El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

los 10 aviones de guerras mas caros .


link: https://www.youtube.com/watch?v=olDVOGxVC_4

Aviación de caza. Se conoce así a las aeronaves militares diseñadas en principio para el combate aéreo contra otros aviones, contrariamente a las funciones de los bombarderos o los aviones de ataque terrestre que tienen como tarea primaria atacar blancos en tierra mediante bombas u otras armas; el nombre caza precisamente hace alusión a sus posibilidades de “cazar”, “exterminar”, “perseguir”, o como quiera decírsele a sus misiones de destruir a cualquier tipo de aeronave enemiga.

Terminología

Español

El término caza en español, hace referencia al igual que en muchos idiomas a “cazar”, y es de esta forma como se denomina a la aviación de combate cuya prioridad es tomar el control aéreo de determinada zona mediante la destrucción de la aviación similar o de cualquier otra del enemigo, protegiendo las tropas a la que pertenece del ataque de aquella o dejando libre el camino para que los aviones de ataque terrestre propios puedan cumplir sus misiones sin ser destruidos a su vez por los aviones de caza hostiles

Portugués

En portugués se les denomina “caça”, en italiano “caccia”, y en francés “chasseur” que significa literalmente “cazador”. Sin embargo algunos pioneros de la aviación inicialmente no la denominaron así, los británicos, que fueron los primeros en utilizarlos denominaron a este tipo de aviones “exploradores” (scouts) hasta los años 20, y la razón fue que los primeros aviones convertidos a cazas fueron ligeros y rápidos biplanos designados para el reconocimiento y la exploración

Los estadounidenses denominaron a sus cazas como aviones de “persecución” (pursuit) hasta finales de los años 40 y eran designados con la letra P desde 1916, siendo por tal razón que sus aviones cazas de la Segunda Guerra Mundial llevaban el indicativo P como por ejemplo el Mustang P-51 caza de escolta de largo alcance, y siguieron designándolos así hasta sus primer ingenio reactivo, el P-80 Shoting Star que fue denominado más adelante F-80 y por eso es conocido como P/F-80, a partir de aquí las series de caza norteamericanos se designan con la letra F de “Fighter”, como los F-86 Sabres, F-100 Supersabres, F-4 Panthom II , F-15 Eagle, etc., mientras los de ataque se designan con la letra A de “Attack” como los A-6 Intruder, A-7 Corsair II, A-10 Thunderbolt, etc., y los bombarderos con la letra B de “Bomber” como los B-52 Stratofortress, los B-1 Lancer y B-2 Spirit entre otros


Ruso

En ruso este tipo de aviación se conoce como "истребитель" (Istrebitel) y significa “exterminador”, aunque los soviéticos denominan sus aviones según el patronímico de sus diseñadores principales sin diferenciar el tipo de aeronave, ya que prácticamente las empresas de cada uno se especializaron en diferentes tipos de ingenios, de allí que los famosos MiG vienes de Artiom Ivánovich Mikoyán y Mijaíl Iósifovich Gurévich, los SU de Pavel Sujoi y los Yak por Alexander Sergeevich Yakovlev entre los más famosos constructores de cazas, Tu por Andréi N. Túpolev se especializa en bombarderos pesados e Il de Serguei Vladimirovich Ilyushin en aviones de carga pesados, entre otros muchos fabricantes, aunque esto no significa que los límites entre tipos de aviones y empresas esté perfectamente delimitado.
MiG por ejemplo ha diseñado aviones con capacidad primaria para ataque a tierra como los MiG-27, Sujoi ha fabricado como avión de apoyo terrestre cercano a los SU-25 con similares prestaciones al A-10 norteamericano, Tupolev construyo el caza interceptor de largo alcance Tu-28/128 destinado a destruir los bombarderos pesados norteamericanos tales como el B-52, e IL construyó el Il-2 conocido como el tanque volante, que tan buenos servicios prestó en la Segunda Guerra Mundial en misiones de ataque terrestre.




Yakovlev Yak-9D último desarrollo de los cazas de pistón del constructor A. S. Yakovlev que combatió en la SGM y Corea
De cualquier manera hoy la mayoría de los cazas de todos los fabricantes poseen algún grado de capacidad de ataque a tierra por lo que se consideran polivalentes o multirrol

Historia

Inicios

Desde los mismos comienzos de la Primera Guerra Mundial los participantes se dieron cuenta de la importancia que revestía el uso de aviones y dirigibles para tareas de reconocimiento aéreo y ataque a tierra, las FF AA italianas, britanicas y norteamericanas comenzaron a realizar bombardeos estratégicos, los alemanes también armaron sus flotas aéreas para bombardear a los aliados y todos no tardaron tampoco en darse cuenta que la mejor arma para destruir un avión o impedir su acción sobre las tropas propias era otro avión.

Como la guerra aérea rápidamente fue ganando importancia, también lo hizo el control del espacio aéreo y se destinaron aviones para luchar contra otros aviones, Inicialmente eran biplazas que llevaban un piloto junto a otro tripulante con una ametralladora. El primero de estos "cazas" fue experimentado por la compañía británica Vickers, la cual luego de varios ensayos presentó el F.B.5 en 1914, un modelo no muy exitoso debido a su poca velocidad y a que el apuntador al estar por detrás del piloto con la ametralladora montada en un afuste giratorio tenía limitada el área de cobertura principalmente al hemisferio trasero, y no podían coordinarse de manera efectiva las maniobras del piloto con el apuntamiento del artillero, quedando finalmente relegada esta variante a los aviones de ataque a tierra o de reconocimiento como medida defensiva a partir de 1915.



Error al crear miniatura: Falta archivo



Bristol Scout, uno de los iniciales aviones exploradores británicos que fueron iniciadores de la aviación de caza
La conclusión de las primeras experiencias fue que para que un avión pudiera destruir a otro de su tipo en el aire por lo menos necesitaba ser lo suficientemente rápido como para alcanzar a su presa, y allí salió a relucir otro tipo de avión militar que debía servir de base para un "caza" más efectivo en sentido moderno de la palabra, este era una pequeña y rápida aeronave desarrollada antes de la guerra para carreras aéreas. Y que al momento realizaba misiones de exploración o de reconocimiento militar, y no estaba preparado para poder llevar armamento importante, si no que más bien se confiaba en su velocidad para poder llegar a la posición que se quería reconocer y luego regresar rápidamente, por la misma razón era un blanco difícil para la artillería antiaérea o aviones armados enemigos. Los aviones británicos "exploradores" en este sentido incluían el Sopwith Tabloid y el Bristol Scout; entre los equivalentes franceses destacaba el ligero y veloz Morane-Saulnier N.

En la práctica, los pilotos de los aviones exploradores en sus misiones iban armados con pistolas, carabinas, granadas, etc., con la que atacaban a los aviones enemigos que encontraban, por lo que los estrategas de la guerra aérea se dieron a pensar que armar a los "exploradores" sería la fórmula del éxito de los aviones para destruir otros aviones, y se encargó a los fabricantes el encontrar el diseño adecuado.

Se probaron varios sistemas uno fue construir el avión con la hélice montada detrás del piloto pero este tenía el inconveniente de una alta resistencia aerodinámica lo cual significaba ser más lento que otro avión similar de configuración tractora.

Otra opción fue montar la ametralladora de manera que permitiera al piloto dispararla fuera del área de barrido de la hélice por ejemplo montar la ametralladora sobre el ala superior para disparar por encima de la hélice, que si bien era eficaz en el combate ofensivo, dado que el piloto podía mover y apuntar el arma en unidad con el avión, este emplazamiento hacía más difícil determinar el punto de mira adecuado.

La necesidad de armar los biplanos exploradores con tracción delantera con un arma precisa cuyos proyectiles pasaran entre las palas de la hélice era evidente y su abordaje motivó a los inventores tanto de Francia como de Alemania a llevar a la práctica la idea de un mecanismo de sincronización que evitara que el arma disparase cuando tenía la hélice en frente.

El diseñador de aviones francés Raymond Saulnier patentó un dispositivo práctico en abril de 1914, pero las ensayos no resultaron exitosos debido a poca fiabilidad de la munición de la ametralladora empleada. En diciembre de 1914, el aviador francés Roland Garros pidió a Saulnier que instalara el mecanismo de sincronización en su avión, un monoplano Morane-Saulnier L.

La ametralladora instalada, una Hotchkiss tenía un ciclo de disparo que causaba que la bala saliera del arma demasiado tarde para sincronizar con eficacia y coherencia los disparos con una hélice en movimiento. Debido a esto, blindaron las palas de la hélice, y se añadió cuñas metálicas a las palas para proteger al piloto de rebotes de balas.

El monoplano modificado de Garros voló por primera vez en marzo de 1915 y comenzó las operaciones de combate poco después, Garros consiguió tres victorias en tres semanas antes de ser derribado el 18 de abril, su avión —junto con el sistema de sincronización— fue capturado por los alemanes.





Fokker Dr1 triplano que se hizo famoso durante la 1GM al ser una de las pilotadas por el varón rojo el piloto más exitoso de dicha confrontación
Que por su parte tampoco dormían y los ingenieros de la firma de Anthony Fokker idearon un mecanismo de sincronización para la ametralladora refrigerada por aire Parabellum MG-14 que no necesitaba hélices blindadas, lo cual se considera desde varios puntos de vista el verdadero nacimiento de un avión de caza para la aviación militar. Así es como los triplanos Fokker DR. 1 de 1917 con dos ametralladoras sincronizadas se convirtieron en los aviones de caza más exitosos de la 1GM, en uno de ellos y en un biplano Albatros con el mismo sistema el piloto Manfred Albrecht von Richthofen conocido como el “Barón Rojo”, consiguió derribar ochenta aeronaves inglesas, antes de ser derribado y morir el 21 de abril de 1918 en el norte de Francia.

La aviación de combate ganó tanta relevancia durante la Primera Guerra Mundial que si al comienzo de la misma, la flota de todos los países participantes no rebasaba los trescientos equipos, para el final de la misma el inventario llegaba a unas 150.000 aeronaves de diferentes tipos

Entre guerras

El desarrollo de los cazas se desaceleró entre las guerras, incluso algunos diseñadores que luego fueron clásicos en el desarrollo de la aviación de caza se retiraron tal y como Marcel Block, el fundador de la más adelante mundialmente famosa Dassault Aviation, incluso hacia mediados de la década de 1930, la gran mayoría de estos aviones continuaban siendo biplanos.

Diseños como el británico Gloster Gladiator, el italiano Fiat CR.42, y el soviético Polikarpov I-15 fueron comunes hasta finales de esa década y algunos llegaron a combatir en la Segunda Guerra Mundial, pero cambios significativos comenzaron a llegar hacia el final de ese periodo, cuando los tambores de la guerra se anunciaban con inminencia sobre Europa, los biplanos clásicos de la Primera Guerra Mundial comenzaron a dar paso a monoplanos metálicos en su mayoría y estructura alar en voladizo, también llamado alas en cantilever.


Armamento de los cazas

El armamento de los cazas comenzó a ser montado en el interior de las alas, fuera del área de giro de la hélice, aunque la mayoría de los diseños conservaban dos ametralladoras sincronizadas sobre el motor ya que ofrecían mayor precisión, las ametralladoras con calibre (7.62 mm) eran de preferencia ya que las de mayor calibre 12,7 mm (.50 norteamericano) o superior y los cañones automáticos se consideraban una "exageración" dado que muchos aviones se construían de manera similar a lo diseños de la Primera Guerra Mundial (madera aunque con marcos de aluminio), también comenzaron a aparecer los primeros trenes de aterrizaje retráctiles.

El motor rotativo de la Primera Guerra Mundial, desapareció, sustituido principalmente por el motor radial estacionario y el motor en línea, Se inició el debate entre los motores de cilindros en línea frente a los modelos radiales, cada uno con ventajas y desventajas con respecto al otro y según los expertos mientras las fuerzas aéreas navales preferían los motores radiales, las fuerzas con base en tierra solían escoger los modelos en línea, pero sí todos multiplicaron la potencia varias veces en el periodo.

Uno de los conflictos donde se vieron las caras los nuevos diseños de aviación de caza fue en 1936 durante la Guerra Civil Española, cuando se midieron los Polikarpov I-16 soviéticos, aviones de revolucionario diseño, los primeros monoplanos en el mundo con las alas en cantiléver y tren de aterrizaje retráctil, a los Messerschmitt Bf 109 y los italianos FIAT CR.42, resultando el desempeño de los primeros ya probados en Jaljin Gol contra los japoneses muy satisfactorio y los diseños comenzaron a derivar hacia el modelo soviético.





Polikarpov I-16.
Primer monoplano en el mundo con las alas en cantiléver y tren de aterrizaje retráctil, combatió en la guerra de España y en la 2GM, con uno de ellos el piloto I. Ivanov embistió con la hélice a un Heinkel He-111 cortándole la cola ejecutando así el primer espolonazo de la conflagración.

Durante los años 30 comenzaron a surgir dos corrientes de pensamiento distintas acerca del combate aéreo, que dieron como resultado dos enfoques diferentes para el desarrollo de cazas monoplanos.

En Japón e Italia especialmente, seguía habiendo una fuerte corriente de que los cazas monoplazas altamente maniobrables y ligeramente armados seguirían desempeñando un papel primordial en el combate aire-aire. Aviones como los Mitsubishi A6M "Zero" en Japón, y los Macchi M.C.200 Saetta en Italia resumen una generación de monoplanos diseñados para este concepto.

El japonés se dice fue el primer caza de superioridad aérea del mundo pudiendo volar grandes distancias, unos 3.000 kilómetros en ferry y era muy ligero y maniobrable, pero su ligereza también fue su punto débil pues luego que los norteamericanos (que estaban recibiendo verdaderas palizas a manos de estos) al capturar por un golpe de suerte uno le pudieron arrancar sus secretos descubrieron que tanta ligereza y maniobrabilidad se conseguía a costa de la desprotección del piloto ya que carecía completamente de blindaje y las planchas de aluminio que configuraban la cabina eran fácilmente atravesadas por el calibre 7.62 mm, no podía tampoco a causa de los mismo superar ciertas velocidades en picada pues sencillamente se destruía.

La otra corriente de pensamiento, que surgió principalmente en el Reino Unido, Alemania, la Unión Soviética y Estados Unidos, fue la convicción de que las altas velocidades de los aviones de combate modernos y las fuerzas G impuestas por el combate aéreo significaba que los combates aéreos cerrados en el sentido clásico de la Primera Guerra Mundial serían imposibles.

Cazas como el Messerschmitt Bf 109 alemán, el Supermarine Spitfire británico, el Yakovlev Yak-1 soviético y el Curtiss P-40 Warhawk estadounidense fueron todos diseñados para altas velocidades y un buen régimen de ascenso, una buena maniobrabilidad se consideraba conveniente, pero no era el objetivo principal

0 comentarios - los 10 aviones de guerras mas caros .