Check the new version here

Popular channels

50 Consejos,para ser mejor fotografo[1]



_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


50 Consejos,para ser mejor fotografo!


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _



Buenas! quiero compartir con ustedes.50 tips y consejos que les pueden servir para mejorar sus fotos,el post esta enfocado mas,hacia las personas que poseen cierto conocimiento previo en fotografía,pero igualmente es valido para todos!




_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _




¿Como fotografiar bien la hora azul?


La hora azul es uno de los mejores momentos del día para hacer fotografías, ya que las luces de la ciudad se compensan con la luz natural que va cogiendo tonalidades azules y los colores se saturan.


Podemos presenciarla todos los días en 2 ocasiones: antes del amanecer y después del atardecer. Si eres principiante, recomiendo que comiences con la hora azul del anochecer, ya que es más fácil de identificarla. Cuando se esconde el sol, el cielo poco a poco se oscurecerá, encenderán las luces de la ciudad y desde ese instante hasta que el cielo se ponga completamente negro es lo que dura la hora azul. Por la mañana en cambio es todo lo contrario. Comienza minutos antes de que apaguen las luces de las calles, antes de que salga el sol. En estas dos ocasiones, la duración de este momento fotogénico dura pocos minutos de modo que es conveniente tener bien pensada la fotografía que queremos realizar para aprovechar al máximo el poco tiempo que disponemos para hacer fotos.




Estate atento a la tonalidad del cielo. Nada más encender las luces, normalmente aún hay demasiada luz. Es un buen momento para empezar a probar encuadres para cuando la luz tome esa tonalidad que sea de nuestro agrado.

Utiliza diafragmas cerrados. A partir de f/13 las luces hacen el efecto estrella. Además, cuanta más larga sea la distancia focal, el efecto estrella será aún más pronunciado.

Aprovecha los reflejos. El mar, un rio, un charco de agua, un escaparate… puede actuar como espejo y te ayudará para que tus fotos tengan un toque de creatividad.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


¿Cual es el mejor momento para sacar fotografías?


Es lo primero que nos deberíamos preguntar al organizar nuestra salida fotográfica, ya que no es lo mismo hacer fotos en cualquier época del año, así como en las diferentes horas del día. Para ello, vamos a tener en cuenta una serie de consejos para hacer fotos en el mejor momento.

Piensa lo que te puede aportar cada estación del año.


Otoño. Probablemente es la mejor época para fotografiar bosques. Las hojas se ponen de colores y podemos crear imágenes muy llamativas.

Invierno. La luz es más uniforme, no hay mucho contraste entre el sol y la sombra, por lo tanto, es un buen momento para hacer retratos en la calle o captar escenas con luz suave.

Primavera. No hace falta decir que es la mejor estación si nos gusta fotografiar flores. Estad atentos también cuando los árboles empiezan a brotar, en los primeros días las hojas son de color verde chillón.

Verano. Seguramente muchos pensarán que son los mejores meses para hacer fotos porque hace buen tiempo. Sin embargo, la luz es muy dura y esto puede jugar en nuestra contra. Las sombras se quedan muy oscuras y las luces pueden quemarse, sobre todo en las horas centrales del día. En cambio, si lo que queremos son fotos con cielos azules, hay que aprovechar estos días de verano.




Después de decidir cuál es la estación del año que más se adecua a las imágenes que queremos crear, pensaremos sobre cuál es el mejor momento del día para hacer fotos. Tal y como pasa en los distintos meses del año, la luz cambia mucho a lo largo de la jornada.


Atardeceres y amaneceres. Ubica el este y el oeste para prever de dónde sale y se esconde el sol.

Espera la hora azul. Son esos pocos minutos desde que se encienden las luces de la ciudad hasta que anochece y se compensan con el cielo que oscurece poco a poco con tonalidades azules.

Evita las horas centrales. Sobre todo cuando hace mucho sol, la luz es muy picada y crea sombras muy desfavorecidas.




_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Que fotos hacer en cada hora del día


Cuando organizamos cualquier plan, siempre es una buena costumbre tener algunas cosas atadas anteriormente para que todo salga perfecto. Más necesario será prepararlo todo bien y con antelación si parte de ese plan lo va a formar nuestra cámara de fotos. Esto se debe a que a lo largo del día, vamos a tener diferentes luces que nos servirán para hacer una serie de fotos de la forma más correcta posible y como fotógrafos, una de nuestras misiones es identificarlas y sacarles el mayor partido posible.


Siempre dividimos un día en 24h. Te animo a que empieces a dividirlo por tipos de luces, y se te abrirá un gran abanico de posibilidades para hacer mejores fotos.




Pero, ¿cómo podemos saber a qué hora tendremos una luz concreta? Nunca vamos a saber a ciencia cierta cuál va a ser la luz exacta que tendremos, pero sí que las podremos prever más o menos. A continuación encontrarás una lista cronológica de diferentes luces que se puede encontrar un fotógrafo a lo largo del día:


Hora azul. Aunque es más fácil identificarlo por la tarde, por la mañana también hay unos minutos de hora azul. Es justo cuando empieza a aclararse el cielo, minutos antes de que se apaguen las farolas y las luces de la calle. Esta luz es de las mejores para fotografiar calles, edificios y vistas panorámicas de ciudades iluminadas, ya que la luz natural se compensa con la luz artificial de farolas, escaparates, etc…

Crespúsculo. Donde mejor se suele ver es en costas donde el horizonte queda con orientación al este. Antes de que salga el sol, una franja rojiza muy intensa empieza a asomarse desde el mar. Es un buen momento para hacer fotos de paisajes marinos a exposición lenta. Un trípode así como filtros degradados nos serán de gran ayuda.

Amanecer. Ahora sí que empieza el día. El sol se asoma y el cielo empieza a coger colores cálidos. Estate atento si hay algunas nubes, ya que lo más probable es que se pongan de color rosa, naranja incluso rojo. Sigue usando filtros degradados con estas luces también para compensar la diferencia de luz de diferentes partes del encuadre. El amanecer es un momento clave para hacer buenas fotos de paisajes.




Hora dorada. Es la luz más cálida y acogedora del día. Todo lo que el sol ilumina durante estos minutos, coge tonalidades doradas, de ahí su nombre. También la conoceremos como “la hora mágica”. Si utilizamos esta luz para fotografiar personas crearemos un ambiente muy especial en la foto. Además, si hacemos uso de un filtro polarizador, podremos avivar más los colores así como conseguir un cielo más azul y atractivo.

El resto del día. Una vez finalizada la hora dorada, empiezan las horas donde la luz pierde considerablemente su belleza e intensidad. Sobre todo en verano. Las horas centrales del día son las peores, ya que la luz es muy dura creando contrastes muy bruscos y sombras indeseadas. Puedes aprovechar estas horas para fotografiar interiores o también, si has madrugado para fotografiar el amanecer puedes permitirte echarte una siesta y descansar, que seguro que te lo mereces. ¡Pero ojo! No te creas que ya has terminado por hoy, que aún te queda la mitad.

Hora dorada de tarde. Lo mismo que por la mañana, pero hacia el oeste. La identificarás cuando veas que las sombras empiezan a alargarse. ¿Te atreves a fotografiar contraluces?




Atardecer y crepúsculo de tarde. Lo mismo que el amanecer pero por el oeste. Lo bueno del atardecer y el crepúsculo de tarde es que has tenido todo el día para decidir dónde fotografiarlos, así que es conveniente que hayas buscado una buena localización unas horas antes.

Hora azul de tarde. En diferencia del amanecer/atardecer y la hora dorada, es la única luz que se repite sin cambios debido a la orientación del sol este-oeste. Lo que nos interesa es que se vea ese cielo azul marino antes de convertirse en negro, contrastándola con luz incandescente.

Noche. Ya está todo oscuro, y nos hemos quedado sin luz. Pero tu trabajo querido fotógrafo, aún no ha terminado. ¿Te animas a hacer unas nocturnas? Si está despejado, prueba en fotografiar las estrellas con exposiciones de varios minutos. Ya verás cómo engancha.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


¿Como aprovechar la luz natural al maximo?


La luz natural, es una fuente de creación al alcance de cualquier fotógrafo. Ya que todos tenemos la suerte de tenerla a mano todos los días, ¿por qué no sacarle el máximo partido posible para que nuestras fotos ganen fuerza en luz y color? A continuación, algunos consejos para hacer mejores fotos con luz natural:




Planificar el día guiándonos por la luz. No es lo mismo planear una salida fotográfica a las 12:00 del mediodía cuando seguramente la luz será muy dura y con sombras poco fotogénicas que madrugar o esperar a las últimas luces de la tarde que generalmente suelen ser mucho más atractivas. Valora las luces que te puede aportar cada hora del día: hora azul, luz dorada, atardecer, amanecer, contraluces…

Prevé luces. Al principio puede resultar un poco complicado pero cuando llevamos mucho tiempo haciendo fotos en diferentes horas, estaciones y situaciones, nuestro olfato para prever luces se irá agudizando. Por ejemplo, si está lloviendo y ves que de pronto empiezan a salir unos rayitos de luz, espera a que salga el arcoíris justo al lado opuesto del sol, es posible que no tarde mucho en aparecer. También ocurre con atardeceres lluviosos donde no son pocas las veces que nos sorprendernos con nubes rojizas cuando el sol está apunto de esconderse.




Lleva el material necesario. Polarizador para saturar colores y eliminar reflejos, filtros degradados para compensar la exposición del cielo, reflectores para rebotar la luz del sol… Estas herramientas pueden ser nuestras grandes aliadas para que la imagen quede finalizada o casi finalizada en la propia cámara de fotos sin necesidad de invertir tiempo en ediciones posteriores en el ordenador.

Disparar en RAW. La mejor opción si nos gusta la calidad óptima en las fotos. Además, aunque con los filtros citados arriba seguramente no tengamos que editar mucho, siempre tendremos más margen para hacer las correcciones deseadas.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Razones para fotografiar el amanecer




Estas son las razones por las que deberías fotografiar el amanecer:


La luz es más bonita. ¿Alguna vez te has preguntado cómo lo hacen esos fotógrafos que publican en revistas imágenes de paisajes espectaculares? Fíjate en la luz, la mayoría de ellas, difícilmente las hayan realizado a las 12:00 del mediodía, cuando el sol está en picado y la luz es muy dura.

Aprenderás a interpretar mejor la luz. Ve a la localización que tienes pensado cuando todavía es de noche. Verás como la luz va cambiando lentamente, empezando desde la hora azul, el crepúsculo, el amanecer y la hora dorada. Haz como mínimo una foto con cada luz para aprender cómo se comporta en nuestra cámara, y las posibilidades que nos puede dar para mejorar nuestras fotos.




Verás lo que nadie ve. Un amanecer es un momento único. Aunque te levantes a verlo todos los días, siempre será diferente, no hay uno igual a otro. Siéntete afortunado en el momento en el que lo fotografíes, pocas personas se levantan a verla/fotografiarla, y si tú eres la excepción, la naturaleza te hará sentir como un privilegiado.

Siempre te quedará el atardecer. También es cierto que hay días en los que el amanecer nos puede defraudar, incluso tal vez lleguemos a pensar “ojalá me hubiera quedado en la cama”. Pero como en todas las cosas, hay días buenos y no tan buenos. En los no tan buenos, puedes optar por una segunda oportunidad y esperar al final del día para fotografiar el atardecer, eso sí, no dejes siempre toda tu suerte en manos del atardecer

Al día hay dos momentos donde la luz es mejor que el resto de la jornada. Prueba con las dos y aprovecha la luz natural al máximo, porque si descartas levantarte para el amanecer, tendrás un 50% de posibilidades menos para hacer fotos con buena luz.
Además, ¿qué mejor que empezar el día haciendo una bonita foto? Te ayudará a empezar la jornada de buen humor.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Como fotografiar careteras




Las carreteras son un buen motivo fotográfico para trabajar composiciones que nos ayudarán a entender mejor el recorrido que hace la visión en una imagen. Cuanto más fácil se lo pongamos a los ojos para contemplar una fotografía, más posibilidades tendremos para que la imagen que hemos captado guste.

Aprovecha las exposiciones lentas por la noche o en la hora azul. Las líneas luminosas de los automóviles resaltan el recorrido y nos ayudarán a reforzar el camino que debe seguir la visión.

Además, le dará sensación de movimiento a la toma.
Busca puentes que crucen la carretera. Desde la altura tendremos una visión más amplia y seguramente nos resultará más sencillo hacer la composición.




Procura no cortar la carretera y muéstrala en toda su amplitud en la manera de lo posible. Es más difícil seguir el recorrido de la foto si la carretera se corta en las esquinas del encuadre




En conclusión, haz imágenes para que nuestros ojos tengan un recorrido continuo en ellas, verás cómo con la práctica esta forma de pensar te ayudará a comprender mejor los trucos de composición.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Truco de composicion:la importancia del primer plano


Al hablar de composición siempre hablamos del recorrido que hace la visión en la fotografía. Cuanto más fácil se lo pongamos al ojo en ese camino visual, más agradable se nos hará contemplarla, y a la vez, trasmitiremos más fácilmente el mensaje de la imagen. Más allá de la regla de los tercios, una de las técnicas más efectivas es la de buscar un primer plano, y para ello tendremos en cuenta los siguientes conceptos:




Líneas. Nos ayudan a entrar dentro de la foto así como darle profundidad. Todas las líneas nos dirigen la visión en una dirección pero el efecto se multiplica cuando la línea es curvada. Veamos como ejemplo las fotografías de arriba. Las dos fueron tomadas en la Basílica de Loyola, en 2 fechas diferentes. Cada cierto tiempo, cambian la decoración del jardín. ¿Cuál es la imagen que más fácilmente dirige tu mirada hasta el sujeto de la foto, en este caso, el santuario? Seguramente has contestado el del jardín en forma de “S”, ¿verdad? Busca cuando es posible líneas curvadas para introducir en las tomas y crea una foto con un recorrido visual que enriquezca la composición.

Colores. Los colores cálidos, sobre todo el rojo, son los que más rápidamente detecta nuestra visión. Teniendo esto en cuenta, podemos aprovechar esta reacción a la hora de componer. Si por ejemplo, estamos fotografiando un césped lleno de flores, destacará más la imagen cuando en un primer plano pongamos una flor roja (color cálido) en lugar de una azul (color frío). También influye que el color del fondo (en este caso el color verde de la hierba) sea el color opuesto al del primer plano.




Texturas. Busca diferentes texturas que refuercen el mensaje de la imagen colocándolas en un primer plano. Una práctica muy sencilla es la de situar la cámara al ras o casi al ras del suelo. Si te encuentras en una calle adoquinada te animo a que hagas la prueba y veas el resultado. Como ejemplo, la siguiente fotografía se hizo un día de chaparrón en Donostia. El suelo adoquinado del puerto estaba empapado por la lluvia y empezó a coger brillo con los últimos rayos de sol al atardecer. Colocando la cámara a pocos centímetros del suelo ayudó a que esa textura brillante del adoquín ayudara a completar el mensaje que reflejaba la fotografía sobre un día de lluvia en Donostia.




Estas son tan solo 3 ideas para colocar en primer plano y conseguir de una forma muy sencilla una composición correcta que mejore nuestra forma de mostrar instantes. Sin embargo hay muchas más que iremos descubriendo a la vez que avancemos de nivel.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Psicologia de colores


Una fotografía puede transmitir cosas muy distintas según la luz con la que se ha captado, del mismo modo, no son menos importantes los colores que aparecen en la toma. Por un lado, cada color nos puede transmitir diferentes sentimientos, y el mensaje que queremos transmitir también puede ser más intenso si sabemos organizar el encuadre teniendo en cuenta cómo actúa cada color.

A continuación, unos datos de referencia sobre lo que transmiten y significan algunos colores en la cultura occidental:




AZUL: Aunque es un color que transmite confianza y armonía, contradictoriamente es frío y distante. Es uno de los últimos colores que detecta nuestra visión, de modo que en fotografía, el azul es ideal para colocar al fondo de los encuadres y así dar más profundidad a la imagen.

ROJO: Es el color de la pasión, del peligro, de lo prohibido y de la velocidad. Al contrario del azul, nuestra visión detecta el rojo rápidamente, antes que cualquier otro color. De modo que si lo situamos en primer plano, también estaremos acentuando la sensación de profundidad en la imagen. En el caso de la velocidad, si fotografiamos un barrido de un coche rojo, y después, hacemos otro con un coche de cualquier otro color, ¿cuál de los dos parece que va más rápido?




VERDE: El color de la esperanza y de la frescura, ya que nuestra mente lo asocia automáticamente con la naturaleza. Es un buen color para transmitir tranquilidad, sin embargo tengamos en cuenta que el verde también es el color del veneno. Según el contexto en el que se emplee, significará una cosa u otra.

AMARILLO: Transmite optimismo, diversión y acidez. También está muy relacionado con la iluminación, ya que cuando dibujamos una lámpara o una bombilla, normalmente la luz es de color amarillo. Teniendo esto en cuenta, si incluimos este color en nuestras fotos, tendremos la sensación de que la imagen es luminosa.

NARANJA: Es un color intermedio del amarillo y el rojo. Tiene la diversión del amarillo pero de una forma más exótica, y por otro lado, al igual que el rojo es uno de los primeros colores que detectamos.




NEGRO: Es el color de la negación, de la muerte y del final, pero también el de la elegancia. Para todo lo que queramos relacionar con la oscuridad, lógicamente, al negro debemos reservarle su espacio en la toma.

BLANCO: Es el color ideal para transmitir sensación de limpieza y amplitud. También es el color de la inocencia, como ejemplo, podemos ver cómo normalmente predomina el blanco en la mayoría de las fotos de recién nacidos. El blanco es tierno, es el color de las cosas buenas.
También podemos investigar en las sensaciones que podemos transmitir mezclándolos. Con un poco de dedicación, aprenderemos a sacarle más partido a ese mensaje que queremos dar a entender en nuestras fotos con la ayuda de los colores.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Consejos para fotografiar paisajes


Tal vez sea la modalidad fotográfica que todos hemos realizado al menos una vez. Al principio puede parecer que es la más fácil, porque el paisaje siempre está ahí, pero también es cierto que está en una transformación constante si nos fijamos en las diferentes luces del día que lo iluminan, estaciones del año, meteorología… Como fotógrafos, vamos a aprovechar todo esto siguiendo unos sencillos consejos para captar las mejores fotografías de paisajes. A continuación, algunos consejos:




Aprovecha las mejores luces del día. Madruga, porque hay unas cuantas razones para fotografiar el amanecer a tu favor, y más aún si lo tuyo es fotografiar paisajes. Al amanecer así como al atardecer, veremos luces que son invisibles a lo largo del día. Recuerda que al que madruga la naturaleza de ayuda, y si necesitas un empujón para levantarte, vuelve a leer las 10 frases fotográficas motivadoras.

Sube lo más alto que puedas. Desde las alturas, todo se ve mejor. Además, obtendrás puntos de vista diferentes y también te ayudará a localizar nuevos sitios interesantes para seguir haciendo fotos.




No te olvides el trípode. Sobre todo si ya te has convencido de que las mejores luces las verás al comienzo y al final del día. Son las mejores luces sí, pero también se ve todo más oscuro, con lo que no te quedará otra que bajar la velocidad del obturador. El trípode será un buen compañero para que las fotos no te salgan borrosas. También te ayudará a tomártelo todo con más calma y pensar mejor las composiciones.

Profundidad de campo. Cierra el diafragma para tener mucha profundidad de campo. De esta forma conseguiremos una imagen muy nítida. Un f/11 o f/13 es una buena opción, aunque si estamos usando objetivos angulares también podemos usar diafragmas de f/8.

Velocidad. Juega con la obturación. Si en tu encuadre hay elementos en movimiento, piensa si te interesa congelarlos o de lo contrario crear el efecto fantasma. Plantéate usar velocidades muy lentas si vas a fotografiar escenarios donde haya mar o ríos. Mostrar el agua con efecto sedoso le da un toque muy atractivo a las fotos.




Utiliza filtros. El polarizador te avivará los colores, saturará el cielo y anulará reflejos no deseados. Los filtros degradados son imprescindibles en tomas donde hay mucho contraste con el cielo, ya que te ayudarán a compensar las luces. Los filtros de densidad neutra son útiles para hacer fotos a velocidad lenta a plena luz del día. Da preferencia a estos filtros antes que retocar en Photoshop, de esta forma podrás dejar la foto prácticamente terminada en la cámara.

Inserta a una persona. Es como cuando la gente hace fotos a setas y al lado pone un paquete de tabaco. Esto se hace para mostrar el tamaño de las setas. Pues con los paisajes igual. Poner personas en puntos concretos del encuadre nos ayudará a mostrar la grandiosidad de lugar.




Analiza los colores. Si puedes mostrar colores complementarios en la misma toma mejor. Esto mejorará la identificación de cada elemento, dando profundidad y color a la imagen. Por ejemplo si fotografías un bosque o una montaña muy verde, pon una persona que lleve una chaqueta roja para contrastar. Un poco de psicología del color no te vendrá mal.

No borres ninguna foto. Hasta llegar a casa y descargarlas en el ordenador no te deshagas de ninguna. Recuerda las razones para no fiarte de la pantalla de tu cámara de fotos.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


¿Como buscar tu estilo fotografico?


Cuando empezamos a aficionarnos en el mundo de la fotografía, de golpe nos encontramos con una cantidad de información para digerir. Entre la parte técnica, artística y creativa, por momentos es normal que nos sintamos abochornados, incluso puede que nos dé el bajón fotográfico pero es una transición que debemos superar para avanzar en nuestro aprendizaje fotográfico.




Todos al principio empezamos a ver fotos que nos gustan y seguramente queremos conseguir obtener los mismos resultados. Pero aunque lo intentemos no nos sale igual. Como siempre decimos, el aprendizaje fotográfico es un camino que hay que recorrer paso a paso, con calma y sin correr. No es precisamente una actividad que se aprende en un solo día, ni en una semana. De hecho, siempre salen nuevas técnicas, modas y estilos, así que lo mejor es que te prepares para un aprendizaje duradero. De todas formas, aunque nunca vamos a terminar de aprender, sí que poco a poco, iremos viendo que nuestros resultados mejoran, hasta que al final, encontraremos un estilo fotográfico que nos caracterice. Eso es lo que debemos conseguir, sentirnos cómodos haciendo un tipo de foto que nos gusta y nos llena.


¿Pero cómo conseguimos encontrar nuestro estilo fotográfico? ¿Qué pasos debemos seguir? En principio, no hay ninguna regla ni proceso a seguir, más bien diría que es algo que se encuentra con el tiempo de forma natural. Debemos hacer muchas fotos y si es posible dedicar un tiempo todos los días a nuestra cámara. Por lo demás, déjate llevar y todo llegará.




A continuación, te expongo un listado de consejos que te ayudarán en la búsqueda de tu estilo fotográfico:

Empápate viendo fotos. Las más que puedas y a diario. Ahora que existe Pinterest, ve navegando y pineando fotos de web en web. Una vez hayas hecho una extensa recopilación de fotos pineadas, fíjate de qué tipo son, y cuál es la estética así como la temática principal. Esto te ayudará a orientarte sobre cuál es el estilo que más te llama la atención.

Arriésgate. Toma la cámara y haz fotos. No solo las más fáciles, intenta probar nuevas técnicas, puntos de vista, etc… Cuanto más variadas sean tus fotos respecto a técnica y composición, tendrás un abanico más amplio para decidir en qué campo te sientes más cómodo.

¿Cuáles son tus aficiones aparte de la fotografía? Si te gusta cocinar, prueba en introducirte en la fotografía culinaria. Si te gusta viajar, tal vez lo tuyo sea la fotografía de viajes. ¿Te gusta hacer deporte? Pues haz fotos deportivas. Cuanto más familiar sea una temática para ti, te será más sencillo hacer mejores fotos. Por ejemplo, si eres surfista, seguramente sabrás prever cuales son los mejores momentos para hacer clic antes que alguien que no sepa cómo funciona este deporte. Cada temática es un mundo, por ello, te recomiendo visitar blogs de fotógrafos de las temáticas que te interesan, y fíjate en su forma de trabajar.

Comparte tus creaciones en las redes sociales y pide una opinión sincera. No te quedes solo con los típicos “¡Qué bonita!”, “¡Buen trabajo!”, etc… Estate también abierto a críticas de todo tipo. Anima a la gente a que opinen de tus fotos con sinceridad y sin miedo, así es como aprenderás de los consejos así como de los errores. Es como mejor vas a avanzar.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


3 razones por las que debes tomar fotos cuando estes aburrido


¿Alguna vez has tenido la sensación de que estás aburrido, quieres hacer algo y no sabes el qué? Te propongo que en esos ratos muertos, tengas la cámara a mano, y le saques partido al aburrimiento, intentando que esos momentos donde creemos que estamos perdiendo el tiempo, podamos conseguir que sea todo lo contrario. En muchas ocasiones el aburrimiento va de la mano con la inspiración. Cuando estamos aburridos y no tenemos nada que hacer, mucha gente empieza a trastear con cualquier cosa que tenga delante. Prueba a trastear con la cámara y empieza a ocupar el tiempo porque ¿sabes que hacer fotos cuando estás aburrido puede beneficiar muy positivamente tu visión fotográfica?




Razón nº 1. Entrenas tu ojo fotográfico. Cuando estamos aburridos empezamos a mirar a nuestro alrededor, cosa que un buen fotógrafo hace siempre antes de hacer fotos, esté aburrido o no. Observar las cosas, mirarlas con detenimiento, etc… ayuda a que inconscientemente busquemos diferentes puntos de vista, y como no tenemos otra cosa mejor que hacer en ese momento, puede que lleguemos a ver lo que en un día fotográfico normal no veríamos.

Razón nº 2. Los ratos muertos te dan la oportunidad para perfeccionar tus creaciones, arriesgarte con nuevas técnicas y encuadres, de este modo estás ampliando tu repertorio fotográfico sin darte cuenta.

Razón nº 3. Si te has animado a dar rienda suelta a tu creatividad siguiendo las dos razones anteriores, llega la que más merece la pena: la motivación. Si hacemos algo diferente con nuestras fotos y encima nos sale un resultado curioso que nos convence, nos animará a seguir probando cosas nuevas y de esta forma avanzar, cosa que siempre es algo muy positivo.




Nunca olvides que del aburrimiento a la creatividad hay solo un paso y ya verás cómo en tu próxima salida fotográfica tienes tu ojo mejor entrenado. Da igual la cámara que lleves, si es una réflex, una compacta, o tu teléfono móvil. La idea es seguir formándote sin hacer un gran esfuerzo extra. Seguro que durante tu jornada encuentras varios momentos apropiados para hacer fotos, como puede ser cuando vas en bus, en metro camino al trabajo, cuando estás esperando a alguien…


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Ideas y razones para tomar fotos de noche




En invierno, como para las 18:00 – 18:30 ya es de noche, se puede practicar la modalidad Street Photography nocturno en plena hora punta, donde tendremos muchísimos motivos que fotografiar.

Fotografiar con poca luz puede parecer más complicado que hacer fotos de día, por ello, esto nos ayudará a salir de nuestro entorno fotográfico “cómodo” para obligarnos a nosotros mismos a descubrir nuevas técnicas, así como seguir alimentando nuestro ojo fotográfico en situaciones muy diferentes a los que estamos acostumbrados a retratar.


¿Qué material se recomienda para hacer fotos de noche?


Cámara de fotos réflex
Trípode
Flash


Algunas ideas para hacer fotos nocturnas:

Efecto Bokeh. ¿Qué es? El efecto Bokeh es un desenfoque muy conocido cuando practicamos fotografía nocturna en la ciudad. ¿Cómo se consigue? Tenemos que encuadrar una escena con muchos puntos de luz (farolas, semáforos…), giramos la anilla de enfoque hasta el máximo desenfoque, y a la vez, abrimos el diafragma. Cuanto más abierto, las luces serán más redondeadas.




Estela de coches. Es una de las prácticas más divertidas cuando fotografiamos carreteras. En el artículo Como fotografiar carreteras te damos algunos consejos para que puedas hacer fotos dinámicas y originales.

Cielo estrellado. No vamos a tener tantas noches despejadas como en verano, pero en invierno también las hay. Si lo que nos gusta es disfrutar de la tranquilidad que transmiten los paisajes alejados de la contaminación lumínica, esas noches estrelladas pueden ser una buena escusa para coger la cámara, el trípode y hacer exposiciones de varios minutos mirando al cielo.




Light painting. Cada vez se está poniendo más de moda. ¿Qué es lo que hace falta?
Oscuridad y linternas de colores. La forma de trabajar se parece mucho a las fotografías de la estela de luz que dejan los coches en la carretera. Lo que cambia es que esta vez, la luz la movemos nosotros (o nuestros amigos).

Fotos con flash. A muchos fotógrafos no les gusta el flash, ya que a veces, la imagen puede tomar un aspecto más artificial de la que obtenemos prescindiendo de él. Sin embargo, hay técnicas como el de la segunda cortinilla que nos permite hacer fotos más creativas. Esta técnica consiste en activar en el flash la opción de la segunda cortinilla, y al disparar movemos la cámara. El flash lanzará 2 destellos de luz, el primero al principio de la toma, y el segundo hacia el final. La cámara la movemos entre estos dos destellos para conseguir ese efecto de luces en movimiento.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Esto es todo por ahora!



0
0
0
11
0No comments yet
      GIF
      New