link: http://www.youtube.com/watch?v=7ouvwAcEZno

El ajedrez constituye una de las más interesantes creaciones del ingenio humano.
Sus elementos finitos, un tablero de 64 cuadros por el que se desplazan 32 piezas
blanquinegras, ofrecen posibilidades extraordinarias de creación. Por eso cada
vez son más los que de una u otra forma, por motivaciones muy diversas, se
acercan a esta disciplina para estudiarla y practicarla.

Históricamente el ajedrez es un juego de guerra. Tal cómo hoy le conocemos, el
ajedrez es una especie de gimnasia intelectual y sus términos y tecnicismos han
pasado al lenguaje cotidiano.

Aun más, los lances del juego y su particular estrategia han seducido a un gran número de escritores. Así Cortázar hace buscar a la Maga en “un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se
moviera como una torre que se moviera como un alfil “.

Y asimismo Saramago, Borges, Coetzee… basta tener presente el juego y su influencia metafórica sale al
paso en el momento menos pensado, en la novela más apreciada, en el bestseller mas leído. La verdadera literatura del juego, sin embargo, la constituye una especie de esperanto: el uso de figurines y de la notación algebraica para representar las peripecias de las miles de batallas que se cruzan diariamente sobre tableros reales o virtuales (que el Internet ha hecho posibles).

Estos figurines eliminan las barreras del idioma y permiten que jugadores de todas las lenguas y
nacionalidades tengan acceso a las partidas de más alto nivel, plenas de novedades teóricas y planes tácticos y estratégicos que son planteados, analizados y aceptados o refutados en cuestión de días.

Esta vasta literatura técnica –mayor que la de todos los otros juegos juntos – ha permitido que los
principios y posibilidades del ajedrez hayan sido estudiados exhaustivamente en
los últimos cuatrocientos años y que quien decide hoy dedicarse seriamente a su
estudio cuente con la ventaja de un amplio registro de sabiduría y experiencias.

El juego de los grandes maestros alcanza así un alto nivel de complejidad y se ha
ganado con justicia la reputación de una gran dificultad. Esta reputación se ha
extendido – si bien aquí si con cierta impropiedad- al juego mismo y ha sido
culpable de alejar a muchos de su práctica. En la realidad, 12:05 las reglas del juego
son bastante sencillas y es posible jugar casi de inmediato disfrutando de las
emociones de los jaques y los mates en poco tiempo. La maestría, eso ya es otra cosa, y si bien exige tiempo para alcanzarla ofrece a cambio la recompensa de permitir vislumbrar las más complejas profundidades.


Los otros videos lo pueden ver al hilo de este en www.youtube.com


Saludos a todos los amigos.