1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Educación

Aborto: razones para rechazar el proyecto del ley

El senador Humberto Schiavoni publicó un articulo y en él afirma sin probarlo que la criminalización del aborto ha fracasado. Para poder concluir de esa forma debería mostrar el efecto de políticas activas e inteligentes contra el crimen del aborto que involucren: 1) campañas propagandísticas que muestren comprensión y favorezcan el cuidado de la vida concebida por parte de mujeres en situación de vulnerabilidad; 2) esfuerzo policial y jurídico para perseguir a quienes realizan el aborto clandestinamente y en condiciones precarias; 3) políticas de apoyo afectivo y psicológico a las mujeres embarazadas que atraviesan problemáticas; 4) políticas que promuevan y faciliten la adopción de niños por nacer.






El aborto es y será siempre un crimen: un acto en que se mata a un ser humano. Por lo tanto, se trata de algo inhumano y reprobable. No es lógico ni sano que una sociedad lo financie: podremos o no estar de acuerdo con que la mujer que aborta no sea criminalizada, pero sería lamentable que contra el derecho de todo ser humano a nacer se reconozca un supuesto "derecho a causar su muerte". Solo tendría sentido que el aborto fuese gratuito si se aceptara tal "derecho", pero ello es algo no únicamente inconstitucional en la Argentina, sino contrario a toda noción básica de humanismo. No podemos amparar un "derecho" a matar a uno de los nuestros.

Si quienes nos gobiernan tuvieran suficiente sensibilidad hacia esta realidad y quisieran resolver el problema de salud pública del aborto inducido que suma 31 muertes maternas por año en Argentina, podrían como máximo proceder a: 1) educar a la mujer sobre los riesgos del aborto medicamentoso y las contraindicaciones; 2) efectuar chequeos de salud que, destinados fundamentalmente a evitar diversas causas de mortalidad materna directas o indirectas, permitirían a la mujer saber si su estado de salud se pondría en riesgo en caso de utilizar medicamentos abortivos, y 3) como se sabe que el misoprostol, por ejemplo, resulta en un 10%-20% de los casos en un sangrado que requiere de transfusiones de sangre, el PMO deberá cubrir el costo de esas emergencias por peligro de vida de la mujer. Por lo tanto, si se siguiera este protocolo, las mujeres estarán en condiciones de recurrir a un aborto "seguro".

Otras soluciones, aparte de ser inhumanas e inconstitucionales y no ser opciones justas para la sociedad, requerirán que las provincias inviertan muchos millones de pesos cada año para poder dar respuesta a un "derecho" autoinfligido contra la sociedad misma. Por otra parte, el proyecto de ley dispone proveer gratuitamente de estudios de diagnóstico de anomalías en los niños por nacer, lo que fomenta claramente la eugenesia, da lugar a la eliminación de personas con malformaciones. Además, los costos, autoimpuestos fundamentalmente a las provincias a través del proyecto de ley con media sanción, incluyen la posibilidad del aborto quirúrgico en cualquier momento del embarazo que será practicable en todos los casos, ya que es suficiente con que la mujer diga que sufre un problema de salud social y quién no sufre uno de ellos (problemas con su pareja, inestabilidad laboral o dificultades para proseguir con un embarazo o criar un niño). Y los costos con el aborto quirúrgico son muy superiores a los del medicamentoso.

Otro aspecto grave del proyecto es que desconoce la situación del sistema de salud en la Argentina y quiere imponer un costo altísimo cuando todos sabemos que está en quiebra. Por otra parte, exige a los médicos que los abortos sean realizados dentro de los cinco días, so pena de ir a prisión. No menor es el hecho de que niñas menores de edad podrán recurrir al aborto sin el conocimiento ni el consentimiento de sus padres (siendo suficiente que sean acompañadas por una persona de su entorno afectivo), con lo que se viola el derecho de los padres de educar a los hijos según sus propios valores.

En toda su extensión, el proyecto es muy malo porque promueve la práctica del aborto. Prueba de ello es todo lo expresado hasta aquí. También lo prueba el que se impida el derecho al ideario institucional y que los médicos no puedan transmitir mensajes axiológicos o sugerencias que permitan a la mujer dudar acerca de si el aborto es una solución o si sería un problema para ellas. Eso es algo propio de una conducta irresponsable ante la mujer vulnerable y ante el derecho a vivir del niño por nacer. Se promueve también una mentalidad anticonceptiva y abortista al establecer con mayor obligatoriedad una educación sexual y el acceso a métodos anticonceptivos, sin promover al mismo tiempo un gran respeto al derecho a vivir de todo ser humano concebido en el seno materno.

Ningún legislador de los que están a favor de este proyecto menciona y aporta pruebas de que sean las pobres en su mayoría las que abortan: todo sugiere que, al revés, son más bien las mujeres de clase media o media alta las que lo hacen. Y ellas tienen el dinero necesario para pagar un aborto medicamentoso (menos de tres mil pesos). Tampoco consideran que de aprobarse el proyecto el Estado dejará aún más vulnerable a la mujer frente a las presiones (de su pareja, padres, empleadores) para que se someta a un aborto.

Señores legisladores, considerando las muchas y graves falencias del proyecto y ejerciendo el derecho a peticionar a las autoridades, agradezco puedan rechazar el proyecto de ley con media sanción. Si quisieran, podrán presentar otro proyecto que responda a las necesidades actuales de nuestra sociedad y busque ayudar a resolver las problemáticas del aborto, pero para evitar que la Cámara de Diputados pueda sancionar el proyecto en su estado actual es necesario el rechazo total, según lo establece la Constitución Nacional. Por favor, legislen para todos los argentinos. Al menos la mitad de nosotros no queremos que se atente contra el derecho a la vida de los niños por nacer y tampoco que se ataque a la libertad de los médicos e instituciones de salud como lo hace el presente proyecto.

El autor es médico, doctorado en el Instituto Karolinska de Suecia.
+8
24
0
24Comentarios