About Taringa!

Popular channels

Dificultades para decir no

¿Tienes dificultades para decir NO?
Si alguien te pide algo y realmente no quieres hacerlo. ¿Lo realizas aunque luego te sientas mal, te enojes o no te apetezca?

Si en el trabajo te piden algo y consideras que no es de tu competencia o que no quieres hacerlo, ¿Lo haces sin tener en cuenta tus deseos y prioridades?
Antes de responder, analiza la situación. Antes de decir no a la petición de una persona, conviene que nos aseguremos bien que la hemos entendido adecuadamente y en caso contrario pedir que nos clarifique hasta que lo entendamos.
Piensa si quieres acceder o no, cuáles pueden ser las consecuencias a corto y largo plazo de acceder o rechazar la petición

Expresa la negativa de forma clara, breve y amable. Es mejor usar expresiones claras y firmes como: “Si”, “No”, “Lo he decidido” y no dar demasiados rodeos ni hablar más de la cuenta.
Si quieres acceder sólo bajo determinadas condiciones, conviene aclararlo. “Puedo prestarte mi ordenador cuando yo no lo necesite”.
En otras ocasiones, será mejor dar explicaciones de por qué no accedemos a una petición o expresar nuestros sentimientos: “Me sentiría mal si hago lo que tú me pides”; “Me gustaría decirte que sí pero me viene muy mal”.

Usa la empatía, reformulando su petición y coincidiendo en lo posible con sus argumentos o con su derecho de verlo así. “Comprendo que te gustaría mucho que te prestara mi coche, pero…”
Técnica del Sándwich. Expresar algo positivo inmediatamente antes y después de emitir el mensaje al que acompaña. Se aplica antes y después de rechazar la petición.
Ejemplo: Si un amigo te invita a cenar y no tienes ganas de ir, puedes responder: “Gracias por invitarme. Hoy no me viene bien, pero podemos quedar otro día”

Ofrece razones, no excusas. Hay que evitar las excusas ya que interfieren con una comunicación auténtica y con la expresión y defensa de nuestros derechos asertivos. La otra persona puede darse cuenta de que le mientes y puede desconfiar de ti o perderte el respeto.
Decir simplemente que no. Puedes dar explicaciones pero no estás obligado a hacerlo.
Reexaminar el problema y si lo crees adecuado puedes buscar un acuerdo o negociación.
Expresa una postura firme. “No quiero hacerlo, así que te agradecería que no me lo vuelvas a pedir”
Permanecer en silencio, ignorándole, o pasar a considerar otros asuntos.
Usa la técnica del disco rayado. Esta técnica, consiste en repetir de manera constante que no. A la hora de utilizarla hay que tener cuidado de no resultar exageradamente repetitivo.

Puede que al principio resulte complicado, pero sólo puedes descubrirlo empezando a practicar. ¿Te animás?
0No comments yet