1989, grababa un dueto con Ella Fitzgerald sobre "Birdland" bajo la dirección de Quincy Jones, pero el tabaco había empezado a quebrantar su salud y murió, victima de un cáncer de pulmón en abril del siguiente año










Continuara

3 comentarios - Jazz Vocal -1

@casiviejo +1
`¡Muchas gracias Bultra!, lo apalanco hasta que termine con mis tareas domésticas. Gran trabajo.