Hace unas décadas, las vacas se ordeñaban de la manera tradicional: con un granjero, un par de guantes y un cubo. Esta era una profesión de riesgo: el animal podía volverse incontrolable y arremeter contra todo lo que hubiera alrededor (incluido el granjero, por supuesto).

Para solucionar estos problemas se han creado sistemas cada vez más avanzados. El más reciente, el VMS (Sistema de Ordeño Voluntario) funciona de manera totalmente automática: la vaca acude a él para comer y mientras tanto un brazo robotizado extrae la leche, sin que la vaca lo note apenas. Es capaz incluso de detectar los pezones mediante lasers para colocar los tubos en el lugar preciso. Todo un prodigio de la tecnología.



link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=EIusA9xycnc&eurl