Canales populares

Anarco nacionalismo, patriotismo y confusión de valores


El Estado no es la patria; es la abstracción, la ficción metafísica, mística, política y jurídica de la patria. La gente sencilla de todos los países ama profundamente a su patria; pero éste es un amor natural y real. El patriotismo del pueblo no es sólo una idea, es un hecho; pero el patriotismo político, el amor al Estado, no es la expresión fiel de este hecho: es una expresión distorsionada por medio de una falsa abstracción, siempre en beneficio de una minoría explotadora.
La patria y la nacionalidad son, como la individualidad, hechos naturales y sociales, fisiológicos e históricos al mismo tiempo; ninguno de ellos es un principio. Sólo puede considerarse como un principio humano aquello que es universal y común a todos los hombres; la nacionalidad separa a los hombres y, por tanto, no es un principio. Un principio es el respeto que cada uno debe tener por los hechos naturales, reales o sociales.

La nacionalidad, como la individualidad, es uno de esos hechos ; y por ello debemos respetarla. Violarla seria cometer un crimen; y, hablando el lenguaje de Mazzini, se convierte en un principio sagrado cada vez que es amenazada y violada. Por eso me siento siempre y sinceramente el patriota de todas las patrias oprimidas.
La esencia de la nacionalidad. Una patria representa el derecho incuestionable y sagrado de cada hombre, de cada grupo humano, asociación, comuna, región y nación a vivir, sentir, pensar, desear y actuar a su propio modo; y esta manera de vivir y de sentir es siempre el resultado indiscutible de un largo desarrollo histórico.
Por tanto, nos inclinamos ante la tradición y la historia; o, más bien, las reconocemos, y no porque se nos presenten como barreras abstractas levantadas metafísica, jurídica y políticamente por intérpretes instruidos y profesores del pasado, sino sólo porque se han incorporado de hecho a la carne y a la sangre, a los pensamientos reales y a la voluntad de las poblaciones.
Se nos dice que tal o cual región - el cantón de Tesino [en Suiza], por ejemplo -pertenece evidentemente a la familia italiana: su lenguaje, sus costumbres y sus restantes características son idénticos a los de la población de Lombardía y, en consecuencia, debería pasar a formar parte del Estado italiano unificado.
Creemos que se trata de una conclusión radicalmente falsa. Si existiera realmente una identidad sustancial entre el cantón de Tesino y Lombardía, no hay duda alguna de que Tesino se uniría espontáneamente a Lombardía. Si no es así, si no siente el más leve deseo de hacerlo, ello demuestra simplemente que la Historia real - la vigente de generación en generación en la vida real del pueblo del cantón de Tesino, y responsable de su disposición contraria a la unión con Lombardía - es algo completamente distinto de la historia escrita en los libros. Por otra parte, debe señalarse que la historia real de los individuos y los pueblos no sólo procede por el desarrollo positivo, sino muy a menudo por la negación del pasado y por la rebelión contra él; y que este es el derecho de la vida, el inalienable derecho de la presente generación, la garantía de su libertad.
La nacionalidad y la solidaridad universal. No hay nada mas absurdo y al mismo tiempo más dañino y mortífero para el pueblo que erigir el principio ficticio de la nacionalidad como ideal de todas las aspiraciones populares. El nacionalismo no es un principio humano universal. Es un hecho histórico y local que, como todos los hechos reales e inofensivos, tiene derecho a exigir general aceptación. Cada pueblo y hasta la más pequeña unidad étnica o tradicional tiene su propio carácter, su específico modo de existencia, su propia manera de hablar, de sentir, de pensar y de actuar; y esta idiosincrasia constituye la esencia de la nacionalidad, resultado de toda la vida histórica y suma total de las condiciones vitales de ese pueblo.

Cada pueblo, como cada persona, es involuntariamente lo que es, y por eso tiene un derecho a ser él mismo. En eso consisten los llamados derechos nacionales. Pero si un pueblo o una persona existe de hecho de una forma determinada, no se sigue de ello que uno u otra tengan derecho a elevar la nacionalidad, en un caso, y la individualidad en otro como principios específicos, ni que deban pasarse la vida discutiendo sobre la cuestión. Por el contrario, cuanto menos piensen en si mismos y más imbuidos estén de valores humanos universales, más se vitalizan y cargan de sentido tanto la nacionalidad como la individualidad.

La responsabilidad histórica de toda nación. La dignidad de toda nación, como la de todo individuo, debe consistir fundamentalmente en que cada uno acepte la plena responsabilidad de sus actos, sin tratar de desplazarla a otros. ¿No son muy estúpidas todas esas lamentaciones de un muchachote quejándose con lágrimas en los ojos de que alguien lo ha corrompido y le ha puesto en el mal camino? Y lo que es impropio en el caso de un muchacho está ciertamente fuera de lugar en el caso de una nación, cuyo mismo sentimiento de autoestima debería excluir cualquier intento de cargar a otros con la culpa de sus propios errores.

Patriotismo y justicia universal. Cada uno de nosotros debería elevarse sobre ese patriotismo estrecho y mezquino para el cual el propio país es el centro del mundo, y que considera grande a una nación cuando se hace temer por sus vecinos. Deberíamos situar la justicia humana universal sobre todos los intereses nacionales. Y abandonar de una vez por todas el falso principio de la nacionalidad, inventado recientemente por los déspotas de Francia, Prusia y Rusia para aplastar el soberano principio de la libertad. La nacionalidad no es un principio; es un hecho legitimado, como la individualidad. Cada nación, grande o pequeña, tiene el indiscutible derecho a ser ella misma, a vivir de acuerdo con su propia naturaleza. Este derecho es simplemente el .corolario del principio general de libertad.

Todo aquél que desee sinceramente la paz y la justicia internacional debería renunciar de una vez y para siempre a lo que se llama la gloria, el poder y la grandeza de la patria, a todos los intereses egoístas y vanos del patriotismo.

Mijail Bakunin

Link para conocer el anarco-nacionalismo:
http://anarco-nacionalismo.blogspot.com/

El fascismo tiene la misma cara que el nacionalismo, después de tantos años de represión y sumisión a las leyes, al estado de turno y al dinero, me parece ilógico e irracional como la gente puede seguir creyendo en toda esta mentira que inventaron los poderosos, adinerados o simplemente manipuladores para que sigamos manteniendo su estatus social, sus comodidades y por sobre todo la mejor comida, que es lo que le falta al 50% no solo de Argentina sino en más de la mitad de la población mundial.
El estatus de criminal, ilegal, estafador siempre que sea al estado y a los que se guardan dos panes cuando el de al lado no tiene, será también considerado como un modelo a seguir por todos, que la expropiación sea inminente para los que tienen más que el pueblo. El pueblo no es el estado, el fascismo, la burgesía y el nacionalismo tienen la cara del estado y como dijo Prudhon:
SER GOBERNADO SIGNIFICA SER VIGILADO, inspeccionado, espiado, dirigido, legislado, reglamentado, encasillado, adoctrinado, sermoneado, fiscalizado, estimado, apreciado, censurado, mandado por seres que no tienen ni título, ni ciencia, ni la virtud.
Ser gobernado significa, con motivo de cada operación, en cada transacción, ser anotado, registrado, censado, tarifado, timbrado, tallado, cotizado, patentado, licenciado, autorizado, apostillado, amonestado, contenido, reformado, enmendado y detenido.
Es, bajo el pretexto de utilidad pública y en nombre del interés general, ser expuesto a contribución, ejercido, desollado, explotado, monopolizado, depredado, mistificado, robado; luego, al menor movimiento de resistencia, a la menor palabra de protesta, reprimido, multado, vilipendiado, vejado, acosado, maltratado, aporreado, desarmado, agarrotao, encarcelado, fusilado, ametrallado, juzgado, condenado, deportado, sacrificado, vendido, traicionado y para colmo, burlado, ridiculizado, ultrajado y deshonrado.
¡He aquí el gobierno, he aquí su moralidad, he aquí su justicia!

Siembra odio y cosecharás odio, siembra libertad y cosecharás anarquía.

Acá un link http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/87941/index.php a un artículo mitad catalán mitad castellano que habla del anarco-nazionalismo. Otra fantochada de los fascistas para manipular gente desde el sentimiento de pertenencia de la tierra, habla un argentino-catalán-francés-checo-italiano-español. La tierra es nuestra y de todos porque en cuanto se acaban los recursos de una nos vamos a la otra como siempre se hizo y se hará. Cap I Cua es la forma que tienen los argentinos para denominar a los números como este 0180 cabeza y culo en catalán, como el truc valenciá o truco argentino jugado por inmigrantes italianos, alemanes, polacos o españoles en argentina. Mis raíces por coincidencia son españolas, italo-alemanas y originarias americanas o criollas, por elección franco-catalana-checa, por ende dejémonos de joder que si me pusiera del lado del nacionalismo me negaría a mi mismo. Dejemos de negar la realidad y cambiemos, todxs juntxs.
¡Salud y LibertⒶd!

Fuentes:

http://www.blogsperu.com/blog/20091/
http://estenfuertes.blogspot.com/2011/02/link-para-conocer-el-anarco.html


El estado no es patria, pero el patriotismo no es nacionalismo y el orgullo solo alimenta el ego, por ende la autodestrucción:
En una sociedad donde cada persona es constantemente bombardeada de falsa información, falsos sueños, falsas expectativas, falsedades en general, mentira, manipulación, egocentrismo, miedo, derrotados y vencedores, pobres, ricos y muy ricos que solo quieren más dinero, no importa de que clase sean, porque el dinero significa poder, el poder de vivir mejor y más cómodamente durante más tiempo. Bombardeada a tener miedo de estar en la calle o ser otro yonky, un punki gritón o algún otro tipo de personajes excluidos social mente por el sistema, ya que no entra en los dogmas de el escape constante, escape al sufrimiento, a nuestros miedos de la realidad que no queremos afrontar. Ya que si nos damos cuenta de algo que ya hace tiempo nos había iluminado, nos avergüenza tanto que nos resguardamos en nuestro ego de ser lo más razonable con nosotros mismos, porque no podemos ser eso que decimos no ser pero que nuestro consciente/inconsciente lo sabe, sabe que no hacemos más que apoyar lo que queremos que cambie, por lo que lo censuramos hasta enviarlo a los más recóndito de nuestra conciencia para no derrumbar lo único que nos mantiene en estado de no/conciencia, de escape, de evasión, de miedo a sufrir, el ego.
En una sociedad en la que como cada individuo debe respetar las libertades del otro, sin saber siquiera cuales son esos límites que delimitan nuestras libertades individuales (y que no son más que los que delimita el otro ser en ese momento y en esa situación por una necesidad natural ya que al otro le gustaría ser respetado en la misma, léase necesito cagar, comer, leer, o follar y necesita hacerlo solo o acompañado, pero necesita hacerlo), fomentando así el individualismo, la mentira y la hipocresía de que como debo respetar al otro no puedo decirle que se esta comiendo mi comida, incluso el otro habiendo cenado 2 veces, y así yo poder hacer lo mismo cuando tenga la oportunidad ya que la gente se come tu comida y lo seguirá haciendo, hasta que le digas que te estas muriendo de hambre, les hagas ver tu realidad y así solo quedará en su conciencia el seguir haciéndolo incluso sabiendo que te estas muriendo a tu lado (o del otro lado del mundo)o hasta que le abras la cabeza con un palo y le quites lo que tiene el y sus hijos después de ellos haberlo hecho durante tanto tiempo contigo. (perdón por los ejemplos Bakuninescos)
En una sociedad en la que acumulamos beneficios (léase ropa, ordenadores, dinero, comida, discos) solo por el caso de que no podamos obtenerlos cuando queramos y de la manera que queramos, en la que el fomento del individualismo y el consumismo es continuo y continuado por la misma. Solo hasta que venga alguien del otro lado del mundo que realmente no tenga para comer o de este mismo también, y que haya sido explotado en alguna manera por alguien de este lado, y no venga a pedir trabajo sino a sacarles la comida de la boca y darles una patada en el culo para que sean conscientes de que a la próxima los van a venir a matar por haber fomentado todos esos valores en su sociedad y la de los demás a su alrededor, la cuales eran libres y naturales y fueron infectadas por la miseria de la especie, raza o animales que somos los humanos, aquellos los que no piensan y actúan en libertad y siguen acumulando beneficios para la próxima, mientras que las demás se van pudriendo por dentro al ver que no tienen los mismos beneficios que ésta, de la que hablamos, a la que pertenecemos y que existe en todas partes del mundo.
Cuando los yonkys, los ilegales, las chabolas, las pateras, las villas, las fabelas, los guetos, los terroristas, los punkis, los peones, los obreros, los trabajadores, los sin derecho, los camellos, los marginados, los nerds, los reprobados y todos los excluidos sociales tomen el control de si mismos cumplan su rol en la sociedad, derriben la establecida y generen una nueva en la que no habrá etiquetas, ni excluidos, ni legalidades, ni manipulaciones o manipuladores ni más pensamientos o ideales lógicamente y directamente relacionados con la involución, represión y autodestrucción, es solo ahí cuando seremos una sociedad libre, la cual podemos empezar a construir pensando de la misma manera y sacarnos la pesada mochila del ego que nos ahoga cada día más.

Link: http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/9138529/Ensayo---El-ego-mecanismo-auto-represion-social.html
0
0
0
0No hay comentarios