Check the new version here

Popular channels

Cesar en las Galias




Un temita para ambientar el post:




link: https://www.youtube.com/watch?v=dKF4aeTE8VI







PROYECTOS DE CÉSAR:


La conquista de las Galias, a la que César debió su reputación militar, no fue sino un mero episodio de las guerras civiles de Roma. Haciendo que le dieran el proconsulado de las Galias, EL FUTURO dictador imitó a todos los ambiciosos que le habían precedido, esto es, buscó provocar en país nuevo. Una guerra que le diera ejército, gloria y provecho. A César no se le alcanzaba la importancia que tendría esa aventura; sólo sabía que una guerra contra los galos seria popular en Roma, que tan frecuentemente había temblado ante ellos. Pero era muy arriesgado chocar contra aquel valeroso pueblo, y precisaba emplear, tanto la cortesanía como la fuerza. Los galos le ofrecieron la oportunidad de intervenir en sus asuntos.






LOS CELTAS O GALOS (DENOMINADOS ASI POR LOS ROMANOS):

Las Galias eran todo el país habitado por los galos, desde los Apeninos hasta el océano, con los Alpes, el Jura y el Rin por limites. Los romanos tenían ya dos provincias en las Galias la Cisalpina, o valle del Po, y la Transalpina, que comprendía todo el litoral galo, desde los Alpes hasta los Pirineos, y era el camino de Hispania. El resto era la Galia independiente que comprendía Aquitania, región del Garona; la Galia Céltica, región del Loira y del Sena, y la Galia Bélgica, que iba desde el Oise al Rin.





En la época de César, los galos vivían divididos en pequeños pueblos cada uno con su capital fortificada u oppidum. Esos pueblos estaban destrozados por luchas entre los nobles y los que no lo eran, y a esas disensiones se añadía la rivalidad de las confederaciones que se habían formado entre varios pueblos. Los galos, ricos por sus tierras y temibles por su bravura, estaban reducidos a la impotencia por causa de tales contiendas. Lejos de pensar en unirse, llamaban al extranjero para que interviniese en sus querellas, como sucedió con los secuanos que, en lucha contra los eduos, pidieron socorro a los germanos, mientras que los eduos lo pidieron a los romanos.






EL PELIGRO DEL CAUDILLO ARIOVISTO:
LOS HELVECIOS EN GALIA:





Ariovisto, jefe de algunas tribus de suevos (germanos) acudió en socorro de los secuanos, se estableció en Borgoña, donde fundó una especie de reino opresor de las tribus de galos, vecinas.

Al mismo tiempo, la gran tribu gala de los helvecios (Suiza) se disponía a bajar de sus montañas para ir a buscar a orillas del océano un clima menos riguroso. Galia se encontraba pues amenazada con una invasión que podía desbordarse por la provincia romana; ésta fue para César excelente coyuntura que le permitía penetrar en Galia, presentándose como un salvador a los helvecios y como un libertador a Ariovisto.

César contuvo en primer lugar a los helvecios, que desembocaban por el valle del Ródano, los arrolló hacia el norte, al valle del Saona, los sorprendió cerca de Macón, los destrozó en Bibracte e hizo volver a Suiza los restos de aquellas hordas.



Marchó en seguida contra Ariovisto. « Ninguno me ha atacado hasta ahora, decía éste, que no haya tenido que arrepentirse. » Al ejército romano le amedrentaba saber que iba a vérselas con los bárbaros germanos, cuya reputación era espantosa. César reanimo a sus soldados y batió al ejército de Ariovisto, al norte de Besanzon.






PRIMERA CONQUISTA DE GALIA

Una vez que estuvo en Galia, César pensó en someterla, y le fueron menester ocho años y ocho campañas.
Tuvo la suerte de que la generalidad de las galos no viera el peligro al mismo tiempo, y que, salvo una vez, con Vercingetórix, solo tuviera que combatir coaliciones parciales.



La primera de éstas motivada por la inquietud que causaba la presencia de los romanos, no comprendió más que los pueblos de la Bélgica, pues aun esa vez los naturales de Reims se colocaron al lado de César. Este se atrinchero a orillas del Aisne y resistió victoriosamente a los confederados. Tomando entonces la ofensiva, los sometió unos tras otros y terminó la campaña con la derrota de los nervienos (Henao), en el valle del Sambre. El choque fue tan rudo, que César hubo de combatir en primera línea.




Al año siguiente, se coaligó todo el oeste bajo la dirección de los vénetos (Vannes), pueblo muy poderoso por su marina y comercio. Como César no tenía barcos los hizo construir en las riberas del Loira y tripular con remeros de Provenza; pero esos trirremes no podían luchar ventajosamente con los barcos de vela que habian armado los vénetos. Imaginó falsas maniobras que le permitieran cortar a aquellas naves jarcias y aparejos, y habiéndolo conseguido, los enemigos se entregaron a merced.
Entretanto Craso, lugarteniente de César, sometía Aquitania. Todo hacía suponer que la mayor parte de Galia aceptaba la dominación romana y durante dos años, la tranquilidad fue completa. César empleó esos dos años en organizar expediciones contra los germanos y los bretones.




GUERRAS CONTRA LOS GERMANOS Y LOS BRETONES:


Habiendo los germanos atravesado el Rin en son de guerra, César los contuvo y los pasó a cuchillo. Entonces, para proteger a Galia, resolvió sujetar a la obediencia los pueblos de la banda de allá del Rin.
Atravesó el río por un puente de madera construido en diez días y obtuvo sumisiones y alianzas de las cuales se valió para reclutar su caballería.




Volvió en seguida contra los bretones, pueblo de allende la Mancha, que era de la misma raza y religión que los galos y que tramaba con estos últimos una conspiración contra los romanos. Pasó dos veces el mar y consiguió en la segunda expedición penetrar hasta el corazón del país.



PRIMERA SUBLEVACIÓN DE LOS GALOS:

Hecho esto, César volvió a las Galias para invernar. Tenía entera confianza en la sumisión de los galos, porque la aristocracia, favorecida por él, hacía frecuentes demostraciones de fidelidad a Roma.

De aquí que estableciese sus legiones en cantones muy distantes unos de otros. Pero el partido popular, incitado por Induciómaro y Ambiórix, jefes patriotas, organizó una vasta insurrección y una vez más, todos los pueblos del norte tomaron las armas al mismo tiempo. Una legión romana fue pasada a cuchillo y otra fue sitiada.




Sin embargo, los otros pueblos galos cometieron la falta de no armarse también, y César pudo reunir sus tropas, salvar la legión en peligro y destrozar unos tras otros los pueblos sublevados. Induciómaro fue muerto y Ambiónix desapareció en la batalla. En la represión no hubo piedad: todos los insurrectos fueron muertos o vendidos como esclavos





VERCINGETÓRIX y LA GUERRA NACIONAL





Apenas dominada la sublevación del norte, estalló una nueva insurrección, en la que tomó parte Galia entera.

Los galos estaban cansados de facilitar a los vencedores víveres, soldados, dinero y sufrir las exacciones de los publicanos. El anhelo de ser libres acallo todas las querellas y a César le asombró << el maravilloso acuerdo de las voluntades para volver a recuperar la libertad >>.

El héroe de la independencia, Vercingetórix: era auvernes (Auvernia) jefe del partido popular, patriota ardiente, que amó, por intuición, la Patria, y que al decir del mismo César, « no se armó jamás por su interés personal sino por la libertad, de todos ». Comprendió que para vencer hacia falta el esfuerzo de todos, y aterrorizando a los que vacilaban los obligó a seguirle.




Vercingetórix quería cercar por hambre al ejército romano, QUEMANDO las labranzas y arrasando las ciudades donde podía abastecerse. Cometió el error de ceder a los ruegos de los habitantes de Avaricum (Bourges) y dejar intacta la ciudad, que cayó en poder de César, y que le suministró provisiones para su ejército. Pero el conquistador fracasó completamente cuando sitio a Gergovita, capital de los auverneses y centro de la resistencia. César estaba en posición muy crítica y empezaba a replegarse hacia la Transalpina, cuando cerca de Dijón, Vercingetórix trató de cortarle el paso. Los caballeros germanos que César había alistado en gran número dieron a éste la victoria.





Vercingetórix se vio obligado a retirarse a Alesia (Alise-Sainte-Reine, Cóte-d’Or), donde César le siguió y lo sitió. Entonces empezó aquel asedio memorable que puso fin a la guerra de las Galias. César sitio la ciudad con líneas de trincheras que tenían quince kilómetros, y como temiera ser atacado por un ejército de socorro, se fortificó por medio de otro atrincheramiento de veintiún kilómetros. Cuantos recursos podía emplear el arte de los sitios, fosos, torres y máquinas, los metió en obra.





<< Todo, dice el historiador Michelet, se hizo en menos de cinco semanas por menos de sesenta mil hombres. Galia entera se sacrificó allí. Los esfuerzos inauditos de los sitiados ya presa de hambre horrible, y los de doscientos cincuenta mil galos que atacaron a los romanos por el exterior, fracasaron igualmente. Los sitiados, afligidos en extremo, vieron a sus aliados, rodeados por la caballería de César, huir y dispersarse. Vercingetórix, conservando su entereza en medio de la desesperación de los suyos, se designó y entregó como autor de la guerra. Vistió su más rica armadura, montó en su caballo de batalla, y después de haber dado una vuelta alrededor del tribunal de César, arrojó espada, jabalina y casco a los pies de los romanos, sin decir ni una palabra >>.




César guardó el prisionero cinco años y le hizo dar muerte el día de su triunfo. La toma de Alesia marcó el fin de la guerra. Los sublevados se sometieron unos después de otros y sólo la ciudad de Uxellodúnum (el Puy d’Issou) resistió algunos meses; tomada ésta, César hizo que le cortaran las manos a sus defensores. Galia quedó desde aquella fecha, definitivamente conquistada.




CAUSAS DE LAS VICTORIAS DE CÉSAR:


César alcanzó en aquellas rudas campañas gloria igual a la de Alejandro o la de Aníbal. Soldado intrépido, marchaba siempre a la cabeza de sus tropas; dotado de inteligencia notable y muy decidido, supo tomar las disposiciones para vencer.




Aquella guerra fue, en efecto, una guerra en que la pericia, esto es la táctica y la disciplina triunfaron sobre el heroísmo de los galos. El ejército romano debió la victoria al armamento, a las máquinas, a las formaciones de combate, a las marchas forzadas, y a las obras que hizo. Nada llama tanto la atención como los trabajos que ejecutaron los soldados romanos el sitio de Alesia, el puente tendido sobre el Rin, la flota construida contra los vénetos, todo parece indicar que el azadón y las herramientas pudieron más que la espada, para la conquista de Galia.




A toda esa ciencia no oponían los galos más que el denuedo y el desprecio que tenían a la muerte. A pesar de todo, hubieran podido rechazar al enemigo gracias a su número; pero la desunión causó su pérdida.


GALIA BAJO LA DOMINACIÓN ROMANA

Apenas vencidos, los galos entraron en la civilización de sus vencedores. Siguieron sus costumbres y usos, y los más ricos de entre ellos, hasta adoptaron la lengua latina.

Ya la aristocracia gala se había entregado a César; el pueblo la imitó, y en breve hubo, bajo las órdenes del procónsul, una legión entera de galos, llamada la legión de la alondra, a causa de su insignia. La dominación romana fue, por lo demás, un beneficio para Galia, porque dio a aquel país dividido, la paz interior, la unidad y la civilización. Ninguno de los países conquistados por Roma experimentó tanto su influencia como los galos, que llegaron a ser galorromanos, y perdieron pronto el recuerdo de su antiguo estado.







Mapa de las Galias en epocas de Cesar.



Mapa de las Campañas de Cesar en las Galias del 58 al 51 a.C.


Campaña de Cesar en Galia


link: https://www.youtube.com/watch?v=0KvtJSTDwI4


link: https://www.youtube.com/watch?v=HvSCSyHCT3Q


link: https://www.youtube.com/watch?v=9qX99JS4M6s


link: https://www.youtube.com/watch?v=e3VHckYM3eI



La ultima batalla: el sitio de Alessia


link: https://www.youtube.com/watch?v=Y8hThVdCLpg


0
0
0
0No comments yet