Las 10 mejores peleas de la UFC

Las 10 mejores peleas de la UFC


Aqui el TOP 10 de las mejores peleas de la ULTIMATE FIGHTING CHAMPIONSHIP

Nº 10: Frank Shamrock vs. Tito Ortiz
UFC 22, 24 de septiembre, 1998 -- Lake Charles, La.


Al momento que se realizó esta pelea, Shamrock y Ortiz eran dos de los grandes nombres en un deporte que aún trataba de sobrevivr. Durante los seis años entre UFC 1 y UFC 22, muchos peleadores habían comenzado a incorporar nuevas artes marciales a su entrenamiento. En vez de un enfrentamiento entre un luchador y un experto en kickboxing, ahora había más peleadores dispuestos a utilizar múltiples disciplinas. La pelea Shamrock-Ortiz se convirtió en uno de los primeros ejemplos de los nuevos estilos, con ambos haciendo de todo, y a gran nivel, por casi 4 rounds. Ortiz, el peleador más grande, controló la mayor parte de los primeros 3 rounds, pero Shamrock nunca estuvo en graves problemas. En el cuarto round, Ortiz estaba cansado y Shamrock, siempre conocido por su buen estado físico, comenzó a golpear a Ortiz en la lona y eventualmente lo forzó a rendirse. El combate es aún considerado como un clásico de este deporte.


link: http://www.youtube.com/watch?v=4WPjy9Y2v3A

Nº 9: Randy Couture vs. Tim Sylvia
UFC 68, 3 de marzo, 2007 -- Columbus, Ohio


Luego de perder ante Chuck Liddell en UFC 57, Randy Couture dijo que se retiraba. Por 13 meses, desapareció, sólo realizando algunas presentaciones como comentarista en eventos de UFC. Pero así como se fue, regresó. Y para la sorpresa de muchos, anunció que subiría de categoría para enfrentar a Sylvia por el título de los pesados. Couture había sido noqueado en dos de sus últimas 3 peleas, y muchos estaban preocupados de que pudiera ser lastimado otra vez ante el gigante Sylvia. Sin embargo, Couture casi noqueó a Sylvia con su primer golpe de la pelea, un tremendo derechazo por encima, y aprovechó eso para castigar por cinco rounds a su rival, mientras el público celebró por 25 minutos la coronación del futuro rey. NO HAY VIDEO DE LA PELEA PERO SI DEL ENTRENAMIENTO DE RANDY


link: http://www.youtube.com/watch?v=zYB6M2k05wQ

Nº 8: Wanderlei Silva vs. Chuck Liddell
UFC 79, 29 de diciembre, 2007 -- Las Vegas


Por años, Dana White soñó con hacer una batalla entre dos de los mas feroces guerreros en AMM. En UFC 61, hasta se animó a anunciar que se enfrentarían en un evento en noviembre del 2006, pero las conversaciones entre UFC y Pride no dieron fruto. Finalmente, cuando Zuffa compró Pride en el 2007, White pudo realizar la tan esperada pelea. Vale decir que la espera valió la pena. Por 15 minutos, Silva y Liddell se pararon frente a frente y se dieron con todo ante el deleite de millones de espectadores mirando alrededor del mundo. Liddell terminó ganando por decisión, pero sin importar quién fue el triunfador, el espectáculo que Silva y Liddell brindaron fue para el recuerdo.


link: http://www.youtube.com/watch?v=ZZBnbqMXSUo

Nº 7: Matt Hughes vs. Frank Trigg
UFC 52, 16 de abril, 2005 -- Las Vegas


Esta pelea lo tenía todo: historia, drama y un título en juego. Los dos se habían enfrentado 17 meses atrás, con Hughes ganando por sumisión. Trigg quería venganza y había empezado una guerra de palabras con Hughes previo a la pelea. Enseguida de escuchar las instrucciones del referí, Trigg le sopló un beso a Hughes. Cuando sonó la campana, explotó el infierno. A menos de un minuto de iniciado el combate, Trigg le conectó con la rodilla un golpe bajo sin intención a Hughes. El referí no lo vio y Hughes se retorció en dolor. Trigg aprovechó la ventaja y por los siguientes dos minutos trató desesperadamente de terminarlo. Finalmente, Hughes escapó de un estrangulamiento desde la espalda, levantó a Trigg y lo cargó a través de todo el octágono. Luego lo tiró contra la lona, se le subió encima y le mandó una lluvia de golpes para luego terminarlo con un estrangulamiento desde la espalda.



Nº 6: Matt Serra vs. Georges St. Pierre
UFC 69, 7 de abril, 2007 -- Houston


Probablemente siempre sea recordado como una de las mayores sorpresas en la historia de UFC. Serra había recibido la oportunidad de ir por el título tras ganar la 4ª temporada de "The Ultimate Fighter", mientras que el campeón reinante, GSP había sido considerado como el gran favorito a -1000, una tremenda ventaja, raramente vista en otro deporte. Serra, por su parte, estaba muy confiado. Aceptando su rol de no favorito y destacando su sangre italiana, Serra salió a la pelea con una versión de la canción de la película "Rocky". Se pensaba que la mejor opción de Serra para ganar, sería por sumisión, pero sorprendió a St. Pierre peleándole de pie. Serra mareó al campeón con un golpe detrás de la oreja al inicio y nunca aflojó, golpeando a GSP en múltiples ocasiones hasta terminarlo en la lona en tan sólo 3:23 minutos, mientras el mundo de las AMM miraba sin poder creerlo.




Nº 5: Quinton Jackson vs. Chuck Liddell
UFC 71, 26 de mayo, 2007 -- Las Vegas


Por primera vez, los ojos del deporte estaban en UFC. ESPN hizo una cobertura extensa de la pelea, enfocándose en el resurgimiento de Liddell, colocándolo en la portada de ESPN The Magazine. Parecía que Liddell estaba listo para entrar al nivel más alto de este deporte, pero Jackson tenía sus propios planes. A menos de dos minutos de la anticipada pelea, Liddell lanzó un flojo gancho y Jackson mandó un derechazo por encima que conectó en la barbilla de Liddell y lo mandó a la lona. Jackson luego conectó varios golpes en el suelo, antes que la pelea fuera detenida al minuto, 53 segundos del primer round. A pesar de que tener a su mayor estrella vapuleado sin piedad parecía un desastre para UFC, la organización se recuperó muy rápido.



Nº 4: Tito Ortiz vs. Ken Shamrock
10 de octubre, 2006 -- Hollywood, CA.


Al igual que con un hijo, el crecimiento de una compañía puede ser ilustrada de mejor manera con referencias. Para octubre de 2006, la UFC se había establecido como un deporte con todas las letras y había logrado crear una serie de nuevas estrellas con el show de "The Ultimate Fighter".

De todas maneras, los nombres más importantes en la UFC eran los de los pioneros que habían ayudado a cimentar el deporte con sangre y agallas. Los jefes en ese grupo eran Tito Ortiz y Ken Shamrock, un par de veteranos que se habían enfrentado dos veces, marcando records en el proceso. En su segundo enfrentamiento, tan sólo cuatro meses antes en UFC 61, su pelea había ayudado a quebrar el record de ventas PPV con 775,000 ventas. Mientras Ortiz ganó por TKO de primer round, Shamrock protestó la detención temprana y la UFC decidió por la repetición.

Claramente, la UFC podría haber puesto la pelea en otro evento PPV y ver más dinero entrar en la caja, pero se dieron cuenta que ponerla en televisión gratuita abriría un par de ojos, no sólo entre los fans sino entre ejecutivos de la TV.

Es fácil de olvidar años más tarde, pero la energía en torno a la pelea fue impresionante, ya que ambos muchachos dieron todo de si mismos. Para cuando la pelea se llevó a cabo, la UFC y Spike esperaban un gran rating. Ambos cumplieron, con 5.7 millones de televidentes que observaron la última parte de la trilogía. A esa altura en la historia de la UFC, fue por lejos la audiencia televisiva más grande.

La pelea en si fue decepcionando de un lado. Ortiz derribó a Shamrock muy temprano y anotó cuando encontró aperturas hasta que una masiva serie de golpes terminaron a Shamrock a 2:23 de comenzado el primer round.

Luego, ambos compartieron un abrazo y Shamrock se retiró -- brevemente.

La pelea es significativa no sólo a causa de su importancia en el crecimiento de la UFC sino porque de alguna manera, fue la última pelea de una era. Ambos habían ayudado a cargar la promoción durante muchos años, pero realmente se trató del último hurra para ambos.

Desde entonces, Ortiz no ha ganado una pelea, estando a 0-2-1 antes de someterse a una importante operación de espalda en octubre. Sigue en reposo, pero muchos creen que a los 34 años de edad y saliendo de una lesión importante, sus mejores días quedaron en el pasado. La carrera de Shamrock, mientras tanto, ha tenido altos y bajos. Quien una vez fue el World's Most Dangerous Man fue eliminado por TKO en su pelea regreso en marzo de 2008 contra Robert Berry. En octubre de 2008, estaba programado a pelear contra Kimbo Slice pero se retiró de la pelea la noche del show tras haber soportado un corte profundo en el precalentamiento. En febrero de 2009, ganó una pelea contra Ross Clifton pero dio positivo por esteroides luego, lo que resultó en una suspensión que lo quitó de una propuesta pelea con Bobby Lashley. Hoy permanece en suspensión.

Dicho eso, la importancia de Shamrock, Ortiz y sus tres peleas no puede ser subestimada. El frenesí de los fans y los números en torno a ellos abrieron la puerta y marcaron el camino de lo que se vendría.




Nº 3: Chuck Liddell vs. Tito Ortiz II
UFC 66, 30 de diciembre, 2006 -- Las Vegas


En varios años, cuando la historia recuerde el progreso de la UFC con una perspectiva que sólo el tiempo puede permitir, es posible que esta pelea sea recordada como la más importante.

Al momento, los dos peleadores eran los dos atractivos más grandes en MMA PPV. Ortiz no sólo era muy bueno en la jaula sino que también una máquina promocional. Desde el comienzo, se dio cuenta que la gente pagaría para ver ganar a un peleador que les gustaba.

Ortiz capitalizó diciendo cosas desbordantes. Antes de esta pelea, en ejemplo era: "¿Chuck tiene carisma? Nº Pero con todos los millones que ganó Chuck, quizás se pueda comprar un poco de carisma". Para cuando la pelea fue anunciada, Ortiz se había convertido en una figura polarizante en la comunidad de la MMA. Pero a causa de eso, la gente se sentía atraída.

Liddell, mientras tanto, era un peleador que hablaba más con hechos. Para cuando la pelea se llevó a cabo, había reinado como campeón semipesado de UFC durante 18 meses y había marcado un KO o TKO en siete peleas consecutivas. El éxito había sido el ingrediente más grande para construir su base de fans, y a causa de sus finales conmovedores, la energía en torno a "The Iceman" estaba alcanzando niveles sin precedente. En su estilo tranquilo, dijo poco para llegar a los titulares. Cuando se le preguntó si estaba listo para cumplir con cinco rounds, Liddell sólo dijo: "No creo que él llegue tan lejos".

La diferencia en sus personalidades se manifestó en los fans que los alentaban, y la polarización dio más energía a la pelea.

"No hay duda al respecto: Tito odia a Chuck, y Chuck odia a Tito", dijo el presidente de UFC Dana White al momento. "Los fans de Chuck odian a los fans de Tito y viceversa".

Brillando más fuerte que cualquier pelea anterior de la MMA, estaban los medios de comunicación. Repentinamente, medios como CNN, The New York Times y Los Angeles Times estaban reportando acerca del crecimiento del deporte y la pelea de Liddell vs Ortiz.

Liddell era el favorito en la pelea, que duró tres competitivos rounds antes de que Liddell anotara un nocaut técnico frente a un frenético MGM Grand Garden Arena, que contaba con 13,761 fanáticos.

Luego de la pelea, de todas maneras, reveló la verdadera importancia de la pelea. UFC 66 se convirtió en el primer evento de artes marciales combinadas PPV en superar el millón de ventas y aún mantiene el record en la MMA en América del Norte con casi 5.4 millones en entradas vendidas. Los números efectivamente anunciaron a la UFC como un gran negocio.

A los pocos meses, Liddell estaría en la tapa de ESPN The Magazine, y la UFC ganaría una merecida presencia en la tapa de Sports Illustrated. Con eso, quedó en claro que la organización había sido estampada como legítima propiedad deportiva.



Nº 2: Royce Gracie vs. Art Jimmerson, Ken Shamrock y Gerard Gordeau
UFC 1, 12 de noviembre, 1993 -- Denver

Uno no puede celebrar el presente sin reconocer el pasado, y ningún peleador de la historia de la UFC inspiró más al núcleo actual que Royce Gracie, el brasilero que efectivamente abrió los ojos del mundo al nuevo arte del jiu jitsu brasileño que ayudaría dar nacimiento a un deporte.

Historia graciosa acerca del nacimiento de UFC: Según el reciente libro de L. Jon Wertheim, "Blood in the Cage", Sports Illustrated envió a un periodista a cubrir el evento, pero su recuento nunca fue publicado porque los editores quedaron disgustados por las descripciones de violencia que contenían. Según Wertheim, durante el evento, el cofundador de UFC Rorion Gracie le dijo al periodista de SI, Chris Price, que "Esto va a ser absolutamente gigante. No me cabe duda que se ubicará por sobre el boxeo y la lucha".

Aunque es verdad que la versión actual de la MMA sólo tiene un leve parecido a las peleas de UFC 1, no podríamos haber llegado aquí sin haber empezado allí, y Royce Gracie es el primer eslabón en la cadena de evolución.

Cuando Gracie salió para su pelea de cuartos de final con Art Jimmerson, usando un gi y pesando tan sólo 178 libras, la mayoría de las personas presentes en el McNichols Arena y en el país por PPV pensaron que tenía poca chance. Rorion Gracie, de todas maneras, había elegido a su hermano para representar el arte de la familia específicamente porque su apariencia delgada ayudaría a demostrar la superioridad de BJJ contra la fuerza bruta.

En la primera pelea, Gracie no pudo mostrar eso, ya que Jimmerson se retiró temprano tras ser montado sin un intento de sumisión de cualquier tipo. En las semifinales, Gracie pelearía contra un hombre que se convertiría en su rival: Ken Shamrock. Juntos, se convertirían en las dos estrellas más importantes de la era inicial de UFC. Su primer encuentro, de todas maneras, fue rápido, donde Gracie necesitó tan sólo dos minutos y 18 segundos para ganar por ahogo. En las finales contra el kickboxer Gerard Gordeau, Gracie lo derribó y castigó con un ahogo desnudo.

"Lo que sucede es que cuando se enredan y no saben que hacer, no hay nada que hacer contra el jiu jitsu de Gracie", dijo Gracie tras la pelea.

Era verdad. Lo que estábamos observando era fascinando porque era como revelar un secreto exótico. Aunque ya había una Gracia Academy en Torrance, California, al momento no era conocido masivamente.

Gracie pasaría a ganar en UFC 2 y cuatro torneos, y tenía un record de 11-1-1 UFC antes de salirse de la UFC en 1995. Su impacto, de todas maneras, fue inmediato e incomparable. Antes de UFC 1, muchos artistas de las artes marciales entrenaban en su propio estilo. Pero Gracie demostró algo que parecía contraintuitivo: Se podía ganar una pelea sin dar un solo golpe. Las patadas y los golpes repentinamente parecían no tener valor cuando te encontrabas de espalda. Repentinamente los peleadores comenzaron a incorporar el jiu jitsu y nuevos elementos en su entrenamiento.

Para cuando regresó a UFC en mayo de 2006, Gracie -- quien peleó esporádicamente en los años interinos -- estaba regresando a un deporte que había evolucionado dramáticamente. Fue dominado por el campeón welter Matt Hughes, incluyendo en el piso, donde Hughes lo apaleó con una kimura antes de anotar un nocaut técnico de primer round.

En definitiva, el resultado no importó porque la bienvenida fue más importante que la pelea en si misma. Los fans tuvieron la chance de decir 'gracias', y Gracie tuvo la oportunidad de ver cuan lejos había llegado el deporte.

En los días previos a la pelea, Gracie observó el progreso de UFC y lo resumió en pocas palabras:

"Esta es mi casa. Yo construí esto", dijo


Nº 1: Forrest Griffin vs. Stephan Bonnar
The Ultimate Fighter 1 Finale, 9 de abril, 2005 -- Las Vegas


Mientras el tercer y último round estaba por comenzar en lo que se estaba convirtiendo en la pelea más importante en la historia de UFC, Stephan Boonar estaba trabado en visión frontal.

Pensaba que el primer round había sido ajustado y una decisión de cara o cruz para los jueces, pero sabía que había ganado en segundo round con autoridad. Entonces con el pivotal tercer round en puerta, Bonnar se concentró únicamente en Forrest Griffin.

Mientras tanto, Griffin estaba en su rincón, siendo asistido por Jacob Duran, quien estaba trabajando duro para cerrar un corte en la nariz de Griffin. Pero a medida que el minuto de descanso llegaba a su fin, la sangre seguía chorreando por el rostro del futuro campeón de semipesados.

Ambos peleadores parecían estar exhaustos.

Mientras los dos se acercaban para reanudar la pelea, los 2950 fans presentes en el Cox Pavilion, que ya habían presenciado 10 minutos de pura acción en la historia de MMA, comenzaron un espontáneo show de agradecimiento por el esfuerzo de los peleadores, chocando sus pies y gritando a más no poder.

"Parecía que el lugar temblaba", le dijo Bonnar a ESPN.com. "Es ahí que me desperté y me dije a mi mismo, 'Esta debe ser una gran pelea'".

Durante los siguientes cinco minutos, ambos peleadores se apalearon con golpes y patadas, derramaron sangre y pusieron a prueba sus voluntades de hierro. Mientras sonaba la corneta, la tribuna se puso de pie para dar una ovación de pie y en analista de televisión Joe Rogan les dijo a los televidentes, "Yo digo que presenten dos contratos. ¿Cómo es posible determinar un ganador en esta pelea? Hay dos ganadores, punto final".

Griffin, siempre un buen deportista, caminó hacia Bonnar para felicitarlo por su esfuerzo, pero Bonnar dio un paso atrás, conciente del hecho de que si los puntajes de los jueces marcaban un empate, tendrían que pelear un cuarto round. Segundos más tarde, de todas maneras, los peleadores fueron anunciados que ya se había declarado un ganador. Con un Dana White sonriente junto a los entrenadores de "The Ultimate Fighter", Randy Couture y Chuck Lidell en el octágono, Griffin fue anunciado ganador y campeón de la primera temporada. Un Bonnar devastado se cayó a la lona.

De todas maneras, momentos más tarde, White anunció una sorpresa feliz, premiando a Bonnar con un contrato de UFC. En definitiva, el show fue alucinante, y más de 3.3 millones de fans en el país sintonizaron para ver lo que resultó ser la pelea más destacada de la historia de UFC.

Como la mayoría, Bonnar y Griffin tenían poca idea del significado de su clásico instantáneo. Sin que ellos supieran, en el Cox Pavilion también se encontraban los ejecutivos de Spike, la cadena que presentó la primera temporada del show en un contrato que no prometía una segunda temporada. En las semanas previas, White había viajado varias veces a Nueva York en un intento de elaborar un nuevo contrato, pero como el ex presidente de Spike, Albie Hecht había dejado la compañía, la cadena estaba un poco desarmada. La UFC esperaba que el show fuera su caballo de Troya, una manera de invadir casas e incrementar la base de la audiencia. Pero tras una temporada y a pesar de sus altos ratings, la situación no tenía buen color.

Todo eso cambió una vez que los ejecutivos de Spike presenciaran la electricidad en vivo y en directo. Se notaba que se trataba de un fenómeno. Según White, en la noche de la pelea, ejecutivos claves de UFC y de Spike se encontraron en la calle trasera del Thomas & Mack Center del Cox Pavilion y elaboraron un contrato. Menos de un mes más tarde, Spike y la UFC ya habían anunciado oficialmente que habían llegado a términos para un contrato de dos años durante los que producirían dos nuevas temporadas de TUF, seis tarjetas de peleas en vivo y 26 episodios destacando peleas de la historia de la compañía, que resultó ser UFC Unleashed.

El contrato le dio credibilidad instantánea a la UFC en el mundo deportivo. Para la primera temporada de TUF, UFC había pagado 10 millones de su dinero para producir la serie, pero este contrato generaría ganancias para la compañía de sobremanera. Con exposición incrementada, las ventas de PPV comenzaron a crecer rápidamente. Cuatro años más tarde, queda claro que la UFC no estaría cerca de donde está sin la primera temporada de TUF y la final entre Bonnar y Griffin.

Y pensar que ninguno de los muchachos lo sabía en ese momento.

"La mayoría de los peleadores en el show tenían dudas de que fuera exitoso", dijo Bonnar




ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO....NO OLVIDEN COMENTAR.....GRACIAS!!!

5 comentarios - Las 10 mejores peleas de la UFC

@CrisSK8
estos se dan re duro jajaja , chetengo q hacer una pregunta los de la primera pelea no son los que entrenan a los pibes en el programa ese de fx ultimate figther