Check the new version here

Popular channels

Dar la mano, sus significados

DAR LA MANO

Los “buenos apretones” comunican sociabilidad y asertividad, mientras que los “malos apretones” comunican inseguridad y desdén. Esta afirmación es sostenida en un gran número de seminarios de entrenamiento en habilidades de negocios que se dictan en los Estados Unidos. La CNV es valorada por el común de los ciudadanos norteamericanos como un recurso importante en las relaciones humanas, y es notable que en una comunidad que rinde culto al éxito social, la eficacia y el ejercicio del poder.



Las hipótesis más investigadas han sido que “los buenos apretones”, los que resultan en una impresión más favorable, son firmes, cálidos y secos, abarcan la mano completa y se acompañan con un contacto ocular directo, mientras que “los malos apretones”, los que producen una impresión desfavorable, son blandos, fugaces, esquivos, fríos y húmedos, presentan poco contacto entre las palmas y se acompañan con escaso contacto ocular.
Fuente: Chapplin, Phollips ny Brown “Dar la mano. Género, personalidad y primeras impresiones” (1996) en Journal of personality and social Psychology, American Psychological Association, vol. 19 Nº 4, Universidad de Alabama, Julio 2000

Se ha demostrado que, efectivamente, usamos estas observaciones físicas y comportamentales para formarnos impresiones sobre las personas con las que nos estrechamos las manos, y que estas pueden alcanzar un elevado grado de certeza. Es importante destacar que, en el caso de las impresiones negativas, muchas veces evitamos reconocer conscientemente las implicancias que pueden tener nuestras relaciones, y a pesar de la evidencia de nuestras sensaciones de incomodidad en el momento del saludo, preferimos echarlas al olvido de inmediato.



Las investigaciones también han encontrado una correlación sustancial entre las variables del apretón y los rasgos de personalidad. Los buenos apretones corresponden a los individuos más extrovertidos y abiertos a la experiencia, mientras que los malos apretones corresponden a los más introvertidos y neuróticos.

EL HANDSHAKE DE LA GLOBALIZACIÒN
Así como el inglés es el idioma de la mayoría de las relaciones interculturales, los modales internacionales de los negocios se han visto influidos por el arquetipo anglosajón norteamericano de comportamiento gestual. De esta manera chinos, japoneses y orientales que en sus países saludan con una reverencia, cuando interactúan con occidentales con occidentales dan la mano en el estilo llamado “All American”



Los elementos que componen este modelo internacional son: orientación frontal, palmas perpendiculares con estrecho contacto entre ellas, brazos en escuadra, contacto ocular y sonrisa. También puede haber un leve movimiento de inclinación de la cabeza. En nuestro idioma a este estilo se lo llama “dar la mano como un hombre”. Puede suponerse que dar la mano debe ser usado como signo de bienvenida. Sin embargo, en forma inconsciente, a menudo se ponen en práctica numerosas formas de expresar emociones e intenciones antipáticas.

ESTRATEGIAS
Entrenarse en un modelo positivo de dar la mano tiene las ventajas de causar una mejor impresión y de reducir las posibilidades de caer en juegos de poder. Los distintos aspectos del acto de dar la mano, tales como: la iniciativa, la orientación del cuerpo, la posición en que es ofrecida la palma, la fuerza del apretón y su duración, representan diferentes actitudes y estilos de la CNV. A Través de la forma en que se ofrece la mano, las personas expresan una faceta central de sus estados de ánimo, sus intenciones y los rasgos de su personalidad.



Cuando se ofrece la palma hacia abajo, estamos en presencia de una jugada de dominio. Esto puede indicar que la persona tiene un carácter dominante, o se manifiesta así para encubrir sus sensaciones de inseguridad. Ante esta situación la posibilidad más acertada es girarle la mano suavemente pero con decisión, para ubicarla en posición de reciprocidad, es decir, perpendicular al suelo, mientras miramos a los ojos y sonreímos cordialmente.

Una variante más dominante es no responder inmediatamente. Simplemente se debe mirar directamente al rostro y no hacer nada. Esto provoca en el otro un momentáneo estado de perplejidad que disminuye su capacidad de control muscular. Solo entonces damos la mano y colocamos su palma en posición perpendicular. Otra opción es responder en forma aparentemente sumisa con la palma hacia arriba, y luego, dominarlo colocándole la mano izquierda por encima.



Ofrecer la mano con el cuerpo de perfil puede ser señal de desinterés, rechazo y hasta desprecio, lo que hace sentir al otro por debajo, por eso pondremos cuidado en no aceptar un apretón de manos desde cualquier posición. Si la otra persona se presenta perfilada, podemos corrernos de esa posición y movernos un paso para ubicarnos al frente. Si queremos ser más competitivos, podemos neutralizar la jugada de dominio respondiendo de la misma manera, es decir, con el propio cuerpo perfilado.



Un apretón demasiado fuerte indica una persona dominante. Un apretón que oprime o estruja la mano del otro es un signo de agresividad, aunque en algunos casos puede ser una costumbre local. El protocolo tácito de las normas de urbanidad considera ofensivo el acto de ofrecer la mano blanda. Semejante proceder puede interpretarse como desinterés y el deseo de liberarse del otro. Músicos o pintores suelen ofrecer la mano blanda como forma de protección contra apretones que podrían dañar su instrumento de trabajo.

Respecto de la duración, los “buenos apretones” pueden variar según el contexto. Un saludo demasiado corto, que se interrumpe súbitamente, expresa deseo de huir de la situación, falta de compromiso o desinterés. Un saludo largo se usa como signo de felicitación o de pésame, y tiene el significado de compartir sentimientos del otro. Algunos políticos utilizan un prolongado apretón de guante – aquel en el que la mano izquierda cubre la mano derecha del otro – como estrategia proselitista cuando saludan a desconocidos durante las campañas, pero generalmente sus sonrisas son exageradas. Este saludo también es típico de los vendedores que utilizan los métodos de venta a presión.

Como regla general, la decisión de iniciar el saludo recae en las personas de mayor jerarquía. Si uno entra a la oficina de otra persona, esta deberá iniciar el saludo ofreciendo la mano como signo de bienvenida, o al menos por cortesía. Cuando se trata de una cita concertada, no ofrecer la mano suele ser una estrategia para colocar al otro a la defensiva, para ponerlo en un estado de debilidad psicológica. Tomar la iniciativa y ofrecer la mano puede revelar ansiedad. Sin embargo, hay momentos en los que se siente que se debe avanzar y ofrecer la mano, aunque le corresponda al otro. Esta es una estrategia que puede utilizarse para demostrar interés en acercar posiciones, derribar barreras y estrechar relaciones.

HANDSHAKE FEMENINO


Las mujeres presentan un patrón diferente del masculino; por lo general estiran más el brazo y ofrecen la mano más blanda. En los Estados Unidos se ha comprobado que las mujeres que adoptan el estilo “All American”, o sea, que dan la mano “como hombre”, adquieren el aura de ejecutiva que los valores de la cultura occidental han asignado tradicionalmente al género masculino...

Muchas mujeres se sienten incómodas dando un beso en contextos profesionales. A veces no pueden evitar que el hombre tome la iniciativa y las salude con un beso. Si una mujer no desea esta situación, debe adelantarse y ofrecer su mano. Si por iniciativa del hombre no puede evitar el beso como saludo inicial, debe estar atenta en la despedida, y dar la mano. Las profesionales comentan que dar un beso la pone en una situación de inferioridad psicológica para negociar con los colegas hombres, ya que perciben que estos aprovechan la costumbre para establecer un trato de confianza no otorgada. Saludar con un apretón de manos las coloca en una situación de igualdad. Los hombres no están acostumbrados a estrecharse las manos con las mujeres, de modo que ofrecen la mano diferente de cómo la ofrecen a un hombre. Utilizan la mano blanda, o le toman sólo los dedos como si fuera un simulacro y no un verdadero saludo. A m muchas mujeres esto les cae mal. Ofrecerle la mano a una mujer de la misma manera en que se le da la mano a un hombre es equivalente a reconocerla en su rol ejecutivo.

Palma hacia arriba:



Signo de servicialidad. Quienes ofrecen la mano de esta manera son personas a asistir a otros, o a establecer formas constructivas de competencia. También puede tratarse de personas tímidas o inseguras que buscan el control y la guía de otros, e indicar sumisión

Palma hacia abajo:



Signo de estilo o actitud dominante. Expresa el deseo de de ejercer poder sobre el otro. También puede ser un intento de autoafirmación debido a sensaciones de inseguridad. Este acto es normalmente acompañado por un brazo rígido y realizado con u n fuerte envión

Palma perpendicular:



Signo de asertividad. La mano ofrecida en forma perpendicular proyecta una personalidad segura de sí misma, que reconoce al otro con respeto. Esta es la forma estándar más apreciada. Es la llamada “dar la mano como un hombre”.

Saludo frontal:



Las orientaciones corporales informan acerca de las predisposiciones. El saludo frontal transmite asertividad e implica que se toma en cuenta la presencia del otro. Si la cabeza se orienta en forma frontal, pero el cuerpo permanece de perfil, se trata de un comportamiento de “huida”.

Saludo lateral:



Señala falta de interés en la interacción. El cuerpo y la cabeza perfilados denotan menor compromiso que la orientación frontal. Cuando el saludo es corto y la personal pasa a ocuparse inmediatamente de otros asuntos, puede incluso llegar a significar menosprecio.

Brazo estirado:



Este gesto puede indicar tanto inseguridad como falta de interacción, pues mantiene al otro a distancia. Representa el impulso de resguardarse o imponerse, debido a que, por timidez o arrogancia, la persona no se permite una actitud más abierta en sus relaciones..

Mano ahuecada:



La ausencia de contacto entre las palmas causa una extraña sensación que puede ser interpretada, según las circunstancias, como rechazo, timidez, falta de confianza o falta de compromiso. Una mano que es ofrecida en forma ahuecada está indicando un obstáculo en la relación.

Sólo dedos:



El apretón en el que se toman los dedos acontece debido a que, por timidez o inseguridad, súbitamente una de las manos se retira un poco de la posición en la que se iba a producir el encuentro entre ambas. Otra posibilidad es que, por ansiedad, uno de los participantes se adelante y no deje llegar al otro.

[size=12]Contacto completo:[/size]



Cuando las palmas se unen, el apretón resulta cómodo y firme a la vez, y produce una sensación agradable, de mutua confianza. Es una forma de transmitir cortesía, simpatía y respeto. Es importante que las palmas se sientan frescas y secas.

Apretón de guante:



Cubrir con la palma izquierda la mano de la otra persona representa una actitud protectora, que suele acompañarse con una postura erguida y una leva sonrisa. También se utiliza como signo de felicitación o gratitud, en cuyo caso el cuerpo se inclina hacia delante y la sonrisa es más amplia.

Tomar el antebrazo:



Se trata de un gesto de apoyo. Cuando lo realiza un par o un superior, significa aprobación. Puede estar fuera de lugar si lo realiza alguien de menor jerarquía. Cuando ambas partes se toman el antebrazo, suele ser un gesto de apoyo mutuo, pero también puede implicar rivalidad.

Tirar hacia sí:



Tomar al otro del brazo y al mismo tiempo tierra hacia sí puede tener dos dignificados antagónicos: de interés, que representa el deseo de incorporar al otro al quipo, o de dominancia, que señala la intención de controlar la conducta ajena.

Mano sobre el hombro:



Suele ser un intento de ponerse por encima del otro, aunque también se da entre amigos que comparten un estilo de carisma dominante, en cuyo caso, ambos colocan su mano sobre el hombro del otro. A veces la forma en la que un superior le expresa apoyo a un subordinado.

Elevar el mentón:



Estrecharse las manos ofrece información importante sobre la relación. La distancia indica reserva, y la ausencia de sonrisas suele señalar falta de interés. El mentón elevado indica orgullosa posición.

Dar vuelta al rostro:



El acto de dar vuelta al rostro equivale a rechazo. Cuando se produce en el saludo es señal de falta de interés, antipatía o soberbia.

Estilo “All American”:



Simetría corporal. Las manos se ofrecen sin estirar los brazos, formando en la articulación del codo un ángulo relajado y natural, cercano a la escuadra. De esta manera la distancia de relacionamiento es personal y las manos quedan unidas en el medio de ambos participantes. La expresión del rostro es cordial, una leve sonrisa indica una buena predisposición, una sonrisa más amplia demuestra alegría, da la bienvenida. El contacto ocular es directo, señala apertura, interés y buena predisposición, confianza en sí mismo, franqueza y proactividad.
0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New