Canales populares

Cuentos Cortos:"El ser bajo la luz de la luna"HP Lovecraft -


Howard Phillips Lovecraft ( Providence, Estados Unidos, 20 de agosto de 1890 – ibídem, 15 de marzo de 1937), mejor conocido como H. P. Lovecraft, fue un escritor estadounidense, autor de novelas y relatos de terror y ciencia ficción. Se le considera un gran innovador del cuento de terror, al que aportó una mitología propia (los mitos de Cthulhu), desarrollada en colaboración con otros autores y aún vigente. Su obra constituye un clásico del horror cósmico, una corriente que se aparta de la temática tradicional del terror sobrenatural (satanismo, fantasmas), incorporando elementos de ciencia ficción (razas alienígenas, viajes en el tiempo, existencia de otras dimensiones). Lovecraft cultivó asimismo la poesía, el ensayo y la literatura epistolar. Se le considera uno de los autores más influyentes del siglo XX en el género de la literatura fantástica.



El ser bajo la luz de la luna

Morgan no es hombre de letras; de hecho, su inglés carece del más mínimo grado de coherencia. Por eso me tienen maravillado las palabras que escribió, aunque otros se han reído.

Estaba solo la noche en que ocurrió. De repente lo acometieron unos deseos incontenibles de escribir, y tomando la pluma redactó lo siguiente:

«Me llamo Howard Phillips. Vivo en la calle College, 66, Providence, Rhode Island. El 24 de noviembre de 1927 -no sé siquiera en qué año estamos- me quedé dormido y tuve un sueño; y desde entonces me ha sido imposible despertar.

»Mi sueño empezó en un paraje húmedo, pantanoso y cubierto de cañas, bajo un cielo gris y otoñal, con un abrupto acantilado de roca cubierta de líquenes, al norte. Impulsado por una vaga curiosidad, subí por una grieta o hendidura de dicho precipicio, observando entonces que a uno y otro lado de las paredes se abrían las negras bocas de numerosas madrigueras que se adentraban en las profundidades de la meseta rocosa.

»En varios lugares, el paso estaba techado por el estrechamiento de la parte superior de la angosta fisura; en dichos lugares, la oscuridad era extraordinaria, y no se distinguían las madrigueras que pudiese haber allí. En uno de esos tramos oscuros me asaltó un miedo tremendo, como si una emanación incorpórea y sutil de los abismos tomara posesión de mi espíritu; pero la negrura era demasiado densa para descubrir la fuente de mi alarma.

»Por último, salí a una meseta cubierta de roca musgosa y escasa tierra, iluminada por una débil luna que había reemplazado al agonizante orbe del día. Miré a mi alrededor y no vi a ningún ser viviente; sin embargo, percibí una agitación extraña muy por debajo de mí, entre los juncos susurrantes de la ciénaga pestilente que hacía poco había abandonado.

»Después de caminar un trecho, me topé con unas vías herrumbrosas de tranvía, y con postes carcomidos que aún sostenían el cable fláccido y combado del trole. Siguiendo por estas vías, llegué en seguida a un coche amarillo que ostentaba el número 1852, con fuelle de acoplamiento, del tipo de doble vagón, en boga entre 1900 y 1910. Estaba vacío, aunque evidentemente a punto de arrancar; tenía el trole pegado al cable y el freno de aire resoplaba de cuando en cuando bajo el piso del vagón. Me subí a él, y miré en vano a mi alrededor tratando de descubrir un interruptor de la luz… entonces noté la ausencia de la palanca de mando, lo que indicaba que no estaba el conductor. Me senté en uno de los asientos transversales. A continuación oí crujir la yerba escasa por el lado de la izquierda, y vi las siluetas oscuras de dos hombres que se recortaban a la luz de la luna. Llevaban las gorras reglamentarias de la compañía, y comprendí que eran el cobrador y el conductor. Entonces, uno de ellos olfateó el aire aspirando con fuerza, y levantó el rostro para aullar a la luna. El otro se echó a cuatro patas dispuesto a correr hacia el coche.

»Me levanté de un salto, salí frenéticamente del coche y corrí leguas y leguas por la meseta, hasta que el cansancio me obligó a detenerme… Huí, no porque el cobrador se echara a cuatro patas, sino porque el rostro del conductor era un mero cono blanco que se estrechaba formando un tentáculo rojo como la sangre.

…………………………………………

»Me di cuenta de que había sido solo un sueño; sin embargo, no por ello me resultó agradable.

»Desde esa noche espantosa lo único que pido es despertar…, ¡pero aún no ha podido ser!

»¡Al contrario, he descubierto que soy un habitante de este terrible mundo onírico! Aquella primera noche dejó paso al amanecer, y vagué sin rumbo por las solitarias tierras pantanosas. Cuando llegó la noche aún seguía vagando, esperando despertar. Pero de repente aparté la maleza y vi ante mí el viejo tranvía… ¡A su lado había un ser de rostro cónico que alzaba la cabeza y aullaba extrañamente a la luz de la luna!

»Todos los días sucede lo mismo. La noche me coge como siempre en ese lugar de horror. He intentado no moverme cuando sale la luna, pero debo caminar en mis sueños, porque despierto con el ser aterrador aullando ante mí a la pálida luna; entonces doy media vuelta, y echo a correr desenfrenadamente.

»¡Dios mío! ¿Cuándo despertaré?»

Eso es lo que Morgan escribió. Quisiera ir al 66 de la calle College de Providence; pero tengo miedo de lo que pueda encontrar allí.



5 poemas cortos de varios autores, nacionales o internacionales

H.P. Lovecraft
Mario Benedetti (6ta Parte)
Mario Benedetti (5ta Parte)
Mario Benedetti (4ta Parte)
Mario Benedetti (3ra Parte)
Mario Benedetti (2da Parte)
Mario Benedetti
Gunter Grass
José Asunción Silva
Juan Larrea
Gabriela Mistral
Ana Ines Bonnin
Aldous Huxley
William Shakespeare
Ko Un
Umberto Saba
Vicente Aleixandre
Jose Maria de Heredia
Dante Alighieri
Walt Whitman
Ruben Dario
Pedro Salinas
Ezra Pound
Rafael de Leon
Jack Kerouac
Sylvia Plath
Cesar Simon
Antonio Machado
Horacio Quiroga
Miguel de Cervantes Saavedra
Maria Elena Walsh
Jose Saramago
Johann Wolfgang Von Goethe
Charles Bukowski
H.P Lovecraft
Federico Garcia Lorca (Tercera parte)
Federico Garcia Lorca (Segunda parte)
Federico Garcia Lorca
Silvina Ocampo
Oliverio Girondo
Oliverio Girondo
Alejandra Pizarnik
Pablo Neruda Cien-sonetos de amor 61-70.
Pablo Neruda Cien-sonetos de amor 51-60.
Pablo Neruda Cien-sonetos de amor 41-50.
Pablo Neruda Cien-sonetos de amor 31-40.
Pablo Neruda Cien-sonetos de amor 21-30.
Pablo Neruda Cien-sonetos de amor 11-20.
Pablo Neruda Cien sonetos de amor 1-10
Pablo Neruda 6ta parte
Pablo Neruda 5ta parte
Pablo Neruda 4ta parte
Pablo Neruda 3ra parte
Pablo Neruda 2da parte
Pablo Neruda
Juan Gelman
Julio Cortázar
Jorge Luis Borges (II)
Jorge Luis Borges
Alfonsina Storni
William Blake
Edgar Allan Poe




Cuentos cortos de diferentes autores nacionales e internacionales


"Un golpe a la puerta del Cortijo" de Franz Kafka
"Un medico rural" de Franz Kafka
"Una Mujercita" de Franz Kafka
"Chacales Y arabes" de Franz Kafka
"La Condena" de Franz Kafka
"Una hoja vieja" de Franz Kafka
"Absolucion" de F. Scott Fitzgerald
"Dos errores" de F. Scott Fitzgerald
"La decada perdida" de F. Scott Fitzgerald
"Cabeza y hombros" de F. Scott Fitzgerald
"Uno de mis viejos amigos" de F. Scott Fitzgerald
"Ultimo Beso" de F. Scott Fitzgerald
"La Santa" de Gabriel García Márquez
"Las paredes estan frias" de Truman Capote
"Una historia de fantasmas" de Mark Twain
"El hombre que amaba al prójimo" deVirginia Woolf
"El cuarteto de cuerdas" de Virginia Woolf
"El verdugo" de Silvina Ocampo
"La torre de las ratas" de Victor Hugo
"Mañana" de William Faulkner
"El matadero" de Esteban Echeverria
"Esa mujer" de Rodolfo Walsh
"El sátiro sordo" de Ruben Dario
"Hola y adiós" de Ray Bradbury
"La francesa" de Adolfo Bioy Casares
"Asnos estupidos" de Isaac Asimov
"Los Asesinos" de Ernes Hemingway
"La cabeza de mi padre" de Alberto Laiseca
"La Intrusa" de Jorge Luis Borges
"El muerto" de Jorge Luis Borges
"El Puñal" de Jorge Luis Borges
"Diálogo sobre un diálogo" de Jorge Luis Borges
"La caja de las pesadillas" de Chuck Palahniuk
"Zombie" de Chuck Palahniuk
"Tripas" de Chuck Palahniuk
"El Terrible Anciano" de H.P. Lovecraft
"La musica de Erich Zann" de H. P. Lovecraft
"La torre" de H. P. Lovecraft
"El sabueso" de H. P. Lovecraft
"En la cripta" de H. P. Lovecraft
"El Extraño" de H.P. Lovecraft
"El hombre muerto" de Horacio Quiroga
"Los cazadores de ratas" de Horacio Quiroga
"El Almohadón de Plumas" de Horacio Quiroga
"A la Deriva" de Horacio Quiroga
"La Gallina Degollada" de Horacio Quiroga
"Hop-Frog" de Edgar Allan Poe
"El Corazón Delator" de Edgar Allan Poe
"Las Babas del Diablo" de Julio Cortazar
"15 centímetros" de Charles Bukowski

Saludos y Buen Dia!
0No hay comentarios