En Iraq, una unidad de élite de artificieros se ve forzada a jugar a un peligroso juego del gato y el ratón en pleno caos de la guerra, dónde todas las personas que ven pueden ser un enemigo potencial y cada objeto una bomba mortífera.