Popular channels

EL ANARQUISMO Y LA ORGANIZACIÓN OBRERA

Por reacción contra la esterilidad de los sindicatos -considerados, en líneas generales, como elementos de defensa y capacitación de los trabajadores- existe en el anarquismo una tendencia situada en el linde del individualismo negativo. No se trata en realidad de un movimiento de opinión con arraigo en nuestros medios revolucionarios, ni mucho menos de una tendencia calificadamente antiorganizadora. Los antigremialistas creen que una organización extrasindical, sin compromiso con los sindicatos obreros, pero forzosamente obligada a girar en el mismo círculo llenaría más ampliamente los objetivos revolucionarios del anarquismo. De ahí que consideren desde el mismo plano idealista a todas las organizaciones proletarias, sean reformistas o revolucionarias.

La organización que propician los anarquistas, sea sindical o puramente ideológica, no puede llenar otros objetivos que los emergentes de la lucha contra el capital y el Estado; responden a necesidades defensivas y realizan una misión educadora por los principios que inspiran y determinan su acción. Pueden, pues, existir preferencias entre una u otra forma de organización. Pero el objetivo es siempre el mismo -la lucha contra el poder, contra la autoridad y la explotación del hombre- y de ese objetivo no podemos apartarnos los anarquistas. Si rechazamos el medio sindical, alegando la esterilidad de la lucha económica y las continuas desviaciones del movimiento obrero, ¿ha de ser con el propósito de organizarnos "políticamente" -por tendencias, con exclusión de todo interés inmediato- para que el anarquismo constituya una tendencia social independiente de los intereses, los anhelos y las aspiraciones del proletariado?

En primer lugar, nadie garantizaría al anarquismo una orientación "política" que impidiera esas infiltraciones reformistas que notamos en el movimiento obrero. ¿Acaso no fueron los mismos anarquistas, como orientadores y dirigentes del sindicalismo revolucionario, los que aceptaron como lógica y necesaria esa desviación del movimiento proletario inspirado en nuestras ideas? Los defectos de la organización son inevitables en aquello que es inherente a su naturaleza. Lo que se necesita es dotar a los hechos sociales de una conciencia capaz de determinar sus movimientos, para que los trabajadores no sean simples juguetes del "fatalismo histórico" predicado por los discípulos y continuadores de Marx.
La organización, cualquiera que sea su característica, es un medio de lucha, el instrumento de defensa y ataque que tienen como supremo recurso los hombres que sufren las consecuencias de una inicua organización social. Los fines revolucionarios no están en el organismo de lucha, que es una consecuencia del mismo mal que se combate: radica en la idea inspiradora, en la noción de futuro que alientan los hombres emancipados, en el espíritu y la conciencia de los pueblos que han llegado a comprender el fondo trágico de los despotismos consagrados.

Para nosotros, anarquistas partidarios de la organización proletaria, el sindicalismo es un medio de lucha. De ahí que nos esforcemos por dotarlo de una conciencia social capaz de convertir al proletariado en una fuerza determinadora del progreso histórico, y no en un lastre inútil de ese progreso. ¿Cómo conseguir ese objetivo? Llevando a los sindicatos obreros los problemas sociológicos, las inquietudes espirituales, los motivos de divergencia y de lucha que caracterizan al anarquista.

No es posible desconocer el valor de las ideas como elemento de capacitación del proletariado y como fuerza espiritual que impide el estancamiento de la energía popular y evita las desviaciones del sindicalismo. ¿Qué en la generalidad de los casos, y por repetidas ocasiones, los anarquistas fracasaron en su intento de desterrar del movimiento obrero la influencia reformista del marxismo? ¿Que los mismos sindicatos orientados por anarquistas, o que como tales se les consideraba, siguieron el proceso de adaptación a las condiciones políticas y económicas de posguerra, ofreciendo vasto campo de acción a los profesionales políticos? Según nuestro modo de apreciar ese fenómeno moral y psicológico -las influencia materialistas obran sobre los individuos en forma relativa- la causa de esta desviación radica en el error consagrado por los mismos anarquistas; en su criterio neutralista, en la negación de las propias ideas como participantes en la lucha social. Si en los sindicatos renunciaron a ser anarquistas, sacrificando sus principios a una supuesta unidad de clases, y transigiendo con los peores elementos introducidos en el movimiento obrero para satisfacer groseras ambiciones, ¿cómo era posible que el sindicalismo revolucionario se preservara de las influencias del medio ambiente y de los repetidos ataques de los enemigos del anarquismo?

De la experiencia que nos ofrece ese fracaso, nosotros no sacamos una conclusión contraria a las organizaciones proletarias. Los anarquistas no podemos abstenernos de participar en la diaria lucha del proletariado. Más bien debemos esforzarnos en propulsar, en intensificarla en todos sus aspectos subversivos, procurando orientar las necesarias y espontáneas protestas del pueblo, de acuerdo con los principios solidarios y justicieros que avaloran esa lucha instintiva, del explotado contra el explotador, del tiranizado contra el tirano.
Consideramos un error esa neutralidad ideológica frente a todas las organizaciones proletarias, alegada por algunos compañeros decepcionados por la esterilidad revolucionaria del sindicalismo. Nuestro deber es combatir las tendencias reformistas y autoritarias infiltradas en el movimiento obrero. Pero para que nuestra labor no se pierda en la inmensidad del espacio… es necesario crearnos un arma propia de lucha, un medio de actuación que responda a nuestras ideas y obre sobre el conjunto social con determinaciones enérgicas y hechos inconfundibles.

Esta de más decir que los anarquistas no pueden confundir los medios de lucha -la organización- con los fines revolucionarios. El sindicalismo debe ser el arma de defensa y ataque de los trabajadores, obligados a buscar en la cooperación y la solidaridad los elementos de fuerza que necesitan para su defensa como clase explotada y tiranizada. ¿No es lógico que los anarquistas nos esforcemos por dar un objetivo libertario a esa organización creada por necesidades económicas ineludibles?

Emilio López Arango
0
0
0
0No comments yet