Check the new version here

Popular channels

Jeff The Killer vs Homicidal Liu

Las horas pasaban, y aquel bar de carretera no mostraba ningún acto importante, Jeff permanecía sentado, observando su teléfono, estaba viendo una web privada de la Interpol, en la web se informaba sobre los asesinos en serie más buscados, en primer lugar, se encontraba una foto muy conocida, se trataba de la perturbadora imagen de Go to sleep.
-¿Quiere tomar algo caballero?- Preguntó un camarero.
-Quiero la bebida con más alcohol que tenga.-Jeff no mostraba ningún interés por el camarero, simplemente observaba su imagen, la misma imagen que subió a internet justo después de matar a sus padres y hermano. El chico sonreía plácidamente, agarro una botella de Vodka y se la metió en la boca.
-Señor, eso no lo puede hacer.- Le dijo el camarero.
-¿Acaso yo me encargo de tocarle las pelotas mientras trabaja? da igual, tengo... ''dinero'' suficiente-Respondió Jeff.
-Oh perdone señor, no era mi intención alterarle de esa forma.
Jeff seguía sin mostrar interés por el camarero, agarro la botella y comenzó a engullirla de una forma descomunal. Cuando acabó con la bebida no podía sostenerse en pie, le podía haber dado una sobredosis, Jeff se levantó, pero pronto cayó desmallado al suelo. Varios camareros le atendieron, y llamaron a urgencias...
JUEVES
Jeff despertó en una cama de hospital, totalmente mareado, desde su cama vio a una enfermera que se aproximaba a su habitación. Tan rápido como la vio se levantó de su cama y recogió un bisturí que había por casualidad. La mujer entró con total normalidad, pero, al observar la cama vacía de Jeff se alteró y corrió a informar a los médicos, pero al girarse se cerró la puerta, la mujer pegó un tremendo grito al ver a un hombre, con una sonrisa tallada en su rostro, sin párpados, con la piel blanca, y, con un cuchillo entre sus manos, el hombre colocó su mano en la boca de la mujer, impidiéndole gritar.
-Shhhhhh, Go to sleep.- Jeff sonreía plenamente. Agarró el bisturí y se lo clavó a la chica en la garganta, formando así un río de sangre en el blanco suelo.
Jeff salió del hospital, e inmediatamente reconoció el lugar donde se encontraba, su pueblo, su antigua vida... Jeff caminó por una estrecha y abandonada calle hasta llegar a su antiguo barrio, tras andar un poco, encontró su casa, tenía un cartel en el que ponía ''Se vende'', Jeff poseía una copia de la llave, la cual le fue muy útil, abrió la puerta de su casa y vio el salón, estaba tal cual lo dejó, todas las habitaciones estaban igual que cuando Jeff dejó de ser el mismo, todas menos una, la habitación de Liu. Jeff se sorprendió al ver que ninguna de las pertenencias de Liu se encontraban en su dormitorio, y se temió lo peor, Liu, no había muerto.
Jeff corrió al despacho de su padre, donde aún se encontraba el viejo ordenador de Liu, lo encendió y investigó acerca de ''aquel día''.
Una familia es brutalmente asesinada, todas las pruebas indican que el asesino es el joven Jeff Woods, se sospecha que se suicidó después de cometer los crímenes de el señor y la señora Woods.
El hermano de Jeff sobrevivió a los ataques, este chico (Liu Woods) se encuentra en paradero desconocido...
Jeff estaba asustado, habían pasado 13 años desde aquel horrible incidente, y ahora, había descubierto que su hermano seguía vivo.
-Liu, después de tanto tiempo...-Jeff estaba impresionado acerca de lo ocurrido.
Aquella noche la pasó en un hotel que encontró por la zona, toda la noche estuvo pensando acerca de lo ocurrido.
VIERNES (DE MADRUGADA)
-¿Liu, cómo seras ahora, dónde vivirás?
Todas las preguntas atormentaban a Jeff, angustiado, se levantó de la cama y cogió su cuchillo. Viajó hasta una comunidad de apartamentos, y entró en uno de ellos. Dentro se encontraba un joven adolescente, estaba viendo una película en el ordenador. Un ruido irrumpió la calma del chico, miró por encima y no vio a nadie, pero al girarse encontró a Jeff, sentado en el sillón, con el portátil entre las piernas.
-Interesante película.- Dijo Jeff observando la pantalla de la computadora.
-¿¡QUIÉN ERES TU?!
-Mhmhmhmhmh, Go to sleep.-Jeff lanzó el ordenador al suelo y se sacó un cuchillo de la sudadera, el cual clavó al joven repetidas veces asta la muerte.
Jeff, ahora más ''relajado'' caminaba por la calle, ''jugando'' con su cuchillo ensangrentado. De pronto, en un instante, apareció un hombre alto, con una chaqueta de cuero marrón, y unos pantalones agujereados, el hombre llevaba una navaja entre las manos, se acercó a Jeff, y levantó la navaja, Jeff fue rápido y esquivó el ataque, un rayo de luz iluminó a Jeff, al verlo el hombre se enfureció. Jeff lo comprendió todo al ver el rostro del agresor.
-¿Liu?.- Dijo Jeff asustado.
-¡¡Jeff!!
Jeff se encontraba atemorizado, ahogándose en los trágicos recuerdos del pasado. Por una parte quería matar a su hermano, pero por otra lo quería abrazar, Jeff se decantó por la segunda opción, sin embargo, Liu no pensaba lo mismo de él. Jeff corrió a abrazar a su hermano perdido, pero Liu, Liu le clavó la navaja en el costado, provocando una sensación de asfixia en Jeff.
-Como puedes ser tan cabrón.- Dijo Liu mientras sacaba la navaja del costado de Jeff.
-LIU, TE JURO QUE NO LO QUISE HACER, LO ÚNICO QUE QUERÍA ERA... ERA... era...
-Matar.- Las palabras de Liu entristecieron a Jeff, y no tuvo más opción que llorar a través de sus diabólicos ojos.
Liu levantó una vez más la navaja, pero Jeff le pegó una patada y salió corriendo.
-Miserable hijo de la gran puta.- Jeff no se encontraba en su mejor momento, el hecho de que Liu lo quisiera matar lo angustiaba.
Una vez hubo entrado en su habitación del hotel, se curó la cicatriz, y salió a un bar que había por allí.
-Quiero una cerveza.- Dijo Jeff en la barra.
Aquella noche caminaba borracho sin rumbo, miró el reloj, eran las 02:36 de la mañana.
-Todavía puedo matar a alguien más.
Jeff caminó hasta la casa de una anciana. La pobre mujer estaba dormida, Jeff entró a su dormitorio, cuando la anciana despertó vio al asesino en un lado de la cama.
-¡¡AHHH!!.- Gritó la mujer.
-Shhhhh, Go to sleep.
Jeff apuñaló a la anciana, pero la pobre ya había muerto de un ataque al corazón.
-Mierda de viejas, la última que me cargo, así pierde toda la gracia.
04:48
En poco más de dos horas Jeff había matado a una niña, una familia entera y a un empresario.
-¿Qué voy a hacer?
Jeff se sacó un cigarrillo del bolsillo del pantalón y comenzó a fumar.
-Joder, me cago en las adicciones.- Dijo mientras escupía humo mezclado con saliva.
Agarró su cuchillo y se hizo una raja en diagonal en la palma de su mano, ya que la sensación de dolor le excitaba.
-Uhuhuhu, ¿por qué todos gritarán, si es hermoso?- La demencia que poseía a Jeff era superior a todas las locuras posibles.
Acto seguido procedió a lamer la palma de su mano, engullendo toda su sangre.
-Jajaja, deliciosa, y exquisita sangre.
VIERNES
Jeff despertó al lado de un contenedor de basura, rodeado de botellas de cerveza, aún quedaba un poco de una, la agarró y se la llevó a la boca.
-Oh, que dolor de cabeza tengo.- Dijo Jeff, con los ojos entrecerrados.
Sacó su cartera y la observó con atención, miraba una foto de su familia, su hermano tenía la cara tachada con un rotulador permanente.
-Miserable, te vas a enterar.- Jeff rajó la foto y se saco otra del bolsillo de la sudadera. Estaba manchada con sangre, arrugada y no se distinguía muy bien lo que ponía, era, Go To Sleep.
14:57
Jeff miraba con preocupación su plato de comida, cogió un trozo de pollo medio crudo con las manos, y se lo metió en la boca.
-UGH, QUE ASCO.
Jeff tiró toda la comida y se fue a la cama, pensó en lo que le ocurriría si se enfrentaba con Liu.
-Estas jugando con fuego Jeff.- El despiadado asesino se asustó al oír la dulce y tranquila voz de un niño.
-Tú eres... yo.- Jeff observó al niño mientras recordaba los momentos que pasó cuando aún era un pobre inocente.
-Ahh... que loco estoy joder, la última vez que tuve alucinaciones así fue...- De pronto se oyó un ruido en la habitación de Jeff.
-¿Qué coño...?
Parecían unos pasos, cada vez más y más cerca de donde Jeff se encontraba. Cogió su cuchillo y caminó hasta el pasillo, lo que a continuación vio lo dejó paralizado por un momento, era un hombre alto, con un esmoquin, y sobre todo, no tenía cara.
-¡La última vez que vi a este hijo de puta casi me muero!- Jeff se enfureció, y sacó su cuchillo.-Di adiós, Slenderman.
Jeff clavó su cuchillo en el suelo, ya no había rastro alguno de aquel ser.
-¿Otra alucinación? Yo... no puedo fingir más. En mis 13 años de asesinatos nadie me a podido vencer, NADIE, ni siquiera esa demente asquerosa de mierda, y ahora ese pedazo de imbécil me quiere matar, no lo voy a permitir, ya te ataqué una vez, y ahora, AHORA NO PIENSO RENDIRME, ESCÚCHAME LIU, VAS A MORIR, Y TE MATARÉ DE LA JODIDA FORMA MÁS ASQUEROSA QUE EXISTA, NO VOY A PERMITIRLO, VAS A SUFRIR, Y NO PODRÁS HACER NADA PARA EVITARLO, ESCUCHA, NADA.- Los gritos de Jeff retumbaban por toda la sala.
Un poco más tarde, alguien tocó en la habitación de Jeff.
-Disculpe, hemos recibido quejas de su habitación. Disculpe.- El guarda tocaba con potencia la puerta de Jeff.- Nos han dicho que le han oído gritar. Sé que está ahí dentro, abra por favor, si no abre usted tendré que hacerlo yo.
El agente cogió una llave con el número de la habitación de Jeff, pero, al entrar, no había nadie.
-Policía, un hombre joven se ha ido de su habitación.- Dijo el guardia, histérico por teléfono.
-Perdone, no veo nada malo en eso.- Respondió un policía al otro lado de la línea.
-No, el problema no es ese, sino cómo ha dejado su habitación, verá, hay sangre por todas partes, y un mensaje escrito en el que pone ''go to sleep'' o algo así.
-De acuerdo, iremos de inmediato.- La llamada se cortó, pero, ya era tarde, Jeff había huido.
18:47
Por entre un solitario sendero, caminaba el peor asesino en masa que ha existido, agachándose, vigilando por si la policía estaba cerca. Tenía un corte en la muñeca, se lo hizo el mismo antes de marcharse del hotel. Caminaba en silencio, arrancándose trozos de costra y chupándola codiciosamente, Jeff se sacó su preciado cuchillo, y observó su reflejo, acto seguido, posó como para una fotografía.
-Jajajajajajajaja, soy hermoso, todos los humanos se asustan al verme, menudos fetos son ellos, sin embargo, yo tengo un estilo en mi rostro que... hahahaha, va perfecto con mi personalidad.
Lamió el cuchillo con la punta de la lengua, y se hizo un pequeño corte. Jeff seguía andando, sin saber a dónde ir, no tenía demasiados ánimos como para ''dormir'' a alguien más, así que actuó por su cuenta, y continuó su ''costosa'' rutina. Entró en un bar, se bebió una botella de cerveza, bueno, lo que era una, luego eran dos, y de dos pasaron a tres. A la séptima cerveza, Jeff comenzó a notar que estaba emborrachándose, cogió un cigarro, y se lo llevó a la boca.
-Oiga, en este lugar no está permitido fumar.- Dijo uno de los camareros.
-Oiga, váyase a la mierda.- Jeff seguía fumando, sin importarle las palabras del trabajador.
Jeff llevaba puesta una bufanda hasta los ojos, pero la boca estaba destapada, eso le permitía beber y fumar excesivamente, el camarero, permanecía delante de Jeff, hablándole en tono enfadado, pero, éste estaba ''sordo'', no oía nada de lo que le decía, las voces de la gente comenzaron a formar un eco en su cabeza, cada vez más y más fuerte.
-Ya esta aquí.- Esas fueron, las últimas palabras que probablemente oirían los presentes en el bar.
-Go to sleep.
Un cuchillo atravesó el abdomen del camarero, la impresionante habilidad de Jeff para matar, produjo un caos en el lugar, sangre por todas partes, llantos, y, por último, fuego.
20:15
Ya comenzaba a oscurecerse el cielo, la luna había empezado a mostrar su lúgubre brillo, la sombra de un peligroso asesino corría entre los rincones más poblados de la zona, hasta llegar a un prestigioso barrio de gente adinerada, encontró una casa que le llamó la atención, era por la forma de su buzón, tenía una mancha roja parecida a la sangre, Jeff entró en esa casa, una vez dentro, escuchó un ruido que provenía de la segunda planta.
-Ahí estás ''Preciosa víctima''.- Los movimientos de Jeff eran cuanto más aterradores, avanzaba por el pasillo, cada vez más y más cerca de la habitación donde se encontraba su próximo ''Juguete''.
Jeff abrió la puerta del dormitorio, pero, para su sorpresa, alguien se le había adelantado.
-¡Qué coño es esto!- Había tripas por el suelo, sangre por las paredes y un brazo en la puerta.
Parte del cadáver se encontraba en la cama, en posición fetal, un enorme agujero abría el estómago de aquella mujer, la cama, ahora cubierta de un rojizo color mostraba marcas de arañazos, probablemente del asesino.
Jeff se giró y vio la pared con un mensaje escrito con sangre, ''Nos veremos este domingo, en casa''.
Jeff reconoció la mala caligrafía, ese mensaje había sido escrito por el mismísimo Liu Woods.
-Jajajajajajajjajaja, ¿Así que me quieres retar?
Unas luces rojas y azules le alarmaron, al mirar por la ventana, vio que se trataba de la policía.
-Así que no acaba el espectáculo, jujujuju, nos vamos a divertir.
-¡Soy agente policial, abran la puerta!.- Gritó uno de los ocho que había.
-¡Si no abren tendremos que hacerlo por nuestra cuenta!.- Dijo, de nuevo.
Finalmente, golpearon la puerta, pero, al colocar un pie en la casa, algo se lanzó sobre su presa, degollando al primer agente.
-¡¡Qué es eso!!- Dijo un policía.
-E... eso no puede ser humano, me refiero, ah, bueno... ¿su velocidad?- Agregó el más joven.
-¡¡Jajajajajajaa!!
-¿¡QUIÉN HA DICHO ESO!?- Gritaron a la vez.
-YA BASTA, DEJA DE HACERTE EL GRACIOSO.- Dijo el que parecía el inspector jefe.
Acto seguido una cuchilla atravesó el hígado de éste, los agentes que quedaban corrieron despavoridos. Dos de ellos entraron en el coche, pero explotó provocando un incendio en la entrada de ''la morada''. Los demás subieron corriendo las escaleras de la casa, una vez arriba, encontraron el cadáver, un agente intentó esconderse en el baño, pronto sintió una fría cuchilla en la garganta, y murió desangrado, en la habitación del cadáver se encontraban los últimos policías vivos. Jeff los había encerrado en la casa, finalmente, ardieron junto al mensaje de Liu.
SÁBADO
Jeff caminaba solo con las manos aún manchadas de sangre del día anterior.
-Liu, eres un pedazo de cabrón, como cojones piensas matarme mañana.
Jeff comenzó a reírse de una forma brutal, de su boca comenzó a salir sangre debido a que se le abrió al reírse, formando una sonrisa diabólica en su rostro, sus manos comenzaron a enrojecerse debido al frío, un cuchillo asomaba de la sudadera del asesino, ése cuchillo tenía las puntas oxidadas, la locura que dominaba la mente de Jeff acabó por expulsarse, provocando la muerte de muchos inocentes.
Liu estaba sentado frente la televisión, veía un viejo vídeo familiar, Jeff aparecía en éste, estaba disfrazado de payaso, por aquél entonces tenía 10 años, cosa que ahora Jeff había olvidado por completo, transformándose, en lo que se había convertido, en un ser sin identidad alguna, en un asesino sin escrúpulos, en una imagen, titulada ''Go to sleep'', era una representación de la persona en la que Jeff se había convertido, Liu se sabía todas las historias que su hermano había vivido, más de una vez, parecía como si terminase todo, como si Jeff muriese, pero Liu sabía que todo eso no eran más que montajes, Liu quería revolucionar la historia de los ''creepypastas'', quería acabar con una leyenda que, poco a poco, se había ido propagando por toda la humanidad, Liu no era hermano de Jeff, no era ''humano'', ya no era nada, simplemente un espectro que la humanidad había creado, su misión era acabar con el que una vez había sido de su familia.
23:47
Los movimientos de Jeff en el desesperado intento de dormir eran muy bruscos, de lo único que tenía ganas era de dormir, de olvidar lo ocurrido y lo que quedaba por pasar, pero eso era imposible, él no paraba de repetirse en la cabeza las palabras que lo habían llevado a la locura extrema, ''Go to sleep'', llevaba así más de una hora, sin embargo nada le ayudaba a conciliar el sueño.
-Joder, me estoy volviendo un cobarde, no puedo, no quiero acabar así, mi único objetivo es matar a Homicidal Liu, y parece que no va a ser fácil.- Su cabeza no dejaba de emitir extrañas imágenes de cadáveres, todos ellos ya los conocía Jeff, (Slenderman, Jane the Killer...) pero ninguno era de Liu, Jeff sabía que esa batalla no iba a acabar bien.
01:38
Eran las una de la madrugada, Jeff estaba usando su teléfono, se estaba haciendo fotografías y colgándolas en foros web, fue así como nació la leyenda de Go to sleep, por foros, pero en ese momento Jeff se hacía unas fotos un tanto ''raras'', tenía un cuchillo en la mano y se estaba rajando las comisuras, la sangre brotaba de su boca, esa sensación le recordó al día en que decidió ''sonreír'' eternamente.
-Si hubiese apuñalado un par de veces más a Liu nada de esto habría ocurrido.- Se maldecía continuamente.
DOMINGO
Pasaban las horas y Jeff seguía haciéndose fotos, sabía que en pocas horas iba a enfrentarse a su hermano, sacó su mejor cuchillo del armario de su nuevo ''hotel'', y caminó hasta su casa, dado que se encontraba a un buen paseo y dado que Jeff no podía esperar más decidió salir por patas hasta ésa zona, hasta su antiguo barrio, mientras caminaba recordó al grupo de matones, por su culpa Jeff había dejado de ser humano, y eso lo enfurecía.
07:02
Jeff llevaba esperando en su casa un montón de tiempo, eran las siete de la mañana y Liu no daba señales de vida.
-Pedazo de gilipollas, que esto no es un juego.- Jeff estaba cuanto más angustiado.
Le pegó una patada a la puerta de su casa y entró. Una vez dentro subió a su dormitorio y cogió un par de cosas, aún sin saber por qué, se encontraba un poco mareado, de pronto recordó que en el garaje había un par de herramientas, con las cuáles sería más fácil matar a Liu, bajó las escaleras con la intención de coger una motosierra, pero en la sala principal hubo algo que lo dejó paralizado, provenía de la cocina, era un ruido similar al de un escape de gas, cuanto más se acercaba más se mareaba, al abrir la puerta casi instantáneamente cayó desplomado al suelo.
Una puñalada en el pecho fue lo que despertó a Jeff, éste tenía la vista borrosa, pero pudo distinguir la cara de su hermano.
-L... Liu...- La respiración de Jeff se entrecortaba y no se podía percibir muy bien lo que decía.
Jeff intentó coger su cuchillo de la sudadera, pero ya no estaba, el cuchillo de cocina de Liu estaba clavado en el cuerpo de Jeff.
-Todo ha terminado.- Dijo Liu, llorando.
-No... aún no...- Jeff golpeó la cara de su hermano.
Cogió un tubo de hierro que había en la pared y le dio fuertemente a Liu en la espalda. El crujir de los huesos de Liu mostraban todo el sufrimiento de éste.
-Jajajaajajajajaaaa, Liu Woods, ahora estás acabado.
Jeff corrió hasta la sala de estar y cogió su cuchillo, inmediatamente Liu se abalanzó sobre Jeff.
-NO, YA BASTA.- Gritó Liu.
La sangre caía del pecho de Jeff, agarró su cuchillo y con fuerza le atravesó el hombro a Liu.
-¡¡AHHHHHHHHHHHH!! MISERABLE HIJO DE PUTAAA, TU MATASTE A MAMÁ Y A PAPÁ. DESTRUISTE NUESTRA FAMILIA, Y AHORA PAGARÁS POR ELLO.
Una ráfaga de puñetazos golpearon a Jeff, uno de los cuales le sacó una muela.
-Jajajajajaja, sólo te diré una cosa, ''Go to...
Un golpe en la cabeza hizo que Jeff se desmayase, pero éste se levantó, y a duras penas se lanzó contra el cuello de Liu, agarrándolo con fuerza. Los ojos de Liu empezaron a cerrarse, pero le dio una patada a Jeff en la rodilla y salió corriendo hasta las escaleras del sótano.
-Oh no, esto no va a acabar así.- Dijo Jeff en un tono ''cabreado''.
Liu se tropezó y cayó sobre una vieja puerta que daba paso al garaje. Por otro lado se encontraba Jeff, cojeando debido a los numerosos golpes recibidos por su hermano.
-JODER LIU. TE ESTÁS PASANDO BASTANTE.
Jeff caminaba velozmente por las escaleras, al abrir la puerta su hermano le asestó un golpe con un martillo.
La cabeza blanca de Jeff pasó a ser de un color rojizo debido a la cantidad de sangre que caía de ella.
-Se ha acabado todo Liu. No puedes escapar, jajajajajaaja, Go to sle...- Una cuchilla atravesaba a Jeff.
-Te equivocas Jeff, esto no puede seguir así.- Las palabras de Liu hacían eco en los oídos de Jeff.
-Lo único que quiero... agh... es, desinfectar el mundo.- Esas fueron las últimas palabras de Jeff hasta el momento.
Liu guardó su cuchillo, ahora manchado con la sangre de más retorcido asesino que jamás haya existido. Caminó hasta la segunda planta y entró en lo que una vez fue el dormitorio de Jeff, se secó las lágrimas de los ojos y pensó en lo que debía hacer, finalmente decidió informar a la policía, al salir encontró un charco de sangre frente la habitación de sus padres.
-Liu, parece mentira.- La voz de Jeff provenía de la entrada.
-N... no puede ser posible.- Dijo Liu casi en un susurro.
-Jajajaja, ¿De veras pensabas que estaba muerto Liu? He sufrido mucho, pero para matarme hace falta algo más que un arma. Verás hermano, hace poco más de un año una zorra intentó matarme, es más, le faltó muy poco para lograrlo, muchos pensaron que estaba muerto, pero dos meses más tarde fue ella la que la acabó palmando. Si estoy vivo es por algún motivo, Liu, si de nosotros uno debe morir, serás tú el único que podrá hacerlo.
-Te equivocas Jeff, la muerte no es algo con lo que se pueda jugar. A ti te divierte matar a la gente, confundirla, y finalmente quitarle la existencia, si las personas estamos aquí es porque debemos estar, y no tienes razón al matarles. Jeff, ésta vez seré yo el que te mande ''a dormir''.
Una batalla entre hermanos podría acabar con todo lo que de verdad creemos importante, con las historias que llevan años atormentándonos. Jeff le clavó su cuchillo a Liu en el brazo, pero eso no fue suficiente.
-Jeff, hermano... descansa, y ve a dormir.
La cuchilla de Liu atravesó la barriga de Jeff, acto seguido, Liu lanzó a su hermano contra la pared, el dolor de Jeff, cada vez mayor, al caer al suelo vio a toda su familia.
-No, no, esto no puede acabar así...
Han pasado 13 años desde que Jeff comenzó a matar, desde que Jeff se convirtió en uno de los creppypastas más famosos que han existido hasta nuestros días, la sangre caía por el cuerpo de Jeff, comenzó a echarla por la boca, su vista se empezó a nublar, observó el cuerpo de su hermano, después, sintió cómo la fría navaja de Liu iba entrando, poco a poco, en su cuerpo, un sudor frío le recorría por la cabeza, sus brazos empezaban a temblar, los órganos de los sentidos comenzaron a perderse, cada vez más y más dolido, pronto se dio cuenta de que no se podía mantener, y cayó desplomado sobre su propia sangre. Jeff the Killer, el asesino en serie.
Años más tarde
En la fría celda 347 se encontraba uno de los peores criminales, autor de cientos de muertes, incluido el asesinato del mayor asesino en serie. Liu Woods se entregó a la policía afirmando ser Homicidal Liu, ahora, se encontraba encerrado en su celda, escribiendo en un diario varias cosas acerca de lo ocurrido en los últimos años, en el cuaderno, se encontraban datos acerca de Jeff y de su locura, una ironía del destino propuso que se fuese la luz de tal lúgubre lugar. Liu no tenía otra opción, así que decidió dormir un poco. Horas más tarde la luz volvió, Liu abrió los ojos de par en par, un escalofrío le recorrió la espalda al ver que su cuaderno tenía algo más escrito, pudo gritar, pudo alarmarse, sin embargo se acercó hasta la hoja ahora pintada. Una tremenda angustia invadió a Liu al leer lo que ponía, le temblaba todo el cuerpo, en ésa hoja, escrito con lo que parecía ser sangre, ponía Go to sleep.
0No comments yet
      GIF
      New