Check the new version here

Popular channels

Alejandro: Egipto, Gaugamela y la Toma de Persia (Parte V)



Ambientando el post:



link: https://www.youtube.com/watch?v=yEObTQv6NTI





Alejandro junto a su padre el rey Filipo II y su madre Olimpia. Sin dudas dos personajes increibles que influyeron en la joven mente de un hombre que iba a conquistar todo el mundo conocido.





Intro

En los cuatro post anteriores referidos al personaje de Alejandro Magno, se recorrió como Filipo II, rey de Macedonia, convirtió al país en una potencia económica y militar, rivalizando así con los intereses de ciudades importantes como Atenas y Tebas. Los griegos libran con los macedonios la Batalla de Queronea en el 338 a.C, en donde participa activamente Alejandro. La victoria total macedonica deja sumisa a los griegos y así con la Pax Macedonica, las guerras entre ciudades estados terminan para concentrarse en un único enemigo: los persas, que tienen en sus manos a las ciudades griegas del Asia Menor. Así es nombrado Filipo como general y comandante de las fuerzas griegas, pero en el 336 a.C es asesinado en una fiesta en el teatro de Aegae, la antigua capital de Macedonia por Pausanias, jefe de la Guardia Real. Ante esto Alejandro es proclamado rey por sus tropas. Todos los reinos conquistados por los macedonios se rebelan, pero Alejandro y su rapidez implacable los somete a su autoridad. En el sur los griegos liderados por Atenas se rebelan, pero Alejandro veloz como el rayo, llego a Tebas y la arraso. Toda Grecia estaba en sus manos nuevamente. Asi emprendio el viaje hacia el este, derroto en Granico a los primeros persas, luego tomo y libero una a una las ciudades griegas de Asia Menor. Tiro fue un obstaculo impresionante, pero despues de seis meses de sitio logro conquistarla. Movido a actuar, el rey persa Dario III enfrenta a los macedonios con un gran ejercito en Isos, pero es derrotado y este huye. Alejandro asi tiene el camino libre hacia Egipto, que es el granero del Imperio Persa, mientras Dario III prepara su venganza.





Ruta de Alejandro Magno desde su salida de Macedonia (335) hasta la conquista de Egipto (331 aC.)



La Liberación de Egipto









En Egipto no hizo campaña, sino una avanzada triunfal.
Hefestion lo esperaba con la flota en el Delta. El gobernador persa Masaces, consciente de la derrota persa en Isos, dio buena cara a la necesidad y carente de una guarnicion eficaz, dio bienvenida a los macedonios -griegos. El Macedonio guarneció Pelusium y marcho Nilo arriba, con la flota, hasta la capital Memfis.




Hay que hacer un esfuerzo, para imaginar el impacto que produjo en Alejandro y sus soldados, la imagen visual de esa civilización de fabula, el Antiguo Egipto, (la mayoría de los cuales ni habían visto Atenas). Convertida en leyenda, desde la infancia de los griegos, mientras seguían el río que era su sostén y su ruta nacional y su camino sagrado. Hay que imaginar lo que sintieron cuando llegaron a los grandes Templos de Memfis; a las pirámides con sus lados de lisura geométrica; a la sonrisa aun no arrasada de la descomunal Esfinge. Debió de modificar la escala de su perspectiva humana.










Aclamado en todo Egipto como Libertador, Alejandro fue entronizado como Faraon. Sobreviven trajetas que dicen: "Horus, el príncipe fuerte, aquel que puso las tierras egipcias en manos de los extranjeros. Amado de Ra, elegido de Ra e Hijo de Ra: Alejandro". Con respecto a la tradicion inmemorial, los egipcios lo convirtieron en un dios.



También fue rey por elección propia de sus súbditos. Su primer acto fue consagrar a todos los dioses egipcios, ya que gracias a la tolerante religión griega, vinculo a cada dios con sus dioses.
Luego celebro juegos deportivos, que fue mas de su agrado. Desde Grecia llegaban miles de atletas y actores para participar y celebrar la consagración de Alejandro, como rey y Faraón de Egipto.
De Memfis bajo por el rio, hasta la costa, donde tenia que tratar asuntos de sus conquistas en Asia Menor. Navego por el Delta y varo en las proximidades del lago Mareotis. Le pareció un buen lugar para establecer una ciudad: buen fondeadero, buenas tierras, buen aire, buen acceso al Nilo. Estaba tan decidido de empezar con las obras, que deambulo por el emplazamiento, llevando tras de si a ingenieros y arquitectos, señalando los establecimientos de los templos griegos y egipcios, señalando la via real, la plaza del mercado, etc. Así nacería Alejandria a cargo de su arquitecto Democrates. Con las dinastías Tolemaicas, Alejandria se convertiría en una potencia marítima, cultural y comercial, ademas seria la ultima morada del conquistador Alejandro Magno, años después.








Estatua de Alejandro como Faraon de Egipto.






Alejandro en Siwa y el Oráculo de Amon.




Siwa se encuentra en medio del desierto, de la nada, de la desolación, cercana a la frontera con Libia, a unos 850 km del Cairo y se trata de una de las regiones más aisladas de Egipto y un lugar poco transitado por el turismo de masas. Está rodeada por un palmeral que se precipita sobre las dunas del desierto y sobre un lago salado. Su historia es milenaria y sus calles son aún transitadas por carros de madera y burros.
Pocos oasis custodian la historia que guarda celosamente Siwa. Existen especialmente dos personajes históricos que tiñen de leyenda estas tierras inhóspitas. El primero de ellos es Alejandro Magno, el que cual tras la conquista de Asia Menor puso rumbo a Egipto, fundado la ciudad de Alejandría. Inmediatamente después de la fundación se dirigió al Oráculo de Siwa. Alejandro quería reafirmar su creencia sobre que era descendiente del dios Amón Ra. Olimpia, su madre, le había llenado la cabeza de estas ideas.
La historia nos cuenta que es en el Oráculo donde los sacerdotes le reconocen como ser divino, tras lo cual se proclamará faraón de Egipto antes de partir a la conquista de Persia. En la travesía hasta Siwa estuvo a punto de perder la vida junto a varios de sus compañeros, pero milagrosamente llegaron al oasis. Hay que tener en cuenta que en aquella época el oráculo de Siwa era tan importante y de tanto renombre como el de Delfos, en Grecia.





Cuando Alejandro salio del sanctasanctórum, sus compañeros le preguntaron que respuesta había obtenido del Oráculo. Alejandro respondió que había tenido la respuesta deseada por su alma. Jamas dijo que había preguntado. Se dice que le escribió a Olimpia y que cuando regresara a Macedonia se lo contaría. Probablemente le contó a Hefestion lo que estaba por contarle a su madre. En este caso este amigo permaneció tan callado como la tumba a la que se llevo el secreto.



En caso de haber escrito esa carta, la principal pregunta de Alejandro tendría que referirse a su origen. A partir de esta fecha su sentido del destino adquirió una pujanza demoníaca. Los griegos (filósofos incluidos) veían un toque divino a todas las cualidades sobresalientes. Alejandro había superado infinidad de veces a los demás hombres en liderazgo, valor, ingenio y resistencia; lo que sentía en su interior ya estaba confirmado. Siguió reconociendo a Filipo como su padre humano, suponiendo una paternidad dual, simiente y alma, cuestión que Alejandro debió meditar a menudo sin compartirla con nadie. Pero es indudable que a partir de ese momento se considero como una especia real de hijo de Amon -Zeus, hecho que era de conocimiento publico. No era un hecho irreconciliable con la mortalidad de que daban testimonio sus cicatrices de guerra: los hombres engendrados por los dioses morian y eran recibidos en los cielos.
En fin Alejandro y su ejercito regresaron a Memfis por la ruta de los peregrinos, que era mas segura. Se ocupo de celebrar mas juegos y consagrar su campaña a Zeus -Amon. Se dedico a gobernar y recibio embajadas de sus dominios en la Helade, reconociendole como hijo de Zeus.

El reconocimiento como hijo de los Dioses, en el mundo antiguo, era como un Premio Nobel. Hasta Demostenes resto importancia a este hecho diciendo: "Dejemos que Alejandro sea hijo de Zeus, y si le apetece de Poseidon tambien".






Rumbo al Este

Despues de una temporada, Alejandro y su ejercito, mas su flota dejaron Egipto, en medio de una cálida despedida. Regreso a Tiro, nuevamente fortificada por los macedonios. Alli preparo a sus hombres, era el momento de ajustar cuentas con el rey persa, que se estaba preparando para la siguiente batalla en Babilonia. Pidio en el Templo de Melcarte - Heracles por sus hombres y su campaña, le esperaban labores herculeas y celebro otros juegos. Estaban asegurados Asia Menor, todo el Mediterraneo y Egipto, Alejandro abandono definitivamente el mundo griego conocido, salvo lo que llevo consigo al Este.



Los macedonios llegaron a Antioquía, cruzando el valle del río Orontes, y llegaron al Río Éufrates a la altura de Tapsaco, donde fundó la ciudad de Niceforio para que fuera una plaza fuerte y depósito de los suministros del ejército, anteriormente habia mandado a Hefestion para que conquistase esta ciudad con una avanzadilla. Aquí supo que Darío se encontraba en Arbelas, por lo que cruzó el Tigris y se dirigió hacia el norte bordeando la ribera oriental del río.





Darío había reclutado un nuevo ejército tras su derrota en Issos. Desde Babilonia avanzó hacia el norte, pasó a la orilla izquierda del Tigris y continuó hacia Arbelas, donde estableció su aprovisionamiento y su harén. Luego dirigió el ejército a Gaugamela, lugar que tenía una amplia llanura que favorecería el movimiento de sus numerosas tropas montadas. Incluso procedió a nivelar el terreno y eliminar los obstáculos, convirtiendo Gaugamela en un inmenso campo de maniobras apto para que se desplazaran sus carros provistos con guadañas en las rueda
s.






La batalla mas espectacular del Mundo Antiguo: Gaugamela.


link: https://www.youtube.com/watch?v=JDFx7mvTjX0



Los historiadores modernos han estimado que el ejército persa estaba compuesto por unos 250.000 combatientes. Aunque siguiendo datos modernos se puede estimar que de esos 250.000 combatientes, tan sólo 92.000 eran soldados propiamente dichos. Entre los soldados profesionales el ejército persa contaba con 5.200 mercenarios griegos (al mando del griego Patron) y 10.000 infantes pesados, en la época denominados Inmortales. Además, unos 20.000 caballeros eran considerados propiamente como caballería pesada profesionalizada, el resto de los guerreros se consideran reclutas ocasionales con cierto entrenamiento: arqueros y caballería ligera. Otros 22.000 combatientes fueron campesinos reclutados a toda prisa y prácticamente sin entrenamiento, por lo que su importancia militar fue escasa y ni siquiera llegaron a combatir, puesto que huyeron a la vez que Darío

]Disposicion de los Ejercitos.[/i]



En la noche del 30 de septiembre del 331 a.C., los ejércitos se encontraban apostados en el campo de batalla, preparados para la confrontación. Alejandro se dedicó a efectuar un reconocimiento del terreno y a planificar la batalla, y sabiendo que Darío era el que tenía que defender la posición, ordenó a sus tropas descansar, mientras que Darío, nervioso por temor a un ataque nocturno, ordenó la posición de guardia para sus soldados. Todos los persas estuvieron despiertos, en vano ya que los griegos no atacaron.

Los Persas:

Formaban una larga línea. Su ala izquierda al mando de Bessos estaba formada por las tropas bactrianas, daeas, persas, escitas y cadusianas. Tenían 100 carros con guadañas.
En el ala derecha, al mando de Maceo, se hallaban las tropas sirias, mesopotamias, medas, partas, sucianas, tibarianas, hircanias, albanias y sacesanias.

En el centro estaba el rey Darío con las tropas persas propiamente dichas, que se distinguían del resto por llevar lanzas con manzanas doradas en la empuñadura, los indios y los carios. Detrás de ellos, en formación cerrada, se encontraban los uxianos, babilonios, las tribus del mar Rojo y los sitacenios. Delante del escuadrón real había 15 elefantes indios y 50 carros con guadañas.


Los Macedonios:

El ejército sumaba 7.000 jinetes y 40.000 infantes. La caballería pesada de élite de Alejandro eran los Hetairoi (Compañeros) y estaba formada por la nobleza macedonia, que acompañaba a Alejandro en esta batalla y fueron el factor decisivo en la batalla. El resto de la caballería se dividía en jinetes tesalios (pesados), caballería tracia (ligera) y algunos jinetes griegos.
La infantería de Alejandro se dividía en pesada, la falange y los hipaspistas (cuerpo especializado que cubría los huecos de la poco flexible falange) y la infantería ligera, tracios, agrianos (estos últimos lanzadores de jabalinas que destrozaron a los carros en esta batalla) y hoplitas griegos que intervinieron para cubrir la retaguardia de la falange.

El ejército se dividió en dos partes: El ala derecha estaba bajo el mando directo de Alejandro e integrada por la caballería de los “compañeros” y la caballería ligera de los macedonios. La caballería mercenaria fue dividida en dos grupos: los veteranos en el flanco derecho y el resto se colocó al frente de los arqueros agrianos y macedonios, que se ubicaban al lado de la falange que iba al centro reforzada con otra formación a retaguardia para que, en el caso de que fueran rodeados, pudieran dar media vuelta y enfrentarse al enemigo desde la dirección contraria.

El flanco izquierdo estaba al mando de Parmenion, con los jinetes de Farsalia, los mercenarios griegos y las unidades de caballería tracia.

La novedad de la formación macedonia fue la colocación de una reserva tras la primera línea. Consistía en dos columnas volantes, una detrás de cada ala. Estaban colocadas formando ángulo con el frente, a fin de agarrar de flanco al enemigo si éste intentaba rodear las alas. Si no se daba dicho caso, se replegarían hacia el centro para reforzar el frente.

Alejandro dispuso su ejército de modo que diera frente a todas partes, formaba un gran rectángulo que podía enfrentarse a ataques provenientes desde cualquier lugar. Esta disposición fue la que le hizo obtener la victoria, pues intuyó los movimientos que haría el adversario y se preparó para enfrentarlos y contrarrestarlos.



Inicio del Combate



Alejandro se movió oblicuamente hacia el ala izquierda persa en lugar de avanzar directamente hacia ellos, y al continuar avanzando en esa dirección, se colocó más allá del terreno nivelado por los persas. Darío entonces ordenó que su ala izquierda contuviera el movimiento lateral de Alejandro realizando una salida envolvente. Alejandro, a su vez, inició un ataque hacia el centro de las tropas envolventes y dio comienzo a una serie de ataques y contraataques hasta que las formaciones persas quedaron rotas. Darío envió sus carros contra la falange para sembrar el desorden en ella, pero la infantería macedonia, que estaba delante de la caballería para protegerla de los carros, arrojó sus jabalinas, flechas y demás armas arrojadizas y abrió sus filas quedando aisladas las cuadrigas que atravesaron las líneas macedonias. Darío, en un nuevo intento para detener el avance de Alejandro, envió a la caballería persa del sector central, con el resultado de que se abrió una brecha en su línea. Así terminó la primera fase de la batalla.








Ataque decisivo de Alejandro




Alejandro ordenó a su caballería de reserva atacar a las fuerzas que estaban rodeando su ala derecha y él, al frente de sus Compañeros, en una formación en cuña, galopó hacia la brecha abierta en la línea persa por el avance de su propia caballería. Luego se dirigió contra Darío, quien abandonó el campo aterrorizado ante la embestida de Alejandro. La caballería persa del ala izquierda, que estaba siendo atacada por la reserva macedonia, también emprendió la huida, siendo perseguida por los macedonios, que los ahorcaron.




El ala izquierda

Debido a la marcha oblicua de Alejandro, el ala izquierda se encontraba retrasada con respecto a la derecha, y a causa del impetuoso avance de Alejandro se había producido una brecha entre ambas alas. La caballería india y persa irrumpió por esta brecha dirigiéndose hacia el tren de bagajes macedónico con el propósito de rescatar a la familia de Darío que estaba presa, pero la madre de Darío se negó a ser liberada. La falange de reserva dio media vuelta y los atacó por la retaguardia matando a gran número. Esta penetración coincidió con un movimiento envolvente de la caballería persa del ala derecha, con lo cual el ala izquierda macedonia quedó rodeada. Parmenion envió un mensaje a Alejandro informándole de su crítica situación. Este cesó inmediatamente la persecución de Darío y se lanzó con sus Hetairoi a socorrer su ala izquierda, derrotando finalmente a los persas.

Libre Parmenion, se reanudó la persecución que se prolongó hasta la noche, iniciando una marcha forzada sobre Arbelas, pero Darío logró escapar de sus manos.




link: https://www.youtube.com/watch?v=jYchCMe5btI

Creo que lo mejor que hicieron de la peli de Alexander en el 2004 fue esta escena de la Batalla de Gaugamela, aca se las dejo.






En su analisis de la batalla el historiador militar Marsden atribuye parte de la victoria a la moral superior de los macedonios y asus vinculos mas estrechos con el comandante, al tiempo que parcialmente asigna a la comprension extraordinariamente detallada del arte de la guerra por Alejandro. Sintetiza:

Es dificil recrear el caos tipico de ciertas etapas de combates a gran escala, la confusion debia al ruido, el movimiento y el polvo, la atmosfera de duda e incertidumbre, la espantosa carniceria...Para los generales modernos tiene que ser extremadamente dificil mantener la calma y la objetividad cuando controlan operaciones desde un puesto de mando situado a varios kilometros del escenario belico. Cuanto mas arduo tuvo que ser para Alejandro y Dario, que estaban apostados en la linea misma del frente de batalla! Al parecer, Dario no poseia la rara capacidad de seleccionar informes contradictorios, hacer observaciones rapidas y bien calculadas. Alejandro tenia esa capacidad y d emanera acentuada. Este fue el factor decisivo en Gaugamela.


Es imposible calcular las bajas de esta batalla. Los historiadores antiguos van desde 300.000 persas muertos y solamente 100 macedonios y 1.000 caballos, hasta otros más modernos que las estiman en 40.000 muertos persas y 5.000 macedonios.

Alejandro se dirigió desde Arbelas a Babilonia, donde ordenó reconstruir el templo de Marduk. Luego tomó Susa, donde se apoderó de 120.000 talentos, y más tarde conquistó Persépolis, donde en un acto ritual de venganza quemó el palacio de Jerjes (cuando este habia quemado Atenas decadas antes).





En el invierno del año 330 a. C. partió de Persépolis a Ecbatana, donde se apoderó de 180.000 talentos, pero Darío lo eludió nuevamente. Alejandro quería capturar a Dario con vida, ya que unos nobles persas, que se habían escapado de la comitiva imperial, le habían informado, que algunos generales y allegados al Gran Rey planeaban traicionarlo. En el ínterin Patron, el jefe de los mercenarios griegos, sabiendo que no podia enfrentar a los persas traidores, abandona a Dario y se encuentra con Alejandro para someterse a su poder. Por fin, tras recorrer 585 km en once días, logró alcanzar a la comitiva de Darío para enterarse que éste había sido asesinado por Bessos, su primo. Con la muerte de Darío se cumplió el objetivo político de Alejandro: imponer su voluntad en el Imperio y establecer su dominio sobre las satrapías del este.
Alejandro le ofrecio un digno entierro a Dario III y fue proclamado Rey de Persia. Los soldados de Grecia y Macedonia creían que ya habían cumplido su misión. Pero estaban equivocados, el Macedonio los reunió y encabezo una campaña contra el rey traidor Bessos (se habia proclamado rey de Persia en Bactriana). Pero esta sera otra historia en un proximo post.






0
0
0
1
0No comments yet