Porcelain. Entre pacífico y macabro...