Popular channels

construyendo el archipiélago Gulag del futuro





Grupos pro-armas, especialmente la Asociación Nacional del Rifle (NRA). La propaganda de la NRA es incendiaria y herética y se la ha atacado salvajemente en los medios de comunicación estadounidenses. El esfuerzo anti-armas en EEUU está encabezado por la alta sociedad y la clase política, con Dianne Feinstein, Chucky Schumer y Carl Levin (tres senadores judíos asquenacíes) , Hillary Clinton, el mismo presidente Obama y otros, así como elitistas progres y antiblancos como Michael Moore , por no mencionar el dinero de "filántropos" de la Alta Finanza como George Soros. Dicho esfuerzo no se dirige en cambio contra las armas ilegales del lumpen tercermundista ―que proliferan en EEUU, como subfusiles, escopetas recortadas o fusiles de asalto automáticos― y mucho menos contra las armas que llevan los guardaespaldas y fuerzas de seguridad de la élite, armadas hasta los dientes. No, el esfuerzo anti-armas va orientado a la criminalización del estadounidense blanco, de clase media, conservador, heterosexual y poseedor de armas de fuego. Se intenta por un lado controlar estas armas (por ejemplo, negar la venta de armas a un hombre si compró antidepresivos hace años) y por otro lado limitar el tipo de armas que se pueden poseer (las automáticas ya están prohibidas, las armas de asalto se quieren prohibir, la capacidad de los cargadores se quiere limitar). Las famosas "armas de asalto" están en el centro de esta polémica artificial, a pesar de que la mayor parte de crímenes violentos en EEUU se cometen con pistolas. La razón de esta inquietud es claramente que las armas de asalto capacitan al individuo para ofrecer resistencia al gobierno, convirtiéndole en un contrapeso a una posible tiranía en EEUU. Mientras el pueblo esté armado, las élites estadounidenses no pueden quitarse la careta, presentar el Nuevo Orden Mundial (el verdadero objetivo de la globalización) y mostrar su verdadero rostro pseudo-soviético. Todas estas leyes sólo quitarían armas a las clases medias parasitadas, no al lumpen tercermundista, ni tampoco a los plutócratas, que viven protegidos por guardaespaldas, servicios secretos, tiradores de élite y equipos de asalto.




Molon labe es lo que, según la historiografía griega, gritó Leónidas a los persas cuando le exhortaron a entregar las armas. Hoy la frase es usada como eslogan por grupos constitucionalistas pro-armas de Estados Unidos.



Grupos paleoconservadores, paleolibertarios y "extremistas de derechas" (traducción: no-progres) de tipo John Byrch Society, Tea Party, American Policy Center, Free Congress Foundation, Heritage Foundation, patriotas anti-gubernamentales, activistas en contra de la Agenda-21 y otros timos del "desarrollo sostenible" y el movimiento ecologista, opositores al Obama Health Care o a los Tratados de Libre Comercio, etc., que reivindican la soberanía nacional de Estados Unidos y las innegables libertades de la Constitución americana (en comparación con la cual cualquier constitución europea no es más que un panfleto soviético y una apología de las burocracias parasitarias) para defender sus intereses de clase. Gente que recoge la memoria de los padres fundadores (George Washington, Thomas Jefferson, Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, etc.). Grupos cristianos de tipo Christian Identity o tradicionalistas católicos radicales, que se oponen al aborto, al matrimonio homosexual, al feminismo y a otros productos de la ingeniería social. Familias que quieren educar ellas mismas a sus hijos en el hogar familiar, limitándoles el uso del móvil y del PC, anulando su acceso a la pornografía, etc., en lugar de permitir que sean el Estado, los medios de comunicación, la tecnología y las malas influencias quienes conquisten la mente de sus hijos. "Ciudadanos soberanos" que, en la mejor tradición libertaria-sindicalista, resisten intentos de intromisión del gobierno federal en sus vidas (impuestos, carnets de conducir, peticiones de comparecer en tribunales de "ley común").


Adeptos de la ilustración oscura, corriente de pensamiento apartada del sistema oficial pero muy presente en cada vez más mentes inquietas del mundo occidental. La ilustración oscura desmenuza frontalmente los dogmas y tabúes del pensamiento políticamente correcto: feminismo, homosexualidad, inmigración, multiculturalismo, razas humanas, vegetarianismo, machobetismo, eugenesia, el hombre como proveedor pasivo en las relaciones con el sexo opuesto, etc. El masculinismo, el colectivismo selectivo y la HBD (biodiversidad humana), es decir, el estudio de las diferencias genéticas innatas y hereditarias entre humanos, cobran cada vez más peso en esta corriente de pensamiento auténticamente antisistema.



Survivalists o preppers: frikis del "estar preparado". Típicamente, aprenden a sobrevivir en la Naturaleza, intentan ser autosuficientes y acumulan víveres, armas y municiones en refugios para sobrevivir en un supuesto de colapso económico. El movimiento es bastante popular en EEUU. Pintoresco como es, enseña buenos valores de autosuficiencia e independencia y, para colmo, suele ir unido a cierto conspiracionismo. Todo esto hace que los survivalistas sean un movimiento social netamente inofensivo… salvo para élites hostiles obsesionadas con dominar a la sociedad. Los medios de comunicación norteamericanos y británicos pusieron empeño en publicitar bien que la madre de Adam Lanza (perpetrador de una típica masacre de escuela), era una survivalista enamorada de las armas de fuego.



"Conspiranoicos". En el movimiento conspiranoico se enmarañan las ideas más peregrinas y absurdas con grandes verdades. Un referente conspiranoico como David Icke (obviamente relacionado con la Inteligencia británica) puede desmenuzar magistralmente el funcionamiento fraudulento de la usurocracia bancaria moderna, y al instante siguiente afirmar imperturbable que la reina de Inglaterra es un reptil. Con eso consigue diluir tanto la verdad que sea difícil separar el grano de la paja. El sector realmente "peligroso" de los conspiranoicos lo conforman aquellos que consideran que existe un esfuerzo organizado bajo cuerda por la Reserva Federal y otros bancos, diversas corporaciones transnacionales y fundaciones privadas, la ONU, la OTAN, la UE, el gobierno de los Estados Unidos, ciertas logias masónicas, el Club Bilderberg, la Comisión Trilateral, las iglesias y, en general, las élites globalistas, para imponer un gobierno mundial. El miedo de la oligarquía globalista a las teorías de la conspiración fue ejemplificado en la ONU por el primer ministro británico David Cameron, que equiparó a los "conspiracionistas y extremistas no-violentos" (como los que cuestionan las versiones oficiales sobre los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en EEUU o del 7 de Julio de 2005 en Londres) con el mismísimo ISIS. Y ver aquí cómo se intenta equiparar a los "neonazis" (traducción: todo aquel blanco que se oponga a la tercermundización de Occidente) con los islamistas, bajo la misma etiqueta de "fanáticos" y criminales "del odio". El extremismo islámico es una máscara para cubrir las prisas de la clase dirigente occidental por perseguir lo que realmente le preocupa, agrupando bajo la denominación de extremista a cualquiera que le moleste y aplicándole los mismos protocolos que a los insurgentes y terroristas islamistas.


"Combatientes retornados". Veteranos de guerra que vuelven, desencantados, de Iraq, Afganistán y otros teatros de operaciones, cubiertos de prestigio social, con una impresionante experiencia de combate y acceso a una interesante gama de beneficios sociales (descuentos importantes en gasolina, carrera pagada por el Ejército, vivienda en barrio residencial militar, colegio gratuito para los hijos, vida resuelta). La excusa para criminalizar a estos individuos es la figura del combatiente yihadista retornado de escenarios como Libia, Siria e Iraq.

- Milicias constitucionales y antigubernamentales. Son legales según la Constitución estadounidense. Un civil tiene derecho a poseer un arsenal si quiere, a entrenarse en tácticas militares y a juntarse con otros civiles para formar escuadras, pelotones, secciones, compañías, batallones… Muchos integrantes de estas milicias civiles son excombatientes militares que comparten con el resto su poso de experiencia bélica en la guerra moderna. Otros patrullan la frontera US-MEX, haciendo el trabajo que el gobierno de Washington se niega a hacer. El FBI ha infiltrado y monitorizado muchos de estos grupos desde los años 80. La lealtad a la Constitución americana es vista como un problema por parte de las élites estadounidenses, ya que tiende a reforzar EEUU como nación-estado en lugar de como un nudo irradiador de globalización. Lo que las élites de EEUU necesitan son sistemas legales internacionales que pasen por encima de la constitución y de la soberanía nacional de EEUU, del mismo modo que las directrices de la Unión Europea han pasado por encima de la constitución española.





La actividad de monitorización y presión que las agencias federales ejercían sobre los movimientos milicianos blancos se hizo evidente en 1993, cuando el FBI y la ATF (con un despliegue de medios que incluía siete tanques) atacaron, asediaron e incendiaron el complejo ranchero de una comunidad religiosa blanca en Waco (Texas), matando a la mayoría de sus habitantes, incluyendo mujeres y niños. El posterior atentado con bomba contra la sede del FBI en Oklahoma fue supuestamente una venganza contra esta sanguinaria redada.


"Supremacistas blancos". En esta versátil denominación se suele incluir a toda una gama de ideas y tipos humanos, desde la simple preservación de la identidad étnica euroamericana, el revisionismo del holocausto judío, el antisionismo, el interés por la biodiversidad humana o la oposición a la tercermundización de EEUU, hasta grupos de impresentables, neonazis, neoconfederados, émulos del Ku Klux Klan, tribus urbanas o basura blanca. La comparación de los primeros con los segundos, reduciéndolos a un denominador común, es una buena manera de desprestigiar y anular todas las corrientes sociales que se oponen al eurocidio o limpieza étnica blanda de la raza blanca. Por poner un ejemplo, bajo el punto de vista de las élites progres, este blog sería supremacista blanco, supuestamente compartiendo nicho ideológico con un ultra futbolero drogado que apalea a un mendigo en un cajero. Todo vale para asociar disidente con terrorista, extremista, radical y peligroso.

- "Separatistas negros", es decir, afroamericanos que se oponen a ser absorbidos en un maremágnum global, prefiriendo permanecer como una comunidad étnicamente pura y con una identidad étnica definida, al margen de la cultura gangsta promovida por las élites estadounidenses en los guetos tercermundistas.
0
0
0
0No comments yet