Check the new version here

Popular channels

82 años del crimen de la casa de la calle Aramberri Mty, NL

Un 5 de abril correspondiente al año de 1933 (ya 82 años de esto), la ciudad de Monterrey fue escenario y testigo de un terrible acontecimiento en una casa situada en la calle de Aramberri número 1026, casi esquina con Diego de Montemayor cercana al barrio de la Luz en pleno centro de Monterrey. Todavía de madrugada, más o menos a las seis y media de la mañana, Delfino Montemayor se despidió de su esposa Antonia Lozano de 54 años para asistir a su empleo en la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey; mientras la hija de ambos llamada Florinda Montemayor con tan solo 19 años, aún seguía durmiendo. Al regresar por la tarde don Delfino vio a su esposa e hija cruelmente asesinadas.



Esta familia procedente de General Zuazua, Nuevo León, había vendido todo su patrimonio para establecerse en Monterrey. Al saber que tenían dinero en efectivo, un grupo de delincuentes penetró en la casa y asesinó a la madre y a su hija para luego huir con las pertenencias. Cuando arribaron las autoridades, quedaron asombradas por la forma tan salvaje del crimen cometido. La sospecha se fue sobre unos parientes de la familia pues la puerta de entrada no había sido forzada y las infortunadas mujeres permitieron en su momento el acceso a sus agresores. Un detalle guío a la captura de los asesinos: había un rastro de sangre que salía de la casa con rumbo a otro domicilio situado a escasos metros. Para asombro de todos, dos de los asesinos resultaron ser sobrinos de la señora Florinda y hallaron las pertenencias de la familia en el negocio que tenían a la vuelta de la casa. Uno de ellos llamado Gabriel habló. El y dos secuaces planearon el robo junto con un chofer y el asesinato de las mujeres, a quienes mataron para no ser reconocidos. Arrestados y en espera de una dura condena, fueron ejecutados al aplicarles la ley fuga en una loma llamada de la santa Cruz, situada a la entrada y en enfrente del cementerio de General Zuazua, Nuevo León. Luego los cuerpos de los asesinos fueron expuestos para calmar el morbo y las buenas conciencias de la sociedad regiomontana de la época. La gente del Monterrey de entonces lo calificó como una venganza ordenada por el padre y esposo de las dos mujeres que perdieron la vida. El crimen se fue borrando de la memoria de los vecinos, pero no los extraños sucesos que se desencadenaron de ahí en adelante en la casa Aramberri.



Los cuatro maleantes reconocieron lo siguiente: originalmente acudieron con la intención de cometer un robo pero terminaron degollando a sus víctimas. Se llamaban Gabriel Villarreal, Emeterio González de León, Pedro Ulloa y los hermanos Heliodoro y Fernando Montemayor, ambos sobrinos de los dueños de la casa. Hubo otro cómplice a quien le apodaban "el ciego " pero no participó directamente en el crimen. Un detective llamado Inés González encontró la primera pista para hallar a los culpables: un rastro de sangre salía de la casa. En este proceso repleto de pistas y conjeturas, el camino repleto con las gotas de sangre que salen de la casa donde ocurrieron los asesinatos hasta conducir a una carnicería propiedad de Gabriel y Emeterio tan famosos en ese barrio. En consecuencia, la captura de los malandros es inminente.

Mucho de lo que se sabe acerca del crimen de la casa de la calle de Aramberri se debe a los periódicos de la época, a versiones orales, al expediente judicial y a dos novelas: la primera publicada al poco tiempo del fatal episodio escrita por Eusebio de la Cueva y la segunda por Hugo Valdés Manrique en 1994. A esta obra le debemos casi todo lo referente al crimen. Recientemente la dirección de publicaciones de la UANL hizo una edición ampliada incluso hasta en formato electrónico. Durante mucho tiempo la casa situada en el número 1206 de la calle Silvestri Aramberri estuvo abandonada y ruinosa. De pronto se convirtió en un sitio turístico inevitable para quienes salían en los bares y antros del Barrio Antiguo de Monterrey durante las madrugadas. Tal vez por la necesidad de tener una experiencia sobrenatural o por los efectos del alcohol, pero quienes acudían a la casa decían escuchar los gritos y lamentos de dolor. Decían que los espíritus de las mujeres asesinadas no descansaban en paz. El crimen de la casa de la calle de Aramberri cobró más fama cuando comenzó a hablarse de la existencia de un perico. Basada en una versión oral y luego justificada en una psicofonía grabada que repetía incansablemente unas palabras emitidas por un loro que serían fatídicas: “Díles que no me maten, Gabriel”.






Hasta la fecha no se supo que paso con los asesinos, cuenta la leyenda que los interceptaron en Saltillo, Coahuila y ahi les dieron muerte.



Espero les haya gustado mi post, hasta la proxima estimados taringueros!
0No comments yet